Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Elecciones 26-J

El PSOE no se cree las encuestas y confía en mejorar los pronósticos en las urnas el 26-J

  • El equipo de campaña cree que Sánchez saldrá reforzado de los debates e insistirá en reclamar un cara a cara con Rajoy
  • El candidato presenta un documento sin grandes novedades en el que fija sus "principios" para pactar tras los comicios

Publicada 26/05/2016 a las 13:40 Actualizada 26/05/2016 a las 15:17    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 43

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, este jueves.

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, este jueves.

EFE
El PSOE no se cree las encuestas. O no se las quiere creer. Los últimos sondeos lo colocan por detrás de la coalición Unidos Podemos, pero el equipo de campaña de Pedro Sánchez prefiere no darles demasiada importancia. Y sin entrar a criticar los cálculos de estos estudios, fuentes socialistas recordaron este jueves que por ejemplo en las elecciones autonómicas de mayo de 2015 los pronósticos situaban al partido de Pablo Iglesias por delante de la lista que encabezaba Ángel Gabilondo. "Decían que nos ganaba por once escaños y el PSOE le sacó diez, decían que Gabilondo iba a sacarle dos escaños a Ciudadanos y le ganó por veinte", apuntan.

Según los últimos pronósticos, Sánchez está en riesgo real de conducir al PSOE por primera vez a la tercera posición. El último estudio de Metroscopia para El País calcula que Podemos e IU aventajarán en tres puntos a los socialistas: 23,2% contra 20,2% y que, en cualquier caso, ambas candidaturas estarán lejos del PP de Mariano Rajoy (29,9%). La Razón, El Español y Público también han difundido encuestas en los últimos días, y tienen un denominador común: anticipan la victoria del PP y el sorpasso de la coalición de izquierdas –lograría entre un 23,7% y un 24,9%– a los socialistas –que se quedarían con entre el 19,7% y el 21%–.

El equipo de campaña del PSOE confía además en que Sánchez salga reforzado de los debates. El secretario de Organización y coordinador del Comité Electoral, César Luena, señaló este miércoles que el candidato aceptará los debates a cuatro, pero reclamó a Rajoy que se someta a un cara a cara con el líder socialista. Los conservadores, en cambio, ya han dejado claro que sólo quieren un debate electoral en las semanas previas al 26-J, y que quieren un debate a cautro. Un integrante del comité de campaña del PSOE insistió este jueves en que "exigirán también un debate cara a cara" porque es lo que dicta "el sentido común".

Debatir para movilizar

El rechazo del candidato del PP al debate a dos es "respetable", inciden fuentes socialistas, pero creen que la negativa a confrontar sus ideas con el líder de la oposición sienta un "mal precedente" para el futuro. En cualquier caso, admiten que la mayoría de peticiones de medios de comunicación que llegaron tras anunciarse la convocatoria electoral son para debates a cuatro, "quizá porque es la fórmula que hasta ahora no se había visto". Y aunque en esa clase de encuentros admiten que hay más riesgo de "diluirse" –"son menos debate", creen en el PSOE–, sostienen que llegan a ellos en una situación "infinitamente mejor" que en diciembre.

"Creo que el debate a cuatro nos va a venir muy bien", dice un integrante del Comité Electoral. Los socialistas, considera, podrán dejarle claro a Pablo Iglesias que "Rajoy sigue ahí por él", mientras que el líder de Podemos tendrá menos credibilidad cuando agite el fantasma de la "gran coalición" porque tras el 20-D el PSOE mantuvo su anunciado veto a pactar con el PP. Y si Iglesias intenta polarizar a toda costa el enfrentamiento entre Unidos Podemos y PP, añaden estas voces, "lo que verá la gente será una inmensa pinza". "De toda la vida el PSOE tiene que movilizar a su electorado, y el debate es una oportunidad", concluyen. 

Lo que no está clara por ahora es la fórmula. Los socialistas prefieren "varios" debates con formatos diferentes: a dos y a cuatro. Pero admiten como probable que el PP se enroque e imponga un único enfrentamiento entre Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera. ¿Y qué pasará en ese supuesto? ¿Cuándo y dónde se celebraría? Una de las fechas probables es el martes 14 de junio. Después habría que ver qué cadenas desean emitirlo y no se descarta un escenario neutral –la Academia de Televisión– pero otorgando a las televisiones privadas un papel en la organización, la producción o incluso con presencia de alguno de sus periodistas estrella.

Una campaña de contenidos

Los estrategas del PSOE sí que tienen decidida una cuestión: quieren una campaña centrada en los contenidos y buscarán forzar al resto de partidos a posicionarse en torno a un buen número de cuestiones. Con el PP, por ejemplo, quieren "confrontar en materia social" y con Podemos en "cuestión de libertades". Además, añadió un miembro del comité de campaña este jueves, "Pablo Iglesias tendrá que mojarse sobre temas como el referéndum en Cataluña (...). En la anterior campaña Podemos no habló del referéndum, y luego sacó el tema".

En esa línea de poner el foco en el "qué" y no en el "quién", en la mañana de este jueves el candidato Pedro Sánchez presentó un documento titulado "sí a los seis principios para el Gobierno del cambio" [ver en PDF] que, en sus propias palabras, refleja "hacia dónde" quien ir los socialistas y contiene "los seis pilares sobre los que, siendo primera fuerza" el PSOE "buscará construir acuerdos". "El PSOE aspira a ganar las elecciones y antes de decir con quién queremos ir, queremos plantear a los españoles a dónde queremos ir", aseguró Sánchez que, según fuentes socialistas, mantiene su no al PP y no vetará ni a Podemos ni a Ciudadanos tras el 26-J.

Para el Comité Electoral del partido el texto presentado este jueves no es "menor", sino que contiene "propuestas muy claras" para "no fomentar el debate sobre pactos" sino "delimitar un marco de campaña centrado en los contenidos". Son, en definitiva, "límites y principios que no se negocian" y que se presentaron en una declaración sin preguntas de Pedro Sánchez ante el Monumento a la Constitución de 1978 en Madrid, "un sitio muy elegido" porque representa el "mejor acuerdo" alcanzado por las distintas fuerzas políticas, según el entorno del candidato.

Seis ejes para gobernar

Las propuestas del texto difundido este jueves se articulan en torno a seis capítulos y no contienen grandes novedades con respecto al programa socialista para el 20-D. El primer apartado, explicó Sánchez, pide la "reconstrucción y mantenimiento" del Estado de Bienestar junto al "rechazo totundo" a nuevos recortes, y propone una reforma fiscal progresista, derogar la Ley Wert de Educación e implantar un ingreso mínimo vital. El segundo pide expresamente "derogar la reforma laboral" del PP y poner en marcha un nuevo estatuto de los trabajadores y un plan de choque para atajar el paro de larga duración.

Los socialistas ponen el acento en tercer lugar en la apuesta por unas instituciones independientes y la regeneración democrática, con un nuevo "sistema no partidista" de designación parlamentaria de los órganos esenciales del Estado, una reforma de la Justicia que suprima las actuales tasas, una reforma electoral con "listas abiertas" y sin imponer "una candidatura bloqueada e inamovible" y la derogación de la Ley Mordaza, según expresó Sánchez. El cuarto eje del documento es la lucha contra la violencia de género, con medidas como un aumento de presupuesto para la prevención y la atención a las víctimas.

La reforma federal de la Constitución aparece en quinto lugar. Pedro Sánchez rechazó celebrar referéndum de independencia en Cataluña, Euskadi o Galicia. "Frente a quienes quieren romper España, el PSOE va a reivindicar el derecho a convivir unidos entre todos los españoles", subrayó. "El referéndum no se negocia", insistió uno de los estrategas del PSOE. Finalmente, los socialistas proponen renegociar la senda de cumplimiento del déficit público con Bruselas y acordar un ritmo de reducción "mucho más acorde con la situación económica y social" de España.

"Estas no son unas elecciones más (...). España vive una encrucijada y tiene que resolver muchas de sus incógnitas no para los próximos cuatro años, sino para los próximos diez y quince años", añadió Sánchez en la presentación del texto. "Siempre entendimos que el patrimonio del cambio no es exclusivo del PSOE, por eso dijimos que no íbamos a vetar a ninguna fuerza política del cambio. Pero si algo hemos aprendido los españoles es que el cambio no tiene intermediarios y que, en consecuencia, cuanto más fuerte esté el PSOE siendo primera fuerza política ese cambio podrá llegar de una manera más contundente", concluyó.
EL AUTOR Correo Electrónico
Relacionados


10 Comentarios

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre