x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones

Los piquetes antisistema de ALSA


José Enrique Centén Martín
Publicada el 05/03/2014 a las 18:10 Actualizada el 05/03/2014 a las 19:13
Esperemos que en el Ministerio del Interior, el de Justicia, el de Trabajo y la mancomunidad de Transporte actúen con contundencia, mandando a los antidisturbios para controlarlos, a estos es más fácil de encontrar, no hay que ir a las cocheras ni a las cabeceras de línea. Deben de ir a los despachos de los directivos o a sus casas, son pocos y cobardes.

Sí, cobardes porque se escudan en el anonimato, pero se sabe quiénes son, ellos son los responsables de posibles altercados, no los profesionales y conductores de su empresa, mientras los trabajadores han aceptado los servicios mínimos, los estrategas de la empresa han diseñado los servicios que deben cumplir y, paradójicamente, se centran en las líneas que prestan servicios en la Nacional I y VI, vías que tienen menos infraestructura en el transporte público, anulando servicios y horarios. A diferencia que en el metro o en los autobuses urbanos de la capital, Alsa no respeta las horas punta de los usuarios y, sin embargo las horas valles están completas, anulan estos servicios para que no puedan ir a su centro de trabajo en Madrid. Dada la situación laboral actual, muchos pueden ser sancionados o despedidos, por retraso o no asistencia a su puesto de trabajo o que sus hijos no puedan asistir a clase, provocando a los afectados para que se enfrenten a los conductores los únicos que darán la cara porque los directivos estarán escondidos, ¡cobardes!

Los trabajadores exigen seguridad en los vehículos para ellos y para los usuarios, que no vayan autobuses con personas de pie, por reducción de personal y vehículos, y en contra del recorte salarial que pretenden, con más horas de trabajo por falta de personal.

Las voces de esos políticos que estaban en contra de las medidas en metro y autobuses urbanos, acusando a los trabajadores de huelga salvaje, ahora deben alzar la voz contra los directivos salvajes que han diseñado esta estrategia maniquea.

¡Un afectado!

José Enrique Centén Martín es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión