Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Caníbales

De fracturas y luces

Publicada 30/04/2016 a las 06:00 Actualizada 30/04/2016 a las 10:55    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

“Bienaventurados los fracturados porque dejan pasar la luz”. Salía del hospital cuando recordé esa frase (de esta entrevista en La Contra a uno de esos gnomos que se atreven a crecer en esta realidad tenebrosa).

Entré en una cafetería, llena (yo) de esparadrapos y recién analizada, coagulada y súpervitaminada, lista para cualquier anestesia. Me miré de arriba abajo, de abajo a arriba y juro que me vi huecos. Pensé: “Joder” (lo siento, a veces mis pensamientos hablan mal). “Joder, que era eso, que dejo pasar la luz”.

Me agaché, fingiendo recoger algo, y vi que el señor de detrás se iluminaba a través de mi estómago, y vi también que escribía feroz y sonriente. Con la autoridad que dan las fracturas luminosas, me acerqué renqueando y le pregunté qué hacía.

No me vio.

“Si soy transparente es que estoy fracturada entera”, pensé.

Alcé la voz:

- Perdona, ¿qué escribes tan feliz y tan furioso?

Las fracturas me estaban enloqueciendo (no suelo meterme en la vida de los demás), pero era un tipo tolerante.

- El mail en el que envío la versión definitiva del guión.

- ¿Qué guión?

- Mi guión. Me acaban de confirmar que se produce.

- Enhorabuena.

Volví a mi mesa, procurando colocarme exactamente igual para mantenerle el caudal de luz, y el guionista iluminado acabó, cerró el ordenador, se levantó con el guión enviado y el portátil bajo el brazo.

De camino a la puerta, se detuvo un segundo: “Gracias por la luz. Eres la primera persona que sabe lo de mi guión. Disfrútalo: hay que disfrutar lo bueno que les pasa a los demás”.

***

“Joder”, volví a pensar. “Mi vida se parece cada vez más a un libro de autoayuda. Estoy entre Albert Espinosa y Paulo Coelho si no fuera porque jamás venderé tantos libros como ellos ni creeré en sus dioses…”. Y entonces llegó mi cita.

***

Siempre que salgo del médico me pongo una reunión interesante para olvidar mis fracturas. Aquel día era un empresario con una proposición honesta.

Un tipo que odia la palabra emprendedor, se desplaza en BiciMad, vota partido emergente y tiene seis o siete startups. Todo esto a los cincuenta, que mola mucho más que a los treinta.


Es listo, el cabrón. Y seductor.

***

Enseguida se puso en modo coach. “Eres una mezcla de talento y tormenta. Siempre viene junto”, me dijo para convencerme. Y yo, como siempre que alguien intenta explicarme, despejé con una estupidez.

- Pareces Yoda.

- Escúchame…

- No, no te escucho. ¿No ves que estoy fracturada? Los fracturados dejamos pasar la luz pero bloqueamos el ruido.

Estábamos a punto de discutir como hacen las parejas y no deben hacer, jamás, los empresarios y las fracturadas, pero nos interrumpió una señora elegantísima que se acercaba a nuestra mesa. “¿Os sobra algo? ¿Me podéis ayudar?”.

Tenía más de ochenta años, una mirada clara y brillante y la cabeza bien alta. Le dimos lo que pudimos, silenciosos y rápidos, porque nos pareció que su dignidad no quería hablar.

Nos devolvió el último billete.

- Este mes no necesito más. Gracias.

Cuando se fue, me oscurecí y me eché a llorar.

- No te desates, tormenta.

- La pobreza, la enfermedad y la vejez. Así nos igualamos todos… Vaya mierda.

- Ey, mírame…

***

A mi empresario le gusta hacer cosas y ayudar a los demás.

- Vamos a pasear… Seguro que no eres capaz de llorar y pasear al mismo tiempo.

Y dije la segunda estupidez, una frase grandilocuente esta vez:

- Vale. Prefiero caminar sin sangre que instalarme en la desesperanza.

El empresario me miró:

- ¿Así de cursi? No te pega.

Caminamos mucho rato y me explicó un plan de economía colaborativa. La versión 2.0 de algo que ya vivimos hace años: familias que adoptan ancianos, ancianos que adoptan familias… En modo app y para todo: recados, favores, ingresos, médicos, alimentos…

- Pero lo que hay que hacer es no llegar a esto.

- Mientras tanto...

- Y que nos siga doliendo el dolor de los demás.

- Para curarlo, tormenta, no para quedarnos pegados al sufrimiento.

- (…)

- Ganará el Atleti, fracturada.

Ganó. Ganamos.
LA AUTORA


4 Comentarios
  • 4 Copito 08/11/16 08:47

    Qué preciosidad!

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 Angels 02/05/16 14:54

    Es un lujo tenerla en estas paginas.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 terrícola 30/04/16 20:24

    Bonito, Paloma, muy bonito. Que tengas buen finde.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Maria garcia 30/04/16 08:48

    Somos Luz, http://www.miguelservet.org/obra.htm#christianismi..

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre