x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones

Populismo

Demetrio Vert
Publicada el 06/10/2014 a las 13:24 Actualizada el 07/10/2014 a las 18:22

La palabra populismo no figura en el Diccionario de la Real Academia de la lengua, lo que no significa que no exista. Otra cosa es el significado que cada uno quiere atribuirle. El diccionario de WordReference presenta estas dos entradas:

1) Movimiento político ruso de finales del siglo XIX que aspiraba a la formación de un estado socialista de tipo campesino, contrario a la industrialización occidental.

2) Doctrina política que se presenta como defensora de los intereses y aspiraciones del pueblo para conseguir su favor.

El DRAE solo tiene la entrada populista y la define así: (adj.) Perteneciente o relativo al pueblo. Partido populista.

También tiene la entrada popularismo: Tendencia o afición a lo popular en formas de vida, arte, literatura, etc.

Ustedes juzgarán, pero no sé qué tiene de malo ser populista y en cualquier caso todos los partidos proclaman lo mismo, Defender los intereses y aspiraciones del pueblo para conseguir su favor. El quid de la cuestión no es el “qué” sino el “como”. No considerar la propuesta del control del gran capital para que no actúe en contra del bien común es de necios. Dejar en manos privadas los sectores estratégicos para el buen funcionamiento social es correr un riesgo demasiado alto que nadie en su buen juicio lo haría para sí mismo. Proclamar un reparto de renta y trabajo más equitativo sin dejar a nadie al albur de los elementos es juicioso. Hoy, el problema no es producir sino acceder a la producción. Perseguir acabar con el “Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como” es necesario. Quien considere estas propuestas irreales, allá él.

En cuanto al asunto tan manido de Venezuela yo no sé como estarán allí ahora, pero les aseguro que en el año 1976 no había libretas de racionamiento sino hambre, mucha hambre. La corrupción era total, la seguridad física una lotería, los derechos individuales no existían. La economía venezolana florecía y la moneda, “el bolo” era muy fuerte. Gobernaba Carlos Andrés Pérez, amigo de Felipe González.
 


Demetrio Vert es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión