x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Trabajo, sacrificio y esfuerzo

Fernando Pérez Martínez
Publicada el 03/03/2015 a las 06:00 Actualizada el 02/03/2015 a las 18:53
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La huella que dejan diez memorables días de frío del mes de febrero, aún está metida bajo la piel. En mis dedos, que proyectan un aura helada sobre el teclado caliente del viejo ordenador, que apenas caldea mis manos apoyadas en su superficie mientras tecleo estas palabras de pobreza energética.
Asisto a los partes meteorológicos como los pioneros del lejano oeste, cercados en la pradera, escrutan la llegada del socorro sobre la línea del horizonte. Analizo los brotes del árbol de las mimosas esperando desentrañar el misterio de la primavera que llegará.


Contemplo la faz esquinada del ministro de la cosa eléctrica y energética que hace torpes malabarismos, en declaraciones ante las cámaras de los telediarios, con las hipertróficas cifras de las tarifas que rebanan las magras economías de las desnutridas nóminas familiares, con la afilada codicia de recibos, como navajas, que diezman el presupuesto doméstico, para concluir, contra toda evidencia, que pese a la subida arbitraria de la factura mensual, los precios están bajando merced a los esfuerzos y hábiles maniobras gubernamentales.


El precio del barril de petróleo ha bajado su coste a la mitad y una parte de España se ahorrará una millonada anual en importación de este producto, pero a los españoles apenas les repercute en un mísero porcentaje. Para estos sólo las carreteras bacheadas, los coches pendientes de revisión, los neumáticos apurados hasta el alambre…


Los datos del paro mejoran, nos dice la propaganda que divulga el Ministerio oportuno, sin que la mano de obra que abarrota las colas de solicitantes de empleo disminuyan.

Las pantallas de los noticieros de la televisión se incendian con la polémica sobre la destitución del candidato autonómico respaldado por el voto popular que apoya a la marea blanca. Aparece la gestora tripulada por lamentables espectros del ayer fracasado de la Comunidad de Madrid, en mi opinión engullidos por operaciones inconfesables de compra de los rentables Tamayo y Sáez, saldados y amortizados, que nos proporcionaron este prolongado invierno que todavía dura, y pasa de veinte años.

Las nuevas caras de corte comercial y hollywoodiense afirman con voz impostada y hueca en escenografías teatrales que “vamos a ganar”, mientras la honrada militancia busca una esperanza, por remota que sea, volviendo los ojos fuera del partido que sostuvieron con sus votos durante el último tercio de siglo.

En mitad de la ventisca que arrea puñaladas de cierzo desde todos los puntos de la rosa de los vientos, sólo se ve sonreír, asomando el colmillo retorcido, a las hienas bien nutridas desde los despachos del poder, no sólo gubernamental sino de las obesas corporaciones que incorporan sin tregua a las figuras que un día representaron, o así lo hicieron ver, las ilusiones de progreso, libertad y justicia para gran parte de las masas populares, que hoy, caídas en el arroyo contemplan anonadadas, el carnaval en que todo parece haber devenido.

Llegará la primavera y traerá las urnas y florecerán los votos en ellas. Serán las manos heladas, los rostros desnutridos, los ancianos estafados, los jóvenes sin futuro, los supervivientes de la sanidad esquilmada, los enfermos sin tratamiento, los asalariados del hambre, los engañados hasta el sarcasmo…, quienes depositen su voto ecuánime, como semilla redentora del futuro robado.

Votad, votad, benditos españoles. No con las vísceras, con la cabeza, sin rencor, con confianza. Hay un futuro y lo tendrás en tus manos esta primavera y este noviembre venideros. Nuestros trabajos, sacrificios y esfuerzos nos dan derecho a ser modestamente felices. No desesperes, lucha con tu voto por los tuyos, aunque la noche oscura no te lo deje ver, para bien o para mal, el futuro está llegando… Tú eliges.



Fernando Pérez Martínez es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

2 Comentarios
  • arrossinat arrossinat 03/03/15 18:05

    Sinceras felicitaciones por tan excelente artículo. Tan excelente en el fondo como en la forma.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • elcaminante elcaminante 03/03/15 14:36

    Fernando; poesia en estado puro. la prosa arritmica de los sentimientos de las gentes, convertida en bellas palabras de amor a la humanidad. Y como dices:" votad benditos españoles"...., votad sin ira, votad con la frialdad que da la razón, votad todos con el corazón que no con las tripas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.