Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Plaza Pública

Emitir el Telediario Fin de Semana desde Milán es un error

Publicada 27/05/2016 a las 17:02 Actualizada 27/05/2016 a las 17:32    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

TVE emite el Telediario Fin de Semana desde Milán para situar el foco de la información en el partido entre Real y Atlético de Madrid. Para ello, la pública desplazará a un equipo, tan nutrido como imprescindible, que garantice técnicamente la cobertura.

Hace 25 años entré a trabajar en Telemadrid. La persona responsable de los operativos de Informativos me relató cómo habían emitido el Telenoticias desde Berlín –con motivo de la caída del Muro–, con la cadena recién estrenada. Sentí frenar su orgullo profesional, pero le adelanté que mis prioridades iban a estar en dirigir los recursos económicos y profesionales para contar el día a día de sociedad, llegar a los acontecimientos y realidades que no merecían la atención de las grandes cadenas. A partir de entonces, durante nueve años, y con el apoyo de los sucesivos directores de Informativos, los Telenoticias se presentaron desde el plató, sin perjuicio de que otro presentador se situara en el centro de la noticia y diera paso al bloque objeto de ella en determinados acontecimientos. Consideraba –y considero– que relatar el resto de la información del día, desde un marco externo y pegado a una sola noticia, por importante que fuera, originaba más inconvenientes que ventajas. Y podría llegar a bordear el ridículo.

Fracasé. En estos veinticinco años he contemplado decenas, cientos, de informativos presentados desde todo tipos de lugares, y por todas las cadenas. Al grito de "hay que estar donde está la noticia", no sólo se emiten especiales informativos –caso en el que están plenamente justificados al tratarse de monográficos–, sino también los telediarios y noticiarios que abordaban de manera global la actualidad, y que al día siguiente vuelven a su plató habitual.

Con frecuencia me he preguntado por la razón de mi fracaso. No he descartado nunca la posibilidad de que simplemente estuviera equivocado. De hecho, he creído que la razón principal residía en la deriva de los informativos diarios hacia el espectáculo, ya que lograr mantener la atención del espectador durante espacios cercanos a los sesenta minutos no es tarea fácil. Hay jornadas en que la actualidad es especialmente atractiva y variada para conformar un relato informativo coherente e interesante, pleno de noticias, reacciones, contextos y testimonios. En realidad, son los menos. La mayor parte de los días la actualidad se presenta repetitiva, gris, con hechos demasiado romos. Ese es el momento de –sin perder nunca el rigor informativo– aunar imaginación y periodismo, buscar otras vías al camino trillado de convocatorias y fuentes habituales, de salir a la calle, preguntar, escuchar, sentir la vida... y contarla con honestidad.

Hay otro camino, claro. Consiste en elevar la banalidad a categoría de noticia: destacar lo curioso como información, llenar el minutado de imágenes llamativas e integrar en el minutado lo que deberían ser meros avances de programación de la cadena. Con un editor que domine el ritmo televisivo puede pasar como Telediario. El espectador quedará ayuno de información y su atención será desviada a una sucesión de hechos irrelevantes, pero no se habrá aburrido. No cambiará de canal y, en definitiva, la competencia tampoco irá mucho más allá.

En el caso del Telediario Fin de Semana desde Milán, se dan circunstancias sustantivas que profundizan en el error. Se trata de una televisión pública, obligada por su Estatuto a ofrecer un relato veraz, plural y completo de la información. Se trata de una empresa sumida en un déficit económico que impide cumplir con los porcentajes obligatorios de producción propia. Se trata de realizar el previo de un espectáculo deportivo, cuyos derechos de trasmisión pertenecen a un grupo de la competencia. Se trata de desviar un alto número de recursos económicos y profesionales para garantizar la emisión, y que cuenta con la opinión en contra de representantes sindicales, así como de la mayoría de la plantilla. Es, simplemente, un error.
EL AUTOR


8 Comentarios
  • 8 XUANON 29/05/16 15:22

    El fútbol va bien...

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 DESDE GIPUZKOA 28/05/16 17:26

    Alguien dijo en su momento que el futbol era el opio del pueblo. Tenía toda la razón......

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 rita 28/05/16 17:22

    Todo este despliegue de medios y de presupuestos para un simple partido de futbol, no lo entiendo. O si lo entiendo pero preferiria no entenderlo. Seré de otra galaxia. Soy de otra galaxia, lo afirmo y lo confirmo.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 Alfar 28/05/16 15:19

    Bueno, unos van a Caracas y otros a Milán. El caso es tener al personal distraído. Loca porque llegue,  por lo menos el martes.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 TOTOFREDO 28/05/16 09:04

    Lo de este país no es normal, a pesar de la que esta cayendo seguimos gastando como si el dinero viniera del cielo..... Después del coñazo al que nos someten durante todo el año con el puñetero fútbol, al que dan más prioridad en los informativos que a los problemas de las familias que se quedan en la calle, llega "ahora" la final y no se les ocurre otra cosa que ir a MILÁN. Yo les pediría que ya que van a ir, se queden allí para siempre, y que les pague a partir de ahora la RAI o Berlusconi. Eso sí, una vez que pase todo el evento, hacer cuentas y echar a unos cuantos trabajadores, porque el déficit acumulado es insostenible.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 migra 28/05/16 08:18

    Esta muy claro: los camaras, microfonistas, maquilladores, editores, presentadoresn se pegan un fin de semana en Milan, a gastos pagadosy con dietas y posiblemente con entrada para el partido a costa de los contribuyentes. La calidad de la "informacion" que dan, da igual, es la misma cantinela con siempre cualquier noticia politica con el punto final puesto por alguien del pp. Y todo para que toto el mundo se vaya a ver antena 3, si no lo hace antes.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 observador2000 27/05/16 21:58

    Simplemente se trata de que un nutrido grupo de gorrones vayan a Milán gratis.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Daimon 27/05/16 19:49

    No sé nada del mundo televisivo, pero me parece muy razonable lo que dice. En este caso es especialmente indignante el derroche......pero el fútbol...el dichoso fútbol.....ya se sabe.....es lo mejor para que dejemos de pensar en otras cosas....grises y aburridas....como la pérdida progresiva de derechos y la esclavitud a la que están sometiendonos unos tipos que nos roban en nuestras propias narices, que nos engaññan y manipulan....pero nos dan todo el fútbol que queramos......Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre