Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



El futuro de la izquierda

Garzón abrirá una ronda de contactos con Podemos y otras fuerzas para forjar una alianza para generales

  • El candidato a la Moncloa mantendrá reuniones con Pablo Iglesias, Xosé Manuel Beiras, Mònica Oltra o Juantxo López de Uralde para allanar el camino hacia una gran candidatura de la izquierda
  • Subraya que IU no va a "desaparecer" ni se va a "diluir", y rechaza que la federación se cobije bajo el "paraguas" de Podemos o de otra formación

Publicada 05/06/2015 a las 12:20 Actualizada 05/06/2015 a las 19:55    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 13

Alberto Garzón, durante la rueda de prensa de explicación de su hoja de ruta para las generales, este 5 de junio de 2015.

Alberto Garzón, durante la rueda de prensa de este 5 de junio.

EP
Un llamamiento directo, sin rodeos, y lanzado con toda la fuerza que le da, dice, toda una organización detrás de él. Alberto Garzón envió un mensaje unívoco a Podemos y al resto de formaciones de izquierdas: hay que construir una candidatura de "unidad popular" para las elecciones generales que tenga la ambición de ganar y de imponerse a PSOE y PP. Porque ninguna puede hacerlo en solitario. Y para eso comenzará una ronda de contactos de forma inmediata con los líderes de todos esos partidos –reuniones "públicas"– para arrancar ese proceso. Se trata de forjar una gran alianza que reconozca la "pluralidad política", que se construya desde "la cooperación, y no desde la imposición" ni desde la "hegemonía" de nadie. Pero que no supondrá, en ningún caso, la "desaparición" de IU. Como tampoco desembocará en la presentación de los dirigentes de IU bajo el "paraguas" de Podemos. 

Alberto Garzón es el candidato de Izquierda Unida a la Moncloa. La esperanza de la federación, quizá su bala más valiosa. Y este viernes quiso dejar claro cuál es su hoja de ruta en una concurrida rueda de prensa en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, delante de un inmaculado fondo negro, sin logos ni siglas. Su propósito era solemnizar cuál es el proyecto que defiende, remarcando que no es su propuesta "individual", sino la de toda IU. Lo explicaba pocas horas antes de una decisiva reunión de la Presidencia Ejecutiva Federal (PEF), que congrega a una setentena de dirigentes, y que analizará el escenario postelectoral del 24-M y el camino a seguir. 

El diputado por Málaga y secretario de Proceso Constituyente partió de la "enseñanza", "muy clara", emanada de las autonómicas y municipales: que allá donde se han forjado candidaturas de unidad popular, "construidas desde abajo", se han recuperado las ciudades "para la gente". Los ejemplos de Barcelona en Comú, de Zaragoza en Común, de las mareas de Santiago, Ferrol o A Coruña o el de Ahora Madrid –en el que la dirección madrileña de IU se negó a embarcarse–, que han conquistado la Alcaldía, "iluminan" la nueva forma de hacer política, el itinerario a seguir.

De modo que el testigo de los referentes como Ada Colau en Barcelona o Manuela Carmena en Madrid ha de "extenderse", "expandirse" y "traducirse" para las generales, para que se conquiste el palacio de la Moncloa "para la gente", desalojando a Mariano Rajoy. Para forjar una lista ganadora capaz de convertirse en "primera fuerza", y así "transformar la sociedad" y revertir los recortes, atajar la "emergencia social", paralizar los desahucios, democratizar la economía, recuperar los servicios públicos o implementar un plan anticorrupción. Ese sería el "acuerdo de mínimos". Garzón defendió que este es el llamamiento que dejaron tanto el 15-M, hace cuatro años, como las urnas del 24-M. El "sí se puede". 

No desde la "imposición"

IU, dijo, quiere contribuir a la edificación de esa candidatura plural desde la "generosidad", aportando su mochila de principios y su historia. El candidato subrayó que ese frente ha de ser construido desde la "cooperación" de fuerzas políticas y plataformas sociales, no "desde la imposición", y "respetando la pluralidad" de cada actor. Reconoció que este plan requiere de "mucho esfuerzo y mucho diálogo", pero insistió una y otra vez en que se va a "dejar la piel" para que sea posible, y con él trabajarán, aseguró, los 30.000 militantes de IU. Es la "convicción de toda IU, no de una parte". "No podemos desaprovechar esta oportunidad", remarcó, se puede "derrotar la ética de la derrota, de la tristeza". Porque además en lo programático se ha demostrado que no hay demasiados "obstáculos". 

Y ha de hacerse rápido, por la "urgencia" de los tiempos y lo apretado del calendario, ya que se prevé que las generales sean a finales de año, con el verano de por medio. Así que, en cuanto esta tarde la Presidencia Federal apruebe la hoja de ruta, Garzón y sus compañeros comenzarán ese "despliegue" de contactos, y se reunirá "de forma pública" con Pablo Iglesias (Podemos), Xosé Manuel Beiras (Anova), Juantxo López de Uralde (Equo) o Mònica Oltra (Compromís) para abrir el proceso y ayudar a crear las "condiciones", porque el camino se deberá hacer de forma participativa. Los encuentros se harán este mismo mes de junio. 

Una vez que eche a andar el proyecto, puede desembocar en varias posibilidades. Uno, que prospere tal y como IU lo concibe, y en la que él asume que puede no ser finalmente el candidato a la Moncloa si así "lo decide la gente", vía primarias o con otra fórmula. Es decir, que aceptaría que encabezara Iglesias, por ejemplo. Dos, que Podemos insista en que la unidad popular ha de construirse en torno a él. Garzón subrayó que IU no va a acudir a las generales en una "candidatura paraguas de Podemos de otra formación", porque la unidad popular no se erige "bajo el dominio hegemónico de una fuerza", sino colaborando entre todas ellas.

Tres, que se lance una lista de IU y otras fuerzas pero sin Podemos. "No es lo que queremos, porque hacen falta todos los sujetos políticos y Podemos tendría que estar, tiene mucho que contribuir". Y cuatro, que fracase todo intento. "Si desgraciadamente no se construyera una candidatura de unidad popular y hubiese que competir entre compañeros, continuaríamos nuestra hoja de ruta, conmigo como candidato de IU", destacó, desmintiendo de paso toda especulación de desembarco en la formación morada. Es decir, en ese último escenario IU se presentaría con sus únicas siglas y punto. 

Iglesias "va a saber leer este momento"

El diputado por Málaga admitió que hace "bastantes meses" con Iglesias o con su número dos, Íñigo Errejón. Recordó que una de las personas que más "influencia" tuvo en la configuración de Alternativa Galega de Esquerda (AGE), la alianza que irrumpió con enorme fuerza en las elecciones gallegas de 2012 y en la que se integraron IU, Anova o Equo, fue precisamente Iglesias. Entonces Podemos no existía y el hoy secretario general de Podemos trabajó en aquella campaña como asesor de IU. Garzón dijo tener "aprecio personal" por Iglesias, al que considera un "político brillante". "Va a saber leer este momento político en las claves que estoy diciendo", aseguró, sin querer entrar no obstante en el debate interno de la formación morada. 

Lo que también remarcó el candidato es que no se debe anticipar la fórmula jurídica, porque precisamente ese debate fue el que atascó las conversaciones en algunos municipios en las pasadas elecciones y el que frustró listas unitarias, permitiendo al final "que siga la derecha" en el Gobierno. De hecho, IU-CM se negó a subirse al barco de Ahora Madrid porque Podemos y Ganemos decidieron formar un partido instrumental que le obligaba a prescindir de sus siglas. En Barcelona en Comú, en cambio, se optó por el formato de coalición. El "aprendizaje" del 24-M es que "no hay que comenzar la casa por el tejado". Esa discusión vendrá después. 

"El primero que defenderá que IU no desaparezca soy yo"

En cualquier caso, no está en peligro la continuidad de la federación. "El primero que va a defender que IU no desaparezca soy yo. IU no va a desaparecer, no se va a diluir, va a mantener su autonomía". Recordó que en Barcelona en Comú, por ejemplo, está IU (a través de EUiA) y "no ha desaparecido", ha participado de un "éxito que es colectivo". "No está en cuestión la existencia de IU", zanjó, frente a quienes le acusan (como IU-CM), de querer "diluir" la formación en Podemos.

¿Y puede desaparecer la sigla, como ayer dejó caer un despacho de Efe, luego desmentido? Misma explicación: en aquellos lugares donde se ha presentado con otros la marca no aparecía e IU "sigue existiendo". "IU seguirá existiendo se presente como se presente". Hay que dar "prioridad", dijo, a las "necesidades de la gente", y no a cómo aparezca en la papeleta. De modo que sí, que cabe que IU acuda a las generales sin sus siglas, pero eso se irá viendo durante el proceso, y de cualquier modo, sostuvo, ello no implicaría su extinción. "No se puede confundir unidad popular con disolución de IU", rubricó. Sí admitió que habrá que hacer mucha "pedagogía" para borrar del "imaginario" colectivo que experiencias como las de Barcelona en Comú o Ahora Madrid son hijas sólo de Podemos. 

¿Y habrá un referéndum entre la militancia, como quiere Izquierda Abierta, el partido coliderado por Gaspar Llamazares y Montse Muñoz, y uno de los que pone más objeciones? Garzón no cerró por completo la puerta a esa fórmula, pero avisó de que lo que propone es un proceso participativo, hecho desde abajo, con lo que ahí obtendría su "legitimidad". Pero no tiene ningún "miedo", porque quiere que sea "la gente la que hable", y no los dirigentes. 

Garzón defendió que el suyo es el proyecto "mayoritario" de IU, y que las resistencias son, por tanto, minoritarias, aunque legítimas. Tampoco hay "ninguna diferencia esencial" entre su postura y la del coordinador, Cayo Lara, que en el pasado sí había expresado su temor a que la federación se viera engullida por Podemos. "Cayo Lara está en este barco como está toda IU", verbalizó. Con ello demostró que las tensiones de los últimos días y las dudas sobre la actuación del líder se han disipado, así que la Presidencia Federal de esta tarde discurrirá por los cauces de la normalidad, previsiblemente. El candidato se dijo "profundamente arropado" por sus compañeros. En la sala se encontraban sus colaboradores más cercanos, como Clara Alonso, Lara Hernández, Carlos Martínez Núñez o Ramón Luque, pero también el secretario general del PCE, José Luis Centella

El conflicto con Madrid

En la Presidencia Federal de esta tarde se abordará asimismo qué hacer con IU-CM. En la federación ya se asume que se actuará, aunque falte afinar cómo. Una opción es la desfederación (expulsión) de IU-CM. "Estaré a lo que diga la dirección federal", señaló lacónicamente.

Sí señaló que IU federal sí es "consciente" de que su referente en Madrid ha de contar con "todos los miles de afiliados" que apoyaron candidaturas de izquierdas y los militantes que participaron en listas unitarias, como Mauricio Valiente, que ganó las primarias internas (como Tania Sánchez en la Comunidad) y que acabó yéndose de IU para confluir con Ahora Madrid, con la que fue de número cuatro. También aseguró no le van a encontrar respondiendo a los "insultos" o bajando "al barro y al lodo" de los dirigentes madrileños, que le han acusado del pésimo resultado en la Comunidad y el Ayuntamiento –la formación se quedó por primera vez en su historia fuera de ambas– y le han rechazado como cabeza de su lista para las generales. 

Esta tarde se explorará cómo solucionar el conflicto para dar por cerrada una guerra durísima que se ha prolongado durante meses, pero la votación final no llegará hasta el próximo 14 de junio, cuando se reúna el Consejo Político Federal, máximo órgano de dirección entre asambleas. Lara, hasta hace poco muy poco partidario de intervenir, ya se habría convencido de que no se puede esperar más, según reconocía su entorno. 
Relacionados


10 Comentarios
  • 13 DEDE 06/06/15 19:17

    Jorge Cruz dijo..
    Que quiere decir diluirse pues que para que ello suceda tiene que haber un soluto y un disolvente El soluto es IU y el disolvente no es Podemos es la izquierda plural la confluencia de todas la fuerzas de izquierda independientemente de su siglas Que miedo es que IU desparezca ? No desaparece se transforma !! El nombre de esta confluencia es igual ,como el nombre de todas las fuerzas que la componen es y debe ser un FRENTE POPULAR de IZQUIERDAS nada mas andres

    Responder

    Denunciar comentario

  • 12 Irenepaz 06/06/15 15:46

    El inteligente Garzón, lo único que hace es reproducir las palabras del inteligente Julio Anguita. A los peperos lo que más miedo les da es la únion de la izquierda. Y desde mi ignorancia me atrevo casi a decir que también tiene miedo Bruselas. A Syriza se la quieren cargan sea como sea, una de las razones es  porque no vaya haber contagio en el resto de paises europeos y se les jod..... el percal. Un saludo. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 11 Jorge Cruz 06/06/15 14:43

    No comparto la visión de quienes contemplan esto como una disolución de IU. Por si los resultados de las últimas elecciones no lo han dejado suficientemente claro, IU ya está disuelta. Afrontar las próximas generales en solitario supondría para IU volver al grupo mixto. ¿De qué sirve IU, que, por cierto, no es un partido sino una coalición de partidos, si no puede aplicar su programa o parte de él?; ¿acaso solo sirve IU para salir con la tricolor los catorces de Abril a darse golpes de pureza ideológica en el pecho, mientras los capatces del establishment legislan en favor de éste?. Podemos, con todos los defectos que sigue teniendo, ha colmado las expectativas de muchas personas de izquierdas que votaban izquierda no para dárselas de mandarines rojos sino para que sus propuestas se materializaran. Garzón lleva meses buscando esta confluencia, sabedor de que solos no podemos, ni siquiera Podemos puede solo. Lástima que muchos en IU reaccionen solo a base de h*stias electorales.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 10 MASEGOSO 06/06/15 09:00

    Lo que se esta pidiendo aqui es un nuevo FRENTE POPULAR DE IZQUIERDAS y, eso conlleva sacrificio en desechar ideas anteriores y una mente libre y abierta. Sí olvidamos las antiguas rencillas y miramos a un futuro con más igualdad y menos señoritos estaremos en el buen camino. No obstante, la actitud de IU.CM esta haciendo tambalearse a un sector de la izquierda que, cuando puede, actua como la derecha. Tarjetas black incluidas.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 9 Edu Loren García 06/06/15 07:22

  • 8 ANTÓN BORG 06/06/15 01:21

    En el retro paladar de la memoria política nos regurgita a muchos el ácido resquemor de las viejas estrategias Peceras, en las que la sombra estalinista proyectaba su visión sobre la oportunidad, lo necesario o la traición; el partido era el único bien común. Era necesario preservarlo del influjo de los tiempos, mientras su poder omnisciente prefijaba en sus seguidores la seguridad de que cualquier cosa emanada de su seno era la correcta, y nada ni nadie debía cuestionar la veracidad de este principio pilar de su existencia. Hoy, ese rancio sabor se despierta de nuevo ante nosotros al presenciar una estampa tan patética como inútil a la que pretenden llamar confluencia. La terminología Pecera como su nomenclatura forman parte de esa liturgia de la nada, del humo en el que han fraguado todos sus errores políticos, su incompetencia y la pereza natural ante el dios partido. Que bonito es ver pasar el tiempo.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 Paco de la Calle 06/06/15 00:46

    Garzón no es consecuente con los procesos de Madrid y Barcelona. En Barcelona la plataforma de Guanyem encabezada por Ada Colau con el apoyo de Podemos ha hecho posible que ICV y EUIA pudieran estar con Podemos y otros grupos. En Ahora Madrid es proyecto de Podemos con el apoyo de Ganemos Madrid no ha permitido que IU (además IU-CM) estuviese como tal en la candidatura. Estoy seguro que si en Barcelona Podemos tuviese la fuerza que en Madrid ICV y EUIA no estarían en la candidatura. En ningún caso hay coalición, en estos momentos en Madrid y Barcelona se están configurando estructuras militantes y ciudadanas al margen de los propios partidos, la nueva política organizativa que tiene mucho de horizontalidad. No hay cabida para coaliciones solo es posible lo que el mismo Garzón a dicho: Presentarse a la primarias de Podemos, seguro que será bien recibido y posiblemente lo veríámos de ministro.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 Itsasmir 06/06/15 00:13

    Sigo sin entender qué propone el Sr. Garzón. ¿Entiende que las elecciones a Cortes son del mismo cariz que las municipales? Si lo que busca es una solución desesperada para sobrevivir, creo que llega tarde (como llegó tarde el PC cuando impulsó IU tras la gran movilización antiOTAN). Podemos lo ha entendido muy bien: a las municipales sí se puede ir en grandes coaliciones dirigidas por un líder (o lideresa) carismático: a las autonómicas y, mucho menos, a las generales, no. A las generales hay que acudir con una organización bien estructurada, muy cohesionada y un programa muy claro y sin contradicciones entre CC. AA. ¿Alguien piensa que una "marea" podría resistir el envite a nivel nacional de los aparatos del PSOE o del PP y, sobre todo, que fuera duradera? Yo creo que no. Entiendo que a las generales "Podemos" debe acudir en solitario y con su sigla. La propia idiosincrasia de "Podemos" le permite asumir fácilmente a las personas de izquierda que quieran apoyar, no a las siglas.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 pobrecito sufridor 05/06/15 22:13

    Estoy totalmente de acuerdo con 1 y 4

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 apeiron 05/06/15 18:55

    La gran ventaja que tiene la derecha es que no tiene ideología sólo intereses. Aprendamos de ellos al menos en eso, fijarnos en todo aquello que nos une y dejar aparcadas las diferencias, que en muchos casos no son más que chorradas. Por lo menos es lo que pensamos desde fuera muchos de los que no somos militantes de ningún partido.

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre