x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones

Cortina de humo

Mario Martín Lucas
Publicada el 28/10/2014 a las 14:14 Actualizada el 28/10/2014 a las 14:15
Llevamos semanas indignados y asqueados ante la información del uso de 15 millones de euros opacos fiscalmente a través de un mecanismo de tarjetas que Bankia, bajo las presidencias de Blesa y Rato, puso a disposición de una serie de personas, consejeros, procedentes de todo el arco político español, de izquierda a derecha, además de sindicalistas, empresarios y altos funcionarios, algunos han devuelto algún importe, lo cual no les exime de un uso claramente irregular, otros han sido cesados de sus actuales puestos, incluso alguna dimisión por decisión propia ha habido.

Esos 15 millones euros representan el 0,0625% de los 24.000 millones euros inyectados en Bankia, consecuencia de lo cual el Gobierno de España, a través de FROB, mantiene el 60% del capital de dicho banco. El verdadero drama es que esa aborrecible práctica de comprar voluntades con dinero oculto al fisco, más allá de los altos sueldos pagados o de los gastos de representación, es solo la punta del iceberg de las practicas que llevaron al colapso a una entidad como Caja Madrid que fue, hasta mitad de los años 90's, una de las entidades financieras más solventes a nivel europeo.

Saldrán informaciones sobre los préstamos concedidos a esas mismas personas en condiciones especiales, exentas de comisiones, a tipos de interés muy ventajosos e, incluso, desembolsados antes de aprobarse en la pertinente sesión del Consejo de Administración, así como las renovaciones de operaciones de circulante (cuentas de crédito) que únicamente servían para tapar morosidad latente, de quienes ocupaban esos mismos órganos rectores ó de sus familiares. También saldrán informaciones sobre la forma en que se ocupó Caja Madrid, y Bankia, a base de contratar a personas próximas, esposas, hijos, cuñadas, etc…

La pregunta que toca hacer es ¿por qué esta información se vuelca en estos momentos por parte del actual equipo de Bankia?, más allá de llamar la atención el hecho de que todas las personas cuyos nombres han proporcionado no tienen vínculo actual con esa entidad, cuando alguna persona que formó parte, junto a Rato, del FMI y llegó de su mano a Bankia, sigue formando parte de la alta dirección de este banco.

Creo poco en las casualidades, ello me lleva a considerar varios escenarios, por un lado en estos meses se cumple el plazo para que Bankia pagase el segundo plazo de las cantidades comprometidas por los más de 500 despidos forzosos llevados a cabo en febrero de 2013 (18 meses) a pesar de que había suficientes peticiones voluntarias, y Bankia ha tomado la decisión de no pagar esas cantidades en los casos de personas que han recurrido ante los tribunales en reclamación de sus justas indemnizaciones por despido improcedente, pero por otro lado estamos en un momento en que se puede estar negociando la formulación de una propuesta de OPA por parte de un importante operador bancario español para hacerse con el control de Bankia, naturalmente con una contraparte económica muy inferior al importe de las ayudas inyectadas a Bankia, ya que la situación actual de los mercados financieros no favorece la colocación entre inversores institucionales, y fondos de inversión, de un nuevo tramo a un precio similar al llevado a cabo hace unos meses (1,50 euros la acción) obteniendo con ello un aval ante las próximas elecciones generales por parte de los representantes de Economía y del Gobierno.

No debemos perder la perspectiva, lo conocido estos días sobre las “tarjetas black” es muy grave, hay que exigir responsabilidades a quienes se beneficiaron de ello y también a quienes desarrollaron esa práctica indeseable, pero no perdamos de vista que en esta Bankia actual hay 24.000 millones euros de todos los españoles a los que se suman los 3.000 millones euros perdidos por los accionistas que acudieron a la OPS de julio de 2011 y los más de 1.300 MM euros no devueltos a los preferentistas, al margen de las 6.000 desvinculaciones de empleados. Estemos atentos, la sociedad española no puede consentir regalos a su costa y éste parece en camino.


Mario Martín Lucas es socio de infoLibre


Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión