X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

El sindicalismo degradado

Fernando Pérez Martínez Publicada 25/03/2017 a las 06:00 Actualizada 24/03/2017 a las 18:50    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 11

En estos años de plomo para la clase trabajadora resulta llamativa la dulzura con la que el sindicalismo post 1988, por fijar un margen temporal, interpreta una realidad laboral que lleva pintando en bastos desde entonces.

A continuación de la primera huelga general que se planteó a un gobierno socialista, tras la recuperación de las libertades democráticas, la coyuntura tecnológica y financiera han procurado un espejismo, primero la conocida burbuja especulativa del ladrillo, que con la expansión inmobiliaria hizo creer en una falsa estabilidad de crecimiento económico indefinido y abundancia de puestos de trabajo de mayor o menor o ninguna cualificación, después, sin la presión del otro lado del Telón de Acero, el capitalismo no necesitó maquillar su ambición criminal y se tiró a fondo.

La respuesta sindical se centraba en reclamar testimonialmente puestos de trabajo estables y de calidad. Durante los años 80 el sindicalismo buscó su sitio como sindicato de servicios. Los obreros tenían dinero y el destajo de la construcción y empresas conexas daba para ir a Cancún de vacaciones. Así que el sindicalismo se metió en fangales de promoción de cooperativas de viviendas no al alcance de cualquier trabajador, pagando un precio muy alto en credibilidad.

Cuando la trampa empezó a petar en EEUU, las financieras españolas que como corderillos desavisados, habían puesto los caudales que sus clientes les confiaron en la cesta que Standard & Poor's y similares, calificaban como solvente de la muerte, los sindicatos reclamaron a los gobiernos nacionales lo que era competencia de empresas multinacionales y responsabilidad del capitalismo especulador con sede en Wall Street, la City londinense, el Deutsche Bank Twin Towers Frankfurt (Germany) y otros actores, con la inestimable ayuda de nuestros grandes estadistas encaramados a los asientos del Consejo de Ministros y dueños del BOE, desde el que bendijeron cuanto atropello a las leyes se produjo y estimaron pertinente. Gobernantes bobalicones capaces de saber a qué pueblo, a qué nación hay que sacrificar por la supervivencia del sistema y no dudaron en favorecer ilegalidades, que en estos días se juzgan en los tribunales españoles que aparentemente se esmeran con sus sentencias en dotar a los delincuentes de un aura de respetabilidad.

Los sindicatos enfangados en vergonzosas operaciones de financiación ilegal, en el mejor de los casos, no pudieron responder por boca de sus más cualificados representantes. Al parecer tenían bastante con tragar el resultado de sus corruptelas a todos los niveles, como para poder decir, con alguna autoridad, esta boca es mía.

Los tiempos en que a la clase trabajadora le llueven palos por todas partes llevándola a escenarios desconocidos en Europa Occidental desde hace cien y doscientos años, han encontrado a los dirigentes sindicales con los calzones a media pierna y las manos untadas de cuanto había en el bote que el sistema capitalista puso a su disposición.

No menciono nombres que están en la cabeza de los trabajadores conscientes. No promoveré el hooliganismo antisindical, pero si diré a quienes estén a punto de tirar la toalla pensando que la solución pasa por borrarse de la cuota que se paga al sindicato de cada cual, que los sindicatos deben ser recuperados por los trabajadores, sacando con pacífica contundencia a los puercos impostores que han consentido cuando no propiciado esta situación.

La Unión Internacional de Sindicatos está por hacer. Nos va en ello el futuro. El ataque a los derechos de los trabajadores no se defiende desde trincheras nacionales, sino coordinadamente con los trabajadores de los países cuyos gobiernos, igual que el de España, se manifiestan incompetentes y corrompidos por el capitalismo salvaje, que bajo disfraz liberal, no necesita leyes para tomar lo que ambiciona sin cortapisa desde los tiempos previos a la revolución bolchevique.

Próxima estación: TTIP y similares. Y, nosotros, esperando que la primavera llegue y lo arregle todo.
__________________

Fernando Pérez Martínez es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • JANDRES JANDRES 28/03/17 01:01

    La corrupción de CCOO y UGT ha llegado a poder compararse con la corrupción política PP/PSOE. A mi no me cabe la menor duda, pero queda mucha tela por cortar. No podemos olvidar que tanto unas organizaciones corruptas (sindicales) como otras (políticas) siguen contando con el apoyo mayoritario de los votantes. Revertir esa situación llevará su tiempo, si es que lo conseguimos. Por otra parte, me sumo a las opiniones de que generalizar "los sindicatos" es tanto como mentir. No todos los sindicatos (CGT por ejemplo) no forman parte de esa corrupción sindical que firma convenios para vender los derechos de las personas a las que representan (incluso ni eso) a cambio de subvenciones, dinero y liberados.No todos los sindicalistas ni todos los políticos son unos corruptos, pero en la dupla CCOO/UG y PP/PSOE no se escapa nadie. Por acción o por omisión.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • martín pérez martín pérez 25/03/17 17:15

    Hay que crear una estructura sindical de ámbito europeo que defina y articule "la solución", Libertario, ahora no es importante quién (las siglas), sino qué .

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • Libertario Libertario 25/03/17 19:01

      El qué, creo que lo tenemos casi todos claro... Pero también hay que poner los puntos sobre las ies. Las generalidades sin separar el grano de la paja, además de injusto incurre en lo mismo que constantemente denunciaamos y se pretende combatir. Salud y República

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • martín pérez martín pérez 25/03/17 20:44

        Crees, Libertario... pero no basta con creer.¿No crees?

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • Libertario Libertario 25/03/17 21:11

          Yo hablo en sentido figurado, pero por los demás. Afortunadamente no es mi caso, llevo convencido más de 40 años. Un salud/os y República

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • Libertario Libertario 25/03/17 15:31

    Gracias por tu análisis, certero y resumido, pero parcial y ello, por la generalidad de los sindicatos. Lo cual no es correcto, pues todos no. Existen, otros :CGT, por ejemplo. Pero no se puede esperar que los que han participado del latrocinio y colaboradores necesarios sean, ahora la solución. Igual que el ppxxe, tampoco puedan serlo. El cambio y posibles soluciones, sólo algunos actores no contaminados lo pueden llevar a cabo. Salud y República

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AMP AMP 25/03/17 11:29

    Desde Marcelino Camacho y Nicolás Redondo para acá los sindicatos mayoritarios han sido una filfa. Vianero nos dice de Fidalgo, y Antoñito Gutiérrez, ¿qué me dices? y el de SOMA-UGT, qué. Asco me producen arribistas traidores a la clase trabajadora, como asco me producen politicastros repugnantes. ¡Sálvese quien pueda!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ipí Ipí 25/03/17 10:17

    Cuando los sindicatos se financiaban con las cuotas de la afiliación defendían los intereses de la misma. Hoy esa financiación representa un ínfimo porcentaje, el resto procede de las subvenciones públicas. " No se muerde la mano de quién da de comer". Hace muchos años leí en "El viejo topo": "Todo sindicato subvencionado experimenta un empuje hacia la paz social directamente proporcional al volumen de la subvención" (Lamento no recordar al autor)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • vianero vianero 25/03/17 07:20

    Leyendo su lamento bien razonado me ha venido a la memoria a aquel gigantón de CCOO. Creo que provenía del ramo de la banca. ?Tendrá chabola por La Moraleja?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Xabiertxo Xabiertxo 25/03/17 09:10

      Supongo que te refieres a José María Fidalgo, que no provenía de la banca, que fue antes de sindicalista cirujano de La Paz. No andas muy descaminado, sin embargo, con lo de la banca porque tuvo el entusiasta apoyo de María Jesús Paredes, la que fuera secretaria general de la Federación de Servicios de CCOO, sindicalista del Santander Central Hispano y que presidió el congreso en el que Fidalgo fue elegido. Se atribuye a María Jesús Paredes el pacto con Esperanza Aguirre que llevó a Miguel Blesa a la presidencia de Caja Madrid. Se dice que ese pacto incluyó el nombramiento de Francisco Baquero, pareja de Paredes, como consejero de Caja Madrid. Francisco Baquero ha sido recientemente condenado en el caso de las tarjetas black. Sobre los escándalos de la gestión de Paredes en CCOO hay bastante rastro en internet. Hubo, en su momento, cierto escándalo por el patrimonio que acumuló, por los préstamos en muy ventajosas condiciones que consiguió en Caja Madrid y porque creó una empresa que daba cursos a parados y subcontrataba profusamente con CCOO la realización de cursos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • M.Stirner M.Stirner 25/03/17 18:50

        Buen apunte, informado. Excepto que el pacto no fue con Aguirre.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre