Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Muy fan de...

Muy fan de... la vuelta al cole electoral

Publicada 02/05/2016 a las 06:00 Actualizada 02/05/2016 a las 20:58    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

La vida se repite inexorablemente. Cometemos los mismos errores una y otra vez: caemos en idénticas trampas como si avanzáramos con los ojos vendados, nos enamoramos después de haber jurado que nunca más dejaríamos que nos rompieran el corazón. ¿Qué hacemos, chicos, nos tomamos lo de repetir elecciones como un rasgo inherente a la existencia, nos damos de cabezazos contra un muro o retiramos el saludo a nuestros representantes por abocarnos a la moviola? Estoy indecisa entre las dos últimas. Muy fan.

Aquí estamos, casi cinco meses más viejos que cuando fuimos al cole electoral por última vez y preparados para volver a meter el voto en la urna. No se nos vaya a afofar el tríceps si abandonamos de golpe el sano ejercicio del papeleting.

Además, sería una pena tirar la toalla ahora que estamos a punto de batir récord mundial. Si en Eurovisión cambiáramos canciones por elecciones, ganaríamos de calle, volveríamos a hacernos un Massiel:

♪Todo en la vida es 
Como una votación
La,la,la, la,la,la…♪

Decía en Twitter la periodista Raquel Marcos, cargada de ironía: “Tampoco pasa nada porque haya nuevas elecciones, qué drama, ¿no era la fiesta de la democracia?”. Tiene razón mi “casi homónima”, esto ya ha pasado de fiesta a “rave de la democracia”.

¿Será que los “responsables” –je, je– quieren que recuperemos de golpe todos nuestros años de abstinencia electoral bajo el poderío irrevocable de Paco?

Llevamos tal sobredosis deliberante que yo ya me veo acudiendo a una reunión de votantes anónimos:

– Me llamo Raquel, me enganché a votar el año pasado y aquí estoy…

– Te queremos, Raquel.

– Gracias, puedo dejarlo cuando quiera. ¡Huy, me marcho, a las ocho cierran los coles!

Me cuentan mis amigos jerezanos que, en estos días, en la tierra del misterioso Palo cortao, suena un mantra que posterga, casi todo, “hasta después de Feria”. Y así está el país entero, instalado en el recinto ferial desde hace meses y procastinando como si hubiera un mañana.

Aquellos que, se supone, se postularon para buscar soluciones a los grandes problemas del país, se han pasado estos cuatro meses bailando y cambiando de pareja ante nuestros ojos. Y alguno muy quieto, en funciones, dando golpes de compás en la mesa, observando sonriente el movimiento ajeno con la manzanilla en la mano.

Desde fuera se oía la juerga interna en sus respectivas casetas –sus tensiones de partido, sus competencias por el liderazgo, sus dimisiones– y nosotros achicharrándonos en la arena, tragando polvo y dando palmas como si fuéramos felices. Olé.

Ahora nos dirán que comienza una nueva campaña electoral. Qué arte, como si no lleváramos en ello desde 2015. Y repetirán sus soflamas, pegarán carteles, alzarán en brazos a bebés ajenos, sin pedirles permiso, nos pondrán la cabeza como un bombo a base de gritos de pitufos mitineros y lo mejor es que volverán a poner en marcha todo el ceremonial como si fuera la primera vez, como si después de haber visto la coreografía de los últimos meses, no tuviéramos suficientes indicios de lo que cada uno quiere hacer con nuestras vidas. ¿He dicho con nuestras vidas? Corrijo, quería decir con las suyas.

Ahora, en este provisional fin de fiesta, se van echando unos a otros la culpa de que volvamos a subirnos a la noria electoral que, después de darnos otras mil vueltas, podría dejarnos de nuevo en el mismo sitio. Venga, os invito a una ronda de Biodramina para el mareo.

Si algo así sucede, nos vamos a partir de risa. Si volvemos a “votar mal” y tienen que ponerse a negociar aquellos que, buscando la solución, han llegado a la disolución de las Cortes y en vez de resolvernos la papeleta han preferido que volvamos a meterla en un sobre el 26 de junio, esto va a ser un no parar.

Decía Aitor Esteban, el líder del PNV, que el fracaso para formar Gobierno es la prueba de que a algunos líderes “les falta un hervor”. Entretanto, el paisanaje entra en ebullición, asistiendo a este espectáculo en el que hemos visto más líneas rojas que en una final del Atleti. Sería divertido que el ciudadano empezara a poner sus propias líneas rojas: o jugamos todos o rompemos la baraja. Pero no lo haremos. Nos abstendremos más o menos pero seguro que acudiremos obedientes a las urnas, otra vez, las que hagan falta, con esa ligera sensación de que de buenos somos tontos.

En fin, amigos, nos acercamos al fin de la legislatura más corta de nuestra historia que se puede resumir en un Vine, en un gif, o en un meme. Y lo sabes. ¿Sería una señal que la primera película española premiada con un Oscar se llamara Volver a empezar?

Ánimo, ya queda menos para no se sabe qué.

LA AUTORA


7 Comentarios
  • 7 Campurriano 04/05/16 01:08

    Giordano dijo..
    Pues yo creo que ya con la primera pregunta da por válido un hecho que no ocurrió y de ahí la equivocación en las demás. La ciudadanía no votó mayoritariamente al PP, de hecho perdió 200.000 votos en comparación con las elecciones del 2008. Lo que ocurrió es que gracias al movimiento 15M, muy elogiable por otro lado y al que me sumé desde el principio, lo que se consiguió es que los votantes de izquierda se quedaran en casa provocando esa mayoría parlamentaria del PP.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 ANTÓN BORG 03/05/16 22:11

    EL CALADERO I Queda abierta la veda, desde hace unas horas y hasta el próximo 26J nos sentiremos a veces halagados, pretendidos otras, adulados siempre, fisgoneados en ocasiones, perseguidos a todas horas y hasta invadidos televisivamente o acosados por los fanáticos y envanecidos feligreses del vecindario, del trabajo o la barra del bar. Si eres cofradiero o fiel amigo de lo tradicional te lloverán elogios, placas y medallas como pétalos en ofrenda floral; tu voto y el de otros feligreses importa, y te recordarán aquella caciquil expresión del “ya sabes a quién tenemos que votar”, dile a los tuyos que no se les pase el arroz, o terminaremos comiendo “caca” otra vez. De otra parte si eres un militante de la indignación tendrás que esforzarte y reactivar la llamarada morada, y ventear, ahora sí, nostálgicos banderines de unidad popular sin olvidar el martillo y una hoz  que lo mismo te puede caer sobre la cabeza que cercenar tu caminar. Habrá más lenguas que nunca y a cada una su bandera más grande que la anterior. La nueva política mira con deleite el viejo orgullo provinciano, las viejas diferencias territoriales para incorporarlas siempre con su incómoda espinita de la diferencia al suflé de los agravios. Llegan de nuevo diatribas interminables  sobre lo que pudo ser y no fue, sobre el futuro color de los días sin ellos o con ellos; y otra vez a temblar, a pensar, a calcular por dónde nos puede salir tanto camelo al vulgo, para reconocer finalmente que el poder de la corriente se llevará toda reflexión detallada, toda intención sopesada para plantarlas sobre lo que llaman el escenario de lo posible. Las encuestas y los medios cantarán maravillas de lo suyo; el circo electoral desplegará velas mientras el común entre los comunes transitará indiferente entre el ruido y la impostura,  la expectativa de lo suyo y lo incierto, entre tantos y tantos días como los de siempre, en vano.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 Orión 03/05/16 07:58

  • 4 Giordano 02/05/16 21:42

    Orión dijo..
    ¿Por qué se equivocó la ciudadanía votando al PP mayoritariamente en la anterior legislatura? ¿Quizás fue por el desastroso final de la segunda legislatura de Zapatero? ¿Quizás por las mentiras del PP? (No voy a recortar en sanidad, en educación ni en pensiones, afirmaba Rajoy sin inmutarse) ¿Quizás porque el PP iba dopado en campaña? ¿Quizás porque la ciudadanía común no percibía otra alternativa?

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 Orión 02/05/16 20:44

    Pues sí, había que ponerse de acuerdo Si o Sí, porque la ciudadanía nunca jamás se equivoca, como lo demuestra esta última legislatura de mayoría absolutista que hemos ampliamente disfrutado.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Giordano 02/05/16 12:36

    Enlazando la primera con la última frase del artículo se pone de manifiesto una contradicción, que no es lógica sino dialéctica: «La vida se repite inexorablemente. Ya queda menos para no se sabe qué». Esta socrática confesión de ignorancia confirma la hamletiana duda que certifica que la elección es un rasgo inherente a la existencia. Podemos, como movimiento político, es lo más grande que le ha pasado a este país en mucho tiempo. Desde que apareció todo está imbuido de un sano espíritu de renovación, crítica e incertidumbre, necesarios para cuestionar muchas de las creencias en que hasta ahora hemos estado instalados repetidamente. A mí me parece estupendo que por "primera vez" seamos los ciudadanos quienes ejerciendo el sano ejercicio del “papeleting” cumplamos con el deber cívico de votar antes que aceptar impasibles las componendas de las cúpulas de los partidos, en connivencia con los deseos de los poderes económicos y mediáticos. Juntos Podemos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 StanislavPetrov 02/05/16 08:37

    Decía Anguita que 'No hay democracia sin determinación'. Total, vamos a pagarlo igual, ¡al menos aprovechemos! Además... van a tener que volver a aprenderse coreografías, a descolgarse de cuerdas, a dar vueltas de campana en un coche y a soltarse la melena. Desde casa podremos verles haciendo el mico mientras sonreimos con malicia. ¡Votemos! que la mejor manera de demostrarles nuestro cabreo por su incompetencia es que vuelva a salir el mismo resultado. --- ¡Muy fan tuyo!

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre