Una Europa alemana

Ulrich Beck. PAIDOS IBERICA 2012
Una Europa alemana


    Envíalo a un amigo Imprimir
Uno de los debates más intensos es el relacionado con la crisis económica y de identidad que vive la Unión Europea. De proyecto impulsor de reformas democráticas la Unión ha pasado a ser vista como un gigante burocrático cuyas instituciones (el BCE, la Comisión, el Consejo, entre otras) atesoran cada vez más soberanía sin que deban rendir cuentas ante los pueblos que se la cedieron. A ello se suma la crisis económica, que quizá haya abierto los ojos sobre esta realidad poco democrática de Europa, que no es tan nueva.

En el centro del debate está Alemania, verdadera única potencia europea, capaz de imponer a los 27 socios una política de austeridad que, dados los resultados, no parece funcionar más que en interés del sistema financiero y la industria exportadora del país. Por eso se habla de una Europa alemana, en contraposición a una más deseada Alemania europea.

El análisis del sociólogo Ulrich Beck sobre el comienzo del mal papel que juega Alemania se retrotrae a la unificación, tras la cual Francia consiguió que Khol comprometiera a su país con el proyecto del euro. Había un acuerdo tácito: Francia seguiría siendo el timonel político de la entonces Comunidad Europea, y Alemania el motor económico. Una 'entente cordiale' que se ha resquebrajado con la crisis económica y su respuesta fiscal, y que urge recomponer para relanzar el proyecto, según Beck.
Opinión
blogsLibre
facebookLibre