X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

Manuela y la democracia fuerte

Publicada 02/04/2017 a las 06:00 Actualizada 01/04/2017 a las 18:19    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 195

Creo que Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, es el único referente de mi iniciación juvenil a la política que sigue en activo. Su nombre suponía en los años 70 la presencia del Partido Comunista de la clandestinidad en los ámbitos del derecho. Bajo la espesa nube de la dictadura, los comunistas habían ido creando zonas de libertad y solidaridad cívica. Los despachos laboralistas formaban parte de esas zonas de manera muy significativa. Buenos profesionales llegaban hasta donde se podía, buscaban grietas en el muro del franquismo para defender los derechos de los trabajadores y legitimar los movimientos vecinales. Manuela Carmena era el referente.

Los que aprendimos a sentir la vinculación cívica en aquellos años desde la perspectiva de la izquierda no podemos separar la lucha por la justicia social y la defensa de las libertades democráticas. Ya sé que es un abuso hablar en plural, porque en todas las generaciones hay gentes muy diversas. Pero me atrevo a tomarme esta libertad porque observo que la fractura generacional en los debates políticos ha cobrado peso. Aunque tampoco me importa ser más preciso: un grupo numeroso de personas con las que suelo hablar o suelo leer, nacidas en España, en los años 40 y 50, no podemos separar la lucha por la justicia social y la defensa de las libertades democráticas.

Para este grupo de personas es inconcebible que se pueda condenar a una estudiante de historia a un año de cárcel y siete de inhabilitación por hacer comentarios chistosos sobre el atentado contra Carrero Blanco, uno de los más significativos colaboradores de Franco. No creo que fuese posible en la Alemania de 2017 condenar a una estudiante por hacer un chiste sobre la muerte de Hitler o de uno de sus colaboradores. Aquí ha sucedido por culpa de un Código Penal que se convirtió en un arma de degradación democrática al castigar la libertad de expresión y el derecho de huelga.

En medio de la confusión reinante, las leyes mordazas del PP y sus políticas de desigualdad, mi melancolía se reconoce en la firmeza de Manuela Carmena cuando protesta por la existencia de presos políticos en cualquier parte del mundo o por el asalto a la sede del Partido Popular de Barcelona. Y no comprendo que un grupo de concejales de izquierda se ausente del pleno para no votar en contra de un atropello democrático.

Que el PP deteriore la democracia con sus actuaciones y sus leyes no puede ser una coartada para que la oposición entre en el juego de la irracionalidad. Del mismo modo que defiendo la libertad de expresión de una estudiante que hace chistes sobre un atentado frente a la barbarie penal que la condena, defiendo al PP de la barbarie de cualquier agresión sufrida en sus sedes. Y es que el asunto es muy serio: estamos asistiendo a la agonía de la dignidad democrática. El dinero quiere las manos libres para cancelar cualquier tipo de soberanía cívica.

Ya sé que ahora se lleva la energía adánica, ya sé que bajo las siglas del PC de hoy queda muy poco del ayer… Pero quizá los jóvenes que asumen la tarea política deberían considerar también algunas de las experiencias de sus mayores. Tan peligrosos son para el diálogo generacional los viejos cascarrabias como los jóvenes sin memoria.

La izquierda siempre sale perdiendo cuando desaparece la capacidad de imaginarnos como comunidad. La firmeza democrática será la única capaz de enfrentarse al mundo de privilegios que ahora tienen las élites económicas. Y no se trata de sustituir unas élites por otras, sino de institucionalizar una comunidad capaz de defender la igualdad, el trabajo decente y la transparencia democrática. Merece la pena seguir intentándolo.

Hay radicalidades que sólo suponen una forma de darse por vencidos.


10 Comentarios

Lo más...
 
Opinión
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    Un fiscal antisistema

    La Operación Lezo ha puesto en evidencia las profundas fallas de un sistema capaz de consentir un latrocinio de recursos públicos durante al menos diez años.
  • Telepolítica José Miguel Contreras José Miguel Contreras

    ¿Por qué siempre ganan los malos?

    No es casual que todas las culturas represoras, desde el macartismo estadounidense hasta el mismo franquismo, impusieran incluir finales felices en sus películas.
  • Desde la tramoya Luis Arroyo Luis Arroyo

    Soy un manipulador

    El lenguaje es como la plastilina: puedes moldearlo para construir casi cualquier cosa. Un miembro de ETA puede ser “pistolero”, “terrorista”, “asesino”, “activista” o “gudari” (un soldado en euskera).
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre