x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

¿Quiénes son los violentos?

Enrique Errando Mariscal
Publicada el 26/03/2015 a las 06:00
El pasado 18 de marzo, unos diez mil manifestantes se enfrentaron a los antidisturbios frente a la nueva sede del Banco Central Europeo en Frankfurt. Resultado: 350 detenidos, 16 arrestados, 35 heridos y varios coches de policía quemados. Los organizadores querían que la protesta fuera pacífica; la policía recibió a los manifestantes con gas pimienta y gas lacrimógeno, de entrada.

Una mayoría juzgará ese brote de "violencia callejera" como otro más de los actos vandálicos que, de vez en cuando, protagoniza esa maligna tribu, "los antisistema". Esperanza Aguirre y sus amigas podrán, durante el té de media tarde, echar pestes de esos perroflautas y pedir mano dura. El señor Martínez y sus compañeros de oficina identificarán a “los antisistema” con los descerebrados que van al fútbol a pegarse, mientras se toman el cafelito después del almuerzo; y pedirán mano dura.

Si hay un ejemplo extremo de manipulación es éste, el de la “violencia callejera” de “los antisistema”. Se acusa a “los violentos” de romper las reglas del juego democrático, de intentar crear el caos, de tratar de imponer sus ideas por la fuerza. Por el contrario, el bueno de Draghi y sus colegas inauguran pacíficamente un edificio que ha costado más de 1.200 millones de euros, 350 más de los previstos, y al que consideran un símbolo de "lo mejor que Europa puede lograr junta". Y añade que eso de la solidaridad está muy bien pero que "la zona euro no es una unión política en la que algunos países tengan que pagar permanentemente por los otros".

¿Quiénes son los violentos?

Empecemos por la violencia presupuestaria. ¿Era prioritario gastarse esa barbaridad en un nuevo edificio que ha tardado 12 años en construirse durante los cuales se ha pagado un alquiler por las oficinas de 200.000 euros mensuales? ¿A qué se deben los 350 millones de euros de sobrecoste? Mientras más de tres millones de familias españolas, griegas, portuguesas, italianas o irlandesas están en la pobreza o rozándola se prefiere gastar el dinero en un suntuoso edificio ¿Eso no es violencia?

Sigamos con la violencia simbólica. Las dos enormes torres, 180 metros de altura, simbolizan el poder del dinero y no "lo mejor que Europa puede lograr junta". Europa, hoy, no es mas que la Europa de los banqueros y las multinacionales y el edificio lo deja bien claro: el dinero por encima de todo y de todos. ¡Soy vuestro dueño! es el mensaje.

También juega la violencia económica, la más dura, la violencia de la deuda. “No creáis que la deuda pública os va a ser perdonada”, advierte Draghi. Esa deuda cuyo origen son los cientos de miles de millones que se han ¿prestado? ¿regalado? a los bancos privados en crisis. Esa socialización de las pérdidas de la banca privada que estamos pagando con paro, precariedad en el empleo, salarios de miseria, privatización de servicios públicos y recortes en todas las ayudas sociales. ¿Eso no es violencia?

Finalmente, está la violencia física, la de los antidisturbios, que reciben a una manifestación, en principio pacífica, con gases lacrimógenos y gases pimienta. Si eso no es provocar... Y, naturalmente, la policía siempre, sistemáticamente, actúa con plena impunidad. Ya pueden cometer los mayores actos de brutalidad, ya pueden asesinar a ciudadanos indefensos como ha ocurrido varias veces en los Estados Unidos durante los últimos meses, que los responsables siempre serán absueltos. ¿Eso no es violencia?

Casi nadie quiere que las cosas se resuelvan mediante la violencia pero, por favor, no vuelvan a decirme que “los antisistema” son violentos. Los violentos son el Banco de Santander, el Deustchesbank, el señor Draghi y la señora Merkel, los que especulan con los alimentos, Rajoy, Hollande, los paraísos fiscales, etcétera, etcétera, etcétera. A su lado, “los antisistema” me parecen angelitos del cielo.

Enrique Errando Mariscal es socio de infoLibre





Más contenidos sobre este tema




2 Comentarios
  • Ayla Ayla 26/03/15 11:29

    Totalmente de acuerdo, pero acusar de violentos a los supuestos antisistema que hay en las manifestaciones es una forma de meter miedo a la gente normal y evitar que vayan. Además así pueden apelar después a las mayorías silenciosas. No se como esta gente puede dormir a gusto, ah sí, que para no poder dormir deberían tener conciencia y verguenza.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • maroto maroto 26/03/15 07:55

    Cuanta Razon tienes. Son ellos los que revientan en muchas ocasiones estas manifestaciones. Lo he vivido. Tienen tentaculos por todas partes. Hay que luchar con todas nuestras acciones habituales. Mirando lo que comes, lo que bebes , lo que compras y muchas cosas mas. Juntos podemos echarles y ponerles donde merecen. No en la carcel. Que limpien bosques, que ayuden a ancianos, que trabajen para la sociedad. Entonces les daremos de comer...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión