x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Cábala posible

Mario Martín Lucas
Publicada el 11/09/2016 a las 06:00 Actualizada el 10/09/2016 a las 18:47
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Mariano Rajoy ya tiene un nuevo récord que acumular a su colección. Después de gobernar con la más amplia mayoría absoluta (2011/2015) conocida en la democracia española desde la Transición, tras haber sido derrotado en dos ocasiones en las urnas ante Rodriguez Zapatero (2004 y 2008), gobernará en funciones 12 meses, como el aplicado funcionario de carrera que siempre quiso ser, tras ser el primer presidente del Gobierno en no lograr la investidura del Congreso, habiéndolo solicitado expresamente ante los trescientos cincuenta diputados que componen su pleno.

Y quizás la mejor exposición de lo que le ocurre al líder de la minoría política más votada tanto el 20D, como el 26J, lo haya expresado Felipe González recientemente, al decir: “El PP es el partido más votado, pero Rajoy es el candidato más vetado”.

Es más que paradigmático que el líder de Ciudadanos, después de convertir su anunciada abstención a Rajoy, hacia el sí, con sus 32 diputados, haya utilizado su último turno de palabra en la segunda sesión del debate de investidura, para solicitar al PP el cambio a un candidato más viable.

Rajoy, hoy, lastra a su propia formación política, marcado por la desconfianza ciudadana que su tibieza contra la corrupción ha generado, al margen del dolor social inflingido con sus medidas socio económicas, quirúrgicas en un plano macro, pero tremendamente injustas e insolidarias con grandes segmentos de la sociedad española.

El guiño realizado por Pedro Sánchez a una posible solución, de la que el PSOE forme parte, junto con las “fuerzas del cambio” es una cábala difícil, pero que merece la pena ser explorada, siempre bajo la premisa de ser capaces de marcar un territorio de medidas posibles que, no podrán incluir la esencia de los programas políticos de partidos tan diferentes entre sí como el socialista, Podemos o Ciudadanos, pero que sí haga posible la alternancia política y la regeneración, influyendo en el máximo punto de cohesión del PP: el poder, el reparto de prebendas y el clientelismo vinculado a ello. A partir de ahí sí se darán las condiciones para una renovación de la cúpula popular, que mientras tanto será difícil, por no decir imposible.

Nadie debería dar por hechos beneficios electorales ante unos nuevos comicios a final del año 2016, quien lo haga se podría equivocar; los que ya perdieron votos entre el 20-D y el 26-J tienen elementos de valoración a la vista, los viejos partidos tampoco deberían confiar en que el hartazgo, ante del bloqueo político, les beneficie sobre el efecto de las nuevas formaciones y las consecuencias de su voto troceado. El verdadero reto consiste en dar respuesta a la elección ya hecha por los españoles en dos ocasiones en los últimos meses: hay una mayoría de cambio, en más de 13 millones de votos, y quien gobernó con mayoría absoluta, a golpe de Real Decreto Ley, no es capaz de articular un Gobierno sobre sí, aún siendo la minoría política más votada.

Lo que sería realmente sorprendente es que después de todo lo ocurrido en la legislatura 2011/2015, con las consecuencias en el voto popular expresado tanto el 20-D, como el 26-J; Mariano Rajoy fuera aclamado presidente por la mayoría del Parlamento español, lo cual equivaldría a algo tan increíble como ver el agua de las cataratas del Niágara fluyendo en dirección contraria -parafraseando a Oscar Wilde-. Pero atentos, porque otra cábala es, aún, posible.
___________________

Mario Martín Lucas es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.