Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Beatificaciones

La Iglesia beatifica a los “mártires” de la Guerra Civil y olvida a los cristianos represaliados por Franco

  • El papa Francisco ha exhortadoa los asistentes a la ceremonia de beatificación de  Tarragona a ser "cristianos con obras y no de palabras"
  • El cardenal Angel Amato rememora "el periodo oscuro de la hostilidad anticatólica de los años treinta", cuando España "fue envuelta en la niebla diabólica de una ideología"

infoLibre Actualizada 14/10/2013 a las 08:43    
El papa se dirige a los asistentes a la beatificación de Tarragona.  EFE

El papa se dirige a los asistentes a la beatificación de Tarragona. EFE

El papa Francisco ha exhortado este domingo a los asistentes a la ceremonia de beatificación de 522 mártires del siglo XX que se ha celebrado en Tarragona a ser "cristianos con obras y no de palabras" para no ser cristianos mediocres. El mensaje papal, de apenas tres minutos y grabado en vídeo, sirvió de arranque a la beatificación, que ha olvidado a los cristianos represaliados por el franquismo.

En el acto el prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato, ha asegurado que la Iglesia "no busca culpables" por la muerte de los mártires, ocurrida en plena Guerra Civil. Sin embargo, este religioso no dedicó una sola palabra a los católicos asesinados por el franquismo, entre ellos 16 sacerdotes del País Vasco.

No obstante, aseguró que "en el periodo oscuro de la hostilidad anticatólica de los años treinta, vuestra noble nación fue envuelta en la niebla diabólica de una ideología" que según él anuló a millares de ciudadanos pacíficos, incendiando iglesias y símbolos religiosos, cerrando conventos, escuelas católicas y destruyendo parte del patrimonio. Amato atribuyó los asesinatos a “una radical persecución religiosa que se proponía el exterminio programado de la Iglesia".

Por su parte, el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y cardenal-arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco-Varela, ha agradecido este domingo al papa emérito, Benedicto XVI, haber firmado los decretos de "muchas causas" de los mártires beatificados en Tarragona.

En unas palabras para cerrar el acto de beatificación, ha agradecido también al papa Francisco la firma de las últimas causas, así como el afectuoso seguimiento del prefecto de la Congregación para la causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato, que ha presidido la ceremonia.

Rouco-Varela ha resaltado que las autoridades civiles, militares y académicas han constatado, con su presencia en la ceremonia, "la armonía que ha de existir entre todos los ámbitos" de la sociedad.

Para él, la beatificación --que ha acabado con el canto del 'Virolai'-- quedará como un "fruto precioso del Año de la fe", tras el deseo ferviente de estas beatificaciones que han manifestado la Asamblea Plenaria de la CEE y el Arzobispado de Tarragona, al que ha agradecido su acogida exquisita, ha dicho.

El cardenal ha pedido que los católicos no dejen de orar por las legítimas autoridades, de modo que todos puedan convivir fraternalmente en justicia, libertad y paz.

Bajo el lema "Los mártires del siglo XX en España, firmes y valientes testigos de la fe", la beatificación se ha celebrado en Tarragona por sumar el grupo más numeroso de los mártires (147) y por el deseo de la archidiócesis de unir estos mártires con los primeros cristianos del siglo III que murieron en Tarragona: San Fructuoso, San Eulogio y San Augurio.

Entre los asistentes se encontraban el presidente de la Generalitat, Artur Mas; el del Congreso, Jesús Posada, y los ministros de Interior y de Justicia, Jorge Fernández Díaz y Alberto Ruiz Gallardón.


2 Comentarios
  • 2 baldos 14/10/13 12:29

    Es que los que mato la dictadura, no son dignos de respeto, ni los curas, ni las personas que simplemente `por haberle pillado el golpe de estado del dictador, a la bandera que juro defender, en el bando republicano, esos no merecen ni buscar donde están hacinados. La iglesia es un fanatismo más, a igual que las demás religiones en el mundo, sólo que el cristianismo cuenta con el beneplácito y las subvenciones, de la rancia derecha.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 ateo 13/10/13 19:39

    Porque mientras que decenas de miles de asesinados por el franquismo genocida siguen enterrados como perros en las cunetas y descampados de España, los insaciables sotanados siguen 70 años después con su estrategia de exaltación (como si no fuera suficiente hartazgo décadas y décadas de beatificaciones) del bando fascista. Y encima hablan de reconciliación y proclamación de paz. Y toda la cúpula nacionalcatólica de la derecha española tanto del PP como de CiU (porque aquí no parecen importar las diferencias de idioma) asistiendo todos arrobados a la exaltación y apología del fascismo. Y a tomar vientos la democracia y la separación iglesia-estado. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2013/08/nuevas-generaciones-del-partido-popular.html

    Responder

    Denunciar comentario

Opinión
blogsLibre
facebookLibre