Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Desde la tramoya

Rajoy sobrado

Publicada 02/12/2016 a las 06:00 Actualizada 02/12/2016 a las 16:25    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 199

Nunca un Gobierno había contado con tan escaso apoyo parlamentario. Nunca un presidente había iniciado una legislatura con tan baja aprobación pública. Nunca un partido había estado tan marcado por la corrupción. El Gobierno del PP y Mariano Rajoy, sin embargo, andan sobrados estos días anunciando veto a cualquier iniciativa parlamentaria que implique incremento de gasto; o pasándose por el arco del triunfo el ultimátum de 48 horas de Ciudadanos a propósito de la corrupción; o ninguneando con desdén a los grupos de la oposición; o rechazando sistemáticamente sus iniciativas.

¿Qué está pasando? ¿Se dirige el Gobierno con torpeza a un final precipitado de su mandato, como tantos habían anticipado antes de las elecciones? ¿Es Rajoy un imprudente testarudo abocado a una corta legislatura víctima del bloqueo parlamentario? ¿No se da cuenta de que sin el apoyo del Congreso no puede gobernar?

Yo creo que Rajoy y los suyos están sobrados porque pueden estarlo, y porque no peligra en absoluto su hegemonía. La victoria de un caballo en una carrera no depende sólo de su calidad. Depende sobre todo de la calidad de los otros competidores. No hay político bueno o malo en ese sentido. Su éxito depende de las cualidades de sus competidores y de cómo se organicen.

Lo cierto es que el PP ha logrado ser un bloque sólido y unido en la política española. No hay discrepancias internas graves. Allá donde gobierna lo hace solo. Sigue contando con el favor de una cuarta parte del electorado, aunque haya perdido casi otra cuarta parte en los últimos cuatro años. Cuenta con un líder indolente pero resistente, internamente incuestionado y coherente. Sobre la corrupción  –de momento– ya se ha dicho todo y poco más hay que saber, por repugnante que sea lo que ya sabemos. Hay unos cuantas cabezas de turco en la cárcel, un reconocimiento hipócrita pero resultón de algunos de los desmanes, y unas cuantas medidas contra la corrupción que se pueden esgrimir como constatación del propósito de enmienda.

Y enfrente ¿qué hay?

Podemos debate si seguir la línea dura de Pablo Iglesias, a quien la inmensa mayoría de la población no ve ni de lejos como presidente, o aproximarse a la moderación para sustituir al PSOE definitivamente. Por lo demás, mantiene esas contradicciones que horripilan a la clase media española, sobre la cuestión catalana, la Constitución y la monarquía, o la tensión tradicional entre la libertad y el orden.

El PSOE sigue autodestruyéndose. Con una líder que maniobra en la sombra y que ya se pasea por Europa como si fuera la alternativa socialista al PP. Susana Díaz debería saber a estas alturas que ni sus cuadros ni sus militantes creen que ella vaya a salvar al PSOE del desastre en que está. Los pelotas de cámara, que siempre los hay, le dirán que sí, pero yo confío en que alguien cercano le dé la hora justa. Más o menos lo mismo le pasa a Pedro Sánchez. Estoy seguro de que cuenta con un apoyo más amplio de los militantes de base, pero eso no basta. Si el PSOE llega a su congreso con dos candidatos únicos, Díaz y Sánchez, eso será un desastre. Con toda probabilidad aparecerá un tercero, y quizá un cuarto o un quinto. Los socialistas están estos días comiendo y cenando buscando quiénes. Y cuesta encontrarlos.

Ciudadanos ha quedado en el lugar del que siempre quiso huir. En esa tierra de nadie en la que no eres ni chicha ni limonada. Y ya se sabe: nadie compra camisetas del árbitro. Se compran camisetas de los equipos que compiten, pero los pobres colegiados no suscitan pasiones de la afición.

De manera que no es de extrañar que las encuestas digan que el PP sigue subiendo y los demás no prosperan. Ni que Rajoy pueda hacer básicamente lo que le venga en gana. O al menos lo imprescindible para seguir gobernando con tranquilidad, con el foco puesto en la economía, ignorando los asuntos más controvertidos de carácter moral, y dejando que el asunto de la corrupción siga muriendo, no sólo biológicamente, sino también en los medios de comunicación y en las sobremesas familiares.

O Podemos, el PSOE y Ciudadanos encuentran su oremus, o tenemos PP para rato.


10 Comentarios

Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    Es cuestión de atención

    La respuesta ante la petición de ayuda no deberá ser cerrar los ojos y apretar el puño, sino tomarse la molestia de saber qué hacemos y para quién.
  • Caníbales Paloma Bravo Paloma Bravo

    #RegalaLibros

    En este año apocalíptico, el barómetro de septiembre del CIS fue, también, despiadado.
  • La Mirada Internacional

    Ada Colau 2017

    El periodista Fernando Berlín analiza el papel internacional de Ada Colau.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre