DIÁLOGO SOCIAL

Sindicatos y patronal se marcan un nuevo plazo para el acuerdo: antes de Nochebuena

Los dirigentes de CCOO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez, en la protesta del pasado jueves ante la sede de la CEOE en Madrid.

La negociación para derogar la reforma laboral de 2012 se alarga unos días más. Tras una jornada que fuentes de los agentes sociales califican de “muy técnica”, ya hay convocada una nueva sesión para el lunes a las nueve de la mañana. El nuevo plazo posible es el martes o el miércoles, toda vez que UGT reunirá a su comité ejecutivo el día 22 y CCOO prevé convocar su consejo confederal el 23 o el 27 próximos. La idea es tener conformado un texto el martes y dejar el miércoles para los “flecos”, explican fuentes de la negociación.

No obstante, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, alargaba este viernes la distancia hasta un posible acuerdo. “Si tenemos que decir que no, antes de fin de año lo podemos hacer, pero sería triste que quedara algún punto pendiente, que pudiera ser, y porque el Gobierno se haya planteado que es tal fecha todo desbarrara si en dos días más, o en dos semanas más, se pudiera resolver”, apuntó en una entrevista en el Canal 24 Horas de RTVE.

En parecidos términos se ha manifestado también el secretario general de CCOO, Unai Sordo, quien cree que “una negociación tan importante” no debería “caerse por cuatro días arriba o abajo”. “Es más importante hacer las cosas muy bien que hacerlas rápido. Para nosotros no es una línea roja el plazo, pero esperamos poder resolver en plazo”, ha precisado. Y como la negociación está “muy madura”, considera que el acuerdo debería cerrarse la semana próxima. Fuentes de la negociación prevén por tanto que los días que vienen los debates se prolongarán “mañana, tarde y noche si es necesario”. “La negociación no va mal, pero aún falta mucho material por tocar”, resumen. Por ejemplo, todas las disposiciones que deben regular los periodos de transición para la entrada en vigor de los cambios en la contratación, la ultraactividad o la prioridad aplicativa de los convenios.

El Gobierno es el más interesado en alcanzar un acuerdo antes del 31 de diciembre, pese a que la Comisión Europea ya ha dejado claro que no hay un plazo fijado, sino una mera fecha orientativa. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se ha declarado "moderadamente optimista" sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo tripartito. A su juicio, los agentes sociales "agotarán los tiempos" de negociación.

Este viernes se ha avanzado un poco más en el diseño del mecanismo RED, los ERTE permanentes. Sindicatos y patronal han conseguido “mejorar” la redacción incluyendo una mención expresa a la participación de ambas partes a la hora de solicitar protección para un sector en crisis. El próximo lunes, la mesa volverá sobre los contratos temporales, un tema que ya está “trillado”, aseguran las fuentes de la negociación. Pero, en el final de las discusiones, el debate es casi sobre cada palabra y cada coma, añaden.

Lo que parece también claro es que se dejará para el final el punto más problemático: la negociación colectiva. También es el que los sindicatos consideran fundamental para alcanzar el acuerdo. “Es nuestra línea roja”, recalcan.

UGT y CCOO intentan recuperar la ultraactividad –la prórroga automática de los convenios colectivos cuando caducan y mientras se negocia su renovación– y la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa, que fueron suprimidas por la reforma laboral de 2012. Los sindicatos pretenden así “reequilibrar” la negociación colectiva, donde en su entender se ha dado demasiado poder a las empresas. La CEOE, en cambio, no quiere que se toque lo establecido entonces.

Además, tendrá que ponerse sobre la mesa, aseguran fuentes sindicales, la propuesta del Gobierno de fortalecer los convenios autonómicos, un punto que hasta ahora no se había discutido. La CEOE no tiene mayor interés en este punto, UGT tampoco y a CCOO no le parece un asunto capital, aunque no se opone. El cambio, que las mismas fuentes de la negociación interpretan como una forma de satisfacer a ERC y PNV, consistiría en eliminar una frase “salvo pacto en contrario” en el artículo 84 del Estatuto de los Trabajadores, que faculta a sindicatos y empresarios a negociar “en el ámbito de una comunidad autónoma”, acuerdos o convenios “que afecten a lo dispuesto en los de ámbito estatal”.

Pero fuentes sindicales explican que esa modificación no significa que “vaya a haber más convenios autonómicos o menos”. Porque tal y como está estructurada ahora la negociación colectiva “ya se pueden hacer convenios autonómicos”, si las partes así lo quieren. De hecho, en estos momentos hay 202 convenios autonómicos, 69 estatales y unos 600 provinciales, calculan las mismas fuentes. “Se trata de un cambio en clave política”, concluyen, “no práctica”, que no va a poner en jaque las negociaciones.

Sindicatos y patronal apuran la negociación sobre la reforma laboral: “Hasta el final no habrá acuerdo”

Sindicatos y patronal apuran la negociación sobre la reforma laboral: “Hasta el final no habrá acuerdo”

Más sobre este tema
stats