Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Caso Nóos

Un despiste desata de nuevo las sospechas de juego sucio contra el juez del ‘caso Urdangarin’

  • La desaparición de los 390 folios de la pieza donde Castro investiga la supuesta financiación ilegal del PP desata la alarma
  • El enigma se resuelve tras horas de incertidumbre: los tenía la Guardia Civil

Publicada 02/10/2013 a las 17:05 Actualizada 02/10/2013 a las 23:30    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 2

El juez Castro y el fiscal Horrach en la Jefatura de Policía de Palma.

El juez Castro y el fiscal Horrach en la Jefatura de Policía de Palma.

EFE
La Guardia Civil acaba de resolver el último misterio de la cadena de casualidades, coincidencias y extrañas conjunciones de factores que desde hace cinco años afronta el juez de Palma José Castro, instructor del caso Urdangarin. Horas después de que un diario local informase del “extravío” de la pieza del caso Palma Arena en la que Castro investiga la supuesta financiación ilegal del PP balear, la Guardia Civil se percató de que los 390 folios perdidos estaban en su poder. Esta vez, no había misterio sino puro y llano despiste: el magistrado había entregado el tomo a la fuerza policial hace seis meses para encargarle varias diligencias y nadie se apercibió de que los papeles no habían sido devueltos. Solo cuando, ya pasado el mediodía, alguien de la comandancia leyó la noticia comprendió que esos, exactamente, eran los papeles que buscaba el juez. Una llamada telefónica al magistrado disipó la incertidumbre.

La localización del tomo perdido y hallado en la comandancia de la Guardia Civil de Palma zanjó una mañana de sospechas, conjeturas y cábalas. El juez, y así lo asegura su entorno, no creyó en ningún momento que la desaparición fuese producto de un robo. Pero la importancia de los documentos, algunos de ellos relativos al mitin que Mariano Rajoy protagonizó en el velódromo Palma Arena en mayo de 2007, desató las hipótesis. Las peores, sobra decirlo.

En circunstancias normales, difícilmente habría tomado cuerpo la idea de que, había entrado en escena -de nuevo- una mano negra. O el azar, si se prefiere. El azar que, por ejemplo, hizo que el PP balear contratase detectives en 2010, el mismo año en que la Policía ofreció contravigilancia al juez Horrach Castro y al fiscal Pedro Horrach tras detectar que estaban sometidos a seguimientos. El mismo azar, también, que condujo al abogado de Iñaki Urdangarin a contratar a un hacker con apellido de héroe de ficción –Bevilacqua, como el guardia civil creado por el novelista Lorenzo Silva– para, que oficialmente, le pusiera en orden una copia del sumario y cruzase datos. Bevilacqua, el de verdad, había trabajado para el CNI. Cuando el abogado Mario Pascual le contrató ya estaba, además, imputado en la llamada Operación Pitiusa por traficar con datos personales de ciudadanos.

Hace menos de un mes, el yunque de la casualidad forjó el último eslabón en esta concatenación de hechos singulares. Alguien coincidió casualmente por la tarde con el juez Castro y la abogada Virginia López Negrete, que ejerce la acusación popular. La casualidad tuvo lugar en un bar situado frente al domicilio del juez y quedó plasmada en una serie de fotos con suciedad técnica propia de un huelebraguetas de cine negro. Las imágenes, cuya autoría persiste como una incógnita, fueron publicadas por el diario Abc bajo un titular según el cual el juez y la abogada fueron cazados no mientras charlaban sino cuando “intimaban”. Y no tomaban café, cerveza o cocacola sino que estaban “de copas” en pleno día y en aquel bar.



2 Comentarios
  • 2 La RAF 03/10/13 00:21

    ¡Larga y jubilosa vida a las personas decentes de este país (los representantes de la justicia en Baleares) que también existen aunque aparezcan en contadas ocasiones en las noticias de prensa! Confío que se pueda decir algún día: en España la justicia existe y es igual para todos ¿Utopía?... A veces las utopías se hacen realidad.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Carlitos Della Sera 02/10/13 23:58

    Desde hace un par de años el verbo "protagonizar" se ha convertido en el comodín lingüístico del periodista. En este caso, Rajoy, en vez de ofrecer (o pronunciar, o dar) un mitin, lo "protagonizó". Por ahí se oyen cosas como "los atracadores protagonizaron un robo"... Y parece ir a más.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre