Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Entrevista a Miquel Iceta

Iceta: “Me temo que la aritmética no hace posible un Gobierno de izquierdas, hay que buscar acuerdos más amplios”

  • El primer secretario del PSC apuesta por un nuevo Gobierno en Madrid para resolver la situación en Cataluña, y dice que los socialistas no cederán a las presiones para formar una gran coalición con el PP
  • Cree que repetir las elecciones generales sería el peor escenario y aboga por "ser imaginativos, ambiciosos y buscar un amplio acuerdo" para llevar a Pedro Sánchez a la Moncloa si Rajoy no logra la investidura

Publicada 12/01/2016 a las 06:00 Actualizada 12/01/2016 a las 02:10    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

EL AUTOR Correo Electrónico
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta.  EFE

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta. EFE

Miquel Iceta (Barcelona, 1960), primer secretario del PSC, es partidario de que Pedro Sánchez explore "todas las vías" para llegar a la Moncloa si Rajoy fracasa. Porque el PP ganó las elecciones, sí, pero con un desplome muy notable". Y porque la mayoría de ciudadanos, agrega, rechazaron en las urnas el 20-D un nuevo mandato del PP. El líder de los socialistas catalanes en el Parlament advierte, no obstante, de que las cuentas no salen si el PSOE sólo mira a su izquierda, por lo que pide "ser imaginativos" para lograr la investidura de Sánchez.

En clave catalana Iceta dice que el frente antisoberanista que propone el PP sería un error "muy, muy grave", porque la confrontación es lo que no hace falta en estos momentos. Se ofrece a tender puentes sin vetos a ningún partido siempre que no busquen situarse fuera de la legalidad, y defiende que la solución al encaje de Cataluña pasa por la reforma constitucional. Por último, y a poco más de 24 horas de que se constituya la Mesa del Congreso, afirma de que los socialistas catalanes no tienen hoy grupo propio en la Cámara baja porque el reglamento lo impide.

La situación en Cataluña


PREGUNTA.: ¿Por qué cree que Junts pel Sí y la CUP lograron un acuerdo en el último minuto? ¿Miedo a unas nuevas elecciones?


RESPUESTA.: Creo que tiene que ver con el deseo de evitar la repetición de elecciones y también, desde el punto de vista de los independentistas, es la respuesta al resultado que obtuvieron el 27 de septiembre. Se habían llenado la boca al decir que esto no era un problema de personas, y finalmente, si no era un problema de personas, tenían que encontrar una solución.

P.: Carme Chacón asegura que el president Carles Puigdemont es más radical que Artur Mas. ¿Comparte esa impresión? 

R.: El alcalde de Girona llegó al independentismo bastante antes que Artur Mas. Desde ese punto de vista quizá pueda decirse que es más radical, pero yo siempre soy partidario de juzgar a las personas por sus actos. Habrá que darse un tiempo para ver si se confirma esa imagen que ha proyectado hasta ahora.

P.: Albiol (PP) reclama un frente de PP, PSC, Ciudadanos y Catalunya Sí que es Pot contra el soberanismo. ¿Qué opina?

R.: Sería un error muy, muy grave. La política catalana no necesita frentes, necesita puentes. Nosotros somos partidarios de acordar y dialogar con todo el mundo, pero no de formar dos frentes irreconciliables que sólo profundizarían en la división de la sociedad catalana. Probablemente el PP está buscando el apoyo de los socialistas a investidura de Rajoy, pero nos parece también incongruente, porque Rajoy ha tenido un Gobierno muy fuerte en los últimos cuatro años y, lejos de contribuir a solucionar el problema catalán, ha contribuido a agravarlo. La cuestión no es la fortaleza de un Gobierno, sino el acierto de sus decisiones y su capacidad de lanzar propuestas que saquen a la política catalana de ese atolladero.

P.: Entonces, ¿ve posibilidad de entendimiento con Junts pel Sí y la CUP? 

R.: Si su planteamiento es la independencia unilateral e ilegal, la respuesta es que no. Lo que pasa es que los partidos que no formamos parte de esa coalición de Gobierno hemos recibido el 52% de los votos de los catalanes, y creemos que sería un error muy grave del Gobierno atender solamente a los deseos y las esperanzas que suscitan los ciudadanos que les votaron. El president dijo que se comprometía a una política de mano tendida y habrá que ver si es posible el entendimiento en torno a los proyectos que proponga.

P.: Así que no se cierra al diálogo con los independentistas.

R.: Nosotros dijimos en el Pleno de este domingo que votábamos no a la independencia, no a la ilegalidad y no a la investidura de Puigdemont. Tenemos unos planteamientos muy claros, pero no nos impiden dialogar con todo el mundo y establecer acuerdos con aquellos con los que nos pongamos de acuerdo.

P.: Tanto el president Puigdemont como Josep Rull (coordinador general de CDC) han dicho que no se situarán fuera de la legalidad. ¿Cree que se han moderado o que intentan esquivar la ley?

R.: No lo sé. No me quiero dejar llevar por los prejuicios, pero si se produce algún atisbo de ilegalidad hay mecanismos suficientes para reconducir las cosas. Confío en que nadie caiga en la tentación de situar a las instituciones catalanas fuera de la ley. No tienen derecho a ello, y con una actuación de ese tipo perjudicarían a todos los catalanes y perjudicarían al autogobierno de Cataluña.

P.: El PSC tiene ahora 16 diputados en el Parlament. El del 27-S fue su peor resultado, su tercer mínimo histórico consecutivo. ¿Qué ha hecho mal y qué piensa hacer para invertir la tendencia?

R.: Estamos ante un cambio importante de los mapas políticos. Cada vez va a ser más difícil establecer patrones de comparación con tiempos anteriores. El bipartidismo ya no funciona, estamos lejos de las mayorías absolutas y más cerca de un escenario político competitivo. Tenemos que trabajar para que los ciudadanos confíen más en nosotros, recuperar la credibilidad perdida y ser útiles a la gente de nuestro país. A eso nos vamos a dedicar todos los militantes socialistas.

P.: Pero no es sólo que haya más partidos y se reparta el voto. Es también el orden de las distintas fuerzas en las urnas. El 27-S les superó C's por amplio margen.

R.: Pero luego en las generales les adelantamos nosotros a ellos. Estamos en un momento de grandes cambios. Se dijo que en las generales iba a arrasar Ciudadanos y no fue así, en las autonómicas se dijo que nos iba a ganar Podemos y no lo consiguieron, y en cambio sí nos ganaron en las generales. En ese escenario más competitivo hay que esforzarse más y hacer las cosas mejor, pero nadie puede dar las cosas por hechas.

P.: ¿Cómo ha pasado el PSC de defender el derecho a decidir a pedir una reforma de la Constitución? ¿Se entiende su actual discurso?

R.: Espero que sí, y hay medio millón de catalanes que no sólo lo entienden sino que lo comparten. El PSC defendió en 2012 una consulta legal y acordada, pero después de que los independentistas optaran por una consulta que no era ni legal ni acordada, el PSC decidió proponer una modalidad concreta de consulta legal y acordada, que es la de la reforma constitucional. Creemos que no resolveremos este problema sin dar a los ciudadanos la oportunidad de que voten, y la mejor manera es que voten lo mismo los catalanes y el conjunto de los españoles en forma de un nuevo acuerdo contenido en la reforma constitucional federal.

P.: Precisamente sobre la reforma federal, ¿pasar del Estado de las autonomías al Estado federal no es sólo una cuestión sólo de nombre? ¿Qué efectos prácticos tiene?

R.: Déjeme que ponga un ejemplo que es evidente. En un Estado federal la Cámara alta es un Senado federal. En España no tenemos una Cámara territorial, por tanto ahí se ve un cambio muy concreto y con consecuencias muy prácticas, que es que el Senado está compuesto por representantes de las autonomías, no de las provincias.

P.: ¿Y el procedimiento de reforma constitucional no es demasiado lento –o incluso imposible por la mayoría absoluta del PP en el Senado– en el actual contexto de confrontación?

R.: Si fuera lo único que hay que hacer tendría usted razón. Pero hay muchas cosas que hay que hacer antes de la reforma constitucional: hay que reformar el sistema de financiación autonómica, tenemos un listado de 23 cuestiones que el president Mas puso sobre la mesa del señor Rajoy y que no tuvieron respuesta, hay cuestiones que tienen que ver con la derogación de la LOMCE, el tratamiento de las lenguas de España en las instituciones del Estado... Hay muchas cosas a hacer para recuperar una relación dialogante, razonable y pactista entre las instituciones catalanas y españolas. La reforma constitucional para nosotros es muy importante, pero no es ni la primera ni la única de las cosas que hay que hacer si queremos resolver el problema de fondo.

La gobernabilidad en España


P.: El PSOE no se plantea en ningún caso permitir un Gobierno del PP, ni con su abstención ni con su voto favorable, incluso si el candidato no es Rajoy. ¿Es así?

R.: Tuvimos una discusión en el Comité Federal del PSOE que culminó con la aprobación de una resolución que dice muy a las claras que, de la misma forma que reconocemos que el PP tiene derecho a intentar forjar una mayoría para la investidura de Rajoy, no podrá contar con nuestro apoyo ni por activa ni por pasiva, y que si Rajoy no consigue la investidura corresponde a Pedro Sánchez buscarla.

P.: Tras el acuerdo para un Govern independentista en Cataluña, ¿ve más urgente un Gobierno estable en Madrid?

R.: Son cuestiones independientes. Creo que el PP está agitando mucho esa cuestión y diciendo que si hacemos presidente otra vez a Rajoy este tema se resuelve, pero en estos cuatro años de mayoría absoluta del PP y de Presidencia de Mariano Rajoy el problema no ha hecho más que agravarse. Si se quiere resolver el problema que hay entre Cataluña y el resto de España necesitamos un nuevo Gobierno en Madrid. Un Gobierno que crea que la solución no pasa sólo por el cumplimiento de la ley, sino por un escenario de diálogo y pacto entre las instituciones catalanas y las instituciones españolas.

P.: ¿Qué opina de la carta enviada por miembros del PSOE a Sánchez para pedir que busque un pacto de izquierdas? ¿Qué le parece esa vía?

R.: Hay que explorar todas las vías. Lo ha dicho Pedro Sánchez: él se va a dirigir a todos los progresistas, tanto a la izquierda como a la derecha del PSOE, para intentar formar una mayoría sólida y que acuerde las reformas que España necesita. El veredicto de las urnas fue claro: el PP ganó las elecciones, pero con un descenso en votos y en escaños muy notable. La mayoría de ciudadanos dijeron que no querían a Rajoy como presidente, y los partidos que querían disputarle a Rajoy la presidencia tienen la obligación de sentarse y compartir ideas para acordar las reformas que España necesita. La contribución que se hacía desde esa carta, como la que se hace desde otros planteamientos, es la de explorar a fondo un Gobierno distinto al del PP, una Presidencia distinta a la de Rajoy, y estamos de acuerdo en ese planteamiento

P.: Ha dicho “progresistas tanto a la izquierda como a la derecha” del PSOE. ¿Qué partidos hay a la derecha del PSOE que sean progresistas?

R.: Bueno, Ciudadanos ha dicho que está dispuesto a acordar reformas…

P.: Pero entonces, ¿enmarca a Ciudadanos en el ámbito de fuerzas progresistas?

R.: Bueno, cuando Pedro Sánchez dijo que se dirigía a izquierda y derecha yo no le puse apellidos. Yo lo que digo es que para una investidura en España se necesitan 176 votos en primera votación y en segunda votación mayoría simple. PP y C's tienen 163 votos. PSOE, Podemos e IU tienen 161. Si se quiere una mayoría alternativa a la de la derecha y el centro-derecha hay que ser imaginativos, ambiciosos y buscar un amplio acuerdo en favor de la reforma. Probablemente eso sólo sea posible a partir del fracaso, si es que se produce, de Mariano Rajoy de lograr la investidura, pero creemos que el diálogo político no ha de poner límites de entrada, y que hay que buscar la constitución de una amplia mayoría que tenga acordadas las reformas que el país necesita.

P.: ¿Cree que PSOE, Podemos y Ciudadanos comparten lo suficiente como para conformar una mayoría? En campaña Sánchez retrató a C's como la derecha…

R.: Eso es lo que hay que explorar y lo que hay que dialogar. Es lógico que los partidos en campaña extremen sus diferencias porque buscan el apoyo de los ciudadanos, pero una vez han hablado hay que buscar mayorías. Yo digo que todo el mundo tenga en cuenta qué números salieron de las elecciones: PP mas Ciudadanos, 163. PSOE, Podemos e Izquierda Unida, 161. Si alguien piensa que un Gobierno de izquierdas es posible, me temo que la aritmética no acompaña los buenos deseos. Hay que buscar acuerdos más amplios y más sólidos. ¿Con quiénes? Con todo el mundo que esté dispuesto a acordar y pactar reformas.

P.: ¿Y repetir elecciones?

R.: Siempre he defendido, también en Cataluña, que es el peor de los escenarios posibles, porque es como decirles a los ciudadanos que no nos gusta cómo han votado y que lo vuelvan a hacer, a ver si aciertan. Yo creo que la mejor manera es abordar los puntos que pueden acercar las posiciones y acordar reformas. A ese diálogo el PSOE tiene que invitar a todos.

P.: ¿La militancia debe pronunciarse sobre las alianzas postelectorales?

R.: No necesariamente. En los partidos hay muchos mecanismos para tomar decisiones. En el PSOE los acuerdos tras las elecciones debe aprobarlos el Comité Federal.

P.: Este miércoles se votará la Mesa del Congreso. ¿Cómo valora el PSC la pretensión de Podemos de desdoblarse en cuatro grupos?

R.: No somos quién para juzgar las pretensiones de nadie, pero sí queremos recordar que con el actual reglamento de la Cámara el PSC, que tenía grupo propio, lo perdió, precisamente por considerar que su relación con el PSOE no le habilitaba a tener grupo propio. Con el actual reglamento de la Cámara esa pretensión no es posible, aunque es una cuestión que deberán dilucidar los acuerdos políticos y la propia Mesa del Congreso cuando se constituya. Si el PSC no es un grupo hoy en el Congreso es porque hubo un cambio de reglamento que lo impedía, y ese es el reglamento actualmente vigente

P.: ¿Se ha calmado ya el debate interno en el partido en torno a la fecha del próximo Congrero Federal?

R.: El calendario debe decidirlo el Comité Federal y todavía no se ha abordado esa cuestión. El Congreso debe celebrarse en la primavera de este año, y cuando corresponda lo haremos. Pero me parece lógico que en el momento en el que se está discutiendo la conformación de un nuevo Gobierno de España, las mejores energías del partido y de sus dirigentes se centren en esta cuestión. Los ciudadanos suelen entender muy mal que cuando hay debates políticos de esta naturaleza se impongan los intereses de las propias organizaciones políticas y no la solución de los problemas de la ciudadanía.


7 Comentarios
Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre