Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Maleta de libros

‘Un padre extranjero’, de Eduardo Berti

  • El escritor argentino Eduardo Berti teje una novela en el filo de la autoficción sobre la paternidad, la pertenencia y las raíces
  • Mar o montaña, pero siempre lectura. infoLibre publica adelantos de las obras que algunas de sus editoriales de cabecera preparan para el otoño

infoLibre Publicada 06/08/2016 a las 06:00 Actualizada 06/08/2016 a las 13:08    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

'Un padre extranjero', de Eduardo Berti.

'Un padre extranjero', de Eduardo Berti.

Un padre extranjero
Sus editores aseguran que escribe como Emmanuel Carrère, el celebrado autor de Limónov. Alberto Manguel dice de él que es "uno de los novelistas más originales y más dotados de todos cuantos hoy escriben en español". En su Argentina natal, ha sido vendido y alabado. Sea como fuere, Eduardo Berti teje aquí una novela en el filo de la autoficción sobre la paternidad, la pertenencia y las raíces en la gran apuesta de Impedimenta para el otoño. 







Es muy duro para un hombre hallarse en una tierra extraña, indefenso, sin nadie que entienda su idioma, procedente de un misterioso país en algún sitio recóndito de la tierra.

Joseph Conrad
Amy Foster

Todo hombre quiere parir de nuevo a sus padres;
del intento fallido nacen hijos.


Antiguo proverbio bengalí



Cementerio club, 1


Horas antes del entierro de mi madre, la tarde en que la velaban, mi padre mandó a que dejasen sin abrir el ataúd, cuando lo usual habría sido que se exhibiera el cadáver, y sin pedir permiso a nadie enchufó un reproductor de música en un rincón e hizo sonar en la sala, a un volumen considerable, pero más bien respetuoso, una triste música compuesta por Gustav Mahler, música que siguió escuchando como en una especie de gimnasia autoflageladora durante los primeros meses de viudez, en los cuales se consagró a beber más de la cuenta y a batir récords de insomnio que ni siquiera los sedantes más aguerridos podían paliar.
 
En el entierro, por la tarde, después del velorio matutino, mi padre no quiso saber nada con que abriera la boca un sacerdote presente y sonriente en el cementerio, a pesar de que la «oferta» incluía su corto sermón junto con los servicios del sepulturero y otras inercias de rigor. Todo aquello sucedía en un cementerio privado de las afueras de Buenos Aires: una especie de campo de golf con tumbas; una especie de jardín con árboles muy vistosos y lápidas poco menos que invisibles en el suelo. Vaya ironía: en los últimos doce años mi madre había trabajado vendiendo tumbas («parcelas», según la jerga que le hacían repetir) de este mismo cementerio.

Además de previsible, el entierro tenía algo de noticia demorada. Mi madre había muerto después de una muy larga agonía: una lucha perdida de antemano contra un cáncer óseo generalizado. La tenacidad de mi madre había postergado la muerte varios meses más allá de los mejores pronósticos. Pero su largo combate había estado a punto de matar a mi padre también. Una noche me lo admitió: «No puedo más, esto nos liquida a los dos». A los dos: mi madre y él.
Esa tarde, en el entierro, no advertí el detalle algo macabro de que en torno a la «parcela» abierta como una trampa para mi madre se extendían otras tumbas donde reposaban o reposarían en breve algunos de los más fieles amigos de mi familia, a quienes ella había convencido con su cordialidad y con argumentos de venta, por qué no, de las supuestas bondades de un cementerio privado.

No costó mucho esa tarde que mi padre se alejara de la tumba de mi madre. Sobran casos en los que el superviviente no puede separarse del sitio en que acaban de enterrar a su pareja; mi padre, con una mueca difícil de descifrar, le dio la espalda a la tumba, que por una o dos semanas carecería de lápida, hasta que la fabricaran y hasta que la colocasen en el suelo, a ras del césped, y se alejó a paso firme. En los meses que siguieron, oí decirle en más de una oportunidad que mi madre no estaba allí, en «el cementerio de mierda», frase que él profería con desprecio, deduzco, para convencerse de que dentro de aquel ataúd había algo que no era ni merecía llamarse «persona amada».
Como Miguel (sin dudas, el mejor amigo de mi padre) también deseaba marcharse cuanto antes del cementerio, se me ocurrió subirlos al mismo taxi que me disponía a tomar; de este modo, mi padre pasaría un rato con la persona que más lo hacía reír, incluso en situaciones graves como un funeral. Mi padre y Miguel eran amigos de infancia. Se habían conocido lejos, en su Rumania natal, y se habían perdido de vista cuando, antes de siquiera imaginar que acabaría en Argentina, mi padre partió a estudiar en universidades de Bélgica y Francia. Era célebre, entre nosotros, la anécdota de su reencuentro en Buenos Aires: mi padre iba por el centro de la ciudad, cruzaba Plaza de Mayo, era una tarde lluviosa y a más de once mil kilómetros de Bucarest, a unos diez años de su llegada a Argentina, vio que su amigo Miguel se acercaba y, como un gentil espejismo, le tendía una mano delgada y huesuda con estremecida familiaridad.
Aquella tarde, en el entierro de mi madre, vi a Miguel por última vez. Aunque hizo bromas, como era su costumbre, me pareció que andaba muy cabizbajo y sobre todo noté que su histórico bigote a lo Clark Gable ya no florecía con vigor y era como una pálida línea punteada.
Meses más joven que mi padre, Miguel había aparecido en Buenos Aires después de pasar medio año en Sobibor, humillado por los nazis. Mi padre contaba que Miguel no solo había atestiguado la revuelta de Sobibor, en octubre de 1943, sino que se había fugado gracias a ella. Nunca llegué a confirmar este relato, pero recuerdo la tarde, yo tendría entonces nueve años, en la que Miguel me enseñó los números tatuados en el brazo.

Cuando falleció Miguel, un año después de mi madre, más o menos, mi padre y yo acudimos juntos a su entierro en aquel mismo cementerio. La tumba donde inhumaban a Miguel quedaba cerca, a cien pasos, de la tumba de mi madre, que en ese lapso mi padre y yo no habíamos vuelto a ver. Mi padre no pudo esta vez oponerse a que un rabino, un viejo y flaco rabino, abriera la boca y soltara una monserga que él fue acompañando con unos resoplos impacientes. ¿El pobre Miguel no había deseado acabar en un cementerio judío? El discurso del rabino era el castigo por ello, según pensaba mi padre.
Después de que saludamos a los hijos de Miguel y a la viuda de Miguel, una mujer seca y bastante intratable, mi padre pareció dudar entre irse de una vez del «cementerio de mierda» o plantar los pies delante de la lápida de mi madre, que no habíamos visitado aún y que —él y yo lo sabíamos de antemano— sería tan pequeña y discreta como todas las lápidas de aquel cementerio abierto a cualquier creencia, eso decían los folletos publicitarios, pero reacio al más mínimo promontorio o mausoleo que pudiese malograr tanta elegancia.
Quise ayudar a mi padre y le propuse ir andando a la tumba de mi madre, a echar un simple vistazo, por más que los huesos ahí enterrados nos resultaban, de alguna manera, ajenos. Mi padre se dejó arrastrar, resoplando como si el rabino nunca hubiese cesado de hablar, y al cabo de unos minutos, algo menos confundido y algo más encolerizado, hizo que no con la cabeza, gruñó un poco y me llevó lejos de ahí, rumbo al coche.
Hicimos casi todo el trayecto de vuelta a Buenos Aires en silencio, a solas. En un momento pensé en poner música, tal vez algo de Mahler, pero mi padre abortó con una risa, una brusca carcajada, mi maniobra apenas naciente. Le pregunté qué ocurría, qué le daba tanta gracia. Me respondió que Miguel se habría desternillado con aquel rabino: con su cara de tortuga, con sus palabras pomposas.

Por la noche, sonó el teléfono en casa. Era tarde. Era mi padre y, por el tono de su voz, comprendí que había estado bebiendo mucho. «Te pido que me prometas que nunca irás a visitar la tumba de tu madre ni la tumba mía, ¿de acuerdo?». De acuerdo, papá, le dije, prometido. «Te pido que no permitas nunca, de ninguna forma, que yo vuelva a ese cementerio de mierda… Salvo cuando estire la pata». De acuerdo, dije, de acuerdo, por más que aún nos quedaban dos o tres amigos que habían tenido, como Miguel y otros amigos ya muertos, la buena o la mala idea de comprarse una parcela.
Esa noche nos quedamos charlando más de una hora por teléfono. En un momento mi padre me contó una historia acerca de Miguel, una historia que yo nunca le había oído. A diferencia de él, a Miguel le encantaba el tango: idolatraba a Roberto Goyeneche (cuyo bigote quería ser parecido al de Clark Gable), le gustaban las orquestas y de joven concurría, recién llegado al país, a los bailes populares celebrados en los clubes. En los bailes, por entonces, las mujeres entraban gratis y los hombres, a cambio de un pago exiguo, no recibían una entrada de papel como en el cine, sino que debían extender la mano con la palma abajo a fin de acusar el golpe de un certero sello que, con tinta negra, estampaba una contraseña: cinco o seis números que cambiaban a diario. Si los bailarines salían a fumar o a tomar aire, podían volver a ingresar mostrando la mano sellada. Mi padre me contó que Miguel, en vez de pagar, recibir el sello y exhibir la mano a quien controlaba la entrada, cosa que hacía todo el mundo, iba directo a la puerta y enseñaba los números que los nazis le habían tatuado en el brazo. Nadie había osado decirle que su sello era incorrecto, que su sello no valía.

Después de hablar esa noche largamente con mi padre, me puse a pensar que Miguel había sido enterrado con el tatuaje. Con Miguel también había muerto una inscripción, una huella de la historia. Esto era obvio y sensato: en cada funeral se entierra mucho más que un cuerpo. En el caso de mi madre, por ejemplo, yo sentía que el sepulturero había tapado con tierra y había puesto fuera de cualquier alcance esa cuota de contención, de cordura, de equilibrio que, por años, por décadas, mi padre había encontrado o había querido encontrar en ella.

En los meses que siguieron al entierro de mi madre, vi a mi padre hacer cosas raras o cosas que, por lo menos, nunca le había visto hacer. De pensar que sin mi madre él andaba a la deriva, pasé al extremo contrario y concluí que mi padre se mostraba por fin como era. ¿Ya no se adaptaba a una imagen que mi madre se había forjado de él? ¿Ya no se atenía a la imagen que él había deseado forjar para ella? La explicación se hallaba acaso entre las dos conclusiones: era verdad que él había hecho de mi madre una especie de ancla, imagen más que apropiada para alguien llegado en barco a un país donde no conocía a nadie; pero era verdad también que, sacudido a los 79 años por la muerte de mi madre, él razonaba que tenía que darse gustos antes de que fuera tarde.

Mi padre retomó entonces algunas actividades que había llegado a cumplir en su juventud. Se puso a cocinar platos cuyas recetas eran una vaga herencia familiar. Se puso a fumar en pipa y a prepararse tabacos especiales. Quiso comprar un velero y retomar el pasatiempo de la náutica, pero su hernia de disco no lo permitía.
Cuando en julio de 1994 una bomba explotó en el centro de Buenos Aires, una bomba destinada a la mutual israelita, a la AMIA, y el atentado causó más víctimas que el ataque a la embajada de Israel en 1992, mi padre, muy conmovido, se puso a hacer esculturas, muchas de ellas alusivas, aunque no explícitamente, y recordé que antes de que yo naciera, mucho antes, cuando aún vivía en Europa, él había pasado horas frente a un espejo hasta completar una serie de cuatro o cinco cabezas que lo retrataban joven: en varias fotos de esos tiempos pueden verse aún las cabezas alineadas y, no sé por qué, todas negras.

Poco después, en 1998, mi padre se puso a escribir una novela. La noticia, en su momento, me perturbó. Que mi padre esculpiera, fumara en pipa o cocinara platos raros de nombres impronunciables, todo eso me resultaba muy simpático y normal. Pero ¿escribir? ¿Una novela?

Uno o dos meses después de que mi padre me dijera que se había puesto a escribir, resolví cruzar el Atlántico y vivir un tiempo en París. En un principio pensé que tomaba esta decisión por una serie de razones más o menos complementarias: (a) mi padre había comenzado una nueva relación (noviazgo, he estado a punto de escribir) y no necesitaba tanto de mí; (b) muerta mi madre, yo también perdía una especie de ancla; (c) se iba a editar la traducción al francés de mi primera novela, Agua, algo tan milagroso y tan inaudito que por nada del mundo me lo iba a perder; (d) el presidente de turno había decidido que un peso argentino equivalía a un dólar y esto también era tan milagroso y tan inaudito (mucho más que la traducción de mi novela) que volvía posible algo que por décadas había sido económicamente inviable, y sobre todo (e) acababa de conocer a quien sería mi mujer y, en nuestra primera charla, descubrimos que los dos teníamos el plan de pasar una temporada en París, lo que más tarde, instalados en el barrio de Denfert-Rochereau, se convirtió en la broma rimbaudiana de une saison à Denfert.
Corría septiembre de 1998 cuando viajamos a París. Habíamos reservado por teléfono un monoambiente (un studio, dicen los franceses) que me había recomendado un lejano conocido de un conocido cercano. El papelito con la recomendación decía «Laurent Pinard» y un número al que llamé desde Buenos Aires. Como era un teléfono móvil, el llamado me costó una barbaridad, pongamos que una sexta parte del alquiler. El sujeto que me atendió no se llamaba, en verdad, Laurent Pinard (uno de los conocidos, el lejano o el cercano, había apuntado su nombre en forma aproximativa), pero como tenía un nombre parecido, Florent Pignal, dedujo que la voz extranjera deseaba hablar con él y me siguió la corriente. En París, cuando nos entregó las llaves y embolsó los viejos francos, porque estábamos en los últimos años de la era Antes del Euro (A.d.E.), solo entonces me deletreó su nombre real.

Aunque ya estaba tomada mi decisión de ir a Francia, antes de comprar los pasajes de avión y anunciarlo a mis conocidos quise charlar con mi padre, a ver cómo reaccionaba. Mi padre llevaba meses de bastante mejor ánimo. Y me dio cita, recuerdo, en un café equidistante entre su casa y la mía: un café de nombre algo ampuloso y seudofrancés (como si mi padre sospechara algo) que quedaba a unos trescientos metros de su hogar y el mío, puesto que él y yo vivíamos muy cerca. En ese mismo café, hacía unos años, él me había dicho, días después del entierro de mi madre, con una especie de nudo en la garganta que resultó sumamente contagioso, que nunca había imaginado que él sería el sobreviviente en la pareja. Siendo mi madre diez años menor, él había concebido un futuro en el que ella quedaba viuda, no al revés.
La reacción de mi padre, creo, no habría sido muy distinta si hubiese anunciado que me iba a otra ciudad europea. Pero la elección de París era especial para él. En la casa donde crecí, en Buenos Aires, en una pequeña habitación donde mi madre pasaba horas y horas leyendo, planchando, oyendo la radio o hablando por teléfono, y a la que sin embargo llamábamos un tanto oficialmente «el escritorio de papá», en esa habitación había un inmenso plano callejero de París que alguien, mi madre o mi padre, había resuelto colgar en la pared. Como estábamos en la era Antes del Teléfono Móvil (A.d.M.), yo también me acomodaba a veces en el «escritorio», para hablar por teléfono, ante todo, y mientras lo hacía, recuerdo, mi mirada se perdía por las calles de ese plano. Es posible que por eso, por haber memorizado así aquella topografía, desde un principio París me resultara familiar. Una ciudad conocida y desconocida a la vez: yo ignoraba la apariencia de las cosas, yo no había recorrido nunca sus calles, pero sabía a la perfección que, si doblaba a la izquierda al llegar a tal esquina, me toparía con cierto museo o con cierto monumento y que, si doblaba después a la derecha, aparecería tal calle, tal plaza o tal bulevar.
Ya instalados en Francia con mi mujer, ella me contó una noche que en su casa, cuando era niña, había también un gran plano callejero de París colgado en una pared. No conozco a nadie más en Argentina en cuyo hogar existiese un plano así.

Fuimos, en teoría, a pasar unos seis meses en París. O a pasar, como mucho, un año. Nos quedamos una década.
Gracias al milagroso peso argentino que al mirarse en el espejo veía un dólar, viví el primer año en París de lo que me pagaban en Buenos Aires por escribir artículos de prensa y guiones para ciertos documentales de TV. Esto último no era nada sencillo de organizar. Internet estaba en ciernes y los emails eran poco voluminosos aún, de modo que cada semana me llegaba por correo un paquete que contenía tres o cuatro videocassettes con los «crudos» de nueve o diez entrevistas. Cada entrevista duraba una hora o una hora y media y, como un puzzle, yo debía armar un guión que no debía sobrepasar los cincuenta y dos minutos.
Los documentales trataban sobre la historia del tango, desde Gardel o Troilo hasta Piazzolla, sin olvidarse del ídolo de Miguel: Goyeneche. En ocasiones pasaba horas seguidas viendo hablar a esos tangueros con su irreprochable lunfardo, hasta que, de súbito hambriento, bajaba al supermercado o compraba algo de pan, siempre en la misma boulangerie de la esquina. Cuando salía, me costaba recordar que estaba en París. Me sentía como el sujeto de aquel cuento de Cortázar que, sin transición alguna, logra pasar de Buenos Aires a París o viceversa, como quien abre una puerta y cambia de dimensión.

Al cumplirse nuestra saison à Denfert, nos mudamos con mi mujer al barrio de Gobelins, siempre en la orilla izquierda de la ciudad. Alquilamos allí otro monoambiente algo más diminuto que el anterior (un metro cuadrado menos), pero con el espacio bastante mejor aprovechado, a tal punto que en el baño había bañera, no ducha. No tardamos en saber que la bañera andaba mal o, como nos gustaba bromear, que en verdad era una ducha enmascarada y quien se duchaba era el pobre vecino de abajo por culpa de esa bañera incontinente que derramaba agua a través de su techo.
A metros de nuestro studio, quedaba Place d'Italie, con su nombre casi igual a la Plaza Italia de Buenos Aires. En aquel tiempo, yo me aferraba aún a las analogías: después de haber vivido años no lejos de Plaza Italia, en un barrio de Buenos Aires que se alza sobre un arroyo entubado, el arroyo Maldonado, vivía ahora no lejos de Place d'Italie, en un barrio que se alza sobre la bièvre entubada, el mismo barrio que asoma en más de un libro de Balzac.

Yo telefoneaba muy poco a mi padre desde París. En cambio, le escribía cartas y recibía sus respuestas en un castellano correcto, aunque salpicado de errores. Mientras leía sus cartas, mientras chocaba con menos faltas de gramática que de ortografía, me resultaba imposible no oír su voz grave y rasposa, no oír ese acento extranjero que jamás, según recuerdo, pareció causarle a él la más mínima inhibición.
En las cartas que le enviaba a mi padre desde París solía, ante todo, describirle mis paseos por la ciudad. No eran paseos aleatorios. A menudo él me pedía que fuera a tal o cual sitio y se lo contase después. Obviamente él cotejaba mi relato con sus lejanos recuerdos. Y mi descripción, me temo, le resultaba algo extraña y bastante decepcionante. Otros ojos y otros tiempos.

De alguna forma, la experiencia de mi primer año en París se vio mediada por estos cristales gruesos: las comparaciones que yo establecía con Buenos Aires; las comparaciones que mi padre iba estableciendo entre la París de mis cartas y la que él atesoraba en su memoria.
Hubo un momento, sin que yo me diera cuenta, en que estos dos cristales se disolvieron. Eso coincidió con un hecho más o menos relacionado: un día noté que ya no debía inclinarme hacia delante cuando me hablaban en francés o cuando me sentaba frente al televisor no para ver tangueros viejos, sino programas franceses más bien nuevos. Seguramente mi postura corporal se había ido desinclinando de manera paulatina, como una especie de aguja que de a poco se posiciona perpendicular al suelo, pero no había sido consciente del proceso, no al menos hasta llegar a un punto muy apartado de la postura inicial.

En una de las últimas cartas que me envió mi padre, entre las diversas noticias que me daba, me comentó que iniciaba ya el sexto cuaderno de su novela y que tenía la intención de darme a leer todo aquello (o, al menos, parte de aquello) tan pronto como yo hiciera algún viaje a Buenos Aires. Fue la primera y la única mención a su novela en las casi cincuenta cartas que despachó para París. Yo tampoco, lo confieso, le había vuelto a preguntar por este asunto. Ni siquiera en ocasión de mi visita de un mes, en agosto de 1999. Quien me habló de la novela, una mañana de agosto de 1999, fue su nueva pareja, Claudia, y lo hizo como al pasar, aprovechando que mi padre se encontraba distraído o que se había ausentado por un instante. Según Claudia, a mi padre le hacía bien, muy bien, escribir. Había algo en ello, cómo decir, terapéutico.

Es muy probable, lo reconozco con culpa, que mi actitud con respecto a la novela de mi padre fuese distante, mezquina y poco amable. En cualquier caso, está claro que me incomodaba pensar en mi padre jugando (o no) a ser escritor.

En París, yo había adquirido la costumbre de ir siempre al mismo café para leer, apenas abiertas, las cartas que enviaba mi padre. Era un café del bulevar Arago donde un cartel proclamaba «le prix attire la clientèle, la qualité seule la retient», y sin embargo era mi constancia, no el café-moka amargo y frío que un mozo tuerto servía sin sonreír, lo que me hacía volver allí; eso y las cartas paternas, desde luego, que mi impaciencia a menudo me llevaba a abrir por la calle, de camino a ese café, como un niño que destroza el envoltorio de un regalo.
En aquel café, me acuerdo, leí cierta tarde la última carta que me envió mi padre, incapaz de imaginar que era su última carta, incapaz de concebir que años después, más de una década después, yo haría un viaje concreto a París con el objeto específico de pasar horas ahí, en el café de Arago, en una mesa de cara al relativamente calmo bulevar, con el áspero gusto amargo del frío moka entre los dientes, leyendo de punta a punta la novela de mi padre.

Si algo he lamentado siempre de París es lo desangelado de los vínculos sociales; todo lo opuesto a Madrid con su tuteo fácil y su inmediata complicidad, que a veces puede resultar, por el contrario, invasora. En Madrid, los desconocidos se vinculan como amigos; en París, ocurre más bien al revés y, por mucho que me esforzara en esos primeros meses, por mucho que cada mañana fuese a comprar mi baguette en la misma panadería, donde las dos panaderas se propinaban mutuamente un «usted» inquebrantable, me sentía como en aquella película de Harold Ramis donde cada nuevo día no supone un peldaño ni una progresión con respecto a la víspera, y por más que saludaba a las panaderas con una sonrisa ecuánime y exagerada, cada mañana, en procura de mi pan, yo debía empezar de nuevo, desde cero, mi día de la marmota: pedir mi baguette, por favor, recibir la pregunta «¿cocida o poco cocida, monsieur?», responder que poco cocida, dar las gracias, pedir luego el pan de espelta con cereales que hacía entonces las delicias de mi mujer y recibir la pregunta «tranché ou pas tranché, monsieur?», todos los días así, lo mismo que en el café del bulevar Arago donde a diario debía pedir, s'il vous plaît, un vaso con agua y un poco más de leche en el frío café-moka, a lo que el mozo tuerto me contemplaba como si nunca antes me hubiera visto.
Un día hice un experimento con el mozo. Le pedí el café, el vaso con agua, lo acostumbrado, en suma, y cuando reapareció con la bandeja, antes de que dejara todo con su larga cara de pocos amigos, le pregunté sonriendo si estaba bien, «tout se passe bien, monsieur?», y eso bastó para que se quedara atónito, perdido, sin responder. Me veía por primera vez, con el único ojo en condiciones de ver, y algo cambió a partir de allí. Algo ínfimo, desde luego. Algo sin mayor trascendencia, puede ser… Pero que el mozo tuerto me saludara por las mañanas y que una vez me trajera, incluso, el vaso con agua sin que se lo recordase, aquello no solamente tenía sabor a triunfo; también era, quise creer, un hecho simbólico (empezaba a formar parte de la escena) que se sumaba a otro hecho más tangible y burocrático: mi primera carte de séjour, es decir, mi primera credencial de extranjero residente con derecho a trabajar en territorio francés cuando al fin quisiera hacerlo o cuando el peso argentino, despertando de sus sueños de grandeza, no valiese más un dólar y me hiciera falta un empleador francés.

Vuelto extranjero, pensé un día después de escribirle a mi padre una carta bastante extensa en el café del bulevar Arago, vuelto extranjero por fin, por fallo unánime del Estado francés y de un viejo mozo tuerto, adquiría en otro país el estatus que mi padre poseía en Argentina.
Lo que entonces no pensé, lo que se me pasó por alto, fue que existía un prodigioso equilibrio en la situación: mi padre parecía emularme escribiendo una novela; yo lo emulaba a él con mi flamante título de extranjero.



Un padre extranjero
Eduardo Berti
Impedimenta
5 de septiembre de 2016
22,50 euros


La editorial madrileña Impedimenta fue fundada en 2007 por Enrique Redel y tardó poco en hacerse un hueco en el tejido cultural: un año más tarde ganó el Premio Nacional a la mejor labor editorial junto a los demás sellos que forman el Grupo Contexto (Libros del Asteroide, Nórdica, Periférica y Sexto Piso). Desde entonces, se emplean en "fabricar" clásicos modernos —en su nómina de autores están el padre de la ciencia ficción Stanisław Lem y Stella Gibbons, autora de La hija de Robert Poste— y en descubrir a nuevos talentos de la ficción. Su logro más sonoro en este último empeño es la publicación de las obras del rumano Mircea Cărtărescu, considerado uno de los grandes narradores europeos en activo. 

EL AUTOR Correo Electrónico


Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre