Paro

La verdad sobre el mercado laboral en los diez meses de Sánchez en Moncloa

Imagen de archivo de unas trabajadoras de una cafeterí­a.

A trece días de la cita con las urnas, los partidos pisan el acelerador. PSOE, Unidas Podemos, PP, Ciudadanos y Vox intensifican sus mensajes electorales con la vista puesta en el 41,6% del electorado que, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) antes de las elecciones, todavía no han decidido el sentido de su voto. En la izquierda, la formación liderada por Pablo Iglesias está centrando su campaña en las denominadas cloacas del Estado, mientras que los socialistas no cesan en su estrategia de llamar al voto útil para frenar el auge ultra. Frente a ellos, PP, Ciudadanos y Vox han convertido la unidad de España en el principal eje de una campaña en la que tampoco han faltado continuas alusiones al terrorismo de ETA. Sin embargo, y a pesar de que no se cansan de repetir en campaña que su intención es solucionar los problemas de los españoles, la gran mayoría de los líderes políticos está pasando de puntillas en sus actos electorales por uno de los principales temas que preocupan a los españoles.

Según el preelectoral del CIS, publicado la pasada semana, un 61,8% de los encuestados sitúan el nivel de desempleo como el mayor problema de España, muy por delante de la corrupción y el fraude –33,3%– o la política –29,1%–. A pesar de ello, el principal partido de la oposición ha preferido mantener en el centro de su estrategia electoral las tensiones territoriales y el fantasma del terrorismo de ETA. Y cuando entra a abordar la cuestión del paro, lo hace asegurando que desde que Pedro Sánchez ha llegado a la Moncloa no han parado de destruirse puestos de trabajo. Sin embargo, los datos dicen todo lo contrario. El balance de empleo de los diez meses de Ejecutivo socialista sigue siendo positivo a pesar de la ligera desaceleración. Así, desde que triunfara la moción de censura contra Mariano Rajoy, hay en España 220.500 ocupados más y 185.800 desempleados menos, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA). El número de afiliaciones a la Seguridad Social se ha incrementado en 264.046 personas.

Menos parados y más ocupados

Sánchez fue investido presidente del Gobierno el 1 de junio de 2018, por lo que la EPA del segundo trimestre de ese año sería atribuible todavía al Ejecutivo de Mariano Rajoy. Así, el PSOE alcanzó la Moncloa con 3.490.100 parados –306.000 menos que en el primer trimestre de 2018– y una tasa de desempleo del 15,28%. Con Sánchez como líder del Ejecutivo, el paro ha continuado disminuyendo, aunque a menor ritmo. La encuesta de población activa de julio-septiembre, la primera que corresponde en su totalidad a la gestión socialista, arrojó 3.326.000 desempleados –una disminución de 183.900 respecto a la EPA anterior–. Y la del cuarto trimestre, última publicada hasta la fecha y que abarca desde octubre a diciembre, cifra en 3.304.300 el número de desempleados, 36.600 menos que en los tres meses anteriores, y sitúa la tasa de paro en el 14,45%.  En total, el número de parados ha caído en 185.800 y la tasa en 0,8 décimas. La última EPA de Pedro Sánchez –enero a marzo de 2019– se conocerá el próximo 25 de abril.

Los datos de la encuesta de población activa son los que se toman como referencia a nivel europeo para hacer las comparativas por países. Sin embargo, hay otras cifras que también permiten conocer la situación del empleo en España. Una de ellas es el paro registrado que mensualmente contabiliza el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Sin embargo, este indicador ofrece una fotografía menos precisa que la EPA porque exclusivamente hace referencia a las personas inscritas en las oficinas públicas de empleo. Si prestamos atención a este dato, Mariano Rajoy dejó la Moncloa con 3.252.100 personas registradas –último día de mayo–. Pedro Sánchez, por su parte, ha cerrado el mes de marzo con 3.255.100 apuntados. El incremento, por tanto, es de 3.000 personas.

En relación con el número de ocupados, éste se incrementó en 469.900 personas en el segundo trimestre de 2018, situándose en 19.344.100. Esa fue la herencia que recibió el líder de los socialistas cuando llegó a la Presidencia del Gobierno. Desde entonces, la cifra ha continuado aumentando, aunque cada vez a menor ritmo. El tercer trimestre de año se cerró con 19.528.000, lo que supuso un incremento de 183.900 personas respecto al periodo abril-junio. En el cuarto trimestre, se registraron 36.600 ocupados más, situando la cifra en las 19.564.600 personas. A la espera de conocer la EPA del primer trimestre de 2019, con la que ya podrá hacerse un dibujo definitivo de los diez meses de Ejecutivo socialista en materia de empleo, los datos publicados hasta el momento reflejan un incremento de 220.500 ocupados.

264.046 afiliados más a la Seguridad Social

Sí que se conocen, no obstante, todas las cifras de afiliación a la Seguridad Social desde que el líder del PSOE se instaló en la Moncloa. Y, lejos de reflejar una situación de destrucción de empleo, evidencian todo lo contrario. El 31 de mayo del año pasado, último día de Rajoy como presidente del Gobierno, en España había 18.832.943 afiliados. Un mes después, este dato escalaba hasta los 18.967.952. Hasta el mes de marzo, ha habido importantes caídas en la afiliación. Así, por ejemplo, los meses clásicos de destrucción de empleo, agosto y enero, cerraron con 277.493 y 183.934 bajas, respectivamente. Sin embargo, las altas registradas en septiembre –420.596– o el pasado mes de marzo –250.318–, por ejemplo, dejan un balance en positivo de los diez meses de Pedro Sánchez en la Moncloa. Así, el 31 de marzo de 2019, había afiliados a la Seguridad Social 19.096.989 personas. Son 264.046 afiliados más que los que había cuando prosperó la moción de censura contra Mariano Rajoy.

Estos datos permiten desmentir la afirmación que el líder del PP, Pablo Casado, hizo el pasado mes de febrero en el Congreso de los Diputados: “Cuando llegaron se creaban seis mil empleos todos los días, ahora se destruyen seis mil empleos todos los días”. Tomando como referencia la afiliación a la Seguridad Social del último día de cada mes, entre junio y febrero –cuando se hicieron las declaraciones– se destruyeron 2.617 puestos de trabajo diarios. Sin embargo, si se hace el balance del último día de cada mes de junio a marzo, diariamente se han creado 9.601 empleos. Estos datos cambian si se toma como referencia la afiliación media mensual a la Seguridad Social. Como ocurría en el caso anterior, entre junio y febrero se destruyeron 567 puestos de trabajo al día. No obstante, de nuevo, si prestamos atención a este dato para todo el periodo de la era Sánchez, el resultado es que desde la llegada del PSOE al Gobierno se han creado 4.436 empleos al día en España.

El FMI alerta sobre la ralentización

El pasado viernes durante un acto de campaña en Oviedo, el candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, Pablo Casado, alertó sobre los continuos avisos de ralentización de la economía. “Ya hay suficientes cifras internacionales. Hemos visto que en el último informe del FMI se dice que se va a desacelerar el crecimiento económico y el empleo”, señaló el líder de la formación conservadora. La semana pasada, el Fondo Monetario Internacional lanzó su estudio anual Perspectivas Económicas Globales. Y en él, lanzó un par de advertencias a España. Por un lado, aseveró que el país, al igual que Italia o Francia, tiene que tomar medidas para evitar el círculo vicioso entre deuda soberana y banca, asegurando así la estabilidad financiera. Y, por otro, mostró su preocupación por el mercado laboral, calculando para España una tasa de paro del 14,2% en 2019, un punto por debajo que la registrada en 2018 pero la segunda mayor de la Unión Europea, sólo por detrás de la que registra Grecia.

El FMI también advirtió sobre la desaceleración económica global. Sin embargo, las previsiones del Fondo reflejan que España resistirá mejor que otras economías el frenazo. Así, el informe prevé estima que la economía española crecerá en 2019 un 2,1% y mantiene para 2020 la previsión del 1,9%. Estas estimaciones sitúan a nuestro país por encima de las realizadas para la zona euro –1,3% para 2019 y 1,5% para 2020–. La proyección que hace el organismo presidido por Christine Lagarde para Alemania, por ejemplo, es del 0,8% y 1,4% para este año y el que viene, respectivamente. El FMI calcula que Francia crecerá al 1,3% y 1,4%, mientras que prevé una mejora de la economía italiana para este ejercicio y el siguiente de solo 0,1% y el 0,9%, respectivamente.

España es el segundo país de la Unión Europea con mayor tasa de paro femenino

España es el segundo país de la Unión Europea con mayor tasa de paro femenino

Más sobre este tema
stats