X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Construir en la España vacía

Tomás Marín Publicada 09/02/2017 a las 06:00 Actualizada 08/02/2017 a las 13:32    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 5

Municipios en los que la relación viviendas/habitante supera en más de un 25% la media nacional.

Municipios en los que la relación viviendas/habitante supera en más de un 25% la media nacional.

De acuerdo con las estadísticas de Eurostat, España era, al final de la pasada década, el país de la UE con más viviendas por habitante. Traducida en términos económicos, nuestra pasión por el ladrillo hace que el peso porcentual medio de los activos inmobiliarios en la riqueza de los hogares españoles sea del 80,1 %, y que esta relación llegue a superar el 90% si nos circunscribimos a la sufrida clase media (Patrimonio inmobiliario y balance nacional de la economía española, Naredo-Carpintero-Marcos; Funcas, 2008).

A primera vista, podríamos pensar que el tremendo peso de los activos inmobiliarios en la economía española se debe únicamente a nuestra especialización turística, o al frenesí constructor de la década prodigiosa, pero los censos del INE apuntan, además, a otros motivos de tipo cultural relacionados con las migraciones interiores de 1955-1975, la nostalgia de lo rural, la costumbre de afirmar nuestra identidad vallando un pedazo de tierra o la escasa cultura financiera de los españoles.

En efecto, en los pequeños municipios demográficamente regresivos del interior peninsular a los que en adelante nos referiremos como la España vacía se concentra más de un millón de viviendas declaradas como secundarias, una cifra comparable a la de la totalidad de los municipios costeros del país si excluimos las grandes ciudades. En la provincia de Ávila, por ejemplo, hay tantas viviendas como habitantes, y si excluimos la capital las primeras superan ampliamente a los segundos. Expresado en superficie construida, en el ámbito rural de esta misma provincia existen más de 200 m2 de vivienda por habitante, la mayor parte construidas en los últimos 50 años.

Una parte de este inmenso patrimonio residencial infrautilizado está constituido por las viviendas familiares de los antiguos emigrantes heredadas por unos hijos que nacieron allí y desean mantener la relación con el terruño, pero en la España vacía no solo se mantiene el patrimonio familiar, también se han construido y se siguen construyendo muchas viviendas. Siguiendo con el ejemplo de la provincia de Ávila, su número se ha triplicado desde el comienzo de las migraciones, aunque en este mismo periodo haya perdido la tercera parte de su población original. Ante hechos como estos, lo que debemos empezar a preguntarnos es qué pasará cuando nuestros hijos tengan que asumir la herencia envenenada de sus abuelos y de sus padres. Parafraseando a Muñoz Molina, estamos asistiendo al derrumbe de todo lo que era sólido, y desgraciadamente, las viviendas en el pueblo de nuestros padres también se van a derrumbar. Sencillamente, es casi seguro que la siguiente generación no va a poder mantenerlas, utilizarlas, ni rentabilizarlas de ninguna manera.

Hasta ahora, la actitud más extendida entre los escasos habitantes permanentes de la España vacía y en consecuencia entre sus representantes locales ha sido favorecer la construcción, probablemente porque tenemos tendencia a pensar que cualquier actividad es intrínsecamente buena, crea puestos de trabajo y evita la despoblación, y sobre todo porque la venta de suelo edificable y la construcción se han convertido en las únicas actividades aparentemente rentables en un territorio que parece no tener otros recursos. Los hijos de los antiguos emigrantes no quieren perder el contacto con el pueblo de su infancia, y probablemente piensan que la vivienda en propiedad sigue siendo la mejor opción para el ahorro familiar, así que se han convertido, junto a los distintos subsidios, en la principal fuente de ingresos de los residentes, aunque no sabemos cuánto durarán ni unos ni otros. Los representantes autonómicos se juegan pocos votos en la España vacía, y se limitan a atender con cuentagotas las insistentes demandas de infraestructuras y servicios de los vecinos, porque no quieren ser acusados de discriminar al siempre desfavorecido medio rural, y los intelectuales y periodistas se lamentan sin cesar del estado de abandono de nuestros pueblos alimentando las actitudes paternalistas de las instituciones y la nostalgia de los posibles compradores que sigue manteniendo viva la llama constructora. Hasta aquí la somera descripción de los hechos y actitudes que podrían estar contribuyendo al deterioro irreversible del medio rural mientras enterramos en cemento y ladrillo nuestras ilusiones y nuestro dinero.

La España vacía tiene un futuro, pero no se alcanzará construyendo más viviendas sino todo lo contrario, los excesos inmobiliarios ya son uno de los principales problemas con los que se enfrentan comarcas enteras. La construcción es pan para hoy (o para ayer) y hambre para mañana. Tampoco debemos obsesionarnos con la despoblación. No tiene sentido tratar de detenerla ni mucho menos incentivar artificialmente la llegada de nuevos residentes. El inmenso espacio vacío de la España interior encontrará un nuevo equilibrio conforme vayan evolucionando nuestros hábitos culturales, los medios de comunicación y de intercambio, las necesidades de movilidad personal, la forma de prestar los servicios públicos, la distribución de mercancías etc. En algunos lugares ya se está invirtiendo la tendencia demográfica y el fenómeno se extenderá, pero llegue cuando llegue, lo que es seguro es que los nuevos residentes no ocuparán las viviendas construidas durante los últimos 50 años, y evitarán las áreas más afectadas por el exceso inmobiliario.

Llegados a este punto y centrándonos en el tema que da título a este artículo, ¿qué podemos hacer para corregir este exceso? No soy partidario de las prohibiciones expresas salvo en ámbitos espacialmente limitados de alto valor ambiental o cultural, especialmente si tenemos en cuenta que el interés a corto plazo de los actuales residentes y de sus representantes locales suele ser vender suelo y construir, y que las instituciones autonómicas ni tienen intereses electorales ni medios de control suficientes para hacer efectivas prohibiciones masivas. En mi opinión se trata de un problema fundamentalmente cultural que debe combatirse con medios culturales, es decir, debates, divulgación, buenas prácticas y educación a todos los niveles. Por eso me he decidido a escribir sobre este tema. No habríamos llegado a esta situación si los españoles hubiéramos sido capaces de disfrutar de la naturaleza y del encanto del mundo rural sin necesidad de poseer un pedazo de tierra con una casa, o si hubiéramos tenido una cultura financiera más propia del siglo XXI que de los indianos.




Tomás Marín es arquitecto, técnico urbanista y socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



5 Comentarios
  • Montalbo Montalbo 10/02/17 14:10

    Para concluir mi comentario anterior quiero añadir, en primer lugar, una aclaración: la mayoría de los habitantes rurales vivimos con los ingresos de una pensión, otros con los ingresos de su trabajo, pero no con un subsidio y en segundo lugar unas preguntas: ¿no cree que la herencia que tienen los jóvenes de hoy está mucho más envenenada por la herencia que reciben como consecuencia de la crisis económica que por la fiebre constructora de sus abuelos y sus padres que nada tiene que ver con la crisis?; ¿la España vacía tiene un futuro? ¿Ese futuro se construirá con debates, educación, etc. si los responsables del país siguen ignorándola y maltratándola como ha ocurrido desde los días del caudillo, que prometió redimirla, hasta hoy?: ¿habrá que esperar a que nuestras casas nuevas se derrumben para sumarse a los escombros de la infinidad de ruinas que ya existen en las zonas rurales? Y para concluir definitivamente ¿por qué no se comienza a pensar que existe un potencial económico y humano en esa España vacía que se está desaprovechando por la incapacidad de nuestros dirigentes políticos cortaplacistas y obtusos?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Tomás Marín Tomás Marín 11/02/17 09:38

      Son muchas presguntas, pero intentaré responderlas. 1.-Naturalmente, no creo que el problema descrito en el artículo sea el único ni el más grave con el que van a tener que enfrentarse las nuevas generaciones, pero es un problema que no todo el mundo reconoce como tal, y éste es el primer paso para corregir el rumbo. Por eso hablo de él.2.- La España vacía tiene recursos y futuro, y a mi modo de ver ese futuro dependerá más de nosotros, de la sociedad civil, que de los "responsables del pais". Esta afirmación podría aplicarse a la mayoría de nuestros problemas colectivos, pero quizas estemos entrando en una cuestión que merezca otros artículos y debates más ámplios. 3.- No hay que esperar para empezar a actuar, se actúa todos los dias, pero si queremos que nuestras acciones tengan sentido tambien es imprescindible discutir todos los días sobre la naturaleza de los problemas para ir corrigiendo el rumbo, y es posible que en este momento no estemos de acuerdo, precisamente, sobre naturaleza del problema. Yo creo que las viviendas construidas durante los últimos 50 años en la España vacía no van a facilitar el aprovechamiento de los recursos rurales en el futuro, sino todo lo contrario.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Montalbo Montalbo 11/02/17 12:44

        Estoy totalmente de acuerdo en que es imprescindible poner el problema sobre la mesa y comenzar a actuar, analizar y discutirlo. Iniciativas como las de Teruel existe, Soria Ya o el Instituto Celtiberia de Investigación y Desarrollo Rural o libros como el de Sergio del Molino o Paco Cerdáhan comenzado a desempolvar el problema, pero como señala Sergio del Molino una parte de la población del país se siente al margen de la marcha de ese país porque sus problemas suenan extranísimos en el conjunto de la sociedad y nunca aparecen en el orden del día. También señala que quizá desde Madrid y desde las grandes ciudades no se perciba como tal, pero en términos demográficos la estructura actual de España es poco deseable. Es necesario sacar a la luz un problema que o no se ve o se ve y se quiere ignorar. Y los medios de comunicación son imprescimdibles en esa tarea. Por eso yo le agradecía su artículo, pero como puede comprobar, el eco que estos temas tienen en los lectores es marginal., tanto en este como en otro publicado ya hace tiempo, La muerte es una (mala) decisión pública que aún se puede leer en los Blogs Temáticos de Infolibre. Por eso le reitero mi agradecimiento y volveré a pedir al director de Inbolibre que no sigan ingorandonos, aunque tengan que dedicar un poco menos de espacio a los líos internos de los partidos políticos.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Montalbo Montalbo 10/02/17 13:41

    Le agradezco sinceramente que haya escrito este artículo en el que habla de la España vacía, un tema que han abordado escritores de hoy como Paco Cerdà o Sergio de Molino y otros un poco anteriores como Miguel Delibes o Julio Llamazares. Pero hay aspectos en su exposición que creo deberían ser mucho más matizados y objetivos. A mi modo de ver lo que usted llama el tremendo peso de los activos inmobiliarios en la economía española se debe fundamentalmente al frenesí constructivo y especulativo que se inició coincidiendo con el desplazamiento masivo del campo a las ciudades en los años cincuenta y se prolongó durante décadas en las ciudades y en las costas. Las consecuencias de aquel frenesí son evidentes y lamentables. Es cierto que también se ha construido en las zonas rurales. Pero ¿por amor al terruño o por vallar un pedazo de tierra, como usted dice o por otros motivos? Muchos promovimos la construcción de nuevas viviendas o la rehabilitación de viviendas antiguas con el fin de que nuestros padres pudieran -por fin- vivir en una condiciones dignas. Luego otros seguimos disfrutando de ellas. Otros optaron por tener su segunda vivienda en el campo o en la sierra en lugar de adquirir un apartamento playero. También ha habido "indianos", pero pocos. Y la actitud entre los escasos habitantes permanentes de la España vacía y de sus representantes locales para favorecer la construcción no ha sido tan extendida como usted señala y nada tiene que ver con el comportamiento de las autoridades de los gobiernos estatales, autonómicos, de los grandes municipios, de las élites financieras y de la construcción que especularon con el suelo, la vivienda y los créditos de manera despiadada hasta desembocar en la prevista y anunciada burbuja inmobiliaria. No quiero alargar mi comentario e invito a otros lectores a intervenir y aportar sus comentarios (difícil porque lo rural no importa mucho).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • leandro leandro 09/02/17 20:34

    Totalmente de acuerdo . Pero esa paciencia que se demanda no le entra en la cabeza a muchos de los que hacen el negocio con la construcción estúpida y por ahí nos vienen los lodos .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • Desde la tramoya Luis Arroyo Luis Arroyo

    Por qué nadie se atreve con el concierto vasco

    Por injusto que sea que dos comunidades autónomas tengan un sistema de financiación completamente distinto de las demás y hoy nítidamente insolidario, no es posible cambiarlo en este momento.
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    Una vía reconstituyente

    Cualquiera diría que el orden del día parlamentario para este jueves ha sido ideado por el mayor enemigo de Pedro Sánchez o por el mejor amigo de Mariano Rajoy. El PSOE vota la actualización del Cupo vasco y después se reúne una comisión territorial que nace moribunda. 
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Se fue el caimán

    Ha dimitido Mugabe. Está más cerca de la infamia de los Mobutu que de la gloria de los Mandela. Deja un país exhausto, sin estructura política, con una casta de mangantes.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre