X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

La perra gorda, el negocio de los gasolineros

Fernando Pérez Martínez Publicada 07/12/2016 a las 06:00 Actualizada 06/12/2016 a las 19:51    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

Durante la prehistoria de la peseta, allá por los tiempos de mi infancia, la popular y extinta moneda se dividía en diversas fracciones. Había la media peseta o dos reales, que era una simpática moneda con una perforación en el centro que permitía a su propietario colgársela al cuello atravesándola con una cadenita o forrar un cinturón con las monedas sujetas mediante remaches, convirtiéndolo en una temible porra flexible.

Pero volviendo al asunto, decíamos que la popular rubia, allá cuando la dictadura de posguerra, se fraccionaba en dos con la perforada moneda de dos reales y se dividía también en diez monedas de aleación de aluminio cuyo valor era de diez céntimos, la perra gorda. Existiendo todavía otra moneda de cinco céntimos, conocida como la perra chica. Esas monedas dejaron de verse a medida que perdía valor la peseta y por tanto sus fracciones resultaban progresivamente insignificantes e inútiles para pagar cualquier producto.

En la actualidad compartimos con aquellas monedas el céntimo. No conozco ningún producto que se pueda comprar que valga un céntimo de euro. Siendo esto así llama la atención que los gasolineros se inventen, para fijar el precio del combustible, la milésima de euro. En todas las estaciones de servicio en los tablones luminosos donde se anuncian los precios de los distintos carburantes aparece el precio de los mismos expresado mediante una cifra que consta de un euro seguido de una coma y tres dígitos que corresponden a décimos de euro, céntimos y milésimas de euro. Pero el euro sólo tiene legalmente cien céntimos, luego no se puede pagar o cobrar un producto que valga, por ejemplo, 0,004 euros. No existe posibilidad de pagar semejante precio. Sin embargo los gasolineros con la bendición de los gobiernos de su majestad fijan el precio de los gasóleos y gasolinas en formatos semejantes a 1,159 euros el litro. Si usted amable lector desea adquirir un litro de gasóleo sólo podría llevárselo pagando 1,15 ó 1,16 euros. En realidad siempre va a pagar usted el redondeo al alza. Es imposible pagar 1,159 euros. ¿Por qué entonces los gasolineros fijan esos estrambóticos precios imposibles? Y ¿por qué los gobernantes y las autoridades monetarias españolas les consienten forzar la moneda inventándose fracciones de euro inexistentes y por lo tanto fuera de la legalidad de un euro de cien céntimos?

Según la agencia pública que se encarga de contabilizar el consumo nacional de hidrocarburos, sabemos que entre los meses de enero y julio de este año de 2016 en España se han vendido 20.283.454 toneladas de gasolinas y gasóleos.

Si establecemos que un litro de combustible equivalga a un kilo, podríamos decir que entre enero y julio de este año en el que vivimos se han vendido más de veinte mil millones de litros de gasolinas y gasóleos.

Ahora viene lo interesante, por cada 0,001 euro, es decir, por cada inexistente milésima de euro que se araña al precio de un litro de combustible, se amasa, al multiplicar tan insignificante cantidad de dinero por los veinte mil millones de litros vendidos en los primeros siete meses del año, un total de veinte millones doscientos ochenta y tres mil cuatrocientos cincuenta y cuatro euros. O sea 20.283.454 euros por cada unidad del tercer dígito tras la coma.

Un dígito caprichosamente inventado para rascar, al margen de la legalidad, millonarias cantidades de dinero. Por cada 1.000 litros de combustible que su vehículo gasta en un año, a usted le quitan 1 euro, más las virutas de euro que consigan arrebatarle con el redondeo al alza, que es el simpático procedimiento por el cual donde dice 1,156 euros usted pagará sin rechistar 1,16 euros, "regalando" involuntariamente 0,004 euros por cada litro comprado. Nadie reclamará individualmente tan insignificante latrocinio, que en conjunto representa más de 40.000.000 de euros/año, por cada 0,001 euro que figure en el panel de la gasolinera.

A la misma pillería se apuntarán los también trileros recibos de otras compañías porque en este país el que no corre vuela. Y nosotros enfangados financiando el agujero que dejó la trampa de las subprime y su repercusión en el agujero de las cajas de ahorros. Naturalmente el responsable de cobrar los impuestos correspondientes a las compañías petroleras y a aquellas otras que disfrutan del consentido privilegio de redefinir la moneda en su beneficio, no habrá caído en la cuenta, pobre alcornoque, de los velados vericuetos que el sistema de las milésimas de euro abre para poder escamotear ingentes cantidades de millones de euros arañados milésima a milésima y que podrían guapamente aligerar el esfuerzo fiscal con el que el común de los mortales se ve obligado a pechar sin una milésima de anestesia ni nada.
______________

Fernando Pérez Martínez es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



8 Comentarios
  • estovamal estovamal 09/12/16 15:43

    A ver, por más viejo, puedo aclarar la discusión. La peseta tenía cuatro reales, 25 céntimos cada real. En los primeros tiempos había una moneda de 25, un real, que era de la que hablaba Lafuente, y era bastante grande, con un agujero en el centro, y con las que algunos, (hoy los llamaríamos macarras) se forraban los cintos de cuero. Despues, yo creo que por los sesenta, salió otra moneda de dos reales, 50 centimos o media peseta, que también tenía un agujero en el centro, pero que era de menor tamaño y de mejor calidad. Enseguida la gente le puso nombre: los "realines". Por su menor tamaño no servían para eso de los cintos. Y finalmente, las "perras". Había dos, la "chica" de cinco céntimos y la "gorda" de diez. Eran de una calidad infame, creo que de aluminio pobre. "La perra gorda" también servía, en los primeros años de dictadura, para aludir a una ayuda miserable que algunas familias percibían para la alimentación de los hijos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Angel_VV Angel_VV 13/12/16 08:16

      Alguna aclaración más, como coleccionista. Las perras son unas monedas emitidas por el Gobierno Provisional en 1870. Eran de cobre y tenían un león con la pata apoyada en un escudo. De forma chistosa se llamó perra al león. Tenían dos valores, 10 y 5 cents., y por eso las emisiones de Franco de los años 40 con esos mismos valores, de aluminio, en las que se veía a un jinete con la lanza en ristre heredaron ese apodo. Se llamó real, efectivamente, a una moneda de 25 cents. con un agujero en el centro. El modelo se emitió en origen en 1927 bajo Alfonso XIII y el gobierno franquista hizo otra en 1937, todavía en guerra. Fue la última. La moneda de 2 reales se emitió desde 1951 a 1965

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • hernani2000 hernani2000 09/12/16 00:31

    Vaya matemáticos.Dos reales igual a 50 cént .Cuatro de 2 reales se supone que son 8 reales,es decir 2 pesetas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Makoki-2 Makoki-2 08/12/16 23:01

    Nunca nos preocuparon demasiado las matemáticas, y menos desde que se inventaron las calculadoras... ¡Y así nos va!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Makoki-2 Makoki-2 08/12/16 22:57

    Una perra gorda eran 10 céntimos, y no tenía agujero. Era de níquel. La "perra chica" era de 5 céntimos (de peseta, se entiende). La que tenía agujero eran los "dos reales", 25 céntimos (cuatro de dosriales equivalían a una peseta). Con esa se forraban los cintos algunos "modernos", que incluían en el pretendido disfraz de los caw-boys de las novelas de Marcial Lafuente Estefanía.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • rocave rocave 08/12/16 17:57

    Puede que no sea cierto cuanto se lee en el artículo, pero es irrefutable que una milésima influye en el precio final del recibo de la gasolina ¿o no?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Angel_VV Angel_VV 13/12/16 08:06

      Sí, influye, como máximo 0,9 céntimos por compra suponiendo que siempre se haga redondeo al alza. Con millones de compras al final es un dinero nada despreciable, pero las cuentas que hace el articulista no salen por ningún lado. Si se hace redondeo "normal" unas veces te cobrarán hasta 0,5 de más y otras te ahorrarás 0,4.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Angel_VV Angel_VV 07/12/16 09:42

    ¿Quién compra los litros de carburante de uno en uno? Cuando llenas el depósito, digamos con 60 litros a 1,159, te cobran 69,54, no 69,60 que es lo que correspondería al redondeo al alza de 1,16. El redondeo se hace sobre el total, no sobre la unidad. No entiendo el objeto de este artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    ¿Qué tienen en común el PP, Ciudadanos y la CUP?

    Esta campaña tiene exceso de relato y déficit de concreciones sobre cómo salir de esta, por lo que no queda más remedio que acudir a los programas electorales y ver qué propone cada candidatura para gestionar la siguiente fase.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Explico algunas cosas

    Como no soy creyente ni me afectan las ideas religiosas, he encontrado en la poesía mi lugar de lo sagrado, el lugar en el que no puedo mentirme, un espacio de la verdad, del respeto a uno mismo.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    Hay una carta para ti del cardenal Cañizares

    Con motivo del aniversario de la Carta Magna, Antonio, el cardenal más dicharachero de la Conferencia episcopal, ha escrito unas líneas sobre "la dignidad inviolable de todo ser humano" que no tienen desperdicio. ¡Que corra el orujo!
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre