x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Todas

Mayte Mejía
Publicada el 23/03/2015 a las 06:00 Actualizada el 22/03/2015 a las 20:26
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Una de las mayores humillaciones que sufren las mujeres, siendo todavía niñas, es la ablación del clítoris, conocida también como mutilación genital femenina (MGF), que normalmente se realiza entre los 4 y 6 años, sin anestesia, con una cuchilla y sin control sanitario. Muchas mueren por infecciones o hemorragias.

En 2008 la Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó una resolución para eliminar esta práctica, ya que tortura, discrimina y atenta contra la integridad física y mental de las personas, destrozando de raíz su infancia y privándolas del derecho que tenemos todos a proporcionarle placer al cuerpo.

La cirugía, cuya técnica ha avanzado tantísimo en los últimos años, contempla la posibilidad de revertir dicha mutilación con gran éxito, lo que supone, además, recuperar en gran medida el disfrute de la sexualidad con total libertad y la esperanza de satisfacer el deseo de sentirse igual al resto. Sin embargo, este tipo de intervenciones no las sufraga la sanidad pública española –salvo dos proyectos promovidos por fundaciones catalanas–, lo que devuelve a la penuria a quienes, refugiadas e instaladas en nuestro país, sufrieron en los suyos de origen dicha castración.

La MGF por razones culturales o religiosas, o para entenderlo mejor: madres y abuelas que joden la vida de sus hijas y nietas para que no tengan la oportunidad que la naturaleza da de gozar, es otra evidencia del sometimiento que persigue a las mujeres en general, y en particular a las que lo sufren, lo ejecutan, lo asumen y lo aceptan. Salvo aquellas que están occidentalizadas y toman conciencia de la barbarie e injusticia del acto, las demás son campos de minas sembrados por el ritual que las pone en paz con sus dioses y antepasados, entendiendo que, bajo ningún concepto, hay que desobedecer sus rituales y voluntades. Ir contra esta corriente es harto difícil, puesto que la gran mayoría de ellas callan por miedo, otras por vergüenza y todas por… Son un número reducido las que estarían dispuestas a ponerse en manos de los especialistas para reparar el daño y restaurar el órgano genital, de ahí que falte demanda para que el sector público se hiciera cargo de los costes de la intervención, ya que estamos hablando de una cirugía menor, ambulatoria y de tan solo una noche de ingreso.

Dicho esto, y como creo por encima de todo en la fuerza de las mujeres, esa que desmitifica lo absurdo del “lado débil”, y en nuestro poder de persuasión, me gustaría que lucháramos juntas contra esta aberración, porque cada vez que a una niña le practican la ablación del clítoris nos talan a todas la capacidad de soñar, de sentir y de derramarnos; cada vez que una de ellas, a manos de quienes se supone que debían protegerlas, se desangran y pierden la vida, a su lado muere una parte de la humanidad; y cada vez que una cuchilla con restos de piel cae al suelo, el silencio anochece el mundo y sus habitantes nos empobrecemos. Por todas estas cosas y las que no nombro, no estaría de más que la administración correspondiente hiciera campaña para poner en funcionamiento los mecanismos que erradiquen esta práctica atroz, y que el dinero público, en lugar de que se escape por el desagüe del despilfarro que da cobijo a intereses personales, se canalice para reparar estos daños y algunos otros. Todos aquellos que tenemos en mente.


Mayte Mejía (@maytemejiab) es socia de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

2 Comentarios
  • vel vel 12/08/16 18:02

    Gracias. Mujeres como tú hacen que no pierda la esperanza en un mundo sexista

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • gusalo gusalo 24/03/15 13:13

    Hay que agradecer que nos recuerdes que sigue habiendo mujeres que sufren esta aberración, seguramente en nuestro propio país. Otra cosa es que un gobierno que ha eliminado el derecho universal en nuestra sanidad pública tenga la suficiente empatía para atender a estas víctimas, cuya capacidad de presión –por ser muy pocas y la mayoría sin derecho a voto– inquieta muy poco a los políticos al uso. Por otra parte, a nuestros grandes partidos y a nuestros grandes medios, de lo que pasa fuera de España, ahora sólo les preocupan los acontecimientos de Venezuela o Cuba.  

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.