X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Leer entre líneas

Fernando Pérez Martínez Publicada 14/03/2017 a las 06:00 Actualizada 13/03/2017 a las 22:18    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 13

Cuando un ciudadano apoya un proyecto político, plasmado en una serie de propósitos desarrollados por diferentes equipos, integrados por mujeres y hombres con más iniciativas en común que enfrentadas, pero en cualquier caso no idénticas, los ciudadanos particulares, ésos que no lideran nada, pero que respaldan propuestas que conforman el programa que se convierte en la carta de presentación de los diferentes líderes, nunca van a significar un soporte a la búlgara, en el que se suscribe desde la “a” hasta la “z”, todos y cada uno de los planteamientos incluidos en el programa. Bastante es con estar de acuerdo en algunas de las líneas maestras que conforman el esquema que promueve la organización política.

Desde que se estrenó Podemos como partido político, ha venido recibiendo el voto, desde sectores sociales diferentes, heterogéneos, en ocasiones aparentemente opuestos, votos movidos por razones de diferente etiología.

Algunos seguidores incondicionales se manifiestan de manera integrista y maniquea en lo tocante al partido o a sus líderes. Se despachan sin mesura comentando los artículos que les aluden y acaban por ofrecer una imagen desalentadora del militante de dicha organización. Intolerantes, ofensivos, engreídos, en posesión de la verdad y defensores de las más puras esencias del pensamiento político que cinco millones de ciudadanos respaldan a cachos, individualmente. Rematan convirtiéndose en los chusqueros de Podemos, los hay en todos los partidos, se manifiestan como acomodadores con ínfulas de propietarios. Comisarios políticos, tal vez, autonombrados.

Un partido político actual no es una organización en la que los ciudadanos independientes que la respaldan devienen en cabezas de ganado cuyo libre albedrío político debe ser uniformemente trasquilado y perseguido y mantenido en orden por los colmillos de comisarios que descalifiquen el pensamiento de quienes libremente decidieron apoyar a la organización por convenir con una parte sustancial de su programa.

El voto que recibe un partido a veces está sustentado en la coincidencia en una, dos iniciativas compartidas, lo suficientemente sustanciales como para precipitar el sufragio. Los ciudadanos votan un paquete de propuestas entre las que se encuentra alguna de las que personalmente les resultan relevantes.

En estos tiempos en que la mayoría de la prensa ha renunciado al servicio de informar a la opinión pública para pasar a ser parte activa en la pugna política como departamentos de agitación y propaganda para atraer a la ciudadanía con informaciones parciales, o forzando la realidad para presentar una sociedad virtual al gusto de los promotores o propietarios de la empresa periodística, los ciudadanos debemos desarrollar la capacidad de leer entre líneas, como en los tiempos de falta de libertad, para entender lo que de verdad está pasando, cuando accedemos al pienso que a diario nos sirven en los pesebres televisivos, radiofónicos, de papel o virtuales, la mayor parte de las veces.

La polémica inducida a toda orquesta, salta de altavoces a pantallas o a páginas de papel y allí por donde pasa pretende prender la incendiaria idea que promueven los que se sientan al banquete neoliberal: Podemos ataca la libertad de expresión.

La actual presidenta de la APM, Victoria Prego, proviene de una familia conservadora, hermana de un conocido juez ultra destituido del Tribunal Supremo que debía juzgar al juez Baltasar Garzón, por manifiesta incompatibilidad: patrono de honor de la Fundación para la Defensa de la Nación Española (Denaes) y vocal del Consejo General del Poder Judicial en representación del PP, conocido por sus conexiones con la organización ultraderechista Manos Limpias… La sra. Prego ve la necesidad de amparar a unos anónimos periodistas que se ven intimidados y acosados por Podemos, sin identificar a los acosadores o intimidadores. Es, al parecer, todo el partido político el que intimida, acosa y asfixia la libertad de expresión de unos periodistas que trabajan para unos medios cuyas líneas editoriales pudieran tener como objetivo acabar con la credibilidad de Podemos.

Los ciudadanos no tenemos el poder de convocatoria que exhiben las baterías mediáticas del ultraliberalismo que asola a diario la libertad de expresión con su discurso único repetido por tierra, mar y aire. Según datos que la propia APM elaboró en 2006, el 56,4% de los periodistas preguntados reconoció haber sufrido presiones por parte de los poderes políticos, económicos y de su propio medio. Ese porcentaje ha subido en 22,5 puntos en la última década. (Léase a Rubén Arranz, en Vozpópuli.)

No conozco a los periodistas que demandan el amparo de la Asociación de la Prensa de Madrid que preside Victoria Prego, protegidos por ésta, como los denunciantes de judíos ante la Inquisición, por el anonimato. Tampoco se sabe para qué medios trabajan. Por lo que debemos suponerlo, y puesto que la mayoría de los medios se manifiestan arbitrariamente contrarios a Podemos, hay muchas posibilidades de que sean trabajadores a sueldo de medios hostiles al partido Podemos contra el que afilan sus crónicas, quizá parciales, pero es seguro que al gusto de quienes las financian. Cuando la información falta, inevitablemente se sustituye ésta por la especulación. Los chusqueros de Podemos deberían dejar de dar bazas a los rivales con su grosera forma de actuar, o lo que es más factible, quienes tengan en su mano la correa de esta jauría, tensen la traílla.

Resulta inadmisible que, con la que está cayendo, desde Podemos se propicien notas, como la de la APM de Prego, en la que se identifica a Podemos con el abuso de los poderosos y se censura la tilde adverbial arbitrariamente: “Solo unos medios firmes en la defensa de la libertad de expresión pueden frenar las tentaciones de los poderosos de eludir la rendición de cuentas a la que están obligados en una democracia como la nuestra” (sic).

La ciudadanía vota libremente a un partido y esto no significa una petición de matrimonio político hasta que la muerte los separe, sino que el votante ha encontrado una parte del programa electoral que le conviene y le motiva para apoyar con su sufragio el proyecto político en el que se reconoce. Nunca va a significar que esté de acuerdo con todo, al cien por cien. El programa electoral de Podemos representa, hoy por hoy, la alternativa progresista en la que más o menos se sienten representados alrededor de cinco millones de ciudadanos, millón arriba millón abajo, provenientes de amplias capas sociales. Esta intriga de la APM de Victoria Prego, como otras maniobras, procurarán desacreditar al partido que puede amalgamar a las fuerzas de progreso.
_____________

Fernando Pérez Martínez es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



13 Comentarios
  • jorgeplaza jorgeplaza 14/03/17 19:26

    El articulista utiliza la misma metáfora que he venido utilizando repetidamente al referirme a esos partidarios de Podemos que no toleran la menor crítica a su, según ellos, inmaculado partido: el artículo denomina, igual que yo, jauría a esa clase de individuos ("o lo que es más factible, quienes tengan en su mano la correa de esta jauría, tensen la traílla"). Como se ve, lleva incluso la comparación un paso más allá porque sugiere que los dirigentes de Podemos controlen a estos señores como se controla a una jauría: tensando la traílla. Quiero aclarar una cosa: pese al uso de la misma metáfora, yo no tengo nada que ver con el señor Pérez Martínez, firmante del artículo. Me halaga que use el mismo término de comparación porque veo así confirmada mi propia valoración del asunto, pero en realidad pienso lo contrario que él: no creo que la jerarquía de Podemos esté en contra de este tipo de actuaciones, sino todo lo contrario; por consiguiente, no me parece que tenga el menor interés en tensar la traílla o en atarlos corto. Al revés: desde su mismo origen, este tipo de acoso forma parte integral de una estrategia muy pensada de Podemos. Como dice, con razón, el señor Pérez Martínez, los votantes tenemos que elegir en bloque una serie de opciones, lo que no significa que las aceptemos todas. A él le parece que, en conjunto, Podemos representa una alternativa progresista digna de votarse. A mí no y en una parte no pequeña, precisamente por ese hostigamiento a cualquier crítica que ahora ha dado pie a la queja de la APM y, en general, por el aprecio más bien tibio que siente Podemos por la libertad de expresión.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Delgiot Delgiot 14/03/17 12:25

    Completamente en desacuerdo (en contra) de su último párrafo en el que asegura que el votante vota a un partido porque encuentra parte del programa que le conviene y le motiva; y en la que dice que "no significa una petición de matrimonio hasta que la muerte los separe". Me parece un disparate tratándose de España. Lo primero decir que en España "casi" no hay programas electorales, recordemos cómo ganó el señor Rajoy su primeras elecciones a Zapatero: sin programa, fue victoria por suicidio del rival. En los casos en que se presenta un programa electoral se puede comprobar con el paso del tiempo que se trata de papel mojado y que donde dije digo digo Diego. Por lo tanto no creo que el español vote por el contenido de los programas electorales: todos sabemos que más del 90% de la población en edad de votar no se los lee. Es un realidad a la española. La intención de voto, generalmente, se trata de una cuestión heredada: muchos votantes jóvenes votan en función de lo que han mamado en casa, sobre todo si sus padres son hooligans de partidos tradicionales como el PP y el PSOE. Eso se debe a la incultura y a la desinformación que asolaron España desde el inicio de la democracia. Sólo un pobre porcentaje de votantes está dispuesto a cambiar el voto, pero siempre lo harán por los actos, no por las palabras (programas). O también pueden hacerlo como castigo: los votos cosechados por C's en las últimas elecciones proviene de votantes del PP que perdieron la confianza en su partido debido a la corrupción (u otras causas). Pero en la mayoría de los casos y sobre todo entre votantes de los partidos tradicionales sí existe ese matrimonio: es un contrato firmado con sangre y heredable de padres a hijos. Tratar de imponernos una lógica distinta referente a la intención de voto es tomarnos por tontos o un desconocimiento total de la sociedad española. Saludos

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • jorgeplaza jorgeplaza 14/03/17 23:43

      Si existiera ese matrimonio electoral, los resultados prácticamente se repetirían elección tras elección y no es así. El gobierno pasó de UCD al PSOE; años después, al PP; de nuevo al PSOE y otra vez al PP. En las dos últimas elecciones el PP y el PSOE han perdido millones de votos y han aparecido partidos nuevos (Podemos y Cs) que han logrado, a su vez, millones de votos, aunque el cambio no haya sido tan radical como se esperaba. En el único sitio donde sí parece ser aplicable lo del voto familiar de padres a hijos es en el País Vasco, donde el PNV está abonado perpetuamente a la mayoría. Sí es verdad que hay una cierta inercia a continuar con "tu partido de toda la vida" pero incluso así se votan paquetes completos de los que una buena parte al votante concreto o no le gustan o le son indiferentes. Puedo hablar por mí mismo: cuando he votado, que no ha sido siempre, he votado al PSOE. Pero hay bastantes cosas que nunca me han gustado del PSOE y no hablo tanto del programa como de la práctica real: yo soy mucho más jacobino en materia autonómica y mucho más partidario de la selección por mérito en los estudios de lo que es el PSOE, por ejemplo; en cambio, asuntos como el matrimonio homosexual y similares, me son bastante indiferentes. Con todo, el PSOE me ha parecido tradicionalmente la opción menos mala en conjunto y por eso les he votado cuando he ido a la urna (no siempre, repito). En eso tiene razón el articulista: se vote a quien se vote, difícilmente se comulga con el paquete completo salvo casos de forofismo patológico.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Bacante Bacante 14/03/17 12:41

      Un análisis muy bueno,  Delgiot. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Damas Damas 14/03/17 11:10

    Discrepo frontalmente de su forma de enfocar a esos “algunos seguidores incondicionales..” a los que después de calificar su manera de manifestarse como “integrista, maniquea, comentaristas “sin mesura” culpables de ofrecer una imagen del militante de dicha organización: “desalentadora, intolerante, ofensivo, engreído en posesión de la verdad y …..” les denomina “chusqueros de Podemos” con “ínfulas de propietarios. Comisarios políticos tal vez autonombrados”. “con su grosera forma de actuar y pide a “quienes tengan en su mano la correa de esta jauría, tensen la traílla”. A medida que iba leyendo todo lo que acabo de entresacar y agrupar de su artículo, iba teniendo una sensación altamente desagradable y de rechazo a sus palabras, completada al escribir mi comentario. Cuando usted habla de “chusqueros” “la jauría” “tensen la traílla” se me ocurre que lo hace desde un ámbito de pensamiento militar, jerarquizado y en buena medida elitista, colocándose usted en el nivel de la oficialidad, esa que sabe y conoce cómo actuar, en función de haber accedido al conocimiento verdadero e intelectualmente válido. A mi modo de ver, este artículo rezuma una prepotencia intelectual (en mi opinión falsamente sustentada) y un desprecio hacia otros, no se limita a comentar las actuaciones que considera erróneas y/o táctica o estratégicamente contraproducentes, sino que incide repetidamente en los calificativos hacia las personas. No sé dónde me situaría usted, pero le aseguro que prefiero considerarme parte de la tropa ni tan siquiera llego a chusquero/a, ya que supongo que eso supone algún grado aunque no sea por carrera.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Bacante Bacante 14/03/17 11:30

      Damas,  sobrada de razón. Ahí ha quedado lo uno y lo tuyo. Que nos sea leve! 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Damas Damas 14/03/17 11:39

        Pillín, (utilizo algo leído hace poco) me dices eso porque tu te has situado un, o unos grados más arriba que yo, que no paso de la tropa, y eso porque hablamos en esos términos. No me veo en esa organización, ni tan siquiera en los de más abajo. Saludos.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • cepeda cepeda 14/03/17 10:13

    Me parece un artículo muy interesante con el que coincido en muchas cosas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Bacante Bacante 14/03/17 08:26

    Aquí, un chusquero de Podemos  dispuesto a desvelar que somos nosotros los saturados y hartos del desprecio y las groserías por parte de los  "Intolerantes, ofensivos, engreídos, en posesión de la verdad y defensores de las más puras esencias del pensamiento político" ... conservador.  Ignoro,  porque no tuiteo,  las barbaridades que escriben otros seguidores de Podemos,  pero tuve que cerrar el facebook por la agresividad de socialistas y peperos contra la nueva formación. A ver de qué hablamos cuando describimos el panorama.   El mal está hecho y Podemos e Iglesias completamente desacreditados. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • Haiku Haiku 14/03/17 10:21

      No Bacante. Usted no es un chusquero. No creo que se refiera a usted ni otros como los que aquí nos movemos...aunque no puedo ser yo quien lo asegure. Cuando surgió todo este tema, dije que me repugnaba el acoso, viniese de donde viniese, y seguro comparte ese posicionamiento. No se ubique en un lugar donde nadie le ubicaría, al menos, por sus comentarios en Infolibre. Pero tampoco diluyamos los malos ejemplos...es mejor reconocerlos y ponerlos en el lugar que menos daño haga. Buen día Bacante.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Bacante Bacante 14/03/17 10:47

        Las dos Españas enfrentadas como no recordábamos. Creo. O que las redes han dejado al descubierto.  Me desalientan los malos modos podemitas,  pero me dejan en estado de estupefacción el desprecio y los insultos hacia "él Coletas" y sus seguidores.   Critico a Podemos y a sus líderes y me disgusto  con ellos, pero les defiendo, incluso cuando no tienen la razón,  porque ya hay quien se ocupa de zarandearles a diestro y siniestro (zarandeando  la esperanza de muchos otros). Saludos,  Haiku!  Y es un placer leerle. 

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • cepeda cepeda 14/03/17 10:16

      Si la "agresividad" se basa en argumentos, datos, opiniones... bienvenida sea (tanto si afecta a Podemos, como si afecta a los demás). En cambio si se basa en el insulto, en la descalificacion, en el trazo grueso y en la ausencia de alternativa razonada y razonable... entonces es rechazable.Creo que al igual que los votantes a los demás partidos deberían hacer auto critíca sobre en que se han equivocado a la hora de votar los gobiernos que hemos tenido, también sería conveniente que los partidarios de podemos hicieran lo mismo porque... a pesar de que todavía no han llegado.... las grietas y los errores comienzan a ser demasiado grandes como para no verlos y pasarlos por alto...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Haiku Haiku 14/03/17 08:16

    Reflexión que podría suscribir por entero. Comparto lo que piensa Fernando, y creo que muchos de los votantes de Podemos están en la misma posición. A la señora Prego y otros se les cala en seguida y sinceramente creo que el efecto que causan es el contrario al que buscan, al menos en el votante de Podemos. Sin embargo, si creo que la existencia de esos grupos chusqueros, de comprobarse su existencia y su acción, si podría influir en el votante, y no positivamente. Por eso comparto su opinión de que si hay, se tense la trabilla hasta que se corte cualquier tipo de aliento a estas acciones. Buen día.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    España, fin de ciclo. ¿Reiniciamos?

    Si el marco político y jurídico del que nos hemos dotado no es capaz de garantizar la convivencia, tenemos la obligación imperiosa de modificarlo por procedimientos democráticos.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Bajo los escombros de la política

    Debajo de la ingenuidad y el descrédito, de la demagogia y la verdad, acompañada sólo por un fatigado instinto de supervivencia, espera la política.
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    De calle

    Es previsible que sigan las manifestaciones y algaradas, igual que es previsible que la justicia siga actuando, y unos y otros se alimenten en el bucle que con tanto acierto había calculado el independentismo.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre