Librepensadores

La unidad de España, según Rajoy

César Moya Villasante

Todos sabemos que el PP y Rajoy ganan votos con la defensa a ultranza de la unidad de España. Pero yo creo, como habitante entre Madrid y Euskadi y conocedor bien de los catalanes, que la unidad de que habla Mariano no es bien entendida en el país que tanto dice defender. Me explico.

Cuando se habla de España, todos sabemos lo que supone ese territorio. Sin embargo algunos españoles, algunos catalanes y algunos vascos consideran que España es el territorio que no incluye a las dos nacionalidades externas. Creo que Rajoy también lo considera asi pues ha abandonado el ganar votos allí para ganarlos aquí. Esta claro lo que significan estos dos adverbios. Él sabe que si desprecia ambos nacionalismos y los ningunea, como ha hecho en estos cuatro años de Gobierno, le aumenta los votos en Zamora, en Albacete o Badajoz, o sea, dentro de los nacionalistas españoles que votan al PP exclusivamente por esa idea.

Muchos sabemos que hubiera sido fácil atraer a muchísimos catalanes y vascos y a sus Gobiernos respectivos hacia una España que no se confundiera con esa nación “una” heredera de otros tiempos de pensamiento único, cosa absurda de creer en un pais latino donde todo el mundo piensa, muy al contrario a países de la Europa más lejana en donde se asume siempre la jefatura de un líder elegido aunque sea distinto en ideas, con unas democracias más avanzadas. Y aquí doy mi opinión, modesta obviamente, sobre estos nacionalismos.

En Euskadi, la palabra independentzia ha pasado a ser una norma semántica para ser usado en términos políticos pero no reales. Eso lo sabe hasta Otegi, que conoce muy bien que el independentismo real existe en términos bajísimos y la gente esta cansada por motivos obvios de una política que ha traido demasiados problemas. El hablar con Urkullu, persona moderada donde las haya, hubiera sido suficiente para ganarse unos votos que ahora no tiene por su falta de contestación a sus requerimientos que, por cierto, no encerraban ningun problema para esa España en la mente de Rajoy. Quiza éste ha calculado muy bien que ese posible acercamiento al gobierno vasco le ocasionaría perdida de votos en el resto del pais.

En Cataluña se han creado independentistas en estos cuatro años en cascada por culpa del ninguneo del mismo estilo que con los vascos. Con una diferencia , que aquí estaban iniciando su proceso de amenaza al Gobierno central para conseguir beneficios de algún tipo, al menos económicos y en Euskadi estaban gestionando el fin del terrorismo, o sea, dos sucesos similares pero inversos en el tiempo. Entonces, en el prinicipio del porçes, hubiera sido fácil negociar un concepto económico distinto al actual mejorando sus opciones y hablar de continuo con sus responsables, reconociendo totalmente el sentimiento catalanista, cosa que hizo hasta Aznar, nada sospechoso de su nacionalismo españolista. Un acuerdo económico creo que hubiera sido suficiente para no embalar el problema como luego ocurrió al no hablar de nada para tratar de enfriar el asunto. Ya sabemos que los requrimientos económicos quza no se hubieran podido resolver en su totalidad pero eso es precisamente negociar, algo negado al actual presidente en funciones.

Por otra parte, los vascos y catalanes podrían ser ganados cediendo términos semánticos, como la palabra nación, que no encierra que se descomponga a la nación superior que es España. Se puede mantener la unión de ambos corrigiendo algún término literario, porque siempre hemos reconocido al Pais Vasco sin ningún problema. Yo me pregunto la diferencia entre pais y nación en el siglo XXI, donde los nacionalismos excluyentes no son peligro porque saben que el derecho a decidir, eso que nombran tanto, es muy relativo. En Europa, decide Europa y aquí se deciden cosas menores. Ellos necesitan resolver esos términos para aproximar a parte de sus bases que lo reclaman. Y siempre se podría ajustar todo a la Constitucion española superior estableciendo alguna pequeña corrección. Pero para todo esto se necesita gente que sepa negociar, que sea capaz de disminuir sus querencias en una mesa cara a cara para ganar cosas más realistas. El problema es que en este caso ha faltado voluntad y esa falta ha ido emponzoñando el sistema hasta hacerlo irrespirable de forma que hoy es el principal problema para no lograr un gobierno definitivo. Quiza han sobrado y sobran personajes como Artur Mas, Rajoy , Otegi o algunos que deben desaparecer de la político porque no ejercen esa profesion y son meros mercaderes de ideas sin soluciones.

Esto que explico aquí lo he comentado con más de una persona inserta en la política de uno y otro bando y no me lo niegan. Conozco bien España desde todos esos pensamientos encontrados y a mi tercera edad se que son infranqueables cuando la tolerancia del nacionalismo español se torna en niveles altísimos en gentes de mi edad que nacieron en la guerra y en la postguerra como yo. Entonces se genero una España de un solo sentimiento que es imposible y que nunca parece que se quiere arreglar. Aznar hizo incluso intentos hablando catalán en la intimidad. Con Rajoy hemos conseguido el alejamiento de las posturas de uno y otro lado meramente por interés electoralista y no por buscar la verdadera unidad de España que es con todos, no con casi todos. Y ahí Rajoy ha demostrado su engaño al personal.

César Moya Villasante es socio de infoLibre

Rajoy recomienda un libro que ofrece motivos para querer ser español tras la polémica por el programa de ETB

Rajoy recomienda un libro que ofrece motivos para querer ser español tras la polémica por el programa de ETB

Más sobre este tema
stats