Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Sala de visionado

El serieadicto contemporáneo

Publicada 26/01/2016 a las 06:00 Actualizada 26/01/2016 a las 21:31    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 9

La aplicación de Netflix en un dispositivo móvil.

La aplicación de Netflix en un dispositivo móvil.

Flickr
Esta columna está dedicada exclusivamente a los serieadictos. La edad avanzada que ya tengo no tiene ventaja alguna. Madurar es una desgracia. No nos engañemos. De lo poco positivo que tiene, está al menos el melancólico recuerdo de lo disfrutado tiempo atrás. Y eso para un serieadicto tiene su valor. Tengo los años suficientes para poder asegurar que he visto, en su momento, con permanente pasión, todas y cada una de las series destacables de la historia de la televisión. Y las he disfrutado. Reconozco mi fanatismo total por las norteamericanas desde los años 60. Haber dedicado miles de horas de mi vida a ver series, sobre todo americanas, es algo de lo que no me arrepiento. El problema de ser adicto hoy en día es que la producción es tan grande que si pretendes seguirlas todas no te queda tiempo para vivir. Otra cosa que aprendes con la edad es que hay muchas experiencias que tampoco pasa nada por no vivirlas.

2015 ha sido sin duda el mejor año de la historia de las series en el mundo. También lo fue el 2014. Y antes el 2013. Así ha sido durante los últimos cinco años. Y casi seguro que el 2016 renovará el título de mejor año de la historia. Todo esto tiene una explicación. La producción de series de alta calidad ha conocido un extraordinario impulso en los últimos tiempos. El motor de esta industria mundial es indiscutiblemente Estados Unidos. Y ha sido allí, donde la televisión ha sufrido un terremoto de alta escala cuyo epicentro está geolocalizado con total exactitud en la producción de nuevas series.

El estallido del mercado de la televisión de pago ha supuesto la mayor y mejor revolución que ha conocido el medio desde los años 80. Ha permitido la llegada de una nueva fuente de financiación sin implicación alguna con la publicidad. Es una fuente de ingresos más libre, sin dependencia con intereses ajenos a la pura capacidad expresiva de los contenidos. La relación entre el suscriptor que paga y el creador de los contenidos es más directa. No hay complicados intereses de por medio. Únicamente la mayor o menor habilidad de los directivos encargados de seleccionar qué se va a producir en cada momento.

El boom que ha supuesto la eclosión de Netflix ha sido el detonante principal. Una antigua compañía de alquiler de películas transformada en una plataforma de OTT (Over The Top) que facilita desde cualquier dispositivo audiovisual acceder a miles de horas de contenidos. Su producto estrella son sus series originales que empezaron con House of Cards hace un par de años. El éxito de su apuesta ha coincidido con el tremendo impulso que en los años anteriores le habían dado a este formato los canales de cable más importantes de EEUU, con HBO a la cabeza. Descubrieron, para arrastrar nuevos suscriptores a la TV de pago, la necesidad de dar mucho más que cine y deporte.

La televisión se ha transformado por completo. En España aún no somos conscientes debido al enorme retraso que las compañías de telecomunicaciones llevan respecto a otros países. Las guerras por el control del mercado de telefonía y del acceso a la banda ancha de Internet han sido su prioridad años atrás. En los últimos tiempos, la situación ha empezado a cambiar y por fin parece que Telefónica está dispuesta a impulsar Movistar+ en serio. De Vodafone-Ono y Orange aún no se conocen estrategias de competencia real en el ámbito televisivo. Habrá que dar un margen de confianza.

Así que ya ha arrancado el 2016. Uno de los grandes cambios introducidos en el nuevo mercado audiovisual es la desaparición del clásico concepto de temporada. La TV de pago necesita estrenar producto durante todo el año para mantener y atraer nuevos clientes. Este fenómeno cada vez afecta más a las cadenas convencionales en abierto que tienden a romper el tradicional modelo de estrenar en septiembre como arranque de temporada y retocar en enero los huecos de rejilla que necesitan sustitución.

Otra gran novedad es el número de episodios de cada serie por año. Convencionalmente, en EEUU se producían 22 episodios cada temporada. Las plataformas de pago prefieren apostar por temporadas más cortas, de 10 episodios, y que estén disponible al completo para competir con el cada vez más obsoleto estreno de un nuevo capítulo cada semana. De esta manera se aportan dos valores decisivos para el teleadicto. Por un lado, se satisface el consumo en Binge TV, término extendido en los últimos tiempos y que hace referencia al placer del atracón televisivo que te pegas cuando puedes pasar un fin de semana o una noche de insomnio sentado frente a la tele consumiendo uno tras otro episodios de tu serie favorita. Y, en segundo lugar, el placer de la renovación permanente. De poderte ver cada semana una serie completa distinta, alternando las nuevas temporadas de tus preferidas con las novedades que van apareciendo.
EL AUTOR


9 Comentarios
  • 9 pamplinash 28/01/16 23:49

    No he corregido:me llamaré M*A*S*H series.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 8 pamplinash 28/01/16 23:38

    Excelente y relajante idea. A los que como dijo Borges -creo- estamos en nuestra segunda juventud, la televisión en mi caso también me trae grandísimos recuerdos. Haré hoy sólo un comentario porque me gustaría que me corrigiera si no es el hilo conductor que le quiere dar a la columna. Falín con razón considera excelente Borgen. Para darle un toque de humor al mundo de la política, aconsejo aquí Yes, Prime Minister, una hilarante descripción de los entresijos del 10 Downing Street. Francamente, gran idea, este foro. Para total transparencia, diré que en esta columna mi pseudo será este, pero en foros más tensos de Infolibre, soy Pamplinash.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 Falín 28/01/16 11:38

    Aunque no soy un serieadicto, reconozco que después de ver The Wire, me senti tan gratamente sorprendido que reincidí con otras: Breaking Bad (un final mal resuelto, ami juicio), Borgen (excelente). El asunto es que continuaré sin empachos ni obsesiones, viendo más de una serie.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 Country 27/01/16 12:12

    Cambio mi firma en los mensajes para evitar confusiones. Sustituyo Country, por José Miguel Contreras.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 Country 27/01/16 12:07

    Nada me gustaría más que este foro sirviera como una tribuna de debate abierto, divertido y enriquecedor entre los serieadictos. Así que invito a los lectores que se vayan incorporando a que discutamos, critiquemos y aportemos ideas para defender la ficción televisiva. Para mí, la mejor muestra de cómo la TV se ha convertido en un referente cultural y de entretenimiento de primer nivel.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 Country 27/01/16 12:02

    jua carrera dijo..
    Soy un convencido defensor de las series españolas. Mi idea en esta colaboración semanal es la de alternar recomendaciones sobre series internacionales que aporten enfoques originales e indicativos de hacía van los formatos de ficción en el mundo. Lo iré alternando con análisis que intenten explicar cómo funciona la industria audiovisual en la actualidad. Próximamente haremos una comparativa con el mercado español que nos ayude a entender las diferencias con otros países. Prefiero no aludir a producciones nacionales concretas, porque he estado y estoy demasiado implicado en muchas de ellas y me costaría más hacer un comentario objetivo y ajeno a vinculaciones personales. La producción de series en España es la piedra angular del futuro de nuestro audiovisual. Tenemos que apoyarla sin duda ninguna. Además, lo merece.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 EAJ49radio 27/01/16 10:23

    Si la TV americana destaca es porque tiene muchísimo `poder económico detrás, quitando la cadena HBO, que es sinónimo de calidad, en las otras cadenas destacan algunas series, no todas. Yo personalmente me quedo con la producción europea, no se distinguen por sus trepidantes escenas pero si por sus diálogos inteligentes, por la humanidad de tratar los personajes y por supuesto la puesta en escena y el cuidado del detalle, la intriga que te está sujetando al sillón y te engancha para querer ver el siguiente capítulo, me alegro de esta iniciativa, así podremos contrastar opiniones y, supongo, descubrir series que se han pasado por alto. Algunas series españolas no están nada mal y si es así habrá que destacarlas, un saludo

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 jua carrera 27/01/16 08:44

    Muy bien pero, como siempre, nos olvidamos del esfuerzo que están haciendo las productoras de este país por realizar series made in Spain de factura más que aceptable y que de paso da trabajo a un buene puñado de profesionales que,gracias a ellas, no han tenido que emigrar. Insisto hay que apoyarlas,favorecerlas y,por favor,hablar de ellas de vez en cuando.Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Carbenmal 26/01/16 23:44

    Un vicio nuevo ciertamente no demasiado nocivo,  como tengo mala memoria me gusta ver las series de uno dos tirones, así no me pierdo en el argumento de una semana para otra, a poco que se continúen.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre