X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

En este país nadie pide perdón

Publicada 16/03/2017 a las 06:00 Actualizada 15/03/2017 a las 21:09    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 17

No sé si es positivo que los ejércitos de tu país tengan experiencia de combate, pero esa es la función básica de los Ejércitos: defender, luchar. En los casos más imperiales (por los que pasamos hace siglos) se incluye intervenir, atacar, invadir. No hay opciones buenistas. En una guerra se mata o se muere, pero incluso en estas alternativas extremas existen unas normas de conducta y de trato a los prisioneros.



Desde el 11-S y la llamada guerra contra el terror lanzada urbi et urbi por George W. Bush y sus halcones hemos perdido unas cuantas de estas normas. En nombre de la seguridad, situada por encima de las leyes y de los derechos humanos, se ha secuestrado, asesinado y torturado en cárceles secretas igualándonos con los malos. Existe una frase circulando por la Red con varias paternidades/maternidades que resume la situación: “Si matamos a todos los malos solo quedaremos los asesinos”. ¿Quién decide quiénes son los malos? La respuesta es sencilla: los vencedores. Son los mismos que escriben la historia.

Estos días se ha cumplido el décimo tercer aniversario del 11-M y con él se han refrescado imágenes, voces, silencios: la tragedia y conmoción de miles de personas. También regresa el eco de las mentiras lanzadas con fines de lucro electoral o para la venta de periódicos. Aquella ignominia salpica a líderes políticos que mantienen la desvergüenza de seguir dando lecciones morales a un país, como el hombrecillo insufrible, pero también a los periodistas que mintieron a sabiendas de que mentían. En este país nadie pide perdón. Tras  el 11-M llega el 14-M, las elecciones que ganó el PSOE y que supusieron un cambio de gobierno. En el fondo de todo estaba Irak, la guerra que se justificó con informes falsos. Les recomiendo el documental Hubris: Selling The Iraq War.



El entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, viajó a las Azores para hacerse una foto junto al entonces presidente de EEUU, George W. Bush y al entonces primer ministro del Reino Unido Tony Blair. Les sirvió de anfitrión el hoy muy feliz ex presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso. Aquella insensatez política y estratégica destruyó Irak y poco después Siria, creando una catástrofe humanitaria que afecta a millones de personas. También impulsó el nacimiento del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS, también llamado Daesh). Nadie ha pagado el precio por tanta desgracia. Los prestigios de los impulsores se mantienen intactosEn este país nadie pide perdón.





España participó en la foto de las Azores, pero no en la invasión. En las calles de las grandes ciudades españolas se sucedían las manifestaciones contra de la guerra. La presión ciudadana, la falta de medios militares y de voluntad política limitó la participación a permitir el uso de las bases por parte de EEUU y al envío de un barco médico al sur de Irak.

Tras la caída del régimen de Sadam Husein, cuando todos se creyeron el cuento de que había llegado la paz, España envió tropas a la ciudades chiíes de Diwaniya y Najaf, a 155 kilómetros al sur de Bagdad. La venta de la misión es que España iba a ayudar en las labores de reconstrucción a una zona del país que no estaba en guerra, pues los chiíes eran los principales beneficiados con la invasión. Hay un debate hace años: ¿deben reconstruir los Ejércitos o dar cobertura a las ONG? La confusión de roles perjudica al movimiento humanitario.

En agosto de 2004 cambió el escenario en Irak: nació la insurgencia suní con atentados contra las tropas extranjeras. Uno de los principales clérigos chiíes, Muqtada el Sáder, hijo y nieto de grandes ayatolás que se opusieron a la dictadura de Husein y lo pagaron con la vida, condenó la invasión desde el principio, quizá porque no recibió parte de la tarta de los demás partidos chiíes. Al Sáder formó el Ejército del Mahdi. Una de sus plazas fuertes era y es la ciudad santa de Najaf. El Gobierno español no admitió el cambio de escenario ni mejoró la dotación de las tropas: seguíamos en acción humanitaria donde ya había guerra.



También se van a cumplir en unos días 13 años de la batalla de Nayaf (Irak), ocurrida el 4 de abril de 2004, la más importante en la que ha participado el Ejército Español en 50 años. Es un tema tabú para PP y PSOE.



El periodista y escritor Álvaro Colomer acaba de publicar un libro sobre aquellos hechos titulado Aunque caminen por el valle de la muerte. Es una novela que se lee como un ensayo. Algunas de los comentarios  que ha despertado el texto de Colomer destacan que en él se acusa a las tropas españolas de actuar de forma cobarde. Esa es la tesis de los mercenarios de Blackwater y de soldados salvadoreños del Batallón Cuscatlán II, no la del autor, que se limita a componer un cuadro general con las distintas versiones.



Para completar convendría leer el libro de Lorenzo Silva y Luis Miguel Francisco, Y al final, la guerra: aventuras de las tropas españolas en Irak,  que se centra más en los soldados. Este es el enlace de la conversación entre Silva y Colomer publicada por El Mundo.

El fotoperiodista español Gervasio Sánchez tuvo la fortuna de estar en la base en el momento del ataque de los partidarios de Muqtada al Sáder. Suya es la foto que encabeza el diálogo entre Colomer y Silva bajo el título Las dos batallas de Najaf, antes enlazado. Este fue el texto publicado en El País y en El Heraldo de Aragón en el que Sánchez describe la batalla desde dentro de la base Al Andalus. Tengo ganas de leer la opinión de Gervasio Sánchez sobre la novela de Colomer. De momento, solo sé que no está contento.

No pretendo que estas líneas sean una crítica literaria, pero creo que al libro de Colomer (no olvidemos que es una novela) le falta algo del contexto político del momento: un Gobierno empeñado en negar la evidencia. Si hubo cobardía fue la de ese Gobierno, no de las tropas que esperaban órdenes y algunos las desobedecieron.

En ese 4 de abril, las tropas españolas terminaron por combatir. No esperen actos oficiales ni recuerdo a los soldados que se comportaron valientemente en el rescate de un grupo de soldados de El Salvador atrapados en una instalación de formación del Cuerpo de Defensa Civil Iraquí (ICDC). Para los distintos ministerios de Defensa, aquello no fue un acto de guerra, sino de defensa. No hubo reconocimiento para todos los implicados.

Queda un libro-investigación pendiente sobre la muerte de los siete agentes del CNI, ocurrida unos meses antes, en noviembre de 2003, cuando viajaban desde Bagdad a Nayaf y fueron emboscados en Latifiya. Entre ellos estaba el comandante Alberto Martínez, que hablaba árabe y que era los ojos y los oídos de las bases españolas, sobre todo en Najaf. Su muerte dejó a los mandos españoles sin una información vital de lo que ocurría fuera, de cómo se estaba organizando una sublevación del Ejército del Mahdi.

En el momento de la emboscada, los miembros del CNI llamaron a su sede en Madrid, no a la base estadounidense más cercana del lugar del ataque. Es un símbolo de cuál era el papel de las tropas españolas, fuera de los mecanismos bélicos de EEUU.

Los mandos españoles tejieron una red de contactos con las autoridades políticas y religiosas de Diwaniya y Najaf. Todo saltó por los aires el 4 de abril. El libro de Colomer muestra el poco respeto que tenían los norteamericanos por lo que consideraban pasividad de los españoles. En ese ambiente se produjo la retirada ordenada por Zapatero. Si mal estuvo ir, mal estuvo volverse sin pactar la salida con los aliados.

Aquí puede escuchar el segmento de A vivir que son dos días, de la cadena SER, dedicado al libro y su contexto.



Carme Chacón repitió el error en Kosovo. Lo anunció en el telediario en vez de hacerlo ante los aliados y moverse con discreción. Quizá a los que les falte experiencia de combate sea a los líderes políticos que dedican más tiempo al disimulo, el autobombo y la propaganda que a resolver los problemas de la gente.





10 Comentarios
  • 17 xoanferreirodecelanova 20/03/17 17:19

    Estoy de acuerdo con todo -es muy interesante y aclaratorio- menos con la gramática: "movimiento humanitario": ¡bien! "catástrofe humanitaria" ¡mal! La catástrofe es humana, que ya bastante es. Lo humanitario siempre es benéfico, nunca maléfico. Le ruego que me disculpe. Xoan Ferreiro de Celanova.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 16 juan alvarez 20/03/17 12:41

  • 15 Laila 19/03/17 10:19

    El hombrecillo insufrible es lo que se viene llamando un psicópata. Nula empatía, puro egoísmo y maldad. Recordemos que entre el 1 y el 4 % de la población es paicópata, lo que da una cifra de como mínimo medio millón en España, convenientemente aupados a los sitios de poder, pues son los más capaces de pisotear absolutamente a todos para llegar a lo más alto.//// En mi opinión este ha sido siempre el drama de la humanidad, el haberse dejado gobernar por los peores. Al final he llegado a la conclusión de que lo importante no son los sistemas políticos, ni si de derechas o de izquierdas, sino las personas que ejercen el poder. Y a la vista de cómo está el mundo, está claro que gobierna, tanto a la luz, pero sobre todo a la sombra, lo peor de cada casa.  Hasta el cristianismo sería bueno si siguieran las normas de su Jesucristo. Pero por sus frutos se ve que también esa religión ha sido emponzoñada por indeseables desde que la legalizó el emperador Comstantino en el 313. /// Recomiendo el libro de Ponerologia política de Lobaceski. La Ponerologia sería el estudio del mal como política.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 14 irreligionproletaria 17/03/17 11:23

    irreligionproletaria dijo..
    Ha sido enviar mi comentario #12, describiendo la 'situación ' y han aparecido 'ambos' Ya se, para otra circunstancia similar, que mi 'anclaje' se resuelve 'refrescando' mis comentarios. Muy agradecida// Respecto al texto #11 de Cepeda, prosigue mi convergencia con él. Leyéndonos detenidamente, las coincidencias, con much@s, son importantes. Nos ha situado enfrente, la 'opción avalada' 《Hubo un tiempo en que la izda era 'científica' y se preocupaba mucho por el Estado y por los Derechos de todos los ciudadanos》 Cierto, pero vinieron y vendrán, si no somos capacer de hacer ESTADO SOCIAL, tiempos mucho peores, que requieren 'mordernizar el desarrollo de las doctrinas a utilizar' Estamos en el mismo barco -entiendo- aunque ambos optemos por 'medios' distintos. No soy de Podemos, pero respeto absolutamente lo actitud anímica que han sido capaces de 'renovar' en la sociedad española. Mucho que 'aprender' de los errores, tenemos absolutamente, todos los estamentos sociales, consecuentemente, los componentes/ partícipes a través de los mismos. Inteligencia emocional y respeto al otro, imprescindibles; y, lo lograremos. Otro forero, hace tiempo en El País, me enseñó y asumí como propio el 'Ganáis-Ganamos' Si logramos 'traducir/compartir' las palabras que entendemos, nos separan, logrando la aceptación de esa mayoria que somos, lo conseguiremos. Corregir desvios, no tiene que provocar rechazos, sino trabajar el principal. Saludos cordiales.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 13 Republicano1944 17/03/17 11:08

    Este país maldito sigue dominado por los herederos de la mafia fascista, cobardes a rabiar que inundan todo el espectro de la clase política, la judicial, la empresarial y la militar. Vamos, pura dictadura, envidia de Venezuela.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 12 irreligionproletaria 17/03/17 10:53

    En la cabecera del arlo, aparecen 11 comentarios, desde ayer noche. Entonces, no logre acceder al supuesto comentario 11 y, hoy, tampoco. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 11 cepeda 16/03/17 21:38

    ela dijo..
    A Podemos le alabo lo bueno... lo que ha significado para poder luchar contra los "liberales-ladrones" y para criticar a la "socialdesgracia" PERO le tengo que criticar aquello en lo que no estoy de acuerdo.Viví muy de cerca el peronismo... le he seguido la pista desde entonces... y a sus movimientos hermanos... y por ahí no hay futuro.Hubo un tiempo en los que la izquierda era "científica" y se preocupaba mucho por el ESTADO y por los derechos de TODOS los ciudadanos... pero la "nueva izquierda" dice ciertas cosas que son muy raras... y me quiere contar como fue una época que viví en primera persona... y ahí se caen, otra vez, con todo el equipo. De ahí mi decepción y mi cabreo.... con ellos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 10 irreligionproletaria 16/03/17 18:07

    Comparto con 'chipionero' la calificación del comentario de 'cepeda' e igualmente me sumo al de 'pintaius' en el reconocimiento a Daniel Ganser. El pequeño gran hombre que refieren...debería dar las explicaciones pertinentes de todo su 'affaire escurialense' Ahí comenzó el mal olor...y, cuando huele raro en una sociedad, alrededor de quien la gobierna, deben investigar los 'servicios sanitarios' por si hubiere cadáveres en las habitaciones...Aqui no solo no se llamó a la unidad de des-ratización y demás servicios de 'emergencia' sino que estamos en 2017 y el hedor lo padecemos desde antes de comenzar el siglo XXI. El sustituto es mas alto, mas cínico, mas 'tranquilo' y a través de la inacción, pretende mantenerse....Pero, si la sociedad elije con propiedad y responsablemente, puede que lo que cree su 'as' se convierta, precisamente, en su fin y el de los suyo. Si CAT no se precipita, si no repiten los mismos errores, y en el resto del Estado no se vuelve a 'quebrar' como con iglesias, la posibilidad de expulsarles para siempre, sus causas se verán en los tribunales de justicia y procederá lo pertinente. La carta de 'granada' es el naipe que derribará todo el castillo. Gracias, Ramón por tus arlos. Pero, el perdón es inutil; sirve únicamente a las creencias; nada resuelve ante la ilegalidad que es competencia judicial. La conciencia de cada cual pertenece al ámbito privado; restituir lo robado a las arcas públicas, es la demanda de los ciudadanos a TODOS LOS QUE ILEGALMENTE SE LO REPARTIERON, POR MUY ALTO QUE ESTEN. ¡Demandemos al poder judicial, las acciones pertinentes, hasta la total restitución de lo robado! A nivel internacional...Hay que informarse desde diferentes posturas...LA GRAN IMPOSTURA GOBIERNA ESTE MUNDO QUE CREEMOS VIVIR. Bona tarda!

    Responder

    Denunciar comentario

  • 9 ela 16/03/17 17:33

    Cepeda dijo:No lo reconozco Cepeda, lo cortes no quita lo valiente, buen escrito, estoy de acuerdo. Al menos esta vez no a culpado a Podemos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 8 TOTOFREDO 16/03/17 16:13

    Para qué, si los "errores" los lavan las urnas...!!!!!!, no ???.

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    Seguimos en guerra

    Esta guerra en forma de crisis no está perdida del todo. Lo estará si aceptamos sin rechistar la posverdad de la "recuperación", cuando en realidad asistimos a una cronificación de la precariedad.
  • Desde la tramoya Luis Arroyo Luis Arroyo

    ¡Uy, ha dicho caca!

    Los tiempos de Internet priman la frasecita ingeniosa, el chascarrillo corto, la declaración escandalosa...
  • Plaza Pública Nicole Muchnik

    ¿Dónde está la extrema derecha?

    ¿Qué tienen en común el neonazismo o la extrema derecha hoy en Occidente?
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre