Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Caso Nóos

El juez apunta al rey en el auto por el que imputa a la infanta

  • El magistrado pone en solfa la versión según la cual el rey no habló con su hija sobre la supuesta orden para que Urdangarin se alejara de Nóos
  • Considera inverosímil que el asesor legal del monarca actuara "a sus espaldas" cuando transmitió esa recomendación al duque de Palma
  • La desconfianza del juez carece en cualquier caso de consecuencias penales por la inviolabilidad que la Constitución otorga al jefe del Estado

Publicada 04/04/2013 a las 06:00 Actualizada 04/04/2013 a las 01:16    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 3

La infanta Cristina de Borbón.  EFE

La infanta Cristina de Borbón. EFE

La imputación de la infanta Cristina, la primera de un miembro de la Familia Real española, ha eclipsado un elemento clave que recorre el auto del juez José Castro: la incredulidad del magistrado respecto de la versión según la cual el rey ignoraba lo que su yerno y su hija hacían en Instituto Nóos y sus satélites. Ni el juez considera verosímil que el rey "no comentara con su hija" su deseo o mandato de que Urdangarin se apartase de Instituto Nóos, la pretendida ONG que logró nada menos que seis millones de euros públicos, ni le parece admisible "en buena lógica" que el asesor legal del monarca actuase "a sus espaldas" a la hora de transmitir “supuestamente” esa orden o recomendación al duque de Palma.

Y, aunque no cita en este punto al rey, el magistrado da carta de naturaleza a la declaración de Diego Torres sobre cómo el primer convenio de Instituto Nóos con la Generalitat valenciana se gestionó en la Zarzuela, dato que no ha sido “confirmado” pero tampoco “desvirtuado”, referencia clara al hecho de que la Casa Real en ningún momento ha desmentido su existencia. El juez tampoco menciona al rey al enumerar dos correos que reflejan la intervención de la infanta en un proyecto y su conocimiento de las acciones empresariales de su marido: en esos dos correos aparece el monarca, en uno mencionado como autor de una gestión y en otro como destinatario.

En efecto, varios correos de los entregados por Diego Torres habían sacado ya a la palestra cómo el rey, a quien la Constitución otorga inviolabilidad penal –es decir, ningún juez lo puede imputar-, no solo estaba al tanto de las actividades de su yerno sino que le prestó su ayuda, utilizando en una ocasión a su hija Cristina como mensajera. Pero, hasta ahora, ninguna resolución del juez había planteado de forma explícita las dudas sobre el papel desempeñado por el monarca en esta turbia historia de falsas ONG y convenios millonarios a dedo que acabaron nutriendo las cuentas privadas de Iñaki Urdangarin y Diego Torres, que a su vez las compartían con sus respectivas esposas. De hecho, el juez recalca que el delito fiscal atribuido a Urdangarin se sustenta en los pagos computados no como ingresos personales sino de su sociedad Aizoon SL, “coparticipada por mitad” por Cristina de Borbón.

NI comentarios ni consenso

La palabra “Rey” aparece 17 veces en un auto donde el juez recalca hasta qué punto es difícil de creer que el monarca no hablara con su hija sobre la supuesta orden para que su marido se alejara de Instituto Nóos. “No se acaba de entender –dice la resolución judicial- que SM El Rey no comentara con su hija las críticas o recomendaciones que había hecho llegar o proyectaba hacer a su marido e incluso consensuara con ella su alcance y el compromiso, expreso o tácito, de que de alguna manera velara por su cumplimiento”.

Ese consenso o compromiso, añade Castro, “debería haber llevado a doña Cristina de Borbón y Grecia a la conclusión de que las recomendaciones de su padre no se estaban siguiendo y cuestionar al respecto la actitud de su marido”. El redactado sugiere que el juez solo contempla dos opciones: que o la infanta desoyó la orden de su padre o que la orden no fue tal.

Varios párrafos antes, el magistrado ya plasma su descreimiento de la versión oficial. Lo hace en referencia al papel de José Manuel Romero, conde de Fontao y considerado el emisario del rey hasta que el mismo Romero aseguró hace dos semanas que el monarca no tenía ni idea de sus gestiones para apartar a Urdangarin de la trama Nóos. "Mal puede en buena lógica -escribe el juez- admitirse que don José Manuel Romero actuara a sus espaldas [las del rey] cuando "ordena, recomienda o aconseja" a su yerno que se abstenga de determinados comportamientos".

Sobre todo, agrega el juez, porque quienes escucharon esos consejos de Romero los interpretaron "como procedentes de SM El Rey". El juez cierra este apartado con una pregunta: "La de por qué razón iba don José Manuel Romero a asumir una carga y responsabilidad que no le correspondían respecto de personas tan estrechamente vinculadas a SM El Rey como eran su hija y su yerno sin contar con su anuencia”.

Hasta ahí, las alusiones expresas al jefe del Estado. Pero hay dos más que le afectan aunque su nombre no aparezca en ellas. Por ejemplo, el juez cita en su auto un correo donde Urdangarin informa a Diego Torres sobre la intervención que la infanta Cristina “habría de tener al parecer en relación con un proyecto de vela y que conviene aclarar si no ha podido extenderse a otros ámbitos.”. Fechado el 1 de octubre de 2007, ese correo habla de la “intervención” de la infanta pero también de la de su padre.

El mail, justamente el que presenta a la infanta como mensajera, dice esto: “Tengo un mensaje de parte del Rey y es que le ha comentado a Cristina para que me lo diga, que le llamará Camps a Pedro para comentarle el tema de la base del Prada y que en principio no habrá problema y que nos ayudarán a tenerla”. Camps tenía que llamar al tal Pedro [Perelló] para un proyecto náutico finalmente fallido, el Ayre, en el que participaba nada menos que Fundación DCIS, la más oscura de la serie de ONG del dúo Urdangarin-Torres por cuanto fue la utilizada para sacar de España medio millón de euros. El dinero acabó en cuentas ligadas al paraíso fiscal de Belice.

Para remarcar el conocimiento que Cristina de Borbón tenía de los negocios de su marido, el magistrado menciona un segundo correo, este enviado el 20 de febrero de 2003 y en el que Urdangarin pedía a su mujer opinión sobre una “comunicación de Nóos”. Y esa comunicación, añade el juez, fue luego “cursada a un gran número de personas”. Entre ellas, aunque el magistrado no lo dice, se contaba el rey.



3 Comentarios
  • 3 Cecius 04/04/13 13:08

    ¡YA ERA HORA!. Pasito a pasito llegará un día en que los españoles podamos decidir si queremos a más parásitos, es decir monarcas consortes y demás, o no, es decir volver a lo que les robaron a nuestros abuelos, LA REPÚBLICA.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 pardo13 04/04/13 10:13

    SOMOS IGUALES ANTE LA LEY..Partimos de una premisa falsa:EL REY NO,privilegio que le da la Constitución.La Zarzuela manifiesta"sorpresa ante la imputación"SORPRESA ES QUE SE IMPUTE A UN MIEMBRO DE LA CASA REAL;todavía se creen intocables y como están acostumbrados al silencio de décadas de la prensa escondiendo sus miserias, de cortesanos y bufones, que saben pero callan y así hacen y deshacen como les viene en gana.¡YA ESTÁ BIEN!AGUANTAR EN EL S:XXI UNA INSTITUCIÓN ANACRÓNICA ha de servir para el "servicio a la patria que tanto aman", NO PARA EL SUYO PROPIO...OJALÁ LA JUSTICIA, A TRAVÉS DE JUECES JUSTOS EMPIECE A PONER EN SUS SITIO TODA ESTA CASTA QUE OCUPA LOS MISMOS SILLONES DESDE HACE 35 AÑOS, OJALÁ EL PUEBLO PUEDA VER QUE EFECTIVAMENTE LA JUSTICIA ES IGUAL PARA TODOS, OJALÁ EMPIECEN A MOSTRARSE PROFESIONALES DE LA PRENSA QUE DE VERDAD INFORMEN,NO ÉSTOS QUE HABLAN POR LA VOZ DE SU AMO...QUE YA ESTAMOS HARTOS, QUE EL HARTAZGO LLEGA A LA NÁUSEA..¡MERECEMOS SABER LA VERDAD!

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Belley 03/04/13 23:34

    Al tomar abiertamente partido por su hija en vez de mantenerse al margen, el rey se vuelve a equivocar a ojos de los españoles, que estamos más que hartos de los privilegios medievales de esta familia. Debe de ser muy difícil para él haber vivido siempre en la irrealidad, rodeado de aplausos y lujo y sin dar cuentas a nadie, y de repente empezar a sentir el aliento del juez Castro en su cogote. Con estrategias de comunicación como las de la Casa Real la monarquía no necesita enemigos: se basta por sí sola para hacerse el harakiri.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre