Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Veranos con historia

El asesinato que cambió la historia de Europa

  • El ataque contra el archiduque Francisco Fernando fue el detonante de la Primera Guerra Mundial
  • En agosto, infoLibre hace un repaso de los veranos que, lejos de la placidez estival, cambiaron el curso de la historia

Publicada 17/08/2015 a las 06:00 Actualizada 17/08/2015 a las 11:10    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

El archiduque Francisco Fernando y su esposa Sofía de Hohenberg durante su visita a Sarajevo.

El archiduque Francisco Fernando y su esposa Sofía de Hohenberg durante su visita a Sarajevo.

WIKIMEDIA COMMONS

¿Qué pasó?


“De repente, un joven empuñando una pistola Browning llegó hasta el automóvil e hizo hasta cinco disparos, primero sobre el archiduque y después sobre su esposa”. Con estas palabras narraba el diario ABC, en su edición matinal a finales del mes de junio de 1914, el asesinato del archiduque Francisco Fernando, heredero del trono austrohúngaro, y su esposa, la duquesa Sofía de Hohenberg, en Sarajevo. Un atentado fruto de la casualidad con unas consecuencias que marcarían el sangriento devenir de Europa durante todo el siglo XX: fue el detonante de la Primera Guerra Mundial.

¿Cuándo pasó?


La visita real por Sarajevo, una de las citas más importantes del heredero de la corona austrohúngara, entonces bajo el mando del emperador Francisco José I, fue recibida con entusiasmo por una gran multitud que se agolpaba en las calles por las que pasaría el matrimonio y toda su comitiva.

Sin embargo, a pesar de que se esperaba que el recorrido se realizase en un ambiente pacífico, el baño de masas se vio truncado a las 9.12 horas cuando un artefacto, lanzado en plena avenida Appel Quay por un joven de 19 años identificado como Nedeljko Cabrinovic, estalló cerca del automóvil en el que viajaba Francisco Fernando.

El archiduque salió ileso del ataque: “Esta [bomba] fue a caer cerca del archiduque, quien, dándose cuenta perfectamente del riesgo que corría, tuvo la serenidad suficiente para erguirse en el asiento y para desviar con su brazo aquel objeto, que fue a caer en el suelo y junto al automóvil que seguía detrás”, contaba la crónica del ABC.

Una vez que el orden se restableció, el heredero y su esposa reanudaron la marcha a pesar de que algunas voces recomendaron suspenderla, algo a lo que se negó tajantemente el archiduque: “Ese sujeto está enfermo, sigamos nosotros con nuestro programa”, dijo. Tras la recepción en el Ayuntamiento de Sarajevo, Francisco Fernando y Sofía de Hohenberg se subieron de nuevo al automóvil entre vítores para dirigirse al Konak, palacio en el que se alojaba el matrimonio. “Los archiduques habían rogado que no se extremasen las precauciones a fin de que el pueblo, que deseaba saludarle con sus aplausos, pudiese acercarse al vehículo”, recogía el diario.

Sin embargo, el archiduque pidió que se cambiase el recorrido para poder ir a visitar a los heridos en el hospital. Una decisión que le costó la vida a manos de Gavrilo Princip, un joven que había visto una hora antes cómo se le escapaba la oportunidad de asesinar al archiduque tras el atentado fallido de su compañero –un grupo de seis conspiradores se encontraban apostados a lo largo de la avenida Appel para poner punto y final a la vida de Francisco Fernando–.

Así, resignado por no haber podido llevar a cabo su cometido, acudió a una tienda de comestibles, justo frente al lugar donde la casualidad quiso que se equivocase el chófer del archiduque, lo que le obligó a detener el vehículo y dar marcha atrás. Ese momento fue aprovechado por Princip para ejecutar cinco disparos certeros sobre el matrimonio.



¿Quiénes fueron los protagonistas?


Se cree que Gavrilo Princip era uno de los integrantes del grupo terrorista serbio de ideología nacionalista Mano Negra, aunque nunca se ha podido confirmar por la falta de registros de afiliados. Durante la visita del archiduque, cuyo recorrido fue publicado en la prensa, un grupo de seis jóvenes nacionalistas, todos ellos deseosos de la reunificación serbia –esta idea de crear un nuevo Estado incluía a Bosnia, territorio que el Imperio austrohúngaro se anexionó en 1908–, se encontraban a lo largo de la avenida Appel armados con granadas y pistolas: Gavrilo Princip, Nedeljko Cabrinovic, Trifko Grabez, Cetres Popovic, Vaso Cubrilovic y Mehemed Mehmedbasic.

Los dos últimos miembros del grupo eran los primeros que tenían opciones de atentar contra el archiduque por su disposición a lo largo de la calle. Sin embargo, ya fuese por el miedo paralizador del joven Cubrilovic, que por aquel entonces tan sólo tenía 16 años, o por la lentitud de Mehmedbasic a la hora de sacar la bomba, el primer atentado fue ejecutado por Cabrinovic.

¿Qué fue de los protagonistas?


En los meses posteriores al asesinato, fueron juzgadas diecisiete personas en relación a los ataques, entre ellos cinco de los seis integrantes del grupo –Mehmedbasic había logrado escapar tras los atentados–. En el mes de octubre se conoció la sentencia: Gavrilo Princip evitó la pena de muerte al ser menor de 20 años, límite establecido por la ley austrohúngara, y fue condenado, junto a Cabrinovic y Grabez, a 20 años de cárcel. El resto de implicados fueron sentenciados a penas de prisión que oscilaron entre los 13 y los 16 años.

Sin embargo, el joven serbio no llegaría a cumplir cinco años en prisión. En abril de 1918 fallecía como consecuencia, según la versión oficial, de una tuberculosis ósea.

¿Por qué fue importante?


El emperador Francisco José I era consciente de las consecuencias que tendría para el imperio austrohúngaro actuar contra Serbia, a la que responsabilizaba del atentado contra su sobrino. Sin embargo, influido por sus generales, decide dar un paso al frente el 28 de julio de 1914 declarando la guerra. “Austria contra Serbia”, recogía el Heraldo de Madrid ese mismo día en la portada. “El Gobierno Imperial y Real, creyendo que Serbia no ha contestado de modo satisfactorio a la nota que le fue entregada por el ministro de Austria-Hungría en Belgrado el día 23 de julio, se encuentra en la necesidad de atender por sí mismo a la salvaguardia de sus derechos (…). Austria-Hungría se encuentra, desde este momento, en estado de guerra con Serbia”, rezaba la declaración.

Francia y Rusia salieron en defensa de Belgrado. Gran Bretaña, por su parte, se alineó con la alianza franco-rusa. Finalmente, Alemania se posicionó del lado de Austria-Hungría. El conflicto estaba servido en Europa: comenzaba la Gran Guerra, una contienda que se saldaría con casi 14 millones de muertos y cuyo desenlace todavía estaría latente en el estallido de la Segunda Guerra Mundial.
EL AUTOR Correo Electrónico


4 Comentarios
  • 4 Tubal 18/08/15 18:47

    Las familias reales constituyeron siempre en Europa una auténtica red mafiosa. La "gracia de dios" procuraban asegurársela mediante braguetazos estratégicos que garantizasen en lo posible la continuidad de la explotación de sus súbditos. Los clanes familiares de Habsburgos, Borbones, Hohenzollerns, Romanofs, etc. (sin olvidar a los advenedizos Bonapartes) han esgrimido distintas banderitas nacionales a lo largo y ancho de Europa, auxiliados por sus mercaderes y ocasionando millones de muertos en batallitas "patrióticas". La primera Guerra Mundial fue el último gran ejemplo sanguinario combinando derechos de sangre y derechos de mercado....

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 hojas de otoño 17/08/15 14:54

    Alfar dijo..
    Son la casta la que pone a los paises en guerra, pero es el pueblo y sus hijos los que mueren. Cuando termknan las guerras los hijos de la casta son mas ricos y el pueblo esta en la miseria.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Birth 17/08/15 11:45

    El año pasado, en recuerdo del centenario del comienzo de la 1 guerra mundial, se abrió un debate muy interesante en G. Bretaña sobre si había sido ineludible el haber participado en ella, y por qué al final se tomó la decisión. Se rememoró los detalles de las reuniones del consejo ministerial en las que se preparó la contienda. Curiosamente, (ha mantenido posiciones muy conservadoras en otros temas) los argumentos del profesor N. Fergusson, dan sustento a los de las asociaciones de los trabajadores cuyos representantes se retiraron del gabinete en contra de la decisión. Para este historiador hubiera sido posible y más favorable mantenerse al margen.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Alfar 17/08/15 08:40

    Catorce millones de muertos. Pero Francisco Jose I murio tranquilamente en su cama, y seguramente sin el menor remordimiento, porque claro, el era quien era, por la gracia de Dios.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre