Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Independentismo

Así ha intentado conseguir la independencia Cataluña a lo largo de la historia

  • El primer precedente fue la política con la que el Conde-Duque de Olivares pretendía restar independencia a los reinos del país
  • El presidente Companys proclamó en 1934 el Estado catalán de la república federal española

infoLibre Publicada 22/09/2015 a las 20:20 Actualizada 22/09/2015 a las 21:33    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 6

'El Corpus de Sang', de Antoni Estruch (1907).

'El Corpus de Sang', de Antoni Estruch (1907).

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y la candidatura de la que es número 4, Junts Pel Sí, han planteado en clave de plebiscito las próximas elecciones autonómicas de Cataluña del 27 de septiembre, asegurando que si obtienen mayoría parlamentaria seguirán adelante con su proyecto político de Sí a la independencia.

No es la primera vez en la Historia que los líderes políticos y una parte de la sociedad catalana intentan conseguir la independencia. En el siglo XVII, durante la revuelta de los catalanes; en la segunda mitad del siglo XIX, con el nacimiento del nacionalismo catalán; y por dos veces en los años de la II República, se llegó a proclamar la independencia unilateral. Estos son los 4 precedentes históricos según Europa Press:

La proclamación de 1641

La revuelta de los catalanes, conocida en catalán como la Guerra del segadors (a la que hace referencia el actual himno de Cataluña), transcurrió durante el reinado de Felipe IV, entre 1640 y 1652. El motivo principal fue el proyecto centralizador del Conde-Duque de Olivares, valido del monarca, que vino a decir lo siguiente: "muchos reinos, pero una ley", es decir, menos independencia para los reinos del país.

La sublevación estalló el 7 de junio de 1640, en el conocido como Corpus de Sangre, debido a que la fecha coincidió con la festividad del Corpus Christi. Ese día se produjo una explosión de violencia en Barcelona durante la cual, campesinos, segadores y otros rebeldes entremezclados asesinaron a funcionarios reales y castellanos. Una de estas víctimas fue el virrey de Cataluña, Dalmau de Queralt, conde de Santa Coloma, que fue alcanzado y asesinado en la playa cuando intentaba escapar. Había sido nombrado virrey en 1638 por el Conde-Duque de Olivares.

Durante esta rebelión, Pau Claris, político y eclesiástico que presidía la Generalitat, proclamó la República catalana el 17 de enero de 1641. Seis días más tarde rectificó y decidió proclamar al rey Luis XIII de Francia como Conde de Barcelona, poniendo así al Principado de Cataluña bajo la soberanía del país galo. De 1643 a 1652 le sucedería en este puesto su hijo Luis XIV, el rey sol.

Conviene subrayar que en 1640 España estaba inmersa en la Guerra de los Treinta Años, que la enfrentaba precisamente contra el reino de Francia y otras potencias europeas.

La revuelta catalana finalmente f sofocada y sellada con la Paz de los Pirineos, firmada el 7 de noviembre de 1659 entre las monarquías española y francesa. Por este Tratado se ceden a Francia los hasta entonces territorios catalanes del Rosellón, el Conflent, el Vallespir y una parte de la Cerdaña. La frontera entre las dos potencias queda fijada prácticamente por los Pirineos. Por este motivo, cada 7 de noviembre un grupo de catalanistas se manifiesta en Perpiñán.

El siguiente precedente histórico tuvo lugar el 11 de septiembre de 1714, que daría lugar muchos años más tarde a la Diada. Esta fecha puso fin al sitio de Barcelona, en una de las batallas finales de la Guerra de Sucesión. Pero aunque la mayoría de catalanes se decantó a favor del archiduque Carlos de Austria, no proclamaron la independencia del resto de España.

La proclamación de 1873

Si la primera independencia de Cataluña duró seis días, la segunda duró solo dos. Se produjo en el marco de la I República Española, proclamada el 11 de febrero de 1873. El 5 de marzo, un grupo de políticos dirigidos por José García Viñas y Paul Brousse (francés), y apoyados por unos 16.000 voluntarios, según La Correspondencia de España, proclamaron en el ayuntamiento de Barcelona el "Estado catalán federado con la República española". Es decir, en este caso no era una independencia total.

Tras dos días de negociaciones con el Gobierno central, se revocó la proclamación. El ejército fue abolido en Cataluña y el presidente de la República, el catalán Estanislao Figueras, dimitió. Le sucedió Francisco Pi i Margall, también catalán.

La proclamación de 1931

El 14 de abril de 1931, día en que se proclamó la II República española, Francesc Macià decretó la República Federada Catalana dentro de la República española. Macià era el líder de ERC, que dos días antes había ganado las elecciones municipales en Cataluña. Tres días después, el Gobierno provisional de la República española envió a Barcelona a los ministros Fernández de los Ríos, Marcelino Domingo y Lluis Nicolau d'Olwer a negociar.

Tras las intensas reuniones se acuerdó que el consejo de Barcelona actuase como Gobierno de la Generalitat catalana. Un año más tarde, en 1932, sería aprobado el primer Estatuto de Autonomía catalán, el Estatuto de Nuria, que le dotaba de gobierno y parlamento propios.

La proclamación de 1934

Macià murió en 1933 y le sucedió al frente de la Generalitat y de ERC Lluis Companys, hasta entonces presidente del parlamento catalán. El 6 de octubre de 1934, aprovechando el estallido de la Revolución de Asturias un día antes y la proclamación del estado de guerra por el presidente de la República, Alejandro Lerroux, Companys proclamó el Estado catalán de la República federal española.

El general Batet, siguiendo instrucciones de Lerroux, decretó el estado de guerra también en Cataluña. Tras una noche de enfrentamientos que dejaron 46 muertos, y a pesar de la defensa de los Mossos de Esquadra al gobierno catalán, el ejército detuvo en la mañana del día 7 a Companys, a todo su gobierno y a algunos diputados.

Se clausuró el parlamento autonómico, se suspendió el Estatuto de Nuria y se retiró a muchos alcaldes. Companys fue condenado a 30 años de cárcel, pero se le liberó dos años más tarde, cuando el Frente Popular ganó las elecciones en 1936. Con la victoria de Franco en la guerra civil, Companys se exilió en Francia, pero fue capturado por la Gestapo, entregado a las autoridades franquistas y fusilado el 15 de octubre de 1940 en el castillo de Montjuic. Ha sido el último político, hasta la fecha, que ha proclamado el Estado catalán.
Relacionados


6 Comentarios
  • 6 ursus 25/09/15 10:40

  • 5 ursus 25/09/15 10:38

    Jaime Richart dijo..
    Yo también me iría de este país tal y como lo tiene en este momento Merkel  con la inestimable ayuda de Rajoy y de Mas, porque no se nos olvide que económicamente hablando todos ellos responden a un neoliberalismo brutal con el que someter a los pueblos, sean estos catalanes o del resto de España. Pero yo creo que la solución pasa porque no se vaya nadie y se construya un frente común para echarles del poder cuanto antes. Mi creencia es que la unión hace la fuerza y que en el momento histórico en el que nos encontramos, mucho más

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 maricarmen 23/09/15 17:39

    Sintetizar la Historia, como si fuese la sinopsis de una novela o película es, como mínimo, pobre. Hechos tan relevantes, como los que en unas cuantas líneas describe el autor del artículo, ocupan y han ocupado a grandes historiadores que con más o menos fortuna han investigado sobre esta Guerra europea en la que estaban implicados países y reinos que nos importaba para nada los ciudadanos, sino la manera de obtener grandes beneficios.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 Jaime Richart 23/09/15 16:25

    ...y nos iríamos para allí...

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Jaime Richart 23/09/15 16:23

    Tal como está este pais, la catadura de uno de los que han gobernado y la pusilanimidad de los otros que ni denunciaron el Concordato, ni promovieron el Estado federal que figuró originariamente en su programa, ni plantearon la reforma de la Constitución y de la ley electoral que el paso de los años y el sentido común demandaban, creo qué si mañana se nos ofreciera una isla o un simple peñón para organizarnos con un gobierno paralelo (como los gobiernos que estuvieron en el exilio) seríamos millones los que entregaríamos nuestro pasaporte o documento de identidad...

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Tubal 23/09/15 13:30

    El titular de este artículo es tan rotundo que, si alguien no tiene ni pajolera idea de la historia de España, podría valorarlo como supersintético. Pero es que no es ni eso. La inocente frasecita final es muy reveladora: Compayns... "Ha sido el último político, hasta la fecha, que ha proclamado el Estado catalán". Y conste que no soy , en absoluto, "nacionalista".

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre