X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

El enemigo en casa o el virus en nuestro ordenador

Publicada 12/02/2017 a las 06:00 Actualizada 11/02/2017 a las 20:00    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 100

La confianza en el futuro es una vieja aliada de la conciencia política. Por eso es lógico que en la situación desolada del presente surjan dudas sobre el porvenir de nuestros hijos. El optimismo de una sociedad depende de que los padres y las madres piensen que sus hijos van a vivir mejor que ellos. Esto resulta hoy bastante difícil de argumentar. Vivimos un tiempo de involución. Las agujas del reloj social han cambiado de rumbo. Después de las 11 horas no vienen las 12 sino las 10.

El asunto se complica si valoramos algunos resultados electorales. ¿Pero qué vota la gente? Es una pregunta relacionada con el sentimiento que producían en sus inicios los programas de telebasura. ¿Pero qué ve y qué piensa la gente? Fenómenos como el de Donald Trump o el de Marine Le Pen nos ponen ante el fenómeno de la creación de mayorías políticas como producto de telebasura. Y eso es un problema para la democracia, o por lo menos para los que no creemos en las élites como directoras de una democracia. Sin la participación de la experiencia colectiva y de las mayorías, los gobiernos han degenerado siempre en dictaduras, y las dictaduras nunca han servido para generar igualdad.

Acabo de leer el libro Cómo se hizo Donald Trump (Capitan Swing, 2016) del periodista de información David Cay Johnston. La pregunta ¿qué va a ser de nuestros hijos? se ha visto acompañada por otras más vertiginosas: ¿Qué hijos estamos formando? ¿Pero qué clase de gente somos? Tenemos el enemigo en casa y el virus en nuestro ordenador.

Donald Trump no es una sorpresa apoyada por los desesperados de un sistema injusto. Es un ser bárbaro apoyado y muy conocido por los votantes en una sociedad injusta. Después de cientos de escándalos, estafas, demandas, juicios, amenazas a periodistas, sonoros tratos con la mafia o con el mundo de la droga y comportamientos racistas y sexistas, la gente ha votado por él. Para protestar contra el sistema eligen a un representante del sistema. Eso sí, un representante sin máscara. O mejor: un representante que lleva la máscara del sin máscara.

Trump ha cuidado su imagen de triunfador. Según el libro de Johnston, un triunfador es para Trump un millonario sin escrúpulos, patriota, antisistema, partidario de la venganza y con fama de don Juan. En la construcción de esa máscara ha sido descubierto por la prensa con la mentira en la boca en muchas ocasiones. Cuento aquí algunas cosas sabidas.

1.- Venganza. Aprovechándose de la vejez de su padre, Donald Trump borró de la herencia familiar a un hermano mayor llamado Fred. Un nieto de este Fred había nacido con problemas de salud muy graves que ocasionaron una parálisis cerebral. Los gastos médicos los pagaba un seguro familiar. Cuando los hijos de Fred recurrieron a los tribunales el manipulado testamento que los desheredaba, Donald Trump canceló el seguro del niño. Los tribunales tuvieron que paralizar la decisión del millonario contra el hijo de su sobrino estafado.

2.- ¿Patriota? Donald Trump evitó ir a la guerra de Vietnam con un certificado médico muy dudoso. Declaró que tenía espolones en un pie. Después no supo decir en qué pie le habían salido los espolones.

3.- ¿Multimillonario?  En 1990, Trump declaró que tenía 5.000 millones de dólares. Basándose en investigaciones bancarias, el periodista Tim O’Brien recortó su fortuna hasta los 300 millones. Trump lo demandó por dañar su reputación de millonario.

4.- ¿Antisistema? Jueces del sistema y políticos del sistema lo salvaron con mentiras cuando su cuenta bancaria se quedó en números rojos. El sistema evitó la quiebra y le permitió saltarse las normas en sus casinos de Atlantic City o estafar a la gente en sus inversiones inmobiliarias en la Baja California.

5.- ¿Sin escrúpulos? Para edificar la Trump Tower en la Quinta Avenida, derribó el edificio Bonwit Teller sin molestarse en salvar unos bajorrelieves art déco y unas rejas inmensas de gran valor histórico. Contrató para la demolición a una brigada polaca formada por obreros ilegales que trabajaron sin medidas de seguridad. Los ilegales tuvieron que ir a juicio para cobrar sus salarios. No es raro que el eslogans del programa de telebasura de Trump, The Apprentice, fuese después “Estás despedido”.

6.- ¿Don Juan? Trump ha sido descubierto en varias ocasiones con nombres falsos para alimentar su imagen. Haciéndose pasar por John Miller extendió la noticia de que tenía una historia de amor con la modelo Carla Bruni. Esa mentira se complicó cuando Carla Bruni se casó con el presidente Sarkozy. Preguntado, Trump dijo que no daba detalles para no generar un problema diplomático con Francia. ¿Qué son las mujeres? Pues “no son iguales que los hombres, sino objetos cuyo valor se mide concretamente por el tamaño de sus pechos y la longitud de sus piernas”.

Muchos más detalles se encuentran el recomendable libro de David Cay Johnston. ¿En qué tipo de gente nos hemos convertido para que un cuatrero del mundo de los negocios y la mentira se haya convertido en presidente de los Estados Unidos? La pregunta sobre las relaciones entre la identidad y la máscara ha sido el eje de la meditación sobre las formas artísticas a lo largo del siglo XX. Ahora es una clave decisiva para pensar la democracia.

Los que no somos partidarios ni del elitismo ni de la demagogia mediática tenemos un problema angustioso con la representación. Y el equipaje más útil con el que contamos son las leyes y las instituciones. No nos equivoquemos. Si la ley no se pone de parte de los que intentan defender con valentía los derechos humanos, las agujas del reloj pasarán de las 12 al 0 patatero. Vivimos en un mundo en el que el más fuerte ha aprendido a no sentir escrúpulos ante nada.


10 Comentarios

Lo más...
 
Opinión
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    Moción a la corrupción

    Fernando Berlín analiza las reacciones de la prensa internacional ante la moción de censura planteada por Podemos.
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    Juegos de manos

    Crece en España la desigualdad y anda la oposición enfrascada en mirarse el ombligo o encender fuegos de artificio.
  • Caníbales Paloma Bravo Paloma Bravo

    Detox

    Tengo una perra filósofa, filóloga y feminista: "Recuerda: no hay que enseñar a las niñas a ser perfectas, sino a ser valientes. Y el coraje –a igualdad de jota– es mejor que los cojones".
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre