Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Plaza Pública

Los tiempos están cambiando

Julián Casanova Publicada 16/10/2016 a las 06:00 Actualizada 16/10/2016 a las 21:10    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

Hay muchas formas de ver la concesión de los premios Nobel de literatura (ya sabemos que hay decenas de escritores que se lo merecen, para gustos y disputas, pero sólo se lo dan a uno cada año). Como historiador, les propongo ésta: ver la evolución de los premios vinculada al esplendor y declive de los imperios; dicho de otra forma, a las pompas de reyes y nobles, a las guerras y conquistas, y a la consolidación, tras el fin de la Guerra Fría, de un mundo multicultural de muchas lenguas y formas de comunicación.

Desde 1901, año del inicio del premio, hasta 1930, que se le concedió al estadounidense Sinclair Lewis, todos los premiados fueron europeos, con la excepción de Rabindranath Tagore, en 1913, poeta bengalí nacido en la India, la colonia más importante del imperio británico, el que dominaba el mundo en ese momento. Los premiados en esas tres primeras décadas del siglo podían ser escritores más o menos conocidos, para la elite o para los lectores de las clases medias, pero todos ellos simbolizaban el triunfo de Europa y de la división del mundo entre imperios que lo dominaban –incluida la literatura– y las colonias.

Estados Unidos, la gran potencia del mundo después de la Segunda Guerra Mundial, comenzó a ver cómo premiaban a sus escritores unas cuantas veces en los años del combate anticomunista, mientras que los soviéticos entraban en la lista con más problemas, y con polémica (como fue el caso de Borís Pasternak en 1958). A todos nos parece que la literatura rusa del siglo XX dio grandes escritores, pero con todas las turbulencias de la Primera Guerra Mundial, la caída de los Romanov y el triunfo bolchevique, sólo Iván Bunin, que había huido a Francia tras la revolución, recibió el galardón, en 1933, durante la primera mitad de esa centuria.

Desde los años ochenta, con la erosión y desintegración del sistema internacional de bloques políticos y militares, comenzó a verse el mundo con ojos muy diferentes, a percibir y apreciar la diversidad de las creencias y culturas. Y eso también se notó en la concesión de los premios Nobel, con el nigeriano Wole Soyinka en 1986, el egipcio Naguib Mahfuz en 1988 –la primera vez que se premiaba a un escritor de lengua árabe, mientras que el hebreo ya había estado representado con Shmuel Yosef Agnón en 1966– y, desde entonces, ya aparecieron premiados de Sudáfrica, Japón, Polonia, Portugal –el portugués estuvo ausente hasta José Saramago en 1998–, Trinidad y Tobago, Hungría, Turquía o Bielorrusia.

La democratización y la aparición de voces marginadas por el triunfo del hombre blanco y del capitalismo –que había ignorado en todo momento las divisiones sociales, lingüísticas, religiosas y de género– cambió el mundo y también la concesión de los Nobel. No parece casualidad carente de significado que de las catorce mujeres que han ganado ese premio –catorce en 116 años–, ocho lo hayan recibido desde 1991.

Bob Dylan representa todo lo contrario de aquel mundo que triunfó en la Guerra Fría y las letras de sus canciones fueron himnos de los movimientos sociales contra la guerra de Vietnam y a favor de los derechos civiles, exploraciones profundas sobre el poder político, el desorden –incluido el de las drogas– y las tensiones entre las creencias individuales y colectivas.

Los tiempos están cambiando. La historia proporciona ventanas para ver cómo esas transformaciones afectan a las acciones, pasiones y creencias de los hombres y mujeres, pero también a las relaciones de dominio y subordinación en el escenario internacional. Hay pocas cosas inocentes en la vida, no sujetas a consideraciones políticas o de poder. Tampoco los premios, incluidos los más grandes.
_________________

Julián Casanova es catedrático de Historia Contemporánea
en la Universidad de Zaragoza y visiting professor
en la Central European University de Budapest.
EL AUTOR


7 Comentarios
  • 7 nietanigal 23/10/16 21:03

    Mas que "incluidos" los mas grandes, yo diría "sobre todo" los mas grandes

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 Tubal 22/10/16 18:59

    Totalmente de acuerdo con lo que expone el profesor Casanova. Casi lo mismo puede decirse de los premios Nobel de la "Paz", aunque respecto a estos la evidencia sea aún mayor.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 Orión 16/10/16 20:20

    Excelente, no se puede decir mas con menos palabras. Y con su estilo, no esperemos la maravillosa prosa de G. Montero.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 Olaf 16/10/16 17:23

    No entiendo que resulte tan celebrado el artículo. Da la impresión de faltarle el último tercio.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 Bacante 16/10/16 14:49

    Señor Casanova, respetado profesor, yo me quedo con estas dos  frases suyas: "Hay pocas cosas inocentes en la vida, no sujetas a consideraciones políticas o de poder. Tampoco los premios, incluidos los más grandes." Gracias. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 AML 16/10/16 13:34

    Pues sí. Interesante, ameno e instructivo. Muy bueno.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Aserejé 16/10/16 11:10

    Me parece muy acertado el análisis que hace el profesor Casanova, como también sus libros.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre