x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

Torrevieja, un suicidio programado

Jesús Moncho
Publicada el 13/07/2015 a las 06:00
El inefable expresidente Camps, un día de visita oficial, proclamó Torrevieja como “capital y referencia del aumento constante de demografía y prosperidad de la Comunidad Valenciana”. Ya resulta sumamente desasosegante que una persona como Camps te etiquete y te valore. Una población tradicionalmente dedicada a la agricultura, a la pesca y la actividad extractiva de la sal, con unos 9.000 habitantes en los años 60, y 20 km de costa, de repente descubre la receta mágica: el desarrollo turístico e inmobiliario destapado en los 60-70. Pero todo en medio de una gran confusión, que se plasmaba en el sometimiento de la actividad turística a la implementación constructiva y a la instrumentalización inmobiliaria, llevadas a cabo por prohombres locales tanto del empresariado como de la política. Uno de sus cabecillas, el exalcalde Hernández Mateo hoy en prisión, sacó una plusvalía de casi unos 1.000 millones de pesetas por la compra-venta de una parcela a la misma constructora (promotora Edén del Mar) que trabajaba con el Ayuntamiento. La especulación y construcción del suelo era la bandera. Las consecuencias: la carencia de previsión y planificación, no sólo turística sino también urbanística, que implica una masificación del territorio sin las debidas infraestructuras, equipamientos y servicios, con fuerte impacto medioambiental. Ante el espectáculo, un técnico municipal ya se atrevía a decir “la masificación urbanística y de baja calidad (barata) es perjudicial y nos pasará factura en el futuro”.

Hoy sólo queda un 8% del término municipal (de un total de 30 km2) sin edificar. La tercera parte del término es la laguna natural, protegida como Parque Natural. 75.000 viviendas, el 78% del parque inmobiliario de Torrevieja, son segundas residencias. El 30'4% de la ocupación laboral pertenece al sector de la construcción y el negocio inmobiliario. ¿Qué haremos ahora? Hemos agotado el bien más preciado, el suelo, que mantenía el furor y la lógica del sistema torrevejense. El suelo es un bien limitado que se agota y no tiene reposición. ¿Dónde construimos ahora? ¿En qué se ocupará la gente?

Si los ingresos municipales disminuyen progresivamente (hasta agotarse casi del todo), mientras los gastos de mantenimiento y prestación de servicios son cada vez más grandes, ¿por dónde se saldrá? La deuda por habitante es de 1.105 E, cuando la media del País Valenciano está en 361 E. Y, en cuanto a servicios, la media de camas hospitalarias por habitante en España es 1 por 255 habitantes, en Torrevieja es 1 por 700 habitantes. ¿Qué camino seguir?

La perspicacia municipal (que no racionalidad) decidió que el desarrollo extensivo horizontal (adosados) ya no era rentable, ahora intentarían la construcción en vertical, en altura, más densa todavía. Hasta 15 plantas. Peor el remedio que la enfermedad. A finales de 2011, incluso la Consejería tumba el proyecto de un macrohotel por no respetar los porcentajes máximos de ocupación (20% de la parcela) y no ceder el 80% restante para usos públicos, al mismo tiempo que no se dan los índices generales necesarios de Suelo Dotacional y Edificabilidad Bruta. La localidad no tiene un proyecto de ciudad, más allá de la simple dispersión y hacinamiento de edificios. Proyecta no muy buena imagen. Tanto es así que los touroperadores la han excluido de sus destinos turísticos. Recordemos que la tasa de delitos en la ciudad está en 16 puntos, mientras en España en 4'5.
¿Qué queda ya? Camps, Rambla, Such, Milagrosa, Pedrosa, Blasco, Ripoll... están todos imputados, y no pueden dar sus soluciones mágicas... La pregunta es: ¿quién pagará todo este disparate?



Jesús Moncho es socio de infoLibre


Más contenidos sobre este tema




5 Comentarios
  • jmam jmam 13/07/15 15:09

    Nunca he estado en Torrevieja, me habían habían hablado del desastre que había llegado a ser, y creo que leido esto será dificil que vaya. El problema es que una vez hecho el desastre del litoral en toda la peninsúla no se puede volver a atrás.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • mcjaramillo mcjaramillo 14/07/15 01:08

      Bueno: un terremotillo a tiempo... Es broma.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Alfar Alfar 13/07/15 15:01

    Desgraciadamente existen muchas poblaciones parecidas a lo largo de la costa española. La que yo conozco se encuentra en Cádiz, y se llama Rota. Primero perdió una gran parte de sus terrenos, para cederlos a la Base conjunta, que en un principio creó muchos puestos de trabajo, pero que en la actualidad apenas proporciona unos cuantos, sin embargo los terrenos no los ha recuperado, y según me dicen el impuesto rural que deberían pagarle al Ayuntamiento por esa ocupación, por mucho que lo reclaman nadie lo paga. Y después con la burbuja inmobiliaria se termino de destruir el resto de la riquísima huerta, que producía unos productos espectaculares. Ahora lo que queda es una población que sólo vive dos meses al año, un  montón de personas en paro y una juventud que tiene que buscarse la vida en otro lugar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • gusalo gusalo 13/07/15 10:27

    Muy expresivo el artículo, sobre todo, por la precisión de los datos, y más si leemos también el comentario de J7H. Si no conociéramos casos similares, parecería una hipérbole. Sin embargo, ni siquiera la despoblada Meseta se libra de casos de construcción masiva y sin sentido en –o al lado de– las ciudades e incluso lejos de ellas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • J7H J7H 13/07/15 08:41

    Lo que dice el señor Jesús Moncho es muy cierto, por desgracia. En una población de más de 100.000 habitantes no tiene Comisaria de la Policía Nacional, una oficina de la Agencia Tributaria y se necesita ampliar la N-332 que pasa por Torrevieja ya que en verano se forman unos cuellos de botella. Y ya no hablemos de los Juzgados de Torrevieja que se dice que están muy masificados los casos judiciales con pocos medios materiales (como por desgracia pasa en toda España) y una Estación de Autobuses que actualmente está en un mal sitio por problemas de maniobra para los autobuses y unos aseos con unas condiciones de higiene lamentables. Torrevieja debería conocerse más por su cultura e historia o sus lugares paisajísticos (que los tiene) pero la corrupción urbanística tan alocada (problema que no es exclusivo de Torrevieja como se ve en el documental €UROSTAFA) desde 1997 (construyendo viviendas como churros) hasta julio de 2007 (cuando estalla del todo la estafa económica) es lo que hay. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión