X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Los siete miedos del rey

Domingo Sanz Publicada 03/01/2017 a las 06:00 Actualizada 02/01/2017 a las 22:20    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 11

Reconozco que me parece ridículo, pero rodean de tanto boato las apariciones del rey que me veo obligado a recordar que se trata de alguien como cualquiera de nosotros. Está hecho de carne, de huesos y de un hatajo de nervios a veces desatados que, por ser lo que es, no pueden transparentar el estrés. En una forma de simbiosis, protegen la monarquía los bipartidistas corruptos de siempre, más los de Rivera por activa y los de Podemos por pasiva, pues no destacan la disolución de esta institución entre los objetivos importantes de su acción política. En resumen, solo los catalanistas plantean la república vinculada a la independencia que buscan. De otra manera no podrían prescindir de la corona.

He visto varias veces tanto el último como sus dos discursos navideños anteriores, y he llegado a la conclusión de que el rey, ahora, tiene miedo, mucho miedo. Un miedo que, por la novedad o por lo que fuera, no se reflejaba en sus gestos ni en 2014 ni en 2015.

Tiendo a ponerme en el lugar de quien hablo para intentar comprenderlo. En este caso, imaginaré que soy el rey. A fin de cuentas, no lo soy gracias a la suerte de no haber nacido en la familia equivocada.

Como el título de este artículo no es únicamente una frase, repasaré los siete miedos que yo sentiría si fuera el rey, y que estoy seguro que también siente el rey real.

Primer miedo: Catalunya

En mi caso, sólo por pensar que mientras se tramaba lo de que reinara mi padre a España le quitaron el Sáhara y que, ahora que comienzo a reinar yo, podemos perder Catalunya, tendría bastante miedo a morir de un infarto. Para los susceptibles, me refiero a lo que le podría pasar a mí corazón, no al de Felipe VI.

Hablando de lugares comunes, es habitual entre los mortales eso de pensar qué habremos hecho mal antes para no vivir mejor ahora. El rey, que ya tiene un pasado como monarca, si le circula sangre por las venas no puede dejar de pensar en lo que no habrá hecho bien, o dejado de hacer, para que lo de Catalunya se siga estropeando, cada día un poco más.

El rey tiene miedo porque está absolutamente seguro de que hay muchos más catalanes que quieren república de los que quieren monarquía, y eso le interroga sobre qué es más importante, si la estabilidad de nuestras fronteras o la de su puesto de trabajo. Y, además, el miedo a la duda por no saber si encontrar la respuesta a esa pregunta sirve aún para resolver el problema, o ya no importa.

Además, el rey sabe algo de historia universal y, si no, lo consulta en Wikipedia, como haría cualquiera. Y sabe que está escrito que, tras desgracias tan inmensas y seguidas como una guerra civil y una dictadura que nos pide que olvidemos, más una democracia corrupta que pretende que aguantemos, mantener las fronteras de un país tan grande y diverso como el nuestro sería un milagro. Y el rey sabe también que los milagros no existen.

Por resumir sobre este primer y gran miedo, el rey siente que lo que empieza a flotar en el ambiente es Tercera República o monarquía sin Catalunya.

Segundo miedo: la corrupción familiar

Usted, que está leyendo, y yo mismo también, tenemos o hemos tenido familia. ¿Se imagina usted si lo que ocurriera de puertas adentro de su propio e inviolable domicilio fuera motivo de cotilleo público, notorio y diario del vecindario? ¿Y se imagina tener un cuñado del que los vecinos pensaran que debería estar en la cárcel, por haber hecho trampas a la comunidad de propietarios? ¿Y tener una hermana también sospechosa? ¿Y que esa hermana, erre que erre, pueda meter la pata un día sí y otro también? ¿Y que los vecinos, los que le pueden dar o negar los buenos días, tuvieran la certeza de que toda esa fortuna ilegal la han amontonado gracias a las influencias familiares? ¿Se imagina que cada día los vecinos colgaran en la escalera y en el ascensor el escarnio contra usted y su familia?

Es bien cierto que tener una hermana corrupta puede ser una desgracia caída del cielo pero, ¿y lo de los amigos personales, libremente elegidos pero casualmente con tarjetas black para vaciar el cajero de todos sin pensar en las consecuencias? ¿Y lo de que todo el mundo se entere de tus confidencias con amigos como ese? ¿Y lo de tener que romper en público esa amistad?

En resumen, despertar cada día con el miedo a una nueva noticia, verdadera y sucia, sobre tu propia vida. Noticias, prensa, libertad, justicia, todo infinitamente más importante y necesario para la sociedad que la corona más bonita.

Tercer miedo: las víctimas del franquismo

Tras el miedo por lo de Catalunya y la corrupción familiar, para el tercer miedo no nos ha hecho falta decir que Felipe es rey por ser hijo de otro rey, y que este rey fue nombrado por el mayor criminal de la historia de España, por lo que sin esa maldición original él solo sería un español cualquiera, solo con sus miedos íntimos. Y no ha hecho falta porque él mismo nos lo ha recordado pidiendo que olvidemos el pasado, porque se sabe deudor, o cómplice por continuarlo, pues bien podría ser objetor a los reinados. Pero no, asume un pasado de privilegio sustentado por dos golpes de estado, el del 36 triunfador y el del 81, solo aparentemente fracasado. Y no se le ha caído la cara de vergüenza mientras ofendía a las víctimas dedicando tiempo a un problema que no existe desde su forma de verlo, solo para regalar los oídos de los que le protegen como rey y que, como él en su discurso de Nochebuena, nos piden cada día que olvidemos lo mismo que nos pidió él. Por si las dudas, inmediatamente apareció Pablo Casado, otro de los del PP que se burla de los “abuelos”, declarando que el rey había dicho lo de no abrir heridas, como si no hubiera antes que cerrarlas con la justicia que no llega. Que patéticas quedan las advertencias cuando los peligrosos no tienen golpistas armados que amenacen a los advertidos.

El rey tiene miedo porque nuestros viejos son de la especie de los que no tienen nada que perder. Por eso, los de la Memoria Histórica le han denunciado ante el Defensor del Pueblo por intentar enterrar la memoria junto a las fosas donde aún siguen, tirados de cualquier manera, los muertos que mandó asesinar el que después repuso la monarquía para que atara la libertad. También ha reaccionado la Asociación Convocatoria Cívica, promovida por personas como Sabina, Miguel Ríos, Mayor Zaragoza, Caballero Bonald, Baltasar Garzón, Isabel Coixet, Almudena Grandes y muchas otras admirables, que le han pedido al rey que retire esas palabras franquistas de su discurso. Y, rey, no van a parar hasta conseguirlo. Recuerde, rey, la manera de hacerlo. Es muy fácil. Tiene usted muy cerca el pasillo de aquel hospital: “Me he equivocado. Lo siento. No volverá a suceder”.

Cuarto miedo: la audiencia descendente

El rey también sufre un miedo sutil, pero de esos que quitan el sueño a quien pueda sentir estima por sí mismo. El rey sabe, porque le informan, que cada vez menos españoles interrumpen lo que están haciendo para escucharle. Sabe también que millones no le quieren, y que otros cuantos solo le soportan. Seguir siendo rey y estar absolutamente convencido de esa realidad solo es posible ofreciéndose el poder político coyuntural a cambio de protección. Por eso sabemos que el rey no nos habría leído lo mismo con otro gobierno. Y solo hace dos años y medio que es rey.

Quinto miedo: la soledad del anacronismo

Otro miedo que el rey experimenta viene dado por la conciencia del que sabe que forma parte de una especie en extinción. Representa la última monarquía en la orilla europea del Mediterráneo. Alguien argumentará que también está Mónaco. Perfecto. Se trata de un buen retiro para ex reyes y otros fracasados con la vida resuelta. Además de la corrupción familiar, no hay nada como lo obsoleto, y a cargo del presupuesto, que se preste mejor a la burla cruel y al chiste fácil, que proliferan hoy a tanta velocidad por las redes sociales. Nunca volverán los tiempos en los que a humores inteligentes, como el de Mikimoto, le puedan cortar la lengua por sacarle los colores a la Monarquía.

Sexto miedo: la nueva transición

El rey sufre también un miedo coyuntural, pero muy intenso. Sabe que España vive una época de transición, y que las transiciones pueden llevarse por delante a cualquiera, especialmente a cualquiera que sea rey en el siglo XXI. Tras cuarenta años de dictadura y otros cuarenta de monarquía corrupta, nadie sabe si el péndulo de la historia quiere pararse ahora en una época de libertad republicana. Pero lo que sí sabe todo el mundo es que, si se tiene que parar allí, se parará, caiga quien caiga. No merecerá la pena resistirse.

Séptimo miedo: ser parte de un decorado

Con o sin Catalunya, corrupción familiar, anacronismo, transición o cualquier otra circunstancia que solo llena de miedo al rey, pero que en cualquier otro ciudadano lo que provocan es crítica dura y, en muchos casos, repulsa, está la propia condición de la monarquía como tal, cumpliendo un papel político innecesario y, por tanto, perfectamente prescindible. Sus errores, inevitables e in crescendo, van a crear tensiones gratuitas que podrían romper los difíciles equilibrios entre partidos, lo que convertirá esa institución en una fuente de conflictos que afectarán a temas mucho más importantes.

El rey tiene miedo de su propia condición, que es la de formar parte sensible de un decorado que un día, por un detalle mínimo, podría convertirse en moneda de cambio y, al final, púgil en pie, pero sonado, para que pueda seguir el espectáculo.

No quiero terminar sin sumarme a lo que otros han denunciado del discurso: el escándalo que significa lo de no dedicar unas palabras ni a la lacra de la corrupción ni a la de la violencia machista. Suspenso sin paliativos, rey.

Las propuestas

Para finalizar, no deberíamos escribir de problemas sin arriesgar con las soluciones. Como no vamos a conseguir nada, pediremos lo imposible.

Por una parte, mientras haya tantos votantes del PP, ese partido que tanto se esfuerza por mantener traumatizados a los españoles contra la palabra "república", propondremos que España siga siendo un reino, pero sin monarca, ni corona, ni Familia Real. Parece irracional, pero la idea me la ha dado el propio gobierno. No era el Día de los Inocentes, pero en la tele pude ver la última majadería que se les ha ocurrido: crear un modelo de currículum laboral oficial sin nombre ni fotografía, para obligar a tomar decisiones a las empresas sin tener en cuenta el sexo, ni la pinta, del candidato. Lo de siempre. Desconocer la verdad. Meter la cabeza debajo del ala. Ocultar la historia que interroga. Más valdría que a los aspirantes a políticos del PP les sometieran a la máquina de la verdad. Así, una vez en el poder, tendrían  menos tentación por meter la mano en la caja. Pues reino sin rey, que no hace ninguna falta.

Siendo realista, me temo que no me van a hacer caso con la propuesta anterior pero, al mismo tiempo, hay que tener en cuenta que el peligro de otro discurso real se aproxima a la velocidad de 365 días por año, ahora faltan solo 359, o menos. Como el rey miedoso va a pronunciar solo lo que le guste al gobierno de turno, solemnemente proponemos que todos los discursos navideños del rey sean aprobados por unanimidad de los diputados del Congreso. De lo contrario, será mejor que no nos moleste con su rollo. Un solo diputado elegido democráticamente por el pueblo vale más que cualquier rey en Nochebuena.

La tercera propuesta no va dirigida a los parlamentarios, sumidos en el desconcierto, sino al rey personalmente. Usted sabe, rey, que de siete miedos coincidentes y tan importantes, más los que no dan la cara y los particulares, no puede salir nada bueno. Además, son miedos que a nosotros no nos hacen sufrir, no nos movilizarán para salvarle a usted de ellos. Entonces, ¿por qué no decide acabar personalmente con tanto miedo? Abdique para siempre, dé ejemplo de sacrificio, monte una gran crisis institucional pero tranquila, que solo convocará a los políticos, pero a todos, independentistas o no, y les obligará a reconstruir un entramado que no se sostiene. Esta crisis no la sufrirá ninguna empresa ni ningún trabajador, tampoco ninguna economía familiar. Abandone, diga que se acabó y cierre para siempre la herida que el origen de su condición significa en España. La sociedad española, la más traumatizada de Europa occidental, la que más daño se ha hecho a sí misma en los dos últimos siglos, no es capaz de hacerlo, pero necesita que se lleve a término. Es usted el único que puede.

Mucho mejor ahora que cuando tenga que ocurrir a la desesperada.

______________

Domingo Sanz es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • Rosales Rosales 05/01/17 18:51

    Me dijeron, no sé si será verdad, que para rodar los 12 minutos y pico del discurso de navidad el equipo de TV tardó cinco días, me parece exagerado, pero tratándose de quien se trata creíble. Salud y Republica.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Domingo Sanz Domingo Sanz 05/01/17 21:59

      Hablaba hoy con un amigo de esos que no nos vemos todos los días y coincidíamos: más de cuarenta años después de la muerte de Franco regresa con más fuerza que nunca, como la ola más grande de todas, la necesidad de resolver nuestro gran problema: La guerra la ganaron los malos, jamás pagaron sus crímenes y, en consecuencia, España es el país más dividido del mundo occidental. El que más daño se ha hecho a sí mismo en los últimos cien años. Noticias, artículos, comentarios espontáneos, actividades, convocatorias de todas clases. Los del PP, cada vez más acorralados, tiemblan cada vez que hablan para que no les salga lo que sienten, el odio a las víctimas de la dictadura. Rodeados por los fantasmas del pasado y por la justicia real del presente, se dedican a decir mentiras sobre la Segunda República. Con un gobierno débil tendrán que retroceder. Con el lío en los partidos de la izquierda, la única solución es que no paremos de empujar, como dices, cada uno de nosotros, individualmente o con los amigos de confianza. Proponernos objetivos posibles para este año, ahora que estamos al comienzo. Se me ocurre, según escribo, comenzar ya una campaña para boicotear el discurso de la próxima Navidad.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Rosales Rosales 05/01/17 18:41

    Si señor !! verdades como puños, buen articulo Domingo enhorabuena que sería completa si al monarca le trajeran los Reyes Magos ( esos son mas verosímiles que el mismo ) un juego completo de maletas "Sansonit". Salud y Republica.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 04/01/17 23:35

    Mis comentarios #2 y 3, naturalmente, son matizables en sus términos. Me he puesto a escribir hablando conmigo misma, y sin respuesta de interlocutor, el argumento, deviene pobre. A su disposición. Saludos corduales.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Domingo Sanz Domingo Sanz 05/01/17 00:26

      Nada de pobreza argumental en lo que expones. el problema es no tener tiempo para profundizar. Para este año me he propuesto hacer seguimiento de los derroteros de Felipe VI. Con un gobierno en minoría y asediado por todas partes espero que la Monarquía se debilite, y yo voy a empujar todo lo posible.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Rosales Rosales 05/01/17 18:46

        Pues ahí estaremos muchos empujando, para que el ninot se desplome.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 04/01/17 23:28

    Su descripción de los miedos dos y tres afectan a la salud emocional del Estado ciudadano, de la familia real y, en definitiva, de toda la sociedad. Dos.- La utilización de la 'individualidad'/ privacidad de las personas por ese Cuarto Poder que dicen ser los medios de información, desarrolla su objeto social, mediante un periodismo que mayoritariamente, persiste invertebrado, en cuanto opción politica a desarrollar. Al margen del tenor constitucional, han utilizado a las personas [insisto que mayoritariamente; por cuanto disponemos de informacion libre, que confirma la regla] públicas y/o, privadas, como el objeto informativo a exprimir y sin respeto a derecho alguno. Su descripción de 'hechos' pueden amendrentar a cualquiera, en su propio nombre y por consecuencia de condena no tipificada en el CP, a sus ascendentes, descendientes o hermanos. Apareciendo, condena compartida. No existe justificación/amparo a la pena de telediario ni el escarnio público/linchamiento de las personas y su entorno. Nos hemos dotado de leyes para regular la convivencia, cúmplanse. Nadie absolutamente, y menos en nombre de una supuesta 'libertad informativa' puede actuar al margen de la ley, infligiendo penas no reguladas en código alguno al honor y la privacidad personal y familiar.Todo ello, con excepción de circunstancias de probados 'crimenes' contra la sociedad, que devengan impunes/ exentos de condena alguna por los tribunales, al no entender delitos penales, sino políticos. Respetando los límites legales, es procedente y venimos obligados, por salud, a actuar en defensa de la ética social. Miedo Tres: Las víctimas del franquismo. Tan simple como reconocer, en su propio nombre y en el de Institución que representa, el derecho de los deudos, a enterrar a sus familiares asesinados por las hordas franquistas hasta el fallecimiento del dictador. Tenemos una ley 52/2007 de 27 diciembre; fundamentada en el informe del Consejo de Europa de 2006, se solicita, se ponga en marcha expresamente "una comisión nacional de investigación sobre la violación de derechos humanos cometidas por el régimen franquista" La conocida Ley de la Memoria, vigente, cúmplase. Saludos Domingo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Domingo Sanz Domingo Sanz 05/01/17 00:17

      Seguimos coincidiendo. Sobre la denominada "pena de telediario" hay jurisprudencia acumulada en el sentido de que no es lo mismo que un particular cualquiera sea acusado en falso en los medios de comunicación, a que quien sufra esa crítica pública sea un político, o cualquier autoridad institucional como pueda ser el Rey, personas que viven de aparecer en los medios cuando les conviene. Por ejemplo, es imprescindible ocultar en los medios la imagen de los menores de edad, pero eso mismo no procede cuando se trata del hijo de Rajoy, que lo utilizó descaradamente para hacer pre-campaña electoral, quien no recuerda el pescozón que le propinó en público mientras retransmitían un partido de futbol, creo recordar.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 04/01/17 22:09

    Interesante su arlo. Pero, ¿por qué 'miedos'? Son, cuestiones fundamentales. El Rey puede dar la talla o irse. La forma política del Estado, recogida en la CE vigente es, monarquía parlamentaria. No tiene potestad legislativa ni de gobierno, únicamente, representación del Estado y elección de los miembros de la Casa Real. I.- Cataluña. Que, el Estado es plurinacional, está recogido en la CE. El problema es solucionar, desde la racionalidad, este contencioso, con la tropa que tenemos dirigiendo el gobierno y, sin ETA que echarse a la boca para enarbolar el aguilucho de la 'una' 'grande' y 'libre'. En 41 años de gobiernos 'democraticos' no habían utilizado para 'amedrantar a los paisanos' el 'España se rompe'. Euskadi y CAT, han defendido sus respectivas nacionalidades/singularidades SIEMPRE. Durante los 36 años de gobiernos pretéritos (de 2011 hasta la fecha, 6 años de ignominia) hemos pagado en especie la diferencia; o, la versión mas desarrollada en el Estado, que ha sido, permitir mordidas a CAT, para sustanciar su erario. Y, ¿nos extraña que logrado, pretendan cambiar las condiciones de vecindad? Ignorancia se llama, por parte de un gobierno del Estado que, lejos de defender el 'ganáis-ganamos' se envuelve en banderas excluyentes, alimentando el enfrentamiento de unas Comunidades con otras. Creo que SSS tiene conocimientos suficientes para pergeñar contratos entre el Estado y CAT que satisfagan a las partes, sin perjuicio alguno. Pero, escucho en distintos diales, emisoras de radio, con 'voceros invertebrados' vendiendo que Rajoy mandó a SSS a CAT, para quitársela de encima y, sin concesiones, asumiera la derrota. Conformamos una gran empresa, con extraordinarios RRHH, un gran proyecto y posibilidades reales de éxito; pero, el reparto de los grupos de accionistas y las 17 direcciones generales que sustancian la gobernanza, mantienen una Presidencia y un equipo auxiliar que niega estar en siglo XXI; su obsesión es retornar a 1946, vencedores y dueños de su pretérita España, nacionalista y de las JONS. Su 'Movimiento' con la Iglesia en la dirección espiritual, será el fiel servidor del futuro gobierno mundial. Es mi humilde opinión respecto al 'miedo' I.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Domingo Sanz Domingo Sanz 05/01/17 00:02

      Hola. Estoy muy de acuerdo con tu reflexión, que constituye un análisis muy interesante desde un punto de vista político y global sobre lo que ha sido esta democracia tan particular que tenemos. Esta vez mi artículo tiene un enfoque más personal, Felipe VI como alguien que debería sentir pánico al fracaso de lo que representa. Algo que, en mi opinión, cada día que pasa está más cerca.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • leandro leandro 03/01/17 22:32

    En este país no puede haber referéndums y mucho menos vinculantes porque probablemente nada más permitirse esta medida saltase la liebre y ese pollo se quedaría sin curro si se puede llamar así .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    De calle

    Es previsible que sigan las manifestaciones y algaradas, igual que es previsible que la justicia siga actuando, y unos y otros se alimenten en el bucle que con tanto acierto había calculado el independentismo.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La política de hartura

    Pensando en el 'monotema' del 1-O, me pareció envidiable la imagen de los peces esperando a que amaine el temporal para poder volver a practicar natación y disfrutar de la sal de la vida.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    Cambiar de interlocutores

    Fernando Berlín explica cómo ve la prensa internacional la escalada de tensión entre la Generalitat y el Gobierno central.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre