Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



La situación en el PP

Arantza Quiroga dimite y abre la segunda gran crisis en el PP vasco en menos de dos años

  • Cospedal intentó sin éxito convencerla de que no lo hiciera, de que se mantuviera en el cargo, al menos, hasta después de las elecciones generales
  • "Volvería a presentar la moción una y mil veces", dice

Publicada 14/10/2015 a las 10:19 Actualizada 14/10/2015 a las 12:25    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 11

La presidenta del PP del País Vasco, Arantza Quiroga, tras comunicar su decisión de abandonar el cargo.

La presidenta del PP del País Vasco, Arantza Quiroga, tras comunicar su decisión de abandonar el cargo.

EFE
No hay marcha atrás. Pese a que la secretaria general del PP lo intentó durante el día anterior. Arantza Quiroga dimitió este miércoles como presidenta del PP de Euskadi. Lo hizo tras casi una semana de silencio después de verse obligada a retirar una moción en el Parlamento vasco en la que rebajaba las exigencias respecto a la condena del terrorismo en el País Vasco. En una moción firmada por ella misma, reducía la "condena expresa" de la violencia, al "rechazo". Una moción que, según dijo en rueda de prensa, "volvería a presentar una y mil veces". No pasa inadvertido que el documento sentó como un puñetazo en Génova, en gran parte de PP vasco y en los colectivos de víctimas del terrorismo, referentes morales de los conservadores durante muchos años. 

Cuando Quiroga llegó a la presidencia del PP de Euskadi en marzo de 2014 lo hizo con el objetivo de unir a un partido que dudaba de su liderazgo, sobre todo el PP de Álava, liderado por Alfonso Alonso, ahora ministro de Sanidad, y con el de rediseñarlo, redefinirlo como alternativa al nacionalismo en un contexto en el que ETA había dejado de matar. Fue con este segundo objetivo con el que redactó la moción que ahora le cuesta el puesto.

Tras el Congreso regional de 2014, Quiroga llegó a pedir al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que la respaldasen en esta nueva estrategia, que la dejasen hacer. "Se ha pasado de frenada", analizaba uno de sus compañeros de partido que, no obstante, lamenta que "Bildu intentase apropiarse de ella".

Quienes conocen cómo se ha desarrollado este proceso no sólo achacan esta crisis a la literalidad de la moción, sino a las formas. "Se saltó a Génova y, lo que es peor, se saltó a más de la mitad del PP vasco", señalan desde la dirección nacional del PP. Su complicidad con María Dolores de Cospedal –la secretaria general del PP la aupó a la presidencia– salvó el detalle importante de haber obviado a sus jefes de Madrid, pero poco pudo hacer contra el enfado de las víctimas del terrorismo y la indignación de sus compañeros alaveses, que se la tenían jurada desde que apartó a Iñaki Oyarzábal de la secretaría general.

No sólo ella sale tocada de esta crisis. Ella, Quiroga, es la que se marcha más tocada porque supone el fin de su carrera política. Pero la gestión por parte de Cospedal también ha dado mucho que hablar en el PP en los últimos días

El camino hacia la dimisión

Un día antes, el martes, la ausencia de noticias agitó todavía más a una formación regional en la que las aguas bajan revueltas desde que Quiroga asumió la presidencia del partido imponiendo a su equipo por encima de las direcciones provinciales. "Estamos dando una imagen lamentable. Nos quedan dos meses para las elecciones y en lugar de estar metidos de lleno en la precampaña estamos esperando a que la presidenta nos diga si tenemos que contar con ella o si tenemos que buscarle un recambio", se quejaba un dirigente conservador en conversación con infoLibre.

"Tenemos que dar la cara"

A la confusión creada contribuyeron de manera importante dos declaraciones contradictorias sobre el futuro de la presidenta regional del PP de Euskadi. La secretaria general del PP atendió a la prensa desde Bruselas a primera hora del martes. Se encontraba en el Parlamento Europeo para mantener un encuentro con los diputados españoles. Cargos del PP respiraron tranquilos cuando la escucharon decir que seguía viendo a Quiroga como presidenta. Menos entendieron que quitara hierro a sus cinco días desaparecida asegurando que estaba descansando.

"Los políticos tenemos una serie de responsabilidades y tenemos que dar la cara. No se pueden justificar determinadas actitudes", señala una diputada. Si alguien en el PP hubiera tenido que apostar tras escuchar a Cospedal, habría apostado sin duda por que se quedaba y por que la crisis podía empezar a darse por resuelta. Al menos, temporalmente, hasta después de las elecciones generales.

Pero las piezas empezaron a dejar de cuadrar cuando, tras una reunión de la cúpula del PP vasco en Vitoria, su secretaria general, Nerea Llanos, aseguró desconocer cuál iba a ser la decisión de su jefa. Pero, en todo caso, subrayó que la situación era "complicada" y, pese a ello, el partido "seguía funcionando". A quienes la escucharon les dio la impresión de que estaba preparando al partido para una nueva etapa.

A las 17.30 de la tarde, la secretaria general del PP presidió, en ausencia de Rajoy, la reunión del Comité de Dirección del partido. A diferencia de lo que había venido pasando en los últimos meses, no se convocó una rueda de prensa a su término, lo que desató las especulaciones respecto a que la crisis vasca no estaba resuelta.

"Es inexplicable"

Los dirigentes más críticos con la actuación de Quiroga han sido precisamente sus compañeros vascos. "Lo que no es explicable es que no tengamos contacto desde hace seis días. No se pueden poner paños calientes", señaló Borja Sémper, presidente del PP de Gipuzkoa, en una entrevista concedida a esRadio. Además, sostuvo que ésta no había sabido explicar bien su postura respecto a la polémica moción. Fue el ministro de Sanidad y presidente del PP de Álava, Alfonso Alonso, el que hace una semana, censuró de forma tajante la iniciativa que llevaba la firma de Quiroga. Lo hizo en una entrevista concedida a la cadena Cope.

“Quiero recordar la posición del PP nacional, se debe exigir la condena expresa del terrorismo de ETA. Bildu pretende blanquear su pasado y debemos ser la fuerza más exigente en el País Vasco. Nuestra posición es contundente y podemos llevar a la confusión. Espero que en ese debate del Parlamento se clarifique nuestra postura. Nuestra posición está clara. Bildu sigue siendo el defensor de ETA”, subrayó desautorizando a la presidenta del PP vasco.

El PP de Álava está distanciado de Quiroga desde marzo de 2014, cuando esta rechazó que Iñaki Oyarzábal fuese su número dos en el congreso regional. Fuentes de la dirección provincial aseguran que, no sólo Quiroga no consultó con Génova el texto de la moción, sino que tampoco lo conocían ni ellos ni la dirección de Gipuzkoa.

El contexto electoral

Poco han contribuido a la estabilidad del PP de Euskadi los resultados electorales. En pasado mayo, en el País Vasco, el PP sólo superó en Álava el 10% en porcentaje de voto. Los conservadores alaveses, presididos por el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, lograron en 2011 un total de 82 concejales en el territorio, una cifra que ahora bajó a 46. No obstante, el porcentaje de voto desciende menos de un punto, del 25,34% al 24,63%. La ciudad de Vitoria es clave en este resultado. La candidatura encabezada por Javier Maroto mantiene el tipo sin perder ninguno de los 9 escaños que ya logró en 2011. En porcentaje pasa del 29,81% al 29,19%.

Tras los resultados en Álava, pero a mucha distancia, se ubicaron los de Bizkaia: 26 concejales menos que en 2011 (los 55 de entonces se quedaron ahora en 26) y el 7,92% de los votos. El panorama de Gipuzkoa fue aún más delicado. El peor para el PP vasco. De 26 concejales pasaron a 7 y el porcentaje de voto cayó del 9,65% al 4,94%. Paradójicamente, el presidente del PP de Gipuzkoa es Borja Sémper, uno de los dirigentes del PP al que muchos de su partido señalan como una de las caras del futuro del partido.

En las diputaciones forales, que tienen un gran poder en Euskadi, también es Álava la que mejor resistió. Perdió cuatro junteros si se compara con los 16 de hace cuatro años. La mitad se dejó por el camino en Bizkaia, de 8 a 4, y en Gipuzkoa perdió tres y sólo conserva uno.
LA AUTORA Correo Electrónico


10 Comentarios
  • 11 cepeda 15/10/15 13:38

    1.Me parece bien que haya dimitido. 2.Me parece normal que muchos compañeros y que las víctimas del terrorismo no estén de acuerdo con ella. 3.Es evidente que el PP en el país vasco está dividido y tiene problemas 4.Me parece normal que los tenga cuando ante un tema de tal gravedad, algunos no tienen claro que hace falta muchísimo más que un "rechazo". 5.La utilización del asesinato terrorista como arma política, si siempre es condenable, lo es mucho más cuando se forma parte de un estado democrático de la UE.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 10 cepeda 15/10/15 13:05

    JJOD dijo..
    Con todos los respetos... aquí los únicos fascistas fueron los que asesinaron a casi 1000 personas para imponer su diktat político a quienes no estaban de acuerdo. Aquí no hay más fascistas que los terroristas que asesinan a inocentes, destruyen familias y obligan a ciudadanos indefensos a abandonar sus pueblos y ciudades, y a sus familiares y amigos, simplemente por pensar diferente y por no comulgar con el nazionalismo obligatorio. Si se defiende el estado DEMOCRÁTICO de derecho hay que estar con las víctimas y con sus familias... no con los verdugos y con quienes llevan décadas defendiéndolos y brindando con champán después de cada asesinato... Claro, si se defiende el estado DEMOCRÁTICO de derecho...

    Responder

    Denunciar comentario

  • 9 cepeda 15/10/15 13:01

    1."En una moción firmada por ella misma, reducía la "condena expresa" de la violencia, al "rechazo". Una moción que, según dijo en rueda de prensa, "volvería a presentar una y mil veces". En esas condiciones me parece muy normal que haya gente del PP vasco que estén contentos con su dimisión.  2.¿Qué le viene mal al PP de cara a las próximas elecciones?. Le hubiera ido bastante peor si no llega a retirar la moción... 3.El fondo de la cuestión es que la izquierda vasca intentó jugar con dos barajas, con una intentaba presentarse a las elecciones y con la otra eliminaba y aterrorizaba a sus adversarios políticos y eso es intolerable e imperdonable en democracia. 4.El fondo de la cuestión es que tienen que disolver la banda, entregar las armas y pedir perdón por el daño causado a tantos inocentes, por la destrucción de tantas familias y por el chantaje mafioso al que sometió a buena parte de la sociedad vasca durante décadas.... 5.No puede haber reconciliación y futuro si no hay reconocimiento del daño INJUSTO causado y además una petición clara e incondicionada de perdón.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 8 Ciro2 14/10/15 16:04

    Pareja Mortadelo-Maroto, agentes de la TIA Cospedal y del Superintendente Mariano, que lo es, a qué esperan para seguir el ejemplo de Quiroga.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 Ciro2 14/10/15 15:24

    Quiroga no ha aceptado ser dirigente y dirigida. Bien hecho. Nunca me cayó bien por algunas de sus posiciones extremistas, como su lucha contra el condón, pero hoy ha demostrado a Mortadelo Alonso que su disfraz de inquisidor en la sombra no le asustaba. El pobre Alonso es un fiasco. Lo fue como portavoz, lo es como postizo ministro de Sanidad, pero se conoce que le sabe a poco y ha querido incrementar su debe con esta perdida en el PP vasco. Qué tendrá el ayuntamiento alavés que genera monstruos. Primero Alonso, después Maroto, demuestran que no se puede ser vasco y español a la vez. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 AlfonsoRL 14/10/15 15:07

    En esta mismo medio y tema, el día 8 pasado, tomando como punto de partida el  titulo del  comentario (nada que ver con el concreto caso que nos ocupa) con que el jurista José Luis Manzanares Samaniego, iniciaba su habitual blog en Republica.es ("La manipulación de la información y del lenguaje) y conocida la "marcha atrás" que daba la todavía presidenta del PP en el País Vasco, sobre el tema que nos ocupaba, yo hacía un comentario que acababa de la siguiente forma: "(...)  Pues eso, señora Quiroga. Su inicial y bien intencionado proyecto se ha ido al garate única y exclusivamente porque su partido así lo ha querido. Y usted que ha demostrado valentía en otras ocasiones,  no ha debido acudir, creo, a subterfugios para justificar la retirada del proyecto." Fin de la (mi) cita. Pues me alegro por su valiente decisión de hoy. Y especialmente me alegro porque para ella el sillón es eso un sillón. Y sillones hay muchos. También porque no ha entrado al trapo del aguanta; sé fuerte y después de las elecciones te vas... Conozco el dicho latino "excusatio non petita, acusatio manifesta", pero digo: 1)  El grado de mi empatía, simpatía, identidad, aproximación, etc. con BILDU ES IGUAL A CERO. 2)  De perogrullo,  si, pero no está de más decir ahora que Bildu está en las instituciones porque así lo han querido sus votantes y los guardianes del Estado de Derecho,  NO HAN ENCONTRADO FISURA PARA EVITAR DICHA PRESENCIA.  Suerte señora Quiroga...

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 Caecilium 14/10/15 14:48

    Es modosita y cuqui. Ciudadanos se la rifa. La Arrimadas vasca, pues.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 VDV 14/10/15 14:41

    En el diario El País hay un análisis de opinión de Patxo Unzueta, que te deja desconcertado, viene a afirmar que este pacto no es posible mientras la pretension de Sortu y compañia sea negociar su renuncia expresa a ETA a cambio de contrapartidas politicas tales como la salida de las fuerzas de seguridad del Estado de Euskadi. Este tema es muy complicado. HB,Sortu etc son camaleonicos y muy tramposos. Esto es lo menos malo que se puede decir de ellos. Muchos, sin pararse a pensar aprovechan la situación para soltar toda su bilis contra el PP y afirmar que son unos fachas, y mi reflexión, es si el PP son fachas, que son Sortu & Cia con 800 muertes a sus espaldas en estos 30 últimos años?, se han reconvertido en pacifistas convencidos del día a la noche, no me digáis?. En mi opinión es que hay que ser muy prudente y estar atentos para intentar entender e interpretar correctamente lo que esta ocurriendo.Algunos ya lo tienen muy claro, yo desde luego no se bien que pasa.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 Uber 14/10/15 12:23

    Si no recuerdo mal , se declaraba del Opus y contraria a las relaciones sexuales si no es para buscar un hijo . Al leer esa entrevista hace años , me cayo muy mal . Tampoco la he seguido mucho desde entonces , aunque ahora que se va la impresion que me queda es que se ha comportao de manera decente y coherente con sus ideas , a años luz del universo San Gil-Aznar-Mariano , lo mas putrido de este pais desde que murio el unigüevo .

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Ciro2 14/10/15 11:21

    No le quedaba otra a la intromisión centralista. El PP vasco convive con el llamado conflicto y busca la reconciliación. El PP de Madrid solo busca la confrontación y el no entendimiento. Se vive muy bien en Madrid a costa de los conflictos periféricos, sean en Vitoria o en Barcelona.

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre