Lo mejor de Mediapart

La economía mundial se adentra con el Covid-19 en aguas desconocidas

Un corredor de bolsa trabaja este lunes en la Bolsa de Wall Street, en Nueva York (Estados Unidos).

La epidemia de coronavirus está provocando un enorme cortocircuito en la economía mundial. Tanto en el sentido literal como figurado. En el momento de la apertura de Wall Street este lunes, las cotizaciones se suspendían para ayudar a recuperar la calma, ya que habían caído más de un 7%. En Europa, el CAC 40 se desplomaba un 8,39%; el Dax, el índice alemán, un 7,26%, mientras que el índice italiano caía un 9,92%. En Wall Street, a mitad de la sesión, el Dow Jones perdía más del 7%.

A medida que la epidemia sigue expandiéndose por todos los continentes, obligando a adoptar medidas de aislamiento y de cierre sin precedentes, cunde el pánico en todas partes. Petróleo, materias primas, sectores cíclicos y anticíclicos, bienes de lujo, finanzas, nada inspira confianza a los inversores. El VIX, el famoso índice del miedo que mide la volatilidad –nerviosismo– en los mercados, rompió nuevos récords el lunes, acercándose a los 60 puntos. Su nivel más alto desde la caída de Lehman Brothers en septiembre de 2008. Liquidez, ventas al descubierto, margin calls... Estas referencias, tan familiares en tiempos de crisis bursátil, reaparecieron durante un instante, en opinión de los analistas.

Los riesgos de una recesión mundial han aumentado. [...] Un descenso prolongado del consumo, además de los prolongados cierres de empresas, afectaría a los beneficios, provocaría recortes de plantilla y afectaría a la moral”, advertía Moody's el lunes por la mañana, mientras que el ministro francés de Finanzas Bruno Le Maire señalaba que la epidemia podría costar “varias décimas de punto del PIB”.

Pero para muchos analistas, la medida no es la adecuada. No se trata sólo de una recesión de unos pocos meses, seguida de una recuperación en forma de V, U o L, según las convenciones de los economistas, sino de una ruptura importante. La conmoción de la oferta y la demanda, los paros y la parálisis causados por el Covid-19 están, en su opinión, adentrando a la economía mundial en aguas desconocidas.

“Nos enfrentamos al momento más crítico desde la crisis financiera”, dice un estratega de un fondo de inversión. La epidemia se ve ahora como un nuevo cisne negro, un acontecimiento inesperado –¿cómo de impredecible en este caso?– que está causando el colapso del sistema.

Sin minimizar el impacto de esta epidemia originada en China, que se ha convertido en el centro de producción de la economía mundial, las consecuencias son aún más graves porque se propagan en oleadas sucesivas en un sistema inestable y frágil, que muchos han considerado insostenible. El desarrollo desenfrenado de la esfera financiera, su total descoordinación con la economía real, la crisis financiera que siguió en 2008, la voluntad de mantener el sistema sin reformarlo a toda costa durante el último decenio, han abierto la puerta a un riesgo de crisis sin precedentes. Y eso es lo que está sacudiendo los mercados.

Arabia Saudí probablemente no planeaba crear semejantes tensiones. La decisión de Riad, el 7 de marzo, de abandonar su papel tradicional de garante del mercado mundial del petróleo y de emprender una guerra de precios total contra Rusia y los productores independientes de petróleo de EEUU sumió a los mercados petroleros en el caos.

El Brent, el petróleo de referencia en los mercados europeos, perdió más del 20% para caer hasta los 33,91 dólares el barril. El WTI (West Texas Intermediate), referente del petróleo en los mercados de EEUU, cayó por debajo de 30 dólares antes de subir a 33 dólares. No se habían visto tales bajadas desde el comienzo de la guerra de Kuwait en 1991. Los precios de los principales grupos petroleros –Shell, Total, Exxon– tuvieron uno de los peores días de su historia el lunes, registrando pérdidas de entre el 16 y el 20%. Rublo, corona noruega, dólar canadiense, peso mexicano... todas las divisas de los países productores están afectadas.

Más que el riesgo de recesión, lo que parece haber sido motivo de preocupación es la falta de coordinación. Porque la OPEP murió definitivamente este fin de semana. Arabia Saudí completó el cártel de los países productores de petróleo, en estado avanzado de descomposición durante muchos años, al término de la última reunión en Viena el 6 de marzo. La reunión terminó en fracaso: Rusia, que no forma parte del cártel pero que ha desempeñado un papel decisivo en el mercado del petróleo desde 2016, se negó a reducir su producción al mismo tiempo que los demás países productores de petróleo.

Ante el colapso de la demanda de precios causado por la parálisis de la economía mundial debido al coronavirus, Arabia Saudí quiso obtener una reducción inmediata de 1,5 millones de barriles diarios para estabilizar los precios del petróleo. Rusia se negó, al indicar que prefería esperar hasta finales de abril para evaluar mejor la situación del mercado.

Furioso por la negativa de Rusia, el príncipe heredero saudí Mohammed ben Salmane decidió cambiar radicalmente de rumbo. El 7 de marzo, Riad anunciaba descuentos sin precedentes –del orden del 20%– en sus ventas de petróleo a Asia, Europa y los Estados Unidos, con el fin de mantener sus exportaciones. Nunca antes, en 30 años, Arabia Saudí había aceptado tales recortes.

Para completar la ofensiva, el Gobierno saudí anunció informalmente que estaba dispuesto a aumentar su producción de petróleo hasta 12 millones de barriles diarios (desde los menos de 10 millones de barriles actuales). No se había decidido un aumento tan significativo de la producción desde 1985, algo que se consideró en su momento como uno de los factores clave en la caída de la URSS.

Si bien la Agencia Internacional de Energía prevé un fuerte descenso del consumo de petróleo por primera vez desde 2008, este anuncio de aumento de la producción en un mercado ya saturado de producción sólo podría aumentar el pánico.

Aunque la caída de los precios del petróleo puede suponer un ligero alivio para las empresas con gran consumo de petróleo, como las de transporte, que actualmente están siendo duramente golpeadas, no se considera en absoluto una noticia positiva, que podría provocar finalmente un contragolpe del petróleo, sino más bien una señal de una ruptura de la maquinaria económica mundial. Como ya ha ocurrido en los últimos años.

Porque el mundo ya ha conocido un barril de 30 dólares en los últimos años. Arabia Saudí ya era el principal culpable: había iniciado una guerra de precios con la esperanza de recuperar la cuota de mercado de los productores estadounidenses independientes. Esto terminó en un amargo fracaso para Riad, que había tratado de reconstruir la OPEP involucrando a Rusia.

La nueva guerra del petróleo de Riad contra Estados Unidos y Rusia no tiene asegurado un mayor éxito. Ciertamente Aramco, el brazo petrolero saudí, tiene los costes de extracción más bajos del mundo, alrededor de 2,80 dólares por barril comparado con los más de 20 dólares para las compañías petroleras rusas y alrededor de 50 dólares para los productores americanos de gas y petróleo de esquisto. Pero Aramco es también el apéndice presupuestario de Arabia Saudí quien, a pesar de sus intentos de desprenderse del oro negro, sigue siendo muy dependiente. Para financiar sus necesidades, su guerra en el Yemen, su conversión a la era post-petrolera, Riad necesita un precio del petróleo de unos 83 dólares por barril. Rusia, aunque muy dependiente de la producción de materias primas, se conforma con un precio de alrededor de 40 dólares el barril para equilibrar su presupuesto.

La burbuja de gas de lutita

Mientras tanto, se espera que los daños, como en la primera guerra de precios saudí, sean considerables. Los más vulnerables a largo plazo son todos los demás países productores de petróleo. Nigeria, México, Irak y Argelia habían sufrido mucho por la caída de los precios del petróleo crudo y el gas, que representan el grueso de sus ingresos financieros. El hundimiento de los precios del petróleo y la guerra desatada por Arabia Saudita, en un contexto de colapso de la demanda, podrían ser aún más perjudiciales para ellos y alimentar las crisis económicas y sociales subyacentes. Esta vez, sin embargo, otros países, incluidas las monarquías petroleras, pueden no estar a salvo de las conmociones. Aunque Dubái vio estallar su burbuja inmobiliaria y su economía se desaceleró bruscamente incluso antes del coronavirus, es probable que el colapso de los precios del petróleo crudo suponga un duro golpe. Los Emiratos Árabes Unidos necesitan un petróleo a 70 dólares para financiarse.

Pero en este punto, los mercados petroleros tienen la mirada puesta en lo que consideran el eslabón más débil del sector: los productores de gas y de aceite de lutita de los Estados Unidos. Desde 2005, la explotación de los yacimientos de petróleo no convencionales se ha multiplicado en Estados Unidos, hasta el punto de que se ha convertido en el principal productor mundial de petróleo con más de 11 millones de barriles al día. Pero este extraordinario desarrollo, que en parte condujo a la recuperación de la economía de los Estados Unidos después de la crisis de 2008, se basó en una gigantesca burbuja de crédito.

Debilitados por primera vez en 2015, cuando los precios del petróleo cayeron por debajo de los 50 dólares, los productores independientes se resistieron a cambiar sus métodos de producción, reduciendo sus costes pero también aumentando sus volúmenes de producción y endeudándose aún más. Antes de que el precio se hundiese por completo, estas empresas ya tenían la mayor dificultad para cubrir sus gastos de funcionamiento y los cargos de reembolso. En el tercer trimestre de 2019, cuando los precios del WTI estaban en el rango de 53 a 62 dólares por barril, 32 compañías petroleras, incluyendo algunas muy importantes, se habían declarado en quiebra y solicitaron acogerse al Capítulo 11 para las compañías en dificultades.

A 30 dólares el barril durante un período de tiempo bastante largo, la mayoría de estas empresas tendrán grandes dificultades para sobrevivir, aplastadas por sus deudas. Esas deudas, ya clasificadas como bonos basura desde hace más de 18 meses, están explotando. El lunes, el rendimiento de los bonos del sector petrolero alcanzó el 10,5%. Los inversores sienten vértigo por el probable estallido de esta burbuja crediticia que se ha formado en torno al petróleo y el gas de esquisto y todas las consecuencias en cadena que podría provocar: se han comprometido más de 250.000 millones de dólares en deudas de productores estadounidenses independientes.

Los mercados financieros tienen sus tótems. Los bonos del Tesoro de EE.UU. son los primeros de la lista. Cuando los bonos estadounidenses a 30 años cayeron por debajo del 1% la semana pasada, los inversores se asustaron. Porque hay que retroceder mucho, hasta los años 30, para conseguir de nuevo tasas tan bajas. El 9 de marzo, esta fuga hacia valores refugios precipitó a las obligaciones de EE.UU. a territorios nuevos y desconocido: los rendimientos a 30 años cayeron al 0,88%.

Esta loca búsqueda de seguridad se traduce en enormes movimientos de dinero en efectivo. Todo lo que se puede vender se liquida, a cualquier precio, se desecha si es necesario.

Los verdaderos temores están en torno al mercado de la deuda. Los cientos de miles de millones de dinero gratis puestos en circulación por los bancos centrales a lo largo de los años han permitido a los inversores financieros olvidarse del riesgo. Esto ha creado enormes burbujas de activos, con efectos de apalancamiento en prácticamente todos los sectores. Hoy en día están redescubriendo el riesgo. De repente, algunos inversores se dan cuenta de que es anormal valorar las empresas sobre la base de 17-18 veces los beneficios anuales esperados, cuando la media anterior era de 6 a 7 veces como mucho, que endeudarse para recomprar las propias acciones es una auténtica locura, y así sucesivamente.

Según el Instituto de Finanzas Internacionales, la deuda mundial alcanzó su nivel más alto en el tercer trimestre de 2019 con un total de 253 billones de dólares. La deuda privada constituye la mayor parte de esto. Si el coronavirus sigue propagándose por todo el mundo y paraliza la actividad, aumentarán los riesgos de no reembolso y de quiebras. El contagio podría extenderse al sistema financiero, con el riesgo de provocar una nueva crisis de deuda.

Muchos quieren pensar que la cuestión se ha resuelto. Pero las tensiones financieras están haciendo reaparecer algunas de las fracturas ocultas de los últimos años: la fragmentación de la zona euro. La política monetaria no convencional del Banco Central Europeo, los tipos negativos, los miles de millones colocados en los bancos cada mes, han contribuido a enmascarar esta inquietante realidad: la zona nunca se ha recuperado de la crisis del euro.

A pesar de los repetidos llamamientos de los políticos a la unión bancaria europea, existe aún menos que antes. “La circulación monetaria se ha detenido dentro de la zona euro”, reconoció recientemente el exgobernador del Banco de Francia Christian Noyer. Los bancos alemanes y franceses ya no quieren prestar a los bancos españoles o italianos, que se han vuelto totalmente dependientes de la liquidez del BCE. Las instituciones, aseguradoras y otros fondos de pensiones se niegan a comprar bonos del gobierno que no sean los suyos y los alemanes, que se consideran otro refugio seguro.

Esta fractura está resurgiendo en los mercados de bonos europeos. Los rendimientos de los bonos italianos, que eran del 0,94% a principios de año, subieron al 1,30% a principios de semana. La diferencia (spread) con los bonos alemanes es ahora del 2,11%. Este movimiento no sólo se debe a que Italia es el país más afectado por la epidemia de coronavirus, lo que le obliga a tomar medidas extraordinarias que podrían conducir inevitablemente a la recesión. También se debe a las dudas surgidas por las reacciones de los principales líderes de la zona euro. No parecen estar tomando la medida de lo que realmente está sucediendo. El sábado, la Comisión Europea dijo a Italia que las ayudas puntuales vinculadas a la lucha contra la epidemia de coronavirus quedarían excluidas de la evaluación del déficit del país. Mientras que el Gobierno italiano tiene previsto movilizar 7.500 millones de euros inmediatamente para hacer frente a la crisis sanitaria y económica relacionada con la epidemia, la comisión dice "tomar nota" de que el déficit presupuestario previsto para 2020 se revisará al alza del 2,2% al 2,5% del PIB

En el mundo de las finanzas se empieza a temer que una vez más las respuestas europeas sean insuficientes, tardías o incluso totalmente inadecuadas. Y estos temores podrían manifestarse muy rápidamente, si el Banco Central Europeo, considerado como el único baluarte, no cumple con sus expectativas en su reunión mensual del jueves.

Pero aparte de asegurar la indispensable liquidez del sistema, las medidas que podría adoptar pueden tener poco efecto para proporcionar un remedio al shock causado por el coronavirus: la política monetaria no puede hacerlo todo, como lo demostró la FED la semana pasada al bajar sus tipos sin tener el más mínimo efecto. Y eso también es el pánico en los mercados financieros. Después de más de 40 años de enriquecimiento desenfrenado bajo la sombra protectora de los bancos centrales, siempre dispuestos a acudir a su rescate, se dan cuenta de que los bancos centrales no pueden hacer mucho por ellos. O nada.

_____________

Traducción: Mariola Moreno

Leer el texto en francés:

Francia abre el debate sobre si se debe imponer un impuesto excepcional a los ahorros acumulados durante la pandemia

Francia abre el debate sobre si se debe imponer un impuesto excepcional a los ahorros acumulados durante la pandemia

Más sobre este tema
stats