Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Muy fan de...

El mundo se desmorona y nosotros nos encabronamos

Publicada 18/07/2016 a las 06:00 Actualizada 18/07/2016 a las 09:26    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 12

Cuentan los meteorólogos que ya viene la ola de calor, la fetén, pero yo diría que llevamos surfeándola varios días, semanas, meses... incluso años. ¿Cuándo nos encaramamos a esta ola de agua hirviendo que escalda el carácter y nos empuja a empujar a otros, esa que nos provoca para provocar a un tercero, la que nos anima a discutir por discutir, sin ánimo de llegar a ninguna parte, por el sencillo placer de tirarnos al cuello ajeno –eliminando cualquier carga de significado sexy en los términos “tirarse” y “cuello”–? Muy fan del encabronamiento general.

Al analizar los acontecimientos diarios mi madre dice: “¡Cómo están las cabezas!”. Y yo siento que no sería un mal lema para definir este siglo. ¡Ut defectus mentis est!

Me viene a la memoria aquel otro lema de la Ilustración estableciendo comparaciones odiosas entre una madre española del siglo XX y un filósofo alemán del XVIII: "Sapere aude". "Ten el valor de servirte de tu propia inteligencia", proponía Kant. ¿Y qué nos queda de aquello? Pasapalabra.

Si miramos aquel momento de la Historia desde el balcón de nuestro tiempo, la Ilustración fue un intento de golpe de statu quo para tomar el poder a través de la razón y dotarla de soberanía.

Sí, solo fue un intento, visto lo visto, de aquel carácter crítico, analítico y secularizado de la razón, hemos heredado más bien poco.

De la razón, solo conservamos el gusto por llevarla. No cotizan en nuestro mercado de valores las razones para defender una teoría, lo importante es tener razón. Como sea. Punto.

Y lo mismo nos sacamos los ojos tras la muerte de un torero  –eliminando todo rastro de humanidad–, que con la excusa del eterno “¿con quién vas?” en un partido de fútbol Francia-Portugal, o nos despellejamos tratando de dirimir la conveniencia o no de cazar Pokemons por las calles. Cualquier hecho es susceptible de que nos demos de bofetadas con tal de situar nuestro criterio arriba del podio.

Es que para sentirnos bien, y en forma, nos gusta tirar de patada circular. España es un ring de Kick Boxing pero sin reglas. Eso sí, cada uno con las suyas. Cada cual con su razón bajo el brazo, aprovechando que ya casi nunca cargamos con el periódico.

Y si nos dicen que puede que vayamos a terceras elecciones, nos salen ronchas –y a mí, personalmente, ganas de entrar en Rumbo y sacarme un vuelo para un domingo de noviembre–. Estamos yendo más al cole en los últimos tiempos que en toda nuestra vida escolar.

Entonces les reprochamos su incapacidad para acordar a aquellos que tendrían que alcanzar acuerdos. Pero, al tiempo, mostramos nuestra propia incapacidad de acordar algo con alguien que no piense al 100% como nosotros. O sea, en realidad no queremos que se pongan de acuerdo, queremos que acuerden lo que a cada uno de nosotros nos apetece que acuerden. Esto lo explicaría Groucho Marx mucho mejor que yo. Y también dos huevos duros.

Hoy me falta humor para hacer chistes con la actualidad, pido perdón por mi incapacidad (transitoria, espero).Todavía tengo en mi cabeza a unos desconocidos que son como yo, o como ustedes. Se acercaron a una playa para distraerse entre los destellos de los fuegos artificiales, para celebrar la vida con un ¡Ohhhhhhh! y fueron atropellados por la muerte de la razón.

Aún tengo el cuerpo revuelto después de haber visto a padres que arrastraban los carritos de sus bebés, tratando de esquivar un camión asesino que deja al diablo sobre ruedas de Spielberg a la altura de un vehículo tan naif como el Rayo McQueen de Disney.

Y, cuando aún no nos hemos repuesto de esta pesadilla y de las anteriores que nos remueven –obviando tantas otras a las que no les prestamos atención porque nos pillan lejos, porque vivimos un poquito anestesiados o porque no damos abasto, yo qué sé–, nos vamos un viernes a la cama con un vaso de leche y un intento de golpe de Estado en Turquía. Así, sin saber cuál de los dos bandos pone más en peligro la democracia: si los que amenazan con tomar el poder por las bravas o los que lo han obtenido a través de las urnas. Ya hay voces que hablan de autogolpe, de la excusa perfecta para endurecer los mimbres de un cesto gubernamental que poco tiene de ejemplar.

A los ciudadanos corrientes nos parece que esto es la guerra, pero continuamos caminando, conscientes de que en cualquier momento podemos ser nosotros los siguientes en ser abatidos.

Y es que no podemos ni debemos parar porque, además de esa guerra que no logramos controlar, tenemos que convivir con las nuestras, las diarias, las cotidianas, las íntimas –que, a menudo, tampoco sabemos cómo resolver–. Y disfrutar, eso también, de nuestros propios fuegos artificiales, nuestros placeres, nuestros pequeños triunfos, nuestros amores... Por lo uno y por lo otro, pero, sobre todo, por lo corto que es este viaje, da mucha pereza perder tiempo en ciertas enganchadas que solo producen ruido.

De vez en cuando desconecto del ágora incesante para recuperar el placer del silencio, como cuando cierras la campana extractora de la cocina, y, solo entonces, tomas conciencia del zumbido que llevaba un rato martilleándote la cabeza. El mundo se desmorona y nosotros nos encabronamos.
EL AUTOR


10 Comentarios
  • 12 Teilhard 20/07/16 15:48

    "SAPERE AUDE" ¡Que cierto que es un atrevimiento! Otro filosofo, tan importante o más dijo: " me he esforzado en denostar, lamentar ni ridiculizar las acciones humanas, sino en comprenderlas" Pensaba en el siglo XVII que  las acciones y emociones de los hombres podrían llegar a comprenderse como la física o las matemáticas, y en ello estamos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 11 Gerlin 19/07/16 00:47

    Los grandes poderes avasallaron, y peor aún, siguen avasallando. Colonialismo, semicolonialismo y neocolonialismo siguen aumentando la miseria, la explotación y el maltrato: La URSS la volvieron pedazos, Yugoeslavia otros tantos países; el petróleo los ensoberbese. Los países pequeños, unidos a los medios y las potencias regionales, deben parar al decrépito imperio. Los obreros, campesinos, las clases mediales, los patriótas, parar a las oligarquías nacionales e internacionales. Hace 160 años están las nuevas tesis obreras, en 1917 y 1949, surgieron dos grandes potencias. Pero el pueblo aún necesita mayores conocimientos políticos y dirigentes íntegros; los comuneros de nuevo tipo, que impulsen la nueva democracia hacia la distribución del acumulado histórico de la humanidad de acuerdo a la cantidad y calidad de trabajo trabajo aportado a la sociedad.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 10 rgpprada 18/07/16 20:38

    Estoy emocionado, gracias muchas gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 9 M.T 18/07/16 14:38

    Excelente artículo muy acorde con nuestros tiempos, con ese poso de tristeza y melancolía. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 8 Angels 18/07/16 13:05

    Hoy Raquel me has emocionado. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 rita 18/07/16 12:02

    Sublime Raquel, gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 Sancho 18/07/16 11:42

    ¿Qué le pasa a Raquel Martos? Pues qué va a ser, que como nos pasa a muchos, "le duele el mundo". Está Ud. perdonada, señora, descanse y deje de pensar por un buen rato. Hay motivos para la depresión cuando miramos dentro, cómo estamos por aquí, y fuera, cómo están las cosas por allí...Dice Ud. verdad cuando describe el panorama nacional; y dice bien al criticar no sólo a nuestros representantes; ellos son humanos y son el reflejo de lo somos todos, como sociedad: una sociedad ¡con mala hostia! a todas horas. Motor sobrecalentado; o paramos y enfriamos o revienta.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 laguncar 18/07/16 10:27

    Mientras iba leyendo tu artículo, con ese ánimo alicaído nada propio en tus artículos, llego hasta donde escribes: "Esto lo explicaría Groucho Marx mucho mejor que yo. Y también dos huevos duros" y las carcajadas me han vuelto, como de costumbre, Raquel, que eres única. Estamos encabronados/as, de acuerdo, y mucho, pero el mundo no se desmorona mientras no lo hagamos todos/as sus habitantes. Y eso no va a pasar.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 MASEGOSO 18/07/16 10:08

    La noto con el humor decaído, me falta su acidez risueña, noto la ausencia de su vitalidad y más aun, echo de menos su alegría al describirnos a esos seres de la que es fan incondicional (como todos nosotros). Pues bien, apague la campana de la cocina, sumérjase en el silencio e introspectivamente reflexione pero, por favor no decaiga, eso no nos lo podemos permitir quienes, al leer sus artículos, sentimos que hay una periodista que nos relata las verdades con humor y alegra nuestras lecturas. Ud. que tiene acceso a documentación que la mayor parte no tenemos, haga una retrospectiva de nuestra historia (canita debería decir) y verá como esos acuerdos no llegan por la sencilla razón que cada cual arrima el ascua a su sardina y se olvida de quien emite los votos. Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 FPF 18/07/16 09:26

    Me ha gustado el enfoque veraniego y el trasfondo de pereza y hartazgo que conlleva. Gracias

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre