Érase una vez… Rato en Buenos Aires

Protesta en Buenos Aires ante la visita de Rato como director gerente del FMI.

Protesta en Buenos Aires ante la visita de Rato como director gerente del FMI.

El 30 de agosto de 2004 el periodista Tono Calleja se encontraba de vacaciones en Buenos Aires. Allí pasaba unos días en compañía de unos compañeros de profesión y sin embargo amigos. Paco Sánchez, Viki Galindo y Manuel Madrid. Pese a estar de vacaciones, y tras enterarnos de que había una manifestación contra el Fondo Monetario Internacional (FMI), dejamos nuestro plácido relax para presenciar la protesta.

La misma se dirigía contra Rodrigo Rato, entonces director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), tal y como muestra la fotografía que encabeza este cuento. Durante la manifestación hubo disturbios, y los agentes del orden utilizaron gases para disolver la protesta, algo que estos cuatro periodistas, especialmente a Viki, le provocó un importante problema en su visión.

En ese momento, Rato era una persona de prestigio en el mundo de las finanzas. Se podía compartir o no su visión del mundo, pero su proyección internacional era evidente.

Pero lo que el periodista Tono Calleja ha podido constatar de su lectura del sumario del caso Bankia, y más especialmente de la parte vinculada a Rato y sus contratos con Lazard, no pone en muy buen lugar al exvicepresidente del Gobierno de José María Aznar.

Rato dejó el FMI por un contrato de asesor en Lazard, por el que cobraba importantes cantidades de dinero a cambio de conseguir negocios para su patrón y amigo Jaime Castellanos. En esos contratos se habla de millones de dólares de una forma muy frívola. Tres millones nada más llegar, y otros tres millones de euros cada año, dejando abierta la posibilidad de aumentar sus ingresos en función de objetivos. Sin embargo, Rato solo recibe, según Lazard, menos de un millón al año. Pese a que el contrato establecía una lluvia de millones, la realidad de las cuentas parece ser otra cosa. O por lo menos eso es lo que se sabe hasta ahora…

Pero a este periodista lo que más le choca es otra cosa. Un contrato firmado por Caja Madrid con Lazard en octubre de 2009, cuando todavía Rato no había llegado a la entidad y Blesa ya estaba con un pie y medio fuera. Este contrato benefició a Castellanos, que recibió el encargo de la caja madrileña de vender las acciones de una empresa. El contrato con Lazard no fue firmado hasta diciembre de 2009, y lo suscribió Matías Amat.

Un año y pico después, las acciones de esa empresa fueron vendidas, ya con Rato de presidente. Y Lazard ganó más de un millón de euros por la operación. Parece claro que Rato no paró esa operación, por lo que de forma indirecta pudo haber beneficiado a su amigo Jaime Castellanos.

Y además, Tono Calleja tiene la sospecha de que estos favores pudieron devolverse. Habida cuenta de que el finiquito de Rato en Lazard, según la documentación firmada por otro socio de Rato (Pasquín), permite a Rato cobrar 6 millones de dólares, cuando los contratos anteriores establecían que si el exvicepresidente del Gobierno dejaba la empresa no tendría derecho a los incentivos…

Amor con amor se paga…

Érase una vez… José Luis Olivas y Rodrigo Rato

El periodista Tono Calleja, que por encargo de infoLibre se dedica a escudriñar la gran estafa bancaria que han sufrido los españoles, ya tiene una conclusión sobre el caso Bankia. Una conclusión basada en los informes del Banco de España, en los documentos aportados por las entidades financieras (Bankia, Bancaja y Banco de Valencia), la confidencia de un exconsejero imputado y la información facilitada por una buena fuente de la Audiencia Nacional.

Los documentos aportados por Bankia al Banco de España se plasman en un informe aprobado por la comisión ejecutiva del 5 de julio de 2013, del que ha informado ampliamente este diario. Pero lo que no dice de forma explícita el informe, pero sí de forma implícita, es que todos los focos apuntan a irregularidades en la gestión de José Luis Olivas.

Los documentos explican que Bankia tenía mas de 300 empresas vinculadas con el ladrillo (sobre todo procedentes de Bancaja), y que solo once de éstas habían generado “un quebranto” de más de 1.700 millones a la entidad financiera. Pero también que durante la primera etapa de Bankia, con Rato a la cabeza, Olivas fue el encargado de gestionar estas empresas.

El Banco de España tuvo acceso al detalle de las cuentas de las empresas participadas por Bancaja tras la salida de Olivas de Bankia Hábitat, quién dimitió de forma misteriosa tras la intervención de Banco de Valencia.

El equipo de Goirigolzarri denunció algunas de estas inversiones, en las que aparece al menos una persona imputada en la rama valenciana de Gürtel como presunto financiador del PP valenciano: el empresario Enrique Ortiz.

Pero un episodio que no se ha divulgado lo suficiente fue la guerra entablada entre Rato y Olivas. El primero, tras constatar un presunto engaño de Olivas, que había legado a Bankia el Banco de Valencia (que tuvo que ser intervenido por el Banco de España) y el agujero de más de 1.700 millones de euros de las participadas de Bancaja, trató de expulsar a Olivas de Bankia, entidad en la que era vicepresidente. Una buena fuente de infoLibre, cualitativamente una de las mejores, da cuenta de que el propio Rato en persona investigó la participación de Olivas en el agujero de Banco de Valencia (y hasta ahí el periodista Tono Calleja puede contar).

Olivas tenía una gran peso en el PP valenciano. No en vano había sido el sucesor de Zaplana en la presidencia de la Generalitat Valenciana. La ley de cajas original de esta Comunidad Autónoma lleva la firma de Zaplana y del propio Olivas como consejero. También hay que recordar aquí, y esto tendrá mucho sentido para el lector, que el PP valenciano y en menor medida el murciano fue el encargado de rescatar a Rajoy tras su estrepitosa derrota frente a José Luis Rodríguez Zapatero. De ello da cuenta la foto desde un balcón en plenas Fallas de Valencia, en la que aparecían Francisco Camps, Mariano Rajoy y Ramón Luis Valcárcel.

Está claro que el PP valenciano ayudó a Rajoy a apuntalar su cargo en la presidencia del PP. Y por eso habría dudas razonables de qué papel jugaría el propio Rajoy en una guerra entre Rato y Olivas, es decir, entre un antiguo contrincante sin poder en el PP (Rato) y Olivas, que formaba parte del otrora todopoderoso y boyante PP valenciano.

Eso podría explicar, y es una conjetura del periodista Tono Calleja, la negativa de Rajoy a apoyar a Rato, que según un exconsejero de Bankia llamó a la desesperada al presidente tras la reunión que mantuvo con Luis de Guindos en presencia de los banqueros Botín, Fainé y González. No consiguió su objetivo y acabó presentando su dimisión.

Eso provocó una crisis en Bankia, que fue intervenida con 22.400 millones de dinero público.

Érase una vez… Don Erre que erre

¿Estrategia o casualidad? Eso habría que preguntarse. Y el periodista Tono Calleja va a tratar de responder. El caso de los papeles de Bárcenas está a punto de cerrarse después de que el magistrado Pablo Ruz, que llegó a ser calificado como del PP, iniciara en enero de 2013 una investigación tras publicar José Manuel Romero en El País la contabilidad manuscrita e ilegal llevada por Bárcenas entre 1990 y 2008.

Y desde entonces Ruz, y de eso está convencido el periodista Tono Calleja, ha tratado de determinar la posible existencia de delitos fiscales o como realmente se denominan contra la Hacienda Pública.

Llama la atención el exabrupto de la Agencia Tributaria, controlada por el PP, cuando Ruz reclamó un informe que determinara la posible existencia de un delito por parte de este partido, y no solo por la empresa que remodeló la sede nacional del PP, en la madrileña Calle de Génova, 13.

Hacienda se negó en un principio a contabilizar el delito, llegando posteriormente a asegurar que las donaciones ilegales incluidas en los papeles de Bárcenas se podían equiparar a las abonadas a ONG como Cáritas o Cruz Roja.

Al final Ruz impuso su criterio y Hacienda pasó por el aro, atribuyendo al PP un posible delito en 2008 por no haber pagado el Impuesto de Sociedades.

Al final este informe sustenta la principal acusación contra el PP en los papeles de Bárcenas, y paradójicamente el autor del mismo en la Agencia Tributaria, una institución controlada por el partido de Mariano Rajoy.

Este periodista cree, o más bien está seguro de ello, de que todo esto fue posible gracias a una estrategia preconcebida de Ruz, que dejó deliberadamente para el final de la instrucción el trueno contra el PP.

Antes el juez reclamó a Hacienda y a otras instituciones del Estado que realizaran informes sobre las posibles irregularidades cometidas en la remodelación de la sede del PP, que fue pagada con más de 1,8 millones de euros de dinero negro.

Es decir, su estrategia cogió a contrapié a los conservadores, que pensaban que se iban a librar del delito fiscal del que sería responsable Luis Bárcenas, pero siempre en nombre del PP, que sería el responsable civil subsidiario.

Es decir, ante la pregunta si detrás de todo esto había una estrategia o ha sido todo una casualidad, el periodista Tono Calleja lo tiene claro: Estrategia. La estrategia de Don erre que erre.

Villa ‘nun ye’ de Tuilla

El periodista Tono Calleja tiene que hacer una puntualización a un escrito publicado hace varios meses acerca de Fernández Villa, quién durante décadas encabezó el sindicato SOMA-UGT. En Tuilla, barriada de Langreo de la que es originario, estaban muy orgullosos de él. Pero tras conocer que tenía dinero en un paraíso fiscal, que trató de regularizar con la amnistía de Montoro, los tuillenses, entre los que sin duda se engloba el periodista Tono Calleja, están decepcionados y muy, muy cabreados.

Ya no hay duda. Villa nun ye de Tuilla (no es de Tuilla), o por lo menos no es quien aparentaba ser. Una persona que defendía los derechos de los oprimidos, sin duda alguna esos mineros del pasado, como Secundido Flórez o cualquier otros se sentirían avergonzados por la actuación de José Ángel Fernández Villa.

Pero este supuesto sindicalista no solo ha hecho daño a su gente, sino que ha socavado los cimientos del PSOE asturiano, que parece ceder el paso a Podemos….

Érase una vez Boadilla del Monte…

El periodista Tono Calleja, después de pedir disculpas a los lectores tras meses sin actualizar este blog, quiere compartir una información, de gran calado en el caso Gürtel.

El pasado 13 de agosto, en plena sequía informativa, la Agencia Tributaria incluyó en el sumario del caso que instruye el juez Pablo Ruz un informe sobre el exalcalde de Boadilla del Monte Arturo González Panero y de su exesposa Elena Villarroya.

Y en el mismo Hacienda especificaba que Villarroya había realizado compras en China en 2012 por un valor superior a los 700.000 euros.

Pero decía otra cosa, que sin embargo no había alertado a la propia Agencia Tributaria. Panero habría comprado una casa a una tal Alicia por 700.000 euros.

¿Alicia? ¿no se llamaba así la actual pareja del albondiguilla. ¿Quién puede saberlo? Está claro, o Ángel Galindo o Pablo Nieto. Ambos son concejales de la oposición, Ángel de Alternativa por Boadilla (APB) y Pablo del PSM-PSOE.

Y con Galindo habló el periodista Tono Calleja. Ángel, que estaba de vacaciones, atendió al informador. Y con cuatro datos que recibió de forma telefónica llegó a la conclusión de que la Agencia Tributaria tenía información clave que apuntaba que Panero había adjudicado a su novia una vivienda poco después de comprarle a ella la antigua por 500.000 euros.

La Agencia Tributaria ha solicitado que se investigue esta operación, pues podría significar que Panero había utilizado la vivienda del Ayuntamiento para lavar medio millón de euros que tenía en paraísos fiscales.

Otras vez más, Ángel Galindo conseguía desenmascarar a la trama Gürtel en Boadilla. Lo mismo que hizo firmando junto con Peñas la denuncia inicial que ha dado pie al caso Gürtel.

La obligación del periodista es contrastar la información con las otras fuentes. Y por eso llamó al Ayuntamiento de Boadilla y al propio Panero. Éste último reconoció los hechos, aunque asegurando que la empresa que compró la vivienda a su novia no es suya, tal y como apuntan la Policía y la Agencia Tributaria.

¿Y el Ayuntamiento? Pues no sabía nada. Pese a que estaba personado no tenía conocimiento de la información descubierta por Galindo y Nieto.

Y el Ayuntamiento de Boadilla ha tardado más de 15 días en reconocer lo evidente. A remolque de la oposición de Galindo y Nieto, ha tenido que reconocer que su exalcalde, el que adquirió la nueva sede del PP de Boadilla que todavía utiliza, también pudo valerse del Ayuntamiento para “lavar” medio millón de euros procedentes de paraísos fiscales.

Ruz ya estaba sobre la pista, por lo que no se le iba a escapar este tema. Aunque la investigación de Galindo ha adelantado varias semanas las pesquisas.

Ante la adversidad: PERIODISMO

Érase un periodista de nombre Tono Calleja que trabaja en el diario infoLibre. Y resulta que este miércoles no ha podido desempeñar su función diaria, que no es otra que la de informar. Y no lo puede hacer porque desde hace varios días un grupo de desalmados realizan ataques que obligan a cerrar el dominio www.infolibre.es.

Tras unos días de descanso en Asturias, este periodista retornó a Madrid el martes. Y fue este miércoles cuando tuvo plena conciencia de lo que estaba pasando. Las amenazas han pasado de meras conjeturas y se han convertido en una posibilidad real. No hay que negarlo, este periodista ha encontrado un cierto malestar que era evidente viendo la cara de Manuel Rico, a quien este periodista no va a alabar para evitar que le digan que es un pelota.

Sí, es verdad, los atacantes han logrado tumbar la web de infoLibre. Y no lo han hecho porque esta web sea más endeble que el resto, sino porque la han considerado un emblema. Un emblema del nuevo periodismo. Un periodismo no mediatizado, en el que se dice el nombre de Botín o el de Fainé, sí es necesario. Un periodismo en el que solo importa la noticia como concepto.
“¿Alguna vez en estos meses me he negado a publicar una noticia tuya?”, le preguntó uno de los jefes a Tono Calleja de forma reciente tras una discusión. Y la contestación no podría ser otra que la realidad: “No”.

No hay censura ni tampoco autocensura. La noticia como única intención. Quizá por eso atacan a infoLibre. No quizás. Seguro, por eso atacan a este diario.

Pero lo que también es seguro es que este ataque no acabará con infoLibre, que menos de un año después de su creación no es una simple marca en internet. Es una suma de personas comprometidas con la información. Si no que se lo pregunten a Santi Carcar, autor de la información sobre Fainé que abre la revista TintaLibre. O a Begoña Pérez Ramírez, que durante semanas ha seguido la pista del posible nepotismo del Ministerio de Industria. Juanma Romero, que fue quién anunció que Madina no se descartaba como candidato del PSOE. Yolanda González, que investigó el clan de Soraya en el Gobierno del PP. Silvia Hernando, que ha entrevistado a David Lynch y ha logrado arrancar una crítica de este director al Gobierno de Rajoy. Elena Herrera, una joven periodista que dentro de pocos años será la mejor opción para dirigir cualquier diario nacional, que ha analizado al detalle los números de la Iglesia católica. Pero también es una de las profesionales mejor informadas sobre el 15-M y otros movimientos sociales. Nada nuevo puedo decir sobre Javier Valenzuela y sobre Miguel Ángel Villena. Dos periodistas contrastados y que día a día demuestran que el buen periodismo no puede prescindir de personas tan valiosas.

De otros jefes Tono Calleja no va a decir nada.

Pero voy a hacer una excepción: Alicia Gutiérrez, la jefa de la sección de Investigación. ¿Y qué va a decir de ella? Pues no va a recordar que fue la primera que se dio cuenta de que la empresa privada Capio tenía relación con las Islas Caimán. Pero también de que el PP había pagado a Blesa mientras era presidente de Caja Madrid. Por no hablar de Mariano Rajoy y su trabajo de registrador. Lo único que va a decir es que son casi las dos de la mañana, y Alicia está esperando para hablar con una policía de Salta (Argentina) para que le confirme si el asaltante de la casa de Bárcenas era la misma persona que fue detenida en esa provincia argentina en 2002. Los nombres coinciden.

Está claro que infoLibre tiene un magnífico plantel de periodistas, y eso es quizá lo que no le gusta a la persona o personas que han tratado de cerrar el diario, dejando en la calle a varias decenas de profesionales.

Por eso, y una vez vista la sonrisa de todos los compañeros y el empeño con el que comienzan su día a día es evidente que “No nos cerrarán”. Y para muestra la información de hoy o de cualquier otro día…

Cómo dice el compañero Valenzuela, ante la adversidad: PERIODISMO.

Un hijo de Bárcenas reduce a un intruso que irrumpió en su vivienda

Uno de los hijos de Luis Bárcenas y un guardia de seguridad han reducido a Enrique O. G., de 64 años, que irrumpió a las 17:19 horas en la vivienda del extesorero del PP con una pistola, según confirman a infoLibre fuentes policiales. Enrique O. G., que irrumpió en la casa de Bárcenas del barrio de Salamanca (Madrid) vestido todo de negro, según las mismas fuentes, tiene antecedentes policiales por robo con fuerza y tenencia de drogas.

Hasta el lugar ha llegado una unidad de la Policía Municipal de Madrid, que ha detenido al hombre y le han trasladado a la comisaría de la Policía Nacional en el distrito de Moratalaz. El arrestado, según Europa Press, ha convencido a la familia afirmando que venía de Instituciones Penitenciarios para hablarles de la salud del preso.

Entonces, ha sacado una pistola (que podría ser simulada) y ha encañonado con ella a los presentes: la esposa de Bárcenas, Rosalía Iglesias, su hijo Guillermo y la asistenta. El hombre les ha pedido insistentemente los ‘pendrives’ con la supuesta contabilidad B del PP durante sus años de tesorero.

Médicos del Samur-Protección Civil han atendido a una mujer y al hijo de Bárcenas por una fuerte crisis de ansiedad. Poco después han sido dados de alta en el lugar.

Varios testigos presenciales del asalto a la casa de Luis Bárcenas consultados por Europa Press relatan que se enteraron del incidente pasadas las 17.20 horas tras oír unos gritos que partían de la ventana del piso de los Bárcenas en la calle Príncipe de Vergara de Madrid. Era la mujer del ex tesorero del PP, Rosalía Iglesias, que gritaba: “¡Socorro! socorro! ¡Mi hijo!”.

Algunos de los vecinos pensaron “que se trataba de una broma”, hasta que vieron que los gritos no cesaban. En ese momento una de las personas que estaba en el edificio subió corriendo las escaleras de la casa y se encontró con la puerta abierta.

En ese momento Rosalía Iglesias, visiblemente nerviosa, seguía gritando “¡mi hijo! ¡la pistola! ¡le tienen encañonado a mi hijo!”. En otra estancia de la casa el hijo de Luis Bárcenas, Guillermo, forcejeaba en el suelo con el asaltante de 63 años que minutos antes les había maniatado a ambos y a la asistenta del hogar armado con una pistola (se cree que era simulada).

Esta persona, que conoce a la familia Bárcenas, se abalanzó en ayuda del joven preguntando por la pistola y fijándose en las manos del desconocido por si la tuviese en las manos. En ese momento Guillermo le dice que ya le han quitado la pistola y proceden simplemente a inmovilizarle.

A continuación, según este relato, el hijo de Bárcenas sujetó al individuo presionando con la rodilla en su cuello mientras la otra persona le agarraba las piernas. Así aguantaron unos minutos hasta que llegó una tercera persona, el “chófer escolta” que tiene la familia y que habitualmente aguarda en la calle dentro del vehículo. También subió rápidamente al escuchar los gritos.

El chófer de los Bárcenas se encargó de inmovilizar en solitario al asaltante hasta que llegó la Policía Municipal en primer lugar y la Policía Nacional, después y procedieron a su arresto.

LA FAMILIA ESPERABA UN PEDIDO DE LA FRUTERÍA

Las fuentes consultadas por Europa Press explican que mientras todo esto pasaba otros vecinos llamaban por teléfono al 112. En uno de estos casos, cuando desde la centralita que recoge las llamadas comenzaron a hacerle las preguntas habituales sobre la localización del domicilio, el vecino se ahorró las explicaciones diciendo que era “en casa de Bárcenas”. “Y no le ha hecho falta decir nada más”, ha dicho uno de estos testigos.

Según la investigación, el asaltante se había hecho pasar por un sacerdote de Instituciones Penitenciarias que venía a hablarles de la salud de Bárcenas en prisión. Los testigos presenciales creen que esta persona podría haber accedido al portal aprovechando el descuido de la familia Bárcenas que podría haber abierto la puerta del portal sin preguntar dado que en ese momento esperaban un pedido de fruta.

“No es normal que le dejen pasar así como así porque la chica que trabaja en esa casa tiene orden de no abrir a nadie”, indican estos testigos. Recuerdan que el portero no llega hasta las 17.30 y que el desconocido se aprovechó de esa situación ya que entró unos minutos antes.

El arrestado ha estado en la casa alrededor de una hora sin conseguir dichos documentos. En un momento de descuido, la asistenta ha podido desatarse, ha arrebatado la pistola al desconocido y ha bajado a una cafetería, donde ha pedido ayuda. El hijo también ha podido zafarse de las bridas, se ha enfrentado al asaltante y le ha reducido.

Los investigadores creen que se trata de un desequilibrado, que no está en posesión de sus facultades mentales, si bien la Policía está investigando las causas del asalto.

Informaciones “muy jugosas” desde Suiza

Érase una vez el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, al que algunos le acusan de querer enterrar el caso Bárcenas. Pues mira por dónde ha dado muestra una vez más de estar haciendo todo lo contrario: avanzar en la investigación y futura resolución de uno de los casos más complejos de la democracia española. Y esto último se lo reconocen desde el pasado viernes hasta sus más furibundos antagonistas, que consideraban que Ruz era la persona a la que le habían encargado cerrar en falso el caso Bárcenas. Más bien al contrario, le ha dado un nuevo impulso, detectando una correlación entre los apuntes de los papeles de Bárcenas y los ingresos efectuados en una de las cuentas del extesorero en Suiza. Nada menos.

Precisamente el impulso del caso Bárcenas se ha logrado gracias a que Ruz acudió a Suiza a tratar de adelantar plazos en las comisiones rogatorias. ¿Y qué es lo que ha encontrado el juez? Pues según fuentes a las que ha tenido acceso infoLibre: a detalles “muy jugosos” y de gran importancia para el caso. ¿Y eso que significa? Pues sinceramente el periodista Tono Calleja no lo sabe. Lo que sí sabe es que este pasado viernes el propio Ruz adelantó una parte del contenido de la información suministrada por Suiza en un auto de tres páginas. Un auto de gran importancia, pero que sin embargo ha pasado bastante desapercibido para la prensa, perdida en el bosque del día a día informativo. Precisamente, ese auto se hizo público el mismo día en el que Ruz rechazaba la declaración como testigo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Y nada más parecía tener importancia.

Empezando por el final, de lo menos importante a lo más importante, no es de extrañar la decisión de Ruz de no citar a Rajoy. Tal y como parece indicar el magistrado en el auto sobre Rajoy, las razones jurídicas son muy diferentes a las políticas. Y estas últimas se dirimen o deberían dirimirse en el Parlamento o en las ruedas de prensa. Y las razones jurídicas en los tribunales. En el caso Bárcenas no se trata de determinar si Rajoy mintió o no, sino de saber si Mariano Rajoy cometió algún tipo de delito al cobrar los sobresueldos. Pues aunque muchos no se quieran enterar, la investigación trabaja desde hace ya varios meses con la hipótesis de que los papeles de Bárcenas son ciertos, por lo que consideran probado que Mariano Rajoy percibió dinero B. Otra cosa distinta es que haya cometido un delito, que parece que no.

Tampoco el juez ha citado a declarar como testigos ni tampoco como imputados a otras personas que han tenido especial relevancia en el sistema de recaudación B del PP. Como por ejemplo el señor Piñeiro, compañero de pupitre de Mariano Rajoy. ¿Por qué no le ha citado? Pues simplemente porque sus delitos ya habrían prescrito. Algo de lo que no se puede culpar ni a Ruz ni a cualquier otro juez. A quien habría que culpar es a los políticos que han gobernado (PSOE y PP), que han mantenido en vigor un Código Penal con plazos muy exiguos para los delitos de cuello blanco, que son muy difíciles de castigar.

Como ejemplo de una diligencia sin interés, según el periodista Tono Calleja, valdría la declaración de María Dolores de Cospedal en el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional. En su testimonio, de gran importancia política por la gran cantidad de contradicciones detectadas con otros testimonios, como por ejemplo el de Bárcenas o el de Arenas, no dijo nada de especial relevancia para el caso. Otra cosa es que muchos ciudadanos querrían que Rajoy fuera citado a la Audiencia Nacional como testigo, con la obligación de no mentir. Y lo quieren porque la citación de un juez parece ser la única forma de conocer la versión de Rajoy de los hechos. Un político con un sentido democrático que brilla por su ausencia. Pues una y otra vez se niega a dar explicaciones de los hechos.

Pero de esto último tampoco tiene culpa Ruz, al igual que tampoco la tendría cualquier otro juez, cuyo cometido es investigar un caso, pero no detectar las contradicciones de los dirigentes políticos del PP o de cualquier otro partido político.

Una vez dicho esto, abordaré el tema más importante. La conexión entre los papeles de Bárcenas y los extractos bancarios de Suiza. Y este hecho tiene especial relevancia porque hasta el momento se creía que el reparto de dinero entre los dirigentes del PP se realizaba solo en metálico. Pero este descubrimiento podría significar dos cosas muy distintas: o que Bárcenas robaba una parte del dinero que recaudaba de los empresarios, algo que no habría que desdeñar; o que el PP o algunos dirigentes del PP cobraban en Suiza el dinero B. Es decir, que la cuenta de Bárcenas era el paso previo hacia la distribución del dinero a otras personas.

Este es el punto en el que está ahora mismo la investigación, por lo que Bárcenas tendrá que mover ficha. O se defiende o se entierra.

El que ya ha movido ficha es el juez Ruz. Que ha pedido a la Policía Judicial que elabore un informe sobre las presuntas relaciones entre la contabilidad B del PP y los ingresos en Suiza. Esta última diligencia no la ha hecho de la mano de la Fiscalía. Y esto prueba lo que el periodista Tono Calleja ya escribió hace unos meses. Que Ruz sabe sumarse al trabajo del Ministerio Público, pero también convertirse en vanguardia cuando la Fiscalía no acompaña.

Por eso, y pese a que el caso Bárcenas parecía haber perdido fuelle, estamos en un momento crucial de la investigación.

¿Aparecerán los nombres de insignes cargos del PP tras las cuentas suizas….?

Eso es lo que ahora mismo investiga el juez Ruz…

Érase una vez… un juez con un listón muy alto

La primera información que el periodista Tono Calleja firmó en el diario El País citando al magistrado Pablo Ruz, salvo error u omisión, fue el 27 de julio de 2011. Publicó una noticia argumentando que el caso Gürtel volvía a la Audiencia Nacional y que el nuevo instructor era Pablo Ruz, el sustituto de Baltasar Garzón, que había sido inhabilitado. Y lo escribió después de que una compañera de profesión le dijera que Gürtel ya no tenía ningún interés (menuda vista…). Varios de los portavoces del PP en Madrid aseguraban también que este caso se había quedado “en nada”. Y así parecía ser… para algunos… Pero no para Ruz, y tampoco para Tono y otros, que se empeñaban en profundizar en la investigación…

Pero la realidad parecía quitarles la razón a ambos: al juez y al humilde periodista asturiano. Durante un periodo de más de un año el caso de Francisco Correa se circunscribió a las mordidas ya conocidas y que presuntamente se pagaron a los diferentes alcaldes madrileños del PP. Y como habían abandonado el partido, el asunto perdía todo su interés.

Mientras tanto en la Audiencia Nacional el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, Pablo Ruz, siguió, cual hormiga, con la instrucción. Sin dar un paso atrás. ¿Y cómo lo hizo? Pues de la mano de la Fiscalía Anticorrupción, cuyas representantes han sido las únicas que se han mantenido al frente del caso desde los tiempos de Garzón. ¡Ah! por cierto. Ruz no tiene la culpa de lo que le ha sucedido a Garzón. Él solo lo ha sustituido, y muy bien, al hilo de las investigaciones.

Pero sigamos con el repaso del caso Gürtel, que gracias a la investigación de la Policía Judicial, de la Fiscalía Anticorrupción y del propio Ruz ha devenido en el caso Bárcenas. En este punto habría que darle la razón a este magistrado cuando se empeñó en mantener la instrucción del caso Bárcenas ligado a Gürtel. De hecho, el ingreso en prisión del extesorero del PP en la pieza principal ha permitido que Bárcenas confesara la financiación irregular de su partido durante varias décadas. Es decir, chapeau a la decisión de la Sala, que dejó en manos de Ruz el caso de los papeles de Bárcenas. No es que el otro aspirante a investigar el caso, el juez Javier Gómez Bermúdez, lo fuera a hacer peor, ni mucho menos, sino que la realidad se impuso.

De hecho, desde un punto de vista general habría que agradecer a Gómez Bermúdez, persona por la que el periodista Calleja siente una sincera admiración, su paso por la instrucción de los papeles de Bárcenas. Su convicción aceleró el caso, que Ruz siempre ha llevado con pies de plomo, de forma paralela a la Fiscalía. Algo muy normal, si tenemos en cuenta los antecedentes del primer instructor del caso: Baltasar Garzón fue inhabilitado.

De esta forma parece evidente que gracias al trabajo del magistrado y de su entorno (fiscales, Udef, IGAE, etc), la instrucción ha conseguido acabar con la frase hecha de: “Francisco Correa, el considerado presunto cerebro de la red Gürtel”. Y es así porque la investigación ha podido demostrar que Bárcenas llegó a tener mucho más dinero en Suiza que el propio Correa. Es decir, en parte el humilde periodista Tono Calleja está de acuerdo con las tesis del director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, que según ha leído considera que el caso Bárcenas ha fagocitado el caso Gürtel. Ahora ya no se sabe bien quién fue el presunto cabecilla, e incluso si la pieza separada de la financiación B del PP es más importante que el caso Gürtel-Correa, en el que también está Bárcenas imputado, y por el que ha sido enviado a prisión.

Ruz, el magistrado que a ojos de algunas personas parece volver a ser un defensor de los intereses del PP, también ha sido uno de los principales responsables de las buenas relaciones existentes entre las autoridadez suizas y las españolas. Y esto es así porque Ruz viajó a Suiza con la intención de mejorar la colaboración. Y se entrevistó con unos y con otros para que le hicieran caso y obtener así la documentación necesaria ¡Y vaya si lo ha conseguido!

Y todo este trabajo de Ruz acabó, como no podría ser de otra forma, en la primera confesión de Bárcenas: “He tenido 38 millones en Suiza”. Semanas antes Ruz ya tenía indicios de que esto podría ocurrir, pues el testaferro, Iván Yáñez, se lo dijo tras el interrogatorio: “Las autoridades suizas nos han bloqueado varios millones”, reconoció ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional.

Meses después, tras conocerse de la existencia de una contabilidad manuscrita del PP, y con la denuncia de IU en la Audiencia Nacional, el juez Javier Gómez Bermúdez irrumpió en el caso Gürtel. Paradojas de la vida, parece evidente que esta irrupción consiguió que el caso adquiriera una mayor velocidad. Cuando el conflicto judicial entre Ruz y Gómez Bermúdez estaba en lo más alto, algunas personas consideraron que la lucha entre ambos era algo parecido a un combate entre progresistas y conservadores. Y todavía hoy, ante la llegada del nuevo titular del Juzgado de Instrucción número 5, Miguel Carmona, hay quién lo vuelve a pensar. ¡Nada más lejos de la realidad!

La realidad es que la propia instrucción desmonta cualquier visión reduccionista que pueda considerar que Ruz defiende los intereses del PP. ¿Habría que recordar aquí que fue Ruz quién expulsó a este partido como acusación popular del caso Gürtel y de los papeles de Bárcenas? No hace falta, un repaso a la última declaración de Bárcenas demuestra el trabajo del juez. La independencia de Ruz es evidente. Un ejemplo más: uno de los abogados de la acusación llegó a decir durante el conflicto entre Ruz y Bermúdez esta frase meridiana: “Creo que algunos se están equivocando. A mí Ruz me encanta. Todo lo hace bien”. Y este letrado no era precisamente del PP… más bien al contrario…

De hecho, con el tiempo Ruz ha conseguido acorralar a Bárcenas y al resto de implicados en los dos casos. Y para ello no ha hecho falta que el juez tenga malos modos. Cualquier interrogatorio que se escuche demuestra esta aseveración. Y a las pruebas se remite el periodista Tono Calleja, que está convencido que aunque se tenga la razón no hay que callar al que no la tiene. Todo el mundo tiene derecho a contar su versión, pues siempre existe la posibilidad de que el otro explique su razón, o por lo menos parte de ella.

Y otra prueba de que Ruz ha llevado la instrucción con mano de hierro pero con guante de seda es que Bárcenas se ha visto obligado a confesar la existencia de una financiación paralela y manuscrita del PP, que servía para pagar los sobresueldos de los dirigentes de este partido. Y uno de estos dirigentes es nada menos que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Un político que se ha visto obligado a abandonar el plasma para dar explicaciones en persona en el Congreso de los Diputados.

Por eso queda claro que el caso Gürtel y su pieza separada sobre la financiación B del PP se ha construido gracias que Garzón aceptó a trámite una denuncia ideada por el abogado madrileño y concejal de Boadilla del Monte Ángel Galindo, pero también por el impulso de la Fiscalía Anticorrupción, primero, y desde diciembre de 2011 de Ruz. Cuando este juez entra en la Audiencia Nacional, y a las pruebas me remito, se pone la camiseta (en este caso la toga) de juez. Y lo hace a la vez que pertenece, según se dice en la prensa, a una asociación de jueces progresista. En su trabajo en la Audiencia Nacional Ruz no es ni progresista ni conservador, ni socialista ni popular, ni de IU ni de UPyD, ni del 15-M ni de Fuerza Nueva. Ruz es un juez….juez. Y punto.

También se ataca a Ruz por el hecho de que no haya ordenado el registro de la sede del PP de Génova o que no ha registrado la vivienda de Bárcenas. Pero la realidad es que este juez ha conseguido por otros medios algo que hasta hace unos meses era impensable. Que Bárcenas aporte de forma voluntaria todos los documentos. ¿Y si tiene más y no los ha entregado? Seguro que Ruz sabrá qué hacer. Y si considera necesarias nuevas diligencias las ordenará. No hay duda.

¿Se le puede criticar que en todo momento vaya de la mano de la Fiscalía y siempre envíe al Ministerio Público las peticiones de las partes para que informe al respecto? Pues evidentemente… no. No se le puede criticar que cumpla la legalidad. Pues el ordenamiento jurídico lo considera un trámite preceptivo, pero no vinculante. Y esto último lo tiene muy claro Ruz. Y el periodista Calleja pone un ejemplo: cuando llamó a declarar a Bárcenas tras interrogar a la marchante de obras argentina. Decidió imputarle tres nuevos delitos y le citó de forma urgente (sin antes consultar con el Ministerio Público). Y al final Bárcenas acabó en la cárcel, y con el apoyo de las representantes del Ministerio Público. Es decir, cuando ha considerado que tiene que ser la vanguardia, lo ha sido.

Pero en el caso Gürtel se abre una nueva trinchera. La llegada del vocal del Poder Judicial Miguel Carmona al Juzgado que ahora ocupa Ruz. Hay quién prefiere a Carmona porque un titular siempre será más independiente que un “sustituto”. Ante esto Tono Calleja seguro que diría varias cosas. Primero: no es sustituto sino que está en comisión de servicio. Es decir, tiene su plaza en propiedad en Móstoles (Madrid). Pero sobre todo: ¿Alguien se acuerda del juez que puso patas arriba Marbella y a media España con la Operación Malaya? Miguel Ángel Torres. Pues puso patas arriba a la trama de Marbella teniendo su plaza confirmada en un juzgado de Granada. Es decir, el hecho de que Torres no estuviera fijo tampoco fue un problema. El Consejo del Poder Judicial tuvo que prorrogar a Torres como titular del Juzgado número 5 de esta ciudad malagueña.

Y sobre la posibilidad de que Carmona lo haga mejor que Ruz si al final decide quedarse él con la instrucción de los casos Gürtel y Bárcenas, Tono Calleja también tiene algo que dedir: ¡Ojalá sea verdad que lo puede hacer mejor! Pero el listón está muy alto…

Érase una vez….los tres banqueros

Francisco González (BBVA), Isidre Fainé (Caixabank) y Emilio Botín (Santander) examinaron a Rodrigo Rato, que cuando se dio cuenta de que el profe, Luis de Guindos (Ministerio de Economía)  le iba a suspender, no se presentó al examen. ¿La consecuencia? Que los españoles tienen que pagar los 35.000 millones de euros que dilapidaron los dirigentes de Caja Madrid primero y Bankia después.

Los examinadores, los tres banqueros, resulta que también optaban al puesto de Rato. Es decir, también les gustaría tener el empleo que él tenía, o por lo menos hacerse con el banco que él tenía. De hecho, los tres banqueros se han apoderado de todas las pequeñas cajas, que han sido saqueadas por pseudogestores paniaguados por los políticos. Al margen de que los banqueros puedan ser o no encausados los españoles tenemos que saber que Luis de Guindos, antes de tomar una decisión sobre Bankia, consulta a los banqueros. Y estos dan su sabia opinión. ¿Pero alguien puede dudar del interés legítimo que pueden llegar a tener los consultados?

Una prueba de ello es que Fainé, de Caixabank, se alineó con las tesis de Rato, que también fue respaldado por el Banco de España. Como muy bien dijo González, la economía o mejor dicho la contabilidad es un chicle que se puede moldear.

Ahora sabemos, que cuando los españoles elegimos al PP para gobernar, realmente a quien elegimos es a nuestro interlocutor con los banqueros, que son los que han hecho y deshecho en estos últimos años. Con la connivencia de la prensa. Ahora las cosas han cambiado, y modelos como los de infoLibre han permitido que los españoles oigan las voces de los banqueros respondiendo tal y como son ellos al juez. Así se puede oír a un Francisco González locuaz (me ha sorprendido muy positivamente), un Emilio Botín monosilábico y un tanto autoritario (se le notaba incómodo contestando a un joven abogado) y un Fainé muy sosegado.

Pero después de la importancia del papel de los banqueros, que ejercieron de maestros de ceremonia en el Ministerio de Economía, y que según palabras de González tenía como finalidad que Rato “comprendiera” la crisis en la que estaba inmersa Bankia, llama la atención el hecho de que el exministro de Economía de Aznar y expresidente del Fondo Monetario Internacional (FMI) “no entendiera o no quisiera entender” lo que los banqueros le decían. Es decir, según el presidente del BBVA, Rato o era un ignorante o se lo hacía para continuar dirigiendo Bankia. Esto último podría tener efectos penales de considerarlo el juez, pues se atribuye a Rato una intencionalidad.

Sí es verdad que Rato, que nunca se refirió a la reunión con los banqueros, sino que únicamente dijo que se había entrevistado con Luis de Guindos, apuntó en su declaración el cambio de criterios de análisis de las cuentas de Bankia, que fueron el preludio de su salida de la caja. Ahora, el juez tendrá que dilucidar si Rato, como diría Francisco González, tenía o no razón cuando consideraba que con 7.000 millones se salvaba Bankia, o por el contrario eran necesarios los 20.000 millones que exigían Botín y González.

Pero lo mejor de todo es que ahora sí sabemos, y gracias a los abogados Juan Manuel Moreno (15M paRato( y Andrés Herzog (UPyD) como funciona el Ministerio de Economía y la gestión del poder en general.