PUERTAS GIRATORIAS

Del Banco de España a la patronal bancaria: ¿quién controla al que controla?

BBVA, Bankia, Santander y Caixabank ignoraron más del 75% de las quejas de clientes que tenían razón

Octubre de 2013. Viernes. Plaza del Dos de Mayo (Madrid). Una mujer de unos 60 años, bajita, delgada, se acerca a los vendedores de libros y bisutería que trabajan en el plaza. Los conoce. Los saluda. Viene, dice, de participar en un acto contra un deshaucio. Entre frase y frase, canta a grito pelado. ¿Hola, Hola, quién controla al que controla? La respuesta queda en el aire. 

¿Quién controla al que controla? En la banca, la respuesta parece clara. El encargado de controlar a las entidades financieras en los últimos 13 años, José María Roldán, director de Regulación y Estabilidad Financiera del Banco de España desde 2000, va a trabajar para los bancos que ha supervisado durante más de una década  a partir de abril.

Sustituirá en el cargo de presidente de la Asociación Española de la Banca privada (AEB), la patronal del sector, a Miguel Martín Miguel Martín(ex subgobernador del Banco de España, que también fue responsable de supervisión bancaria y que ha presidido la patronal de los bancos desde 2006).

Única exigencia

La única exigencia que debe cumplir Roldán para pasar la puerta giratoria entre el supervisor y la cúspide del lobby bancario es respetar el periodo de incompatibilidad previsto en su caso por la normativa en vigor: seis meses que se cumplirán en marzo.

El nombramiento de Roldán ha sido decidido por los grandes del sector, fundamentalmente el Banco Santander y el BBVA. El Banco de España no ha puesto impedimentos.Banco Santander y el BBVA.

Los grandes de la banca han elegido a Roldán, señalan fuentes financieras, porque en los tiempos que se avecinan, y reciente aún el desastre que obligó a rescatar a buena parte del sector con fondos europeos (41.000 millones), a nacionalizar cajas y a deslastrar de activos tóxicos (ladrillo) los balances de las entidades, necesitan un profundo conocedor de las sentinas del sistema. ¿Para qué? Para negociar dentro y fuera del país los intereses del sector. 

Ese mismo conocimiento alimenta las críticas. Roldán fue jefe de gabinete del entonces ministro de Economía Rodrigo Rato a finales de los 90; fue consejero de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) cuando estalló el caso Gescartera y ha sido el responsable de la lupa que examina el sector bancario en un periodo desastroso.

Ese periodo ha estado marcado por la especulación inmobliaria, el saqueo de las cajas de ahorros, los salarios estratosféricos de los directivos y la venta indiscriminada de productos como las preferentes a ahorradores que se sienten estafados.

Un uso rápido de la puerta

El rápido uso de la puerta giratoria por Roldán no ha sentado nada bien en el Ministerio de Economía que dirige Luis de Guindos. Aunque oficialmente no hay comentarios (la AEB es una asociación privada), en el departamento no se disimula el malestar.

La ingente cantidad de recursos que ha demandado el sector bancario para evitar el desplome ingente cantidad de recursos(el propio Miguel Martín cifró la cantidad en 125.000 millones, un 12% del PIB, la pasada primavera), casa mal con la elección realizada por los bancos, aunque ni el Santander ni el BBVA estén en la lista de entidades nacionalizadas o rescatadas con fondos públicos.

Frente al malestar de Economía y las críticas por la elección de Roldán,  la banca reaccionó airada. Los grandes bancos consideran "inaudito" que Economía haya manifestado su oposición, según recogió Europa Press en fuentes financieras.

El polémico nombramiento en la AEB no es una excepción. Las puertas giratorias funcionan a velocidad de vértigo. Hay numerosos ejemplos. Por mencionar dos muy recientes: el nombramiento del vicesecretario de Asuntos Económicos de la patronal CEOE, Alberto Nadal (hermano del director de la Oficina Económica de Moncloa, Álvaro Nadal) como secretario de Estado de Energía y el paso de un pronuclear, próximo al PP; Fernando Martí de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) al Ministerio de Industria primero y del ministerio a la presidencia del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) después.

El nombramiento de estos dos altos cargos afecta al sector en el que más evidentes son las puertas giratorias entre política, administración y empresas: el sector energético. De expresidentes del Gobierno (José María Aznar, asesor de Endesa; Felipe González, consejero de Gas Natural) a ex ministros, las empresas de la energía han abierto de par en par las puertas de sus consejos a los políticos.

Empresas cotizadas

Según el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa que analiza la información que proporcionan las empresas cotizadas que forman el Ibex 35,  en las grandes empresas cotizadas hay un problema de separación entre actividad pública y actividad privada.

En concreto, el informe sostiene que en 2011, 34 consejeros (7% del total) habían tenido cargos en la administración pública en los últimos diez años. Se trata de ex ministros, ex secretarios de Estado y ex directores generales. La mayor parte se concentra en 19 de las 35 sociedades. El Observatorio recoge datos de la CNMV para afirmar que en 2011, un tercio del Ibex 35 (11 empresas) "han identificado situaciones de conflicto de intereses que afectaron a 60 consejeros".

El rosario de nombres es largo. Elena Salgado (ex ministra de Economía socialista, ahora en el grupo Endesa); Pedro Solbes (ex ministro, ex comisario europeo), en Enel; Ángel Acebes (ex ministro de Interior con el PP), en Iberdrola; Miguel Boyer (en Red Eléctrica de España); Luis Carlos Croissier (ex ministro, ex presidente de la CNMV) en Repsol y José Folgado (ex secretario de Estado, ex alcalde de Tres Cantos), presidente de REE, son algunos ejemplos de "puerta giratoria".

También el ministro que ha enarcado las cejas por la elección de los bancos,Luis de Guindos, actual ministro de Economía, sirve para ilustrar el giro desde la empresa privada a lo público: De Endesa, a cuyo consejo pertenecía desde 2009, Guindos pasó al ministerio clave en el ajuste.

Banco de España y CNMV: los vigilantes que no frenaron a los ladrones por su dependencia política

Banco de España y CNMV: los vigilantes que no frenaron a los ladrones por su dependencia política

Más sobre este tema
stats