X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

Muerte de la vieja política

Publicada 27/04/2017 a las 06:00 Actualizada 26/04/2017 a las 11:56    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 45



La V República de Charles de Gaulle no da más de sí. Francia se enfrenta a la urgencia de su reinvención democrática en un momento en el que la Unión Europea se halla en la misma encrucijada. La crisis que se prolonga desde 2008 ha sacado a la superficie otras crisis, la ética, por ejemplo, y la incapacidad de las élites de ofrecer soluciones a los problemas de la gente para convertirse en el problema de la gente. Si miramos a España en estos días es fácil de entender: los anti sistema son los que saquean el sistema.

En Francia se añade el fracaso de la integración, una de las señas de identidad de lo que creen ser. Ya no hay Liberté, Égalité, Fraternité ni para todos los franceses.

La primera vuelta de las elecciones presidenciales deja un titular: Francia está harta de sus políticos, y mucha letra pequeña que escrutar



El hundimiento de la vieja política queda simbolizado en la debacle del Partido Socialista (PS): quinto, un 6,4%, 2.291.565 votos. Muy lejos de los más de diez millones de François Hollande en la primera vuelta en 2012. Esta catástrofe sigue a la sufrida por la socialdemocracia holandesa y representa un serio aviso para otros partidos europeos, como el PSOE. La excepción sería el SPD alemán, que parece ir bien en las encuestas de la mano de Martin Schulz.

Hollande tuvo que renunciar a la reelección porque apenas tenía un 16% de apoyo. Su mandato ha sido catastrófico para el PS. Su candidato oficial, Benoît Hamon, que derrotó en las primarias al oficialista Manuel Valls, el Sarkozy de la socialdemocracia, ha tenido en contra el legado de Hollande y la apuesta sin disimulo de los popes del partido por Emmanuel Macron. Para medir el suelo del PS habrá que esperar a las elecciones legislativas de junio (dos vueltas: el 11 y el 18).

Ha ganado un candidato sin partido que no se había presentado nunca a ninguna elección (Macron), elevado a esperanza para frenar a Marine Le Pen y salvar Europa. Mucha responsabilidad para un hombre que no se sabe qué piensa. Ha sido ministro de Hollande (poco tiempo) y ha trabajado en la banca Rothschild. Tal vez por todo esto se le considera de centro.



La extrema derecha (es más complejo que la etiqueta) ha obtenido su mejor resultado: 7.679.493 votos. Y la izquierda, más allá del PS, ha superado la barrera de los siete millones.

François Fillon, candidato de Los Republicanos, los gaullistas de toda la vida, también es vieja política, sobre todo en su manera de comportarse. Pese a los escándalos que le rodean, el Penelopegate, ha quedado tercero, con  7.213.797 votos, a solo 465.696 votos de Marine Le Pen.

Se podría decir que Francia también vota a los corruptos, como España, pero es evidente que ha habido un castigo. Era el gran favorito antes de que Le Canard Echainé hiciera su trabajo periodístico de denuncia y desvelara que Fillon había contratado a su familia, a cargo del erario público, para trabajos que al parecer no realizaron.



Pasado el susto de la primera vuelta, las Bolsas se desmadraron (ese es el negocio: jugar con el miedo). El susto tenía fundamento. Una final entre Le Pen y Fillon suponía jugar con fuego, lo mismo que otra con Mélenchon. Ahora todos dan por segura la victoria de Macron en la segunda vuelta (7 de mayo). Es una temeridad porque hay riesgos.



La seguridad de una victoria de Macron es aritmética, se basa en la suma de sus votos con alguno de los derrotados en la primera vuelta. Los Fillon y Hamon, entre otros, ya han anunciado su apoyo a Macron.  Pero esto no es un juego de fichas que se mueven sobre un tablero o una estadística, hablamos de votos; detrás de cada papeleta hay una persona, razones, ideas, sentimientos. No sabemos cómo se van a comportar.

El sondeo de BFMTV y L’Express otorga a Macron una ventaja de 64-36%.



Jean-Luc Mélenchon (La Francia Insumisa) ha llamado a los suyos a evitar que la extrema derecha llegue al poder. No ha pronunciado el nombre de Macron, a quien considera un banquero neoliberal amante de las políticas de ajuste, pero el mensaje es claro. En España se le compara con Podemos, pero sería más preciso compararle con Pedro Sánchez. Fue ministro con Lionel Jospin y se fue rebotado del PS.

La encuesta de BFMTV y L’Express estima que un 53% de sus votantes en la primera vuelta lo harán por Macron en la segunda, 31% votará en blanco y el 16% lo hará por Le Pen. No sé muy bien cómo llega a estas conclusiones. Su voto más volátil es el voto desesperado, el de los que lo han perdido todo y solo desean dar un puñetazo en la cara del sistema.

Afirmar que Mélenchon y Le Pen son lo mismo es faltar a la verdad. No tienen nada que ver. Ella es xenófoba, antieuropea, nacionalista, islamofóbica y antisemita, y rechaza la inmigración. Él es lo opuesto: un ex socialista desencantado con su ex partido. Su pro europeísmo es tan profundo que defiende otra Europa, la de los ciudadanos. Esa Europa sería la única opción frente al Brexit.



Muchos de los votos de Marine Le Pen en segunda vuelta vendrán de Los Republicanos, sobre todo del sector que simpatiza con Nicolas Sarkozy. Fillon se derechizó durante la campaña para fidelizar el voto más conservador. Se declaró contrario al matrimonio homosexual. Algunos de sus votantes optarán por Le Pen antes que por Macron, al que consideran un hombre de Hollande.

No estamos en 2002 cuando la elección presidencial fue entre Jacques Chirac –del que aún no se sabía todo (corrupto hasta los tuétanos)– y Jean Marie Le Pen, el padre de Marine, un fascista que defiende el régimen de Vichy, una marioneta de Adolf Hitler, y niega la importancia del Holocausto. Entonces fue fácil, ganó el gaullista por goleada: 82,21% a 19,86. La izquierda fue disciplinada y votó por un candidato conservador poco edificante. Veremos si la derecha es igual de responsable y patriota ahora cuando están en juego la esencia de lo que es Francia.



La jugada de Le Pen, dejar el liderazgo de su partido, es diabólica, e inteligente. Ya puede afirmar que es como Macron, un candidato sin partido, sin rémoras ni ataduras. En los últimos días de la campaña suavizó tanto sus críticas a la UE y al euro que desconcertó a sus seguidores. Busca el voto de la derecha conservadora de toda la vida, por eso presenta a Macron como un hombre de paja del odiado Hollande.

El Frente Nacional de Marine Le Pen lleva años en travesía por el desierto, despojándose del ropaje ultra del padre. Ha conseguido hacerse presentable, que parezca uno más de derechas. Pero no debemos olvidar lo que hay detrás: el racismo como motor y como bandera, y la injusticia como sistema, como ahora, pero sin límites. Marine Le Pen representa un peligro en un mundo muy peligroso.


Hazte socio de infolibre



22 Comentarios
  • Víctor R Víctor R 29/04/17 13:28

    Felicidades y Estatua para Messié Hollande, que ha protagonizado un proceso que culmina en esta situación de elegir entre Lo Peor y Lo más Malo (¡a qué magníficas opciones nos lleva la democracia, dirán sus detractores!). Pues no es de extrañar que los insumisos y víctimas del sistema quieran parar el mundo y el tiempo, aunque sea quemando algo en las calles de París. Y aquí en Spain, pues más nos vale manifestarnos y parar "procesos" como este, ANTES que sea ya con los hechos consumados (Macron o Le Pen, qué asco, qué desastre) y sólo nos quede tirarnos de rabia bajo los tanques institucionales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • mcn mcn 29/04/17 10:33

    El Sr. Lobo no se ha documentado bien en este articulo, entre otros temas, Macron, antes de ser 2 años Ministro de Economía e Industria (el ministerio de mayor presupuesto...), ha tenido un cargo de incluso mayor relevancia e impacto en la fontanería del poder en Francia, ha sido Secretario adjunto del Elíseo (es decir todo lo que ha tocado Holande) durante 2 años. Además, Macron es de la promoción del 2004 del ENA, un mega cerebrin, con muchos de sus compañeros ya situados en puestos claves de la Administración Francesa... En conclusion, de desconocido, nada de lo más lejos, un perfecto producto, que Holande ha protegido y promocionado para que pueda tapar los extremistas Melenchon / Le Pen, ya que Holande mismo sabía desde muchos años que su presidencia "normal"... se iba al garete. Traicionó su programa y su palabra en su elección y sabía que pasaría factura.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Isabelle0651 Isabelle0651 28/04/17 14:34

    Don Pedro Sánchez Castejón, no entre usted en ese juego, ya sabemos que no tiene más remedio que ponerse de perfil para que no le vuelvan a defenestrar, esta vez del partido. Puedo entender su postura, al igual que la del señor Iceta, pero muchos de sus militantes es muy probable que no se lo perdonen, no les traten como si fueran ceporros o borregos, que no lo son. Tengo muchas amistades que siguen militando en su partido, NO LOS MENOSPRECIEN. UP también necesita de ustedes, los hombres y mujeres de honor, de palabra. ¡SALVEN EL P**E y LÍMPIENLO, POR FAVOR!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Galeno1 Galeno1 28/04/17 05:56

    Hay tres claves: Una clave es presentarse al margen de los partidos anteriores (ya que a todos, incluidos los de izquierdas, la gente indignada no politizada partidariamente, que son millones y millones, los ve como responsables de su "penar"). Otra clave es que los que se presenten, sean personas cuya cara no sea conocida por el gran público, por haberla visto en la tele como miembro de algún partido, o algún gobierno. Otra clave es: No hablar con palabras que usan los partidos viejos: palabras como izquierda, derecha, liberal, comunista, conservador... incluso la palabra partido, ya agrima a los indignados no politizados partidariamente, y les provoca rechazo. Por ello Podemos hizo bien en llamarse Podemos a secas, sin poner la palabra partido delante. El PSOE hace mal en tener la P. También hace mal en tener la S de socialista, porque es una palabra vieja, como derecha o izquierda, liberal, comunista... y como ellas es repudiada porque al oírla, los indignados no politizados partidariamente, se cabrean o se agriman. Los indignados están bajo shock de todo aquello (personas, siglas, gestos como levantar el puño, músicas, palabras, banderas) que huelan a los partidos clásicos, ya que en plan reflejo condicionado de Paulov, los asocian a su penar. Saludos cordiales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Birth 2 Birth 2 27/04/17 15:56

    Existe una demonización del partido de FN. No es tratado aún como un partido como otro. Se trata como a los libros censurados durante la Inquisión. PSe recuerda que fue un partido xenofóbico y demás adjetivos que se indican en el artículo. Pero el padre fue expulsado del partido y la hija hace años que sostiene diferente versión. Mantener al FN como lo mismo que fue tiene sus réditos. Interesa enórmemente al resto de los partidos. Facilita que se le descarte de antemano, sin esfuerzo. Los periodistas se descuelgan con elegancia huyendo de lo incorrecto políticamente. El problema viene cuando la destrucción de la confianza en los partidos tradicionales hace que la gente ponga atención, le sorprenda que no suena tan infernal, que hay cosas que no son como se les dice que dicen, y les gusta lo que oye. La gente se da cuenta que FN no tiene rabo ni cuernos. !Incluso Farrage (UKIP) critica sus políticas económicas de izquierda! Es aquí cuando el buen político podría enfrentar sus políticas. Pero no lo han hecho. Para más inri, Marine Le Pen es una comunicadora potente, argumenta bien, se enfrenta a cualquier interrogatorio, normalmente interrogatorios de malas pulgas, y tiene una resistencia abrumadora. He visto cómo despellejaba a de Valls en una entrevista en la que este, como ministro, se lo creía ganado. No sorprende que Macron no acepte, según parece, el debate en solitario en la segunda vuelta. El caso de Whirlpool, la fábrica en Amiens, de donde procede Macrons ha sido un incidente revelador. Como ministro Macron tuvo conocimiento de los probremas de cierre de la fábrica. Finalmente se le ocurre o le ocurren que en estos momentos conviene que mantenga el contacto. No quiere ir a donde le esperan en un aparcamiento y acuerda reunirse con los adminstradores en un local. Los trabajadores que le esbperaban y los periodistas comunican la frustración.Y...aquí viene Marine y dice lo que se espera que diga y los trabajadores la adoran. "Se que no va a a resolver el problema pero se agradece mucho" dice uno. Y los medios están ahí para transmitirlo. Macron tiene que actuar y va hacia los trabajadores que le reciben civilizadamente y le critican con discurso hilado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • frida56 frida56 28/04/17 01:43

      Totalmente de acuerdo con ud. Muy buen análisis,y argumentado.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Birth 2 Birth 2 01/05/17 00:10

        Gracias Frida56. Aprecio su nota. Le leo y conozco que tambien le interesa la política internacional.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Birth 2 Birth 2 27/04/17 15:34

    Entro despacito y sin desear menear los calderos. Paso de comentar artículos con los que no estoy de acuerdo pero en este caso el asunto no es sólo de opinión y tiene relevancia. Se trata del uso de las fuentes de información y necesita clarificación. Hay poco que sea mejor que las versiones originales, sobretodo en el caso francés, y la curiosidad sin miedo a lo estigmatizado. En primer lugar indicar que Melenchon es el que, a la cabeza de los "insumisos", ha llegado al 19 por ciento de los votos, con céntimas menos que Fillon. Esa es "la izquierda más allá del PS" a la que se debe referir el articulista. Melenchon ha sido un crítico acérrimo del hacer de Hollande. Ninguna simpatía entre ellos. El comparar Melenchon con Pedro Sanchez es desvirtuar su significado. Lo sería si Pedro Sanchez hubiera ido por su cuenta y dejado al Psoe en la cuneta de un dígito (6,4). Eso no ha ocurrido en España. La ruptura es severa puesto que de haber ido juntos, Melenchon con Hamon, los socialistas hubieran pasado a la primera vuelta. Melenchon celebró el final de la campaña con portugueses, y españoles de Podemos. Sus discursos de campaña y debates están en la línea de Podemos. Quizá más radicales. Lo primero que hizo Hamon en su discurso de aceptación de derrota fue ofrecer a Macron (lo que me pareció tremendo) sus votos. Otro punto curioso es el tratamiento por Ramón Lobo del voto de Marine Le Pen como "voto volátil". En ninguna de las tertulias y debates franceses de posiciones diversas que he teniido ocasión de escuchar se da esa interpretación. Se indica que, todo lo contrario, el voto de Marine Le Pen tiene un fondo seguro porque al contrario que el de Macron, Marine LP tiene una organización que le sostiene de una fidelidad inquebrantable. El tema está en que si se da la abstención o el voto en blanco está la realidad de que M.Le Pen aventaje facilmente a Macron. (continúa)

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    0

    • Damas Damas 28/04/17 00:52

      Birth 2 ¡Cuánto tiempo! Me ha gustado leer lo relativo a Melenchon y a Pedro Sánchez, no me convencía la expresión de Ramón Lobo en cuanto a compararles. Curioso ese inicio: "Entro despacito y sin desear menear los calderos" especial, sí, pero que me cuadra viniendo de Birth 2. Saludos muy cordiales.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • Birth 2 Birth 2 01/05/17 00:08

        Me han alegrado tus saludos. Gracias por el comentario. He pasado unos meses con poco tiempo para entrar en info y menos para comentar. !Nos leemos!

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • Damas Damas 01/05/17 11:15

          Y yo me alegro de reencontrarte por aquí. Por supuesto que "¡Nos leemos!" yo, tus comentarios, desde luego, ya he visto unos cuantos (tres o cuatro) con los que disfruto. ¡¡ Bienvenido !!

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 27/04/17 16:39

      Dice usted "Otro punto curioso es el tratamiento por Ramón Lobo del voto de Marine Le Pen como "voto volátil" No se si ha leído el artículo o que no lo ha entendido, pero podría decirnos "¿En que párrafo o línea dice el sr Lobo lo que usted explica que dice? En ninguno. Solo habla del que voto de los votantes mas desesperados de Melenchon es el voto mas volátil. ¿Qué tiene que ver eso con lo que dice usted contraponiéndolo a lo que dicen los tertulianos franceses?. En cuanto a la demonización de FN es cierto pero es que son como el demonio. Igual que si en España surge un partido falangista con el 20% de votos o HB-Bildu en Euskadi. No son partidos cualesquiera: Son partidos totalitarios en su raíz y en su desarrollo, que por sus prácticas en forma de desapariciones, asesinatos y fascismos tiene que ser mirados como partidos antidemocráticos que quieren actuar en democracia. Nunca olvide que antes de ganar las elecciones en Alemania, el partido Nazi, el de Hitler se expresaba parecido para no meter miedo. Hay que ser extremadamente vigilantes con los neofascistas, porque no solo son un peligro para Francia, lo son para toda Europa e incluso para la Humanidad.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 27/04/17 14:42

    La conclusión final es que probablemente el PSocialista Francés haya perdido tantos votos porque su candidato haya desplazado al P Socialista tan a la extrema izquierda que le ha convertido en un pequeño fantasma que no tenia que ver con sus potenciales votantes, que eran de centro izquierda. Porque las ideas del candidato no representaban las ideas o el interés de sus potenciales votantes. En definitiva, no ha sido creible para sus votantes. Menos echar la culpa a los demás, al mundo entero y alguna responsabilidad tendrá que asumir el sr Hamon, por mas que hasta ahora se niegue a asumirlas, echando la culpa a sus compañeros de partido, a los dirigentes del gobierno socialista y al mundo entero con tal de no asumir sus responsabilidades. Esta surgiendo una pléyade de seudodirigentes que se hartan de echar la culpa a ...los otros y no asumen ninguna responsabilidad porque son....irresponsables.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • vianero vianero 27/04/17 15:00

      Parece ud olvidar que hace muy poco que en las primarias del PSF hamon derroto a valls.Ahi tiene la pregerencia de las bases del psf.Su cupula es la que ha trahicionado a su ideario alalinearse con los Rotschilds de macron.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • Antonio Basanta Antonio Basanta 27/04/17 15:33

        Otra de las cuestiones no mencionadas en este debate es que lo que llaman vieja política en Europa, la derecha francesa y el socialismo francés han hecho primarias, pero primarias de verdad, competidas, con voto regulado, público, con debates democráticos etc tanto que a veces parecían de distintos partidos. Pues los de las primarias han perdido. Los que no han hecho primarias han ganado. El neofascismo francés de la sra Le Pen, heredera de su padre y esperando a su sobrina Marion, no ha hecho, ni hace primarias. Ella es la líder heredera por la gracia de Dios. El sr Macron, el ganador, no ha hecho primarias, se ha construido un partido en torno a un líder y el sr Melenchon igual, partido plebiscitario en torno a un líder que lleva no se cuantos años en política. El sr. Melenchon que cobra de sus bases como político es incapaz de decir lo que va a votar en la segunda vuelta, si se va abstener o votar a Le PEN, Macron, o en blanco Es un líder que no lidera, que cuando tiene un problema porque puede ser criticado, le dice a las bases "Hablar vosotros que yo me callo" Pero el que se supone que es líder o dirigente es el sr Melenchon. El que cobra por ello es él y no sus bases. Debe de ser la nueva política, ....dirigentes irresponsables.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

      • Antonio Basanta Antonio Basanta 27/04/17 15:18

        Nunca lo he olvidado. Las bases eligieron quien menos votos le daba, eligieron a quien menos apoyos tenía en la sociedad o dicho de otra forma, eligieron lo mas perjudicial para el socialismo. Eso ya se ha visto. Los resultados avalan mi opinión. Un candidato socialista que ha sido capaz de bajar al socialismo al 6% es un desastre. No le quito responsabilidad a las bases. Pero plantea otras cuestiones interesantes: Eran primarias abiertas, con pagar 1 euro, me parece, se podía votar ¿Y si los votantes de derechas votaran en esas primarias porque cuanto mas a la extrema izquierda el PSF menos votos tendrían y mas perderían? Es que tras las primarias socialistas, las encuestas daban que a la segunda ronda pasaban la sra LE PEN, neofascismo o el sr Fillon, derecha extrema con un programa basado en eliminar 500000 funcionarios, subir la jornada laboral de 35 a 39,5 horas, eliminar la negociación colectiva como ha hecho el PP en España para sustituirle por la negociación individual del empresario con los trabajadores en fila india pero de uno en uno, el copago en sanidad y en educación y demás desmontajes del tremendo estado del bienestar que hay en Francia, que dejan los supuestos neoliberales socialistas con el 57% de gasto publico con respecto al PIB, el mayor del mundo. ¿Como se puede ser neoliberal si tienes el mayor gasto publico social del mundo: Educación, salud, deporte, gratuitos, buenas pensiones pagos por hijo durante no se cuantos años, unas cantidades que en España nos suenan utópicas, etc? No hay respuesta. Pero lo que usted plantea es un buen debate sobre si determinadas bases puedan haber perdido el sentido de la realidad para creerse solo en sus ideas, aunque éstas estén fuera de la realidad, en definitiva si piensan que sus ideas, melancolías, prejuicios y psicopatías son en realidad el mundo de la inteligencia, de la mundialización de la ciencia y de los cambios tecnológicos y sociales.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 27/04/17 14:34

    En el artículo del señor Lobo hay algunas afirmaciones no congruentes con sus propios argumentos 1ª Si dice que el sr Hollande tenía un 16% de apoyos y que por eso no se presentó a las primarias, eso significa que el sr Hamon ha tenido 10 puntos menos de apoyo que otro posible candidato. Quiere decir que la consecuencia de lo que dice el sr Lobo es que otro candidato del PS podría haber sacado, al menos el 16%, 10 puntos mas. Algo tendrá que ver los cuentos de hadas del sr Hamon o el propio liderazgo inconsistente del sr Hamon o la critica hecha por él fundamentalmente a sus compañeros socialistas lo que le ha deslegitimado a él y al PS. Algo de culpa tendrá el candidato y sus ideas, digo yo. Porque echar la culpa a los demás no es propio de un dirigente político democrático. 2ª Si considera el sr Lobo de izquierdas al PS de Hamon y a Melenchon, la suma de votos apenas llega al 25%. Pues esa es la menor suma de votos de las fuerzas de izquierda desde siempre, creo yo. Algo de culpa tendrá el sr Hamon y el sr Melenchon. 3ª Dice el sr Lobo. "Su candidato oficial, Benoît Hamon, que derrotó en las primarias al oficialista Manuel Valls, el Sarkozy de la socialdemocracia, ha tenido en contra el legado de Hollande y la apuesta sin disimulo de los popes del partido por Emmanuel Macron" ¿por qué no hace el razonamiento inverso que es el correcto? a) El sr Hamon se hartó de deslegitimar a Hollande y a Valls, de una manera desleal, con lo que contribuyó a la perdida para el socialismo de millones de votos b) Es mas exacto pensar que algunos popes del PS optaron por Macron porque millones de votantes socialistas habían optado por no votar las alucinaciones y falta de liderazgo de Hamon y como consecuencia muchos lideres socialistas le siguieron. Parte de los líderes socialistas lo único que hicieron fue ponerse de acuerdo con sus electores y sus simpatizantes. Porque de ser cierto los razonamientos del sr Lobo seria tanto como decir que millones de votantes socialistas no votaron a Hamon porque seguían como becerros a Valls, lo cual demostraría que ese habría obtenido mas votos que Hamon, conclusión contraria la que parece que sostiene el sr Lobo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • esfera esfera 27/04/17 12:26

    Me ha encantado el análisis de la situación actual en el país galo. Según las últimas noticias, Bruselas , por fin, se ha mentalizado de los peligros del hipotético avance de una extrema derecha, eurofoba, xenofoba ,racista,chauvinista,y ha comenzado a hacer causa, desempolvando para este fin SU AGENDA SOCIAL,y al mismo tiempo, ir arrinconando la AUSTERIDAD en los últimos cajones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Coronel Dax Coronel Dax 27/04/17 11:57

    Edwy Plenel comentaba el otro día que hacía falta cambiar el sistema político francés. Comenté que me extrañaba esa crítica por quien desde su medio ha sido desde siempre bastante poco amigable con Mélenchon, el único con posibilidades de cambiarlo a mejor. Mi comentario indicaba la que, a mi entender, es una inteligente jugada de los que mueven los hilos para colocar a “su candidato”, algo que no resultaba obvio. Le Pen es un monstruo que les ha venido siempre bien. Lo enseñan y así la gente vota dócilmente al candidato elegido. Pero en estas elecciones se ve que ya están jugando con las cartas de reserva, mediante este candidato al que han votado los que todavía confían en los predicadores de “lo viejo”. Han tenido que fabricar a un candidato de la Gran Coalición, Emmanuel Macron, el único con garantías de ganar en la segunda vuelta a Le Pen, porque sólo a él se le puede votar en la segunda vuelta aunque sea tapándose la nariz. La operación ha requerido la realización de verdaderos encajes de bolillos. Por un lado, había que desmontar al candidato que en principio era el mejor colocado para pasar a la final, según el sitema tradicional de partidos, Fillon, a mi entender, por el miedo de que no saliera en la segunda vuelta, porque el elector de izquierdas se iba a quedar en casa: ni con la nariz tapada se podía soportar el hedor. Y han fabricado a un candidato-pelele que ha dado la puntilla al P. Socialista, el Sr. Hamon. Era un candidato ideal, insignificante, pero capaz de arañar algunos votos a Mélenchon y ninguno a Macron. Sabe usted que si hubiera ganado el “candidato natural”, fuera Valls u Hollande, Mélenchon hubiera recibido algún voto más y el Sr Macron alguno menos, por lo que aquél habría tenido muchas más chances. Incluso han organizado un inédito debate entre todos los candidatos, para acabar de repelar alguna décima más a los inoportunos. La jugada, de momento, ha salido muy bien, porque para mí, lo difícil para Macron era quedar el primero en la primera vuelta. Por cierto, Sr. Lobo, equiparar a Mélenchon con Pedro Sánchez no es una inexactitud, sino una maldad. Pregúntele a Mélenchon por qué se fotografía con Iglesias y no con Sánchez.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • jorgeplaza jorgeplaza 27/04/17 12:49

      Yo no sé por qué los que creen en la omnipotencia del mal no se abren las venas, la verdad. Acaba de describir usted una conjura tan perfecta que ni el Malo, que decían en los colegios de curas según referencias, seria capaz de hacerlo mejor. Aplicando su razonamiento, en los EE.UU. tendría que haber salido Clinton y no Trump y en el RU, el bréxit habría sido derrotado, por ho hablar de que la crisis de las hipotecas "subprime" y todo lo que vino después nunca se habría producido: habría estado calculado al céntimo y previstos todos los escenarios posibles. Ojalá hubiera sido así, pero por desgracia no lo fue. ¡Qué cálculos milimétricos que solo a posteriori se explica que cálculos fueron! Unos cálculos tan precisos como los que hizo Pablemos para forzar las segundas elecciones o Cameron el referendo del bréxit. Ni Spectra en las películas de James Bond. Seamos serios, por favor.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • Coronel Dax Coronel Dax 27/04/17 16:51

        No le voy a quitar la razón acerca de que los sucesos de este mundo no están todos determinados según un plan maquiavélico. Es evidente que existen las sorpresas, que lo que he llamado yo “los que mueven los hilos” no son un conjunto que actúa de manera perfectamente coordinada, sino que hay envidias, peleas, clanes e incluso quien va por libre...y gana al grupo principal, caso de Trump. También le doy la razón en que mi comentario es sólo una hipótesis que mantengo con los escasos datos que poseo, porque no estoy en el “meollo” de las posiciones de los que tienen el poder en Francia (¡ojo!, que pueden hasta no ser todos franceses). Por lo demás, convendrá conmigo que es “extraño” que un señor (¡de menos de 40 años!) salga del gobierno de Hollande, monte un “movimiento” (En Marche!) desde la nada y en un año acabe ganando la primera vuelta de las presidenciales frente a la maquinaria de los partidos tradicionales. Para ganar al PS no lo tenía difícil, pues su gobierno (del que él formó parte) en los últimos años lo ha quemado bien a fondo (¡Qué curioso!: A él no le ha afectado). Para ganar a Los Republicanos debía acabar con el que ganara las primarias, por eso aparece el dossier contra Fillon “después” de las primarias (si el dossier sale antes, gana otro candidato, mensaje para Cepeda. Los dossieres se dirigen primero contra Sarkozy, el más temido, para que pierda las primarias). En todo caso, ya le aseguro que no soy la verdad revelada y puedo estar equivocado y tiene todo el derecho de criticarme, pero le indico que mi anterior comentario iba en serio, aunque a usted le parezca que deliro, Un saludo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • jorgeplaza jorgeplaza 27/04/17 18:20

          Las cosas han salido así y ya está. Supongo que a los ricos e influyentes, aunque habrá excepciones, les gustaría más que ganara Macron que Mélenchon o Le Pen, pero no saben (de momento, al menos) hacer unos bolillos tan finos. Digo que siempre hay excepciones porque habrá algún rico que salga ganando con el proteccionismo, por ejemplo. Los ricos también compiten entre sí, aunque bastante menos de lo que deberían. Esos serían unos buenos deberes para un liberal de verdad: incrementar la competencia real entre empresas.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre