x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Un modelo parlamentario distinto

Luis Valdivieso Cañas
Publicada el 07/01/2016 a las 06:00 Actualizada el 06/01/2016 a las 17:22
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Tras las últimas elecciones generales se ha planteado una vez más la necesidad de un cambio sustancial en el sistema electoral. Aunque hace años Michel Balinski y Peyton Young demostraron que no existe ningún método de distribución de escaños entre tres o más partidos completamente equitativo, desde luego hay sistemas electorales bastante más representativos que el español (como los de Dinamarca, Sudáfrica o Nueva Zelanda).

Todos los regímenes parlamentarios adolecen sin embargo del mismo defecto: una vez nombrados los diputados, estos emiten en cada votación del parlamento un voto único sea cual sea el apoyo obtenido en las urnas. El procedimiento tendría sentido cuando se formaron los primeros parlamentos modernos, antes de las calculadoras y los ordenadores, pero no en la actualidad, cuando se pueden sumar de manera casi instantánea 350 números de cinco o seis cifras.

Una propuesta para incluir el apoyo real logrado por los diputados en las elecciones es esta:

Cada ciudadano confía la representación de su soberanía a un candidato de entre todos los que se presentan, pertenezca o no a un partido político y haya hecho más o menos hincapié en su campaña en las cuestiones locales que afectan al elector. Para formar las Cortes se designan los 350 candidatos que hayan conseguido más votos, cada uno respaldado por el número de ciudadanos que lo han elegido. El resto de los candidatos que hayan recibido un número de votos significativo (a determinar, ¿más de 300, de 500 votos?, ¿hasta abarcar el 99,5%, el 99,8% de los votos totales?...) otorgan la representación de sus votantes al cabeza de lista de su partido o a cualquier otro diputado mediante negociación y acuerdo, siendo este préstamo modificable según la conducta parlamentaria del prestatario.

Una vez constituido el Congreso, en él están representados todos los votantes con la misma fuerza, hayan votado a un grupo más o menos mayoritario y en una provincia más o menos grande. Después, en cada votación el diputado vota con el número de sus apoyos, y la suma de éstos da el resultado final (por ejemplo 13.560.251 a favor y 11.395.427 en contra). La mayoría absoluta no la tendrían entonces los 176 diputados de un grupo o una coalición, sino los 162, los 174 o los 185 que representasen al 50% más 1 de los votantes. El resto del funcionamiento del Congreso podría mantenerse parecido.

Desde mi punto de vista esta propuesta (tomada del libro El Falso Dilema del Prisionero) tiene la ventaja principal de reflejar realmente la diversidad de opciones de la ciudadanía, evitando dos consecuencias perversas del sistema actual. Por una parte la injusticia y la frustración del voto perdido, y por otra el flujo de votos hacia los dos partidos mayoritarios en las provincias pequeñas. Además, como efecto colateral beneficioso, al informar de los apoyos recibidos por los distintos candidatos ayudaría a permeabilizar la férrea estructura jerárquica de los partidos, y posiblemente a hacerlos más democráticos.

Pero claro, con este sistema no estaríamos asistiendo al espectáculo político de Cataluña ni habría tantas dificultades (aritméticas) para establecer en España un pacto de izquierdas viable
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

2 Comentarios
  • itnas itnas 07/01/16 08:36

    Es una alternativa, en efecto, más justa que la actual. Me parece que representaría una democracia directa, aunque creo que el sistema que nos ha sido impuesto ofrecerá bastante resistencia a ser implementada tal alternativa. Fundamentalmente, por el bipartidismo y los grandes poderes que se encuentran detrás.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • gusalo gusalo 08/01/16 00:30

      Esta opción, al menos para mí, es original. Considero, como Itnas, que el sistema propuesto haría la representación mucho más directa. Si a ello añadimos el “efecto colateral” que usted menciona, los representantes serían mucho más independientes de los aparatos de partido y, como consecuencia, habría una mayor separación del poder legislativo (Bueno, algunos lo llamarían “un parlamento menos gobernable”). Sería impensable el ninguneo al Parlamento que hemos visto, por ejemplo, en la legislatura recién acabada.   ¶    También estoy de acuerdo en que esta opción no gustará a los partidos (y menos cuanto más poder tengan) ni a quienes cuentan con manejar a los partidos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.