Telemadrid

Telemadrid languidece entre mutuas acusaciones de bloqueo

Extrabajadores de Telemadrid al comienzo de su marcha desde la empresa hasta el Supremo, este 26 de marzo.

Diez meses después de las elecciones autonómicas, Telemadrid sigue en crisis. Las acusaciones mutuas de bloqueo entre derecha e izquierda se suceden. Mientras, se incumplen los plazos para formar un nuevo Consejo de Administración y nombrar a un presidente que ponga fin a la situación de inestabilidad. PP y Ciudadanos cambiaron la ley anterior, que hubiera otorgado la mayoría a la izquierda, pero se muestran incapaces de sacar adelante la aprobada a final de año. Este lunes comienzan los "exámenes" en la Asamblea a los candidatos para el máximo órgano de gobierno, pero el veto del PP a los propuestos por PSOE y Podemos, asegura nuevas dilaciones. Entretanto, la cadena languidece en mínimos de audiencia, escasa credibilidad, y en manos de productoras externas.

"Telemadrid no tiene presidente, ni vicepresidente, ni secretario, en su actual Consejo de Administración; a día de hoy sólo quedan tres miembros de nueve: el yerno de Pizarro, la mujer del alcalde de Alcorcón y el exjefe de prensa de Aguirre". Así describe la realidad uno de los miembros de su Comité de Empresa: "Está pendiente de renovar desde agosto el servicio de asistencia técnica; el director general insiste en llevar a cabo una compra de ficción a la Warner por valor de 12 millones de euros; y el nuevo director de Informativos, Alipio Gutiérrez, ve frenados proyectos de cambios por el director general y el responsable de Recursos Humanos". Es, en sus palabras, "una situación de absoluta provisionalidad, ya que las grandes decisiones ha de aprobarlas el Consejo, y no existe". Para concluir: "Estamos sin dirección".

Lo cierto es que en la semana que termina se han sucedido una serie de hechos relevantes. El lunes pasado se producía la dimisión de la presidenta, Covadonga Fernández, nombrada hace menos de cinco meses. Así, argumentaba, en un escrito, que renunciaba por el parón que percibe a la hora de crear el nuevo consejo de administración y se quejaba de "enterarse por la prensa de las decisiones que afectaban a Telemadrid". Además, también criticaba la exclusión para presentar candidatos al organismo de UGT y la Asociación de la Prensa de Madrid.

El miércoles, Silvia Gómez y Eduardo Sotillos, miembros del Consejo a propuesta socialista, dimitían ante la Asamblea de Madrid "por las actuales circunstancias generadas alrededor del nacimiento de la nueva Telemadrid, tales como la exclusión del sindicato UGT como organización social proponente de candidatos o los anunciados vetos a algunos de los consejeros propuestos por los grupos parlamentarios", en referencia a Carmen Caffarel (a propuesta del PSOE) y Mae Lozano, por Podemos. Precisamente este lunes comienza en el parlamento regional el "examen" a los candidatos, cuando ya se ha agotado el plazo de tres meses que preveía la ley aprobada en diciembre por PP y Ciudadanos, y que fue rechazada por PSOE y Podemos.

Para Luis Lombardo, presidente del Comité de Empresa, esta realidad "denota una intención por parte del gobierno del PP de mantener la situación de interinidad sine die y así evitar la pérdida real de control absoluto sobre Telemadrid y Onda Madrid, que aún hoy después de un año sigue manteniendo". Lombardo tampoco entiende "la postura de Ciudadanos que junto al PP aprobaron una nueva ley con la supuesta intención de cambiar la antigua RTVM, despolitizarla e impulsarla".

Por otro lado, sobre el veto a que UGT presente candidatos, éste afirma que "al margen de incumplir la ley que ellos mismos han creado, es una muestra clara de la politización y el control que tanto el PP como Ciudadanos quieren mantener sobre la RTVM". "Hablan de despolitización y a lo que se refieren es a la despolitización de los que no coinciden con su ideología", subraya Lombardo. Y lo compara con el trato que han recibido las personas propuestas por PSOE y Podemos: "Antes siquiera de escuchar el proyecto de cada una de las candidatas, el PP ya se posiciona y las tacha de politizadas". "Ninguna de las dos personas milita en ningún partido y sus trayectorias, tanto la de la Señora Cafarell como la de Señora Lozano, encajan perfectamente en el perfil profesional que la nueva ley reclama", remacha.

Hasta el momento, los candidatos, además de los nombrados, son Pepe Oneto, propuesto por el PP; Mari Pau Domínguez, por Ciudadanos; Alejandro Perales y Alfonso Morales (Asociación de Usuarios de la Comunicación); y Juan Ignacio Ocaña y María José Peláez (Asociación de profesionales de radio y televisión) y Salvador Molina (ATA). Para Angel García, de UGT, sindicato que ultima con sus asesores un recurso ante el Tribunal Constitucional, los vetos se explican en que "la mayoría del Consejo quedaría en manos de la izquierda, ya que a UGT le correspondería por número de afiliados proponer dos consejeros. Más los designados por PSOE y Podemos, y la presencia de Perales, cercano a la izquierda, daría una mayoría exacta a la que se habría producido con la antigua ley, y que provocó que PP y Ciudadanos impusieran la actual". No obstante, el previsible rechazo a candidatos este lunes provocará un nuevo bloqueo, término que utilizan como arma arrojadiza los portavoces de los cuatro partidos presentes en la Asamblea de Madrid.

Mientras, la situación interna es de una gran inestabilidad, aunque los representantes de los trabajadores no pierden la esperanza "en recuperar la RTVM para la sociedad". "Esperamos que la nueva dirección y el nuevo Consejo de Administración apuesten por recuperar la RTVM para la sociedad madrileña", afirma el presidente del Comité de Empresa. Precisamente el sábado día 9 tendrá lugar una manifestación al cumplirse el aniversario de la sentencia que declaró no ajustado a derecho el ERE que despidió a más de ochocientos trabajadores.

"De nada ha servido –dice Lombardo–, la audiencia sigue más baja que antes del ERE. Telemadrid y Onda Madrid siguen alejados de los madrileños y la supuesta gestión y superávit es una gran falacia. Desde el ERE, la comunidad de Madrid ha gastado más de 200 millones de euros en pagar la deuda del EPRTVM. ¿Cómo los directivos del EPRTVM pueden defender que ha habido superávit de 5 millones y 7,4 millones en 2015 y 2014 cuando en esos dos años la Comunidad aportó 232 millones para el EPRTVM. Eso se llama maquillaje presupuestario".

“El contrato de los derechos del fútbol fue especulativo”, dice el ex director financiero de Telemadrid

“El contrato de los derechos del fútbol fue especulativo”, dice el ex director financiero de Telemadrid

Más sobre este tema
stats