X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Coles de Bruselas

Javier Rodríguez Godoy Publicada 31/03/2016 a las 06:00 Actualizada 30/03/2016 a las 12:11    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Mi padre me enfrentó durante siete horas a un plato de coles de Bruselas. Gané yo. No quiere decir que perdiera mi padre, ni que las coles sean malas, pese al hedor humeante que emanan, sino que la autoridad de mi padre se debilitó y las coles ganaron una importancia desmerecida.

A mi padre le bastó con su autoridad para retenerme contra las coles. Entonces no supe que los gobiernos teocráticos islámicos basaban su autoridad en la figura del soberano, similar a las monarquías europeas, y que ambos se apoyaban en la divinidad para justificarse. En el fondo, aunque mi padre no necesitó ni dios ni pretexto, la frase fue la misma tanto para tragar coles como para gobernar súbditos: "Porque lo digo yo".

Me preguntaba, en una indigestión de hace unos días, por qué no relacionábamos terrorismo y pobreza igual que relacionamos un comida en mal estado con vomitar. Qué grado de desesperanza es necesaria para que broten terroristas al modo en que calculamos cuántos días deben pasar hasta que caduque una col desde que se arranca del huerto. Por qué las coles son de Bruselas y los terroristas brotan en esos barrios. Qué clima propicia el cultivo de unos y de otros, quién siembra, quién compra las semillas, quién vende las hortalizas y las armas. Quién traga. Por qué se fumiga en los campos de otros, siendo los propios propicios para tanta calamidad.

Leí en un experto en jurisprudencia islámica que las causas del brote de terroristas eran geopolíticas, sociológicas y psiquiátricas. No decía nada de la adoración del sacrificio, la exaltación de la fe o el despropósito de un pretexto para inclinarse hacia la maldad de cristianos, musulmanes o magnates de Wall Street.

Leete la aleya de la espada, me dijo un iluminado contrario a mi opinión. Lo dijo como quien enseña un libro de recetas vacío. Ponía esto: "Entonces, cuando los meses sagrados hayan pasado, acuchillad a los idólatras allá donde los encontréis" [5:9]".

No sé explicar por qué apestan las coles ni por qué se cultivan, ni tampoco cuántos musulmanes desayunan con la aleya de la espada, de modo que me quedo la hipótesis de mi padre: que las circunstancias me influyeron. Sin poder explicar el daño psiquiátrico de los terroristas ni los equilibrios geopolíticos, me quedo con las causas sociológicas, que también influyen en la manera como brotan terroristas en los campos de Bruselas y París. Es el silogismo de un ignorante.

"Aquí se dan bien", dijo mi abuelo sobre el cultivo de uvas en su tierra, hace más de 20 años. Le señalé unas hojas desperdigadas con desarreglo por la huerta: "esas son malas hierbas". Le dije a mi padre que por qué se daban buenas y malas hierbas en la misma tierra. "El clima", zanjó.

Los barrios donde crecen más terroristas en Bruselas se conoce como el "cruasán pobre". Los cruasanes tienen miga. Es una media luna (símbolo musulmán), vienen de París y derivan del verbo "crecer" en francés.

El ambiente natural del cruasán pobre es un horno, claro. En Bruselas, estos barrios son los más poblados con los habitantes más tiernos y quemados. El paro en el cruasán pobre es del 25% (en Molenbeek, y más del 26% en Saint-Josse). Un clima sin horizonte y con desesperanza da frutos extraños e indigestos al modo en que los vertederos bajo los naranjos de Nápoles deslizan venenos sobre la fruta. Podrían crecer coles en ese clima, pero en el cruasán pobre de Bruselas brotan fundamentalistas.

Leí que "cafre" es una palabra árabe ("kafir") que significa infiel y que un árabe musulmán de Siria bien podría decir que los cafres están bombardeando sus campos, de coles y de refugiados, porque no saben cómo mejorar su clima sin culpar al extranjero. Bélgica exporta 11 millones de jóvenes guerreros a Siria. Rechazan sus cultivos, pero bombardean sus consecuencias.

En fin, quiero decir que sufrí con las coles lo mismo que sufren los que sufren un atentado: con impotencia.



Javier Rodríguez Godoy ganó el accésit del Premio Jóvenes Periodistas de infoLibre


Hazte socio de infolibre



Lo más...
 
Opinión
  • @cibermonfi Javier Valenzuela Javier Valenzuela

    Cada vez más 'noir'

    Suicidio, desaparición de expedientes, robos a fiscales, conjuras entre políticos y procesados… La corrupción española es una novela negra.
  • Qué ven mis ojos Benjamín Prado Benjamín Prado

    Miente más que hablas y llegarás a presidente

    Lo peor es que el Gobierno que dirige Rajoy sigue cometiendo los mismos abusos, tratando de engañar a los ciudadanos a la vez que los exprime.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El rey de los toisones

    Le pese o no al señor Amadeo, don Juan Carlos, el rey de las presuntas “5.000 amantes”, de ser ciertas, no ha hecho otra cosa que cumplir con su misión: velar y sacrificarse por el mantenimiento del mito más español.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre