SEGURIDAD SOCIAL

Los 12 ‘sabios’ discuten cómo recortar las pensiones según el PIB y los salarios

Fátima Báñez

El comité de expertos que está diseñando la reforma de las pensiones públicas no sólo discute cómo construir el factor de sostenibilidad –el mecanismo de ajuste automático de estas prestaciones– de acuerdo con la esperanza de vida, sino que también está definiendo un nuevo factor de coyuntura, por el que se adecuarían las pensiones al ciclo económico.

Ese nuevo coeficiente en debate no estará vinculado sólo al Producto Interior Bruto (PIB), sino que se trata de una fórmula “más sofisticada”, explican fuentes del propio comité, que puede incluir también los salarios o la diferencia entre ingresos y gastos de la Seguridad Social. En Alemania, por ejemplo, se corrige la revalorización de las pensiones con los salarios nominales, apuntan las fuentes. Hasta ahora, en España las pensiones se actualizan según la evolución del IPC, una fórmula que el Gobierno, según recoge el informe entregado al comité y a los grupos parlamentarios, pretende "rebajar".

Es más, casi la única novedad del Programa Nacional de Reformas presentado el pasado 26 de abril es la Ley de Desindexación de la Economía, que desligará del IPC los precios y rentas públicas. Aunque el Ejecutivo ha precisado que no se aplicará a las pensiones, el nuevo coeficiente de coyuntura podría tener el mismo efecto.

En estos momentos, aplicar ese factor adicional produciría una caída nominal de las pensiones por debajo de la inflación: la previsión de caída del PIB, según la última actualización del Gobierno, es del 1,3%. España lleva 21 meses en recesión. Pero, en teoría, ese coeficiente debería aumentar la cuantía de las prestaciones en cuanto la economía creciera y el PIB volviera a cifras positivas. Las fuentes del comité explican que con ese factor coyuntural no sólo se tocarían las pensiones nuevas, las que empezarán a percibir quienes se jubilan ahora, sino que también se reducirían las que ya se están cobrando.

Aplicación inmediata

En cumplimiento de la ley 27/2011, la hasta ahora última reforma del sistema de pensiones, el factor de sostenibilidad puro, ligado a la esperanza de vida, no debería entrar en vigor hasta 2027 y surtir efectos a partir de 2032. Siempre que el Gobierno no decida adelantarlo. Y la ley se lo permite si se constata “un déficit en el largo plazo del sistema de pensiones”. Pero el factor de coyuntura, por su propia naturaleza, se aplicaría de forma inmediata si lo que se quiere es recortar ya la factura de las pensiones públicas.

Las fuentes consultadas consideran que esta fórmula de adecuación económica, que se puso el miércoles sobre la mesa en la tercera reunión del comité de expertos, excede al encargo que se le hizo. “Eso no es un factor de sostenibilidad, es otra cosa”, subrayan. Además, lo tachan de innecesario. “El Fondo de Reserva de la Seguridad Social se creó precisamente para cubrir los problemas del ciclo, sus 63.000 millones de euros permitirán resolver esas dificultades coyunturales unos cuantos años”, explican.

Los 12 sabios del comité han solicitado al Ministerio de Empleo toda una serie de proyecciones del resultado que tendrá aplicar esos dos factores, aún en fase de discusión. Sólo queda pendiente una reunión de las cuatro previstas en la agenda del comité. Su informe deberá recibirlo la Comisión del Pacto de Toledo antes del próximo día 31.

Báñez nombra director general al economista de CCOO que votó a favor del informe del comité de expertos sobre pensiones

Báñez nombra director general al economista de CCOO que votó a favor del informe del comité de expertos sobre pensiones

Más sobre este tema
stats