x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

Tordesillas: donde el toro es el menos animal

Ángel Dorado
Publicada el 21/09/2015 a las 15:59 Actualizada el 22/09/2015 a las 19:50
Fiesta del Toro de la Vega, en Tordesillas (Valladolid).

Fiesta del Toro de la Vega, en Tordesillas (Valladolid).

EUROPA PRESS
En mis frecuentes viajes a Galicia, paso a la altura del pueblo vallisoletano de Tordesillas, sí, ese donde, desde 1534 en septiembre, a caballo o a pie decenas de ¿personas? lancean a un toro de lidia hasta la muerte. Mientras esta infame crueldad innecesaria se produce, miles de espectadores, hasta 35.000, asisten entusiasmados, incluso muchos llevan a sus pequeños para que, desde muy temprana edad, “aprendan” respeto por la vida animal.

Por simple educación me reservo mis pensamientos y opiniones cuando diviso Tordesillas, y especialmente por respeto a los vecinos que están en contra de tal aberración. ¡Qué difícil lo tienen!, no se atreven a oponerse públicamente. A este respecto, escuché a uno de ellos, con la cara tapada, mostrar su oposición a esta “tradición”. ¡Malditas tradiciones!, algunas.

Los vecinos favorables a esta vergüenza, todos ellos muy “españoles”, quieren esconderla debido a que la organización prohíbe a los medios tomar imágenes del sufrimiento y muerte del toro, motivo por el que, tanto ellos como los animalistas, tienen que hacerlo de manera clandestina, lo cual no les evita el riesgo de que les partan la cara como en ocasiones ha sucedido en este sanguinario espectáculo llamado “Inmemorial Torneo del Toro de la Vega”.

Como decía Adolfo Suárez, “puedo prometer y prometo” que no volveré a pisar el bello pueblo de Tordesillas, incluso aunque por ley se erradicase la tortura del animal, porque ello no supondría que la mayoría de sus vecinos hubiese reflexionado sobre su salvajismo. De darse esta reflexión, volvería a parar en esa localidad, aunque no tengo ninguna esperanza si tenemos en cuenta las increíbles justificaciones que esgrime la mayoría de los tordesillanos, jóvenes y mayores, para defender el sufrimiento innecesario del toro. Son fieles representantes de la España profunda, medieval, ignorante y violenta. Son sádicos, cobardes y hacen gala de un salvajismo desalmado, además de un desequilibrio mental considerable. ¿De qué pasta están hechos? Desde un punto de vista intelectual, no les tengo ningún respeto.

Y qué decir del alcalde socialista de Tordesillas, quien en su supina estupidez asegura que “el toro siente dolor, pero no sufre”, o que “se trata de un acto legal”. Dicen que se quedó tan pancho. Señor Pedro Sánchez, señores dirigentes del PSOE, expulsen ¡ya! del partido a este personaje que flaco favor está haciendo a la organización. De no hacerlo, seguirán siendo cómplices de un acto primitivo y cruel para el que no existe justificación moral. Sepan, que nos encontramos ante la dialéctica entre el sentido común y la barbarie.

En cuanto a la posición del PP y Ciudadanos sobre el asunto que nos ocupa consideran que hay que “atenerse al cumplimiento de la norma”, ¡manda carallo!, mientras IU y Podemos declaran su absoluta repulsa y oposición a tamaña barbaridad.

Por cierto, el franquismo prohibió esta brutalidad repugnante entre 1966 y 1969 al quedar el acto reducido exclusivamente al encierro sin lancear al toro. ¡Qué cosas!, ¿no? Sin embargo, la enorme presión que ejercieron diversas personalidades hizo que se volviera a autorizar el torneo en su modalidad “tradicional”, a saber, acabar con la vida del toro después de haberlo dejado como un colador.

Aunque en esta ocasión alzo mi voz una vez más en contra de el Toro de la Vega, no me olvido de las otras muchas torturas que sufren los animales en las 14.000 “fiestas populares” que anualmente se celebran a lo largo y ancho de esta España nuestra, incluida la tauromaquia. ¿Serán marca España? Entonces a mí me avergüenza este país.




Ángel Dorado es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




4 Comentarios
  • bic20 bic20 23/09/15 13:16

    Yo también de acuerdo totalmente. Tampoco pienso pisar Tordesillas nunca; por otra parte no se van a perder mucho. Y me da mucha pena que la parte de mi familia que vive en el extrajero, estén avergonzados de ser españoles. Entre torturas a animales, liarse a tomatazos, choricear tanto sin consecuencias .... Una pena

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • canario de los montes canario de los montes 23/09/15 11:10

    Le felicito por su artículo. Totalmente de acuerdo con todo su contenido.  Creo que la verdad es que, si hacemos grupos con la población española en función de tres parámetros, a saber: Machismo, Franquismo y Defensores del Maltrato Animal, nos sorprendería ver la cantidad de personas que coincidirían, a la vez, en los tres. .......................................¡¡¡¡¡Son muchísimos!!!!! Saludos cordiales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • passarola passarola 23/09/15 09:23

    Yo tampoco piso ni pisare ese pueblo de infausto nombre gracias al salvajismo de parte de sus vecinos. Es una vergüenza para el pais en general y de un dolor insoportable para el toro principàlmente y para los seres sensibles que abominan de la barbarie. Tordesillas sera recordado como el pueblo de la burricie durante muchisimos años.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Salsera Salsera 22/09/15 23:38

    Yo me siento indignada, triste e impotente al ver semejante crimen , me avergüenzan semejantes comportamientos de alimañas que no son otra cosa. Y de que no sufre el toro solo se le ocurre decir eso al que asó la manteca, un verdadero ignorante. O es que están detrás los votos y hay que sujetarlos para el futuro ? 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión