X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

España republicana

Publicada 16/04/2017 a las 06:00 Actualizada 16/04/2017 a las 21:42    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 129

La señora ministra del ejército se ha saltado a la torera la norma de que un Estado democrático no puede tener una religión oficial. Ha ordenado en esta Semana Santa que las banderas ondeen a media asta en los acuartelamientos españoles. Cristo murió en acto de servicio. Como todavía hay libertad de sentimiento en mi casa –en España, no–, hemos decidido llevar el luto a otra parte: la muerte de la II República que se proclamó un 14 de abril de 1931. En el patio hemos colocado una bandera tricolor que brilla a salvo de la vigilancia de las subdelegaciones del Gobierno. Abril es mucho abril.

En los últimos meses he asistido con tristeza a discusiones y comentarios sobre la traición del Partido Comunista cuando aceptó la monarquía después de la muerte de Franco. Siempre hay quien está dispuesto a sacarse de su chistera de duende la palabra traición, borrando con abstracciones morales un análisis serio de la historia y de sus correlaciones de fuerzas. Para la población española hubiese sido un problema serio que, tal como estaba el país en 1975, el PCE jugara la baza de entorpecer la transición democrática. La verdad es que la izquierda española no tenía peso en la sociedad de entonces para intentar otra cosa, es decir, otra democracia. Los puristas contra Carrillo me recuerdan mucho a los que llamaron traición a las negociaciones con ETA para intentar el fin de la violencia y la entrega de las armas.

Sería muy conveniente –ahora, en 2017, en esta situación, digo– dejar que fuese la derecha la que siguiese llamando a Carrillo traidor a la patria, asesino, mezquino y camaleón. Y sería muy conveniente para la izquierda española –ahora, en 2017, en esta situación, digo– recordar la figura de Manuel Azaña, el político que se definió a sí mismo frente a la monarquía como “demócrata intransigente y radical”. Porque el debate ahora es otro: ¿qué sentido tiene la monarquía 42 años después de la muerte del dictador que la impuso? ¿No es conveniente cambiar algunas cosas de la Constitución de 1978 que pudieron servir para una Transición, pero que hoy son un obstáculo para una democracia plena?

Las palabras intransigente y radical dan miedo, pero quizá deba dar más miedo la palabra tolerancia si nos atenemos a la realidad de la vida pública española: tolerancia con la corrupción, con el poder económico e ideológico de la Iglesia Católica, con la judicialización de la política, con la politización de la justicia, con los ataques a la libertad de expresión, con el desmantelamiento de los derechos laborales, con la desigualdad y el simulacro de la igualdad de género, con el deterioro de la información, con el traslado de los paradigmas de la telebasura y los bajos instintos a los debates públicos, con los privilegios estatales para las grandes empresas, con la fiscalidad clasista, con la manipulación de las fuerzas de seguridad del Estado, con la violación de los derechos humanos…

Si se aplican a una renovación democrática, las palabras intransigencia y radical pueden jugar hoy un papel decisivo, como lo jugó la figura de Manuel Azaña en 1931. La consolidación de un pensamiento democrático serio en España es una ilusión revolucionaria y pacífica en un país que sufre la impunidad de los gobernantes ante la corrupción y que alarga hasta una penosa agonía cada escándalo. No hay que aguantar sólo el mal comportamiento, es que después llega el circo del soy inocente, el tuyo sí, el mío no, yo no dimito y –tal vez– yo dimito por el bien de la patria…

Las cosas han llegado hasta tal punto en España que al presidente Mariano Rajoy se le define como inteligente por quedarse quieto, por transigir con todo, por no tener ninguna raíz en su conciencia, por dejar que las cosas evoluciones mientras él flota. Frente a su ejemplo parece necesaria la intransigencia y la radicalidad si queremos tomar postura contra la mentira que es la vida oficial en España.

Ahora, en 2017, el sentimiento republicano de transparencia democrática puede ser un ámbito de confluencia para todos los sentimientos políticos que quieran dar respuesta a la agonía de la dignidad democrática y la justicia social. El deseo de República puede ser un antídoto contra la perpetuación de la mentira y contra el cansancio y el desencanto que provoca esa perpetuación. Nos reclama la obligación de dejar de ser súbditos para ser ciudadanos. También lo dijo Azaña.


10 Comentarios

Lo más...
 
Opinión
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    Un fiscal antisistema

    La Operación Lezo ha puesto en evidencia las profundas fallas de un sistema capaz de consentir un latrocinio de recursos públicos durante al menos diez años.
  • Telepolítica José Miguel Contreras José Miguel Contreras

    ¿Por qué siempre ganan los malos?

    No es casual que todas las culturas represoras, desde el macartismo estadounidense hasta el mismo franquismo, impusieran incluir finales felices en sus películas.
  • Desde la tramoya Luis Arroyo Luis Arroyo

    Soy un manipulador

    El lenguaje es como la plastilina: puedes moldearlo para construir casi cualquier cosa. Un miembro de ETA puede ser “pistolero”, “terrorista”, “asesino”, “activista” o “gudari” (un soldado en euskera).
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre