x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

Refugiados y despoblación

Miguel Ángel Sánchez Morales
Publicada el 25/02/2017 a las 06:00
Un verdadero clamor popular. Más de 160.000 personas asistieron la semana pasada a la marcha celebrada en Barcelona para reclamar la acogida de refugiados de la guerra sangrienta de Siria. Como siempre Cataluña van por delante, a la vanguardia en todo lo que se proponen, ya no solo en tecnologías, actividades deportivas, artes culinarias o culturales, ahora nos dá un verdadero repaso en humanidad; sí, la humanidad que necesitan personas corrientes, familias, ancianos y niños que huyen despavoridos de muertes seguras y hambrunas con pueblos y ciudades totalmente destruidas. Europa durante años y España ante todo, ha estado mirando para otro lado, incumpliendo los mínimos que por consenso nos propusimos admitir, eran unos mínimos de pura vergüenza ajena, pues ni en eso hemos logrado ponernos un nivel ético y humanitario, para coger a estos pobres almas, sin pueblo, ni casas, ni dinero ni trabajo, pero con mentes, corazones, fortalezas, superaciones y amor por los conciudadanos Europeos donde contados con los dedos han podido ser integrados y apoyados.

Queremos acoger es el lema que se leía en la pancarta principal, eslogan de reivindicación que nuestros conciudadanos del nordeste español , han impulsado en un acto histórico y de transfondo europeo y mundial.

En mi humilde profesión actual que me da pie, a diario, a recorrer tantísimos kilómetros de pueblos desde Yunquera, Cártama, Archidona, Antequera, Velez, Teba, Ardales etc., etc. no salgo de mi estupor al contemplar las extensiones de tierras tan enormes que disponemos, cientos de kilómetros de tierras baldías, terrones y malas carreteras tercermundistas. No es generalizado, ya que disponemos de grandes carreteras también y grandes fincas de cítricos limoneros olivos por doquier, no era mi intención culpar a mi tierra, tan grande como preciosa. Pero sí me avergüenzo de mis dirigentes políticos, tan ignorantes como catetos y corruptos.

¿Y qué tendrá que ver (se preguntará el lector), la manifestación de Barcelona en pro de la acogida de refugiados de países en guerra, con mi trabajo por todos los pueblos de Málaga y provincia?, pues en una coincidencia fundamental como pensamiento y amargura en el plano humanitario, ya que no tengo capacidad de disponer, ni de firmar acuerdos municipales, ni de servicios sociales, pues en estos municipios se firman para cualquier tipo de cosas, incluidas adquirir 60.000 euros de chalecos antibalas, para los agentes municipales del municipio de Cártama, cuando la probabilidad de que ocurra un atentado terrorista, en este bonito municipio del interior del valle de Guadalhorce, es casi nula. Pero admitir estos derroches desproporcionados no se llega a asimilar ni digerir, ya que es indigesto para el sentido común y las arcas municipales.

Retomando el hilo, mi reflexión va encaminada a tratar de demostrar, por lo menos intentar levantar la conciencia de los 101 alcaldes y cientos de concejales, que gobiernan estos municipios que sí se puede dar cobijo calor y humanidad, a familias de estas ciudades destruidas por la guerra, podemos dar viviendas vacías, pequeñas fanegas de tierras y que cultiven, ayuden a servicios operativos municipales, “será por campo, casas y ventas vacias”, la tercera edad débil, enferma y y lugares todos ellos, con miles de negocios cerrados, hectáreas y hectáreas de tierras, calles y calles desiertas por la brutal desbandada de la juventud a los núcleos urbanos más céntricos. Los campos y municipios andaluces necesita urgentemente de personas, mano de obra, poblar de almas, plazas con niños, personas con dos manos, estoy convencido que la ayuda será mutua y muy productiva. Si extrapolamos desde Andalucía esa óptica al resto de España, la proporción en las conclusiones serán de vértigo.

Como decía un gran compañero instructor a los alumnos/alumnas no hay que darles teorías y darles cestas de peces, a los alumnos/alumnas hay que darles prácticas y enseñarles a pescar.



Miguel Ángel Sánchez Morales es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión