X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

'Portacoz'

Amador Ramos Martos Publicada 26/03/2017 a las 06:00 Actualizada 24/03/2017 a las 19:47    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 9

Hay políticos llamados a desempeñar papeles –no sé si por inclinación y méritos naturales o por horas de perverso ensayo- de personajes de malo de la película: mal encarados, dotados de una locuaz insolencia, una desfachatez rayana en la grosería, una falsa “simpatía antipática” que disfrazan con medida sonrisa cínica, un tono provocador rozando el insulto y que hacen del sarcasmo desmedido contra adversarios y ciudadanos no afines ideológicamente un escarnio en los límites crueles de la humillación.

Entre el elenco de actores sobre el escenario político patrio, mi malo preferido, es Rafael Hernando, actual no sé si portavoz o portacoz –a las hemerotecas me remito- del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados desde hace algo más de dos años, del que reconozco sin paliativos, que de existir un Goya al malo de la política nacional sería mi candidato y probablemente seguro ganador.

No voy a ponerme a enumerar las habituales y provocadoras hernandadas de este bronco personaje. Para ello, sólo hay que teclear en el buscador de cualquier navegador en la red: “Rafael Hernando PP frases” y tienen un muestra de las reiteradas salidas de tono de este chusco alborotador de modos tabernarios, cuyas declaraciones trufadas de burlona –en ocasiones vitriólica- mordacidad, han provocado desde siempre, sentimientos en las antípodas de la empatía política en los destinatarios de sus agrias alusiones públicas.

La decisión tomada el 16 de diciembre de 2014 por Mariano Rajoy que estuvo rodeada hasta el último momento del secretismo más absoluto, quizás sopesando las ventajas e inconvenientes del nuevo nombramiento, finalmente encumbró a Rafael Hernando como portacoz del PP en el Parlamento.

Me sorprendió entonces que Mariano Rajoy, tan comedido en su prudente inacción y parsimonioso manejo del tiempo político que constituyen sus señas de identidad más singulares y de eficacia comprobada en su supervivencia como político, situara como vocero de la casa y con el objetivo nada menos que de recuperar la “confianza de sus votantes y devolver la tranquilidad a los ciudadanos” (Abc 16 de diciembre de 2014) a un personaje que a consecuencia de su natural y descontrolada “locuacidad”, tres días después de dicho nombramiento fue condenado a pagar 20.000 euros por vulnerar el honor de UPyD tras la acusación de aquel a este partido de haberse financiado ilegalmente.

En esas mismas fechas coincidentes con el atentado contra la sede del PP en Génova 13 y en una de sus primeras declaraciones como portacoz de su Grupo Parlamentario acerca del hecho y que en mi opinión pasaron bastante desapercibidas dado lo estridente de su discurso habitual, Rafael Hernando realizó su más congruente declaración realizada hasta hoy.

Tras empotrar un desequilibrado mental su coche contra la sede del PP en Génova la madrugada del 19 de diciembre de 2014, afortunadamente sin consecuencias graves ni víctimas, el hecho supuso la primera oportunidad para que Rafael Hernando –recién nombrado tres días antes por Mariano Rajoy- debutara como “portacoz” del PP en sustitución de Alfonso Alonso que dejó el puesto para ocupar la cartera del Ministerio de Sanidad.

Me llamó entonces la atención el argumento empleado por el debutante portacoz del grupo parlamentario, en su intento de desligar la acción a todas luces indefendible del responsable del atentado de Génova 13 - un empresario diagnosticado de esquizofrenia y que había confesado su intención de atentar contra toda la clase política porque “todos los políticos son iguales”, una creencia con marcado arraigo popular desde el inicio de la crisis- del contexto de dificultad económica en la que al parecer este se encontraba.

Argumentó entonces Hernando tan dado –no en este caso- a sus hernandadas en un involuntario acto fallido del traicionero subconsciente: ”Me preocupa que alguien pueda deducir que su situación económica o fracaso puedan deberse a la acción del PP o de cualquier otro partido".

Un mensaje que interpretado literalmente según el argumento empleado entonces por Hernando en el acmé de la brutal crisis económica que asolaba al país, liberaría a los gestores de lo público de la responsabilidad que las consecuencias de sus decisiones políticas y económicas tienen sobre los ciudadanos.

El éxito o el fracaso individual serían, según se deduce del argumento empleado entonces por el neófito portacoz del PP, consecuencia directa y exclusivos de las libres decisiones personales de cada ciudadano.

Un mensaje hayekiano hasta la médula que encaja a la perfección con el paradigma neoliberal del individualismo feroz, la competencia salvaje y el desmontaje del mínimo estado regulador que constituyen según los teóricos neoliberales los elementos imprescindibles para el éxito personal en una sociedad desregulada al máximo y con un estado mínimo si no inexistente.
Una aberración sin evidencia de veracidad que es la base del dogma neoliberal: “El que no triunfa es porque no vale o no trabaja lo suficiente”.

Declaraciones que sin duda, y como sabiamente intuyó Rajoy nombrando a Hernando como portacoz contribuyeron desde el primer momento a la recuperación de la confianza de la decaída parroquia de votantes del PP necesitados de un lenguaje duro sin paliativos y sin complejos de derecha neoliberal y a proporcionar tranquilidad a muchos ciudadanos templados ideológicamente e inquietos ante el futuro por el advenimiento de discursos no domesticados situados a la izquierda –nada difícil entonces- del domesticado discurso del PSOE.

Esta fue en mi opinión quizás la declaración más seria y congruente realizada por el portacoz del PP Rafael Hernando –nombrado y mantenido por Rajoy en su puesto- y la única que yo no calificaría como hernandada, adjetivo acuñado por el que suscribe para definir las provocadores declaraciones que portacocea habitualmente este singular, cínico y áspero personaje.

Sabedor de su papel de telonero de Rajoy y del grupo popular en el Congreso, Hernando entretiene, calienta, tensa al personal y el ambiente político con sus habituales salidas de tono para disfrute y regocijo de su parroquia ideológica y encabronamiento –disculpen el término- de sus adversarios en el hemiciclo y fuera del mismo.

Mientras las hernandadas se encaraman a los titulares de los periódicos, de las ondas y redes digitales y las opiniones acerca de aquellas ocupan la atención ciudadana y el debate público, el resto de la parroquia neoliberal en el Congreso y fuera de él, sigue en la sombra y fuera de los focos mediáticos, su silenciosa labor neoliberal con Mariano Rajoy y el gobierno a la cabeza.

Que no nos distraigan de lo fundamental. Mientras polemizamos sobre las bravuconas afirmaciones de Hernando, el neoliberalismo patrio, sigue sin complejos, a lo suyo, promocionando con sus políticas el desguace del estado de derecho y de bienestar creando el menor ruido mediático posible.

Lo incongruente y cínico, es que Rajoy eligiera a este incontinente verbal, auténtico bocazas y faltón incontrolable como portacoz en el Congreso en un tiempo político en que la degradación institucional hacía sonar todas las alarmas, y mantenido en su puesto, cuando se ofertan ahora desvergonzadas invitaciones patrióticas a otros partidos por parte del presidente del gobierno para lograr unos mínimos y creíbles dialogo y consenso políticos.

Constituye un insulto a muchos ciudadanos que Rajoy y el PP con su prestigio bajo mínimos, demanden ahora regeneración, diálogo y consenso parlamentarios a otros partidos, mientras mantienen a Rafael Hernando un ejemplar provocador político, como portacoz del PP en el Congreso.
______________________

Amador Ramos Martos es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



9 Comentarios
  • yoka yoka 27/03/17 10:52

    Enhorabuena Amador. Has descrito tan bien al Portacoz que era imposible no saber quien era antes de dar su nombre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ransi ransi 26/03/17 20:41

    Este es típico falton que sabe que nadie le va a partir la cara, a mi me gustaría encontrarme con el de igual a igual, a ver si es tan gracioso.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • BASTE BASTE 26/03/17 14:43

    Solo tiene una virtud, es coherente y leal al partido que representa.Luego tiene todos los defectos que ennumeras y alguno más.Peor es el otro Hernando, que no tiene ninguna virtud.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • vinche3 vinche3 26/03/17 11:38

    Querido Amador, me acojo a tu resolución final para subrayar el insulto a la ciudadania que mantiene Rajoy al hablar de regeneración, dialogo, consenso y bla, bla, bla, mientras mantiene a Hernando y digo que apoyo tu reflexión pero también digo que el psoe tiene su parte de culpa en todo esto y espero y deseo que por lo menos a este ultimo le pase factura en su día, no se libran claro esta de esto, los cala bragas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AMP AMP 26/03/17 11:35

    Pues no te sorprendas Amador. Siempre, el felón y sibilino utilizó al bocazas para decir lo que él no se atreve. Aunque el bocazas se crea importante, no se da cuenta de que está siendo utilizado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • JR JR 26/03/17 10:24

    Tú te quedas con la coz y el mulo se va trotando. Mientas nos quedamos doloridos por por "la burrada" nos siguen llevando al huerto que quieren. Saludos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 26/03/17 09:47

    A mí ese personaje me produce vergüenza oírle hablar; parece lo que la RAE define como un macarra: «Dicho de una persona: Agresiva, achulada.» De todas maneras quizá sea la persona adecuada para portacocear a un partido que nos ha chuleado en tantos lugares ¡y al que el personal sigue votando! Dime a quién votas y te diré qué puedes ser. Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Cesar MV Cesar MV 26/03/17 07:28

    Amigo Amador: Hernando esta elegido por Mariano para decir lo que el no se atreve por su cobardia. Porque las formas ocultas son las mismas, lo que pasa es que el presidente calla siempre pero es el autor de todo. Aciertas en decir que mientras , ellos a lo suyo y nosotros criticando. La derecha de este pais, no homoogable a ninguna exceptuandolos republicanos USA, es muy habil para conseguir sus objetivos y lo hacen apoyados por los lobbies economicos que son lo mismo y los que se reparten el bacalao.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • vinche3 vinche3 26/03/17 11:50

      Dices que la derecha aquí es muy hábil para conseguir sus objetivos ayudados por los lobbies económicos y tienes razón pero olvidas algo con lo ellos cuentan, es decir, el apoyo incondicional de los cala bragas de aquí que siguen anclados en " mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer ". Mentalidad creada en parte de la ciudadania  por ellos para manipularla a su antojo y, sabedores de ello se comportan así con Mariano a la cabeza en las cloacas tranquilo sabiendo que mientras, Hernando distrae a la Plebe como bien dices. Se puede cambiar, basta querer. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión
  • Desde la tramoya Luis Arroyo Luis Arroyo

    Cataluña: el camarote de los hermanos Marx

    Quizá Mas y sus ventrílocuos, ERC y la CUP, pensaron hace años que lograrían tener masa crítica suficiente para promover una insurrección ciudadana histórica. Pero lo cierto es que no lo han logrado.
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    En busca de un modelo para decir adiós

    Si está contando los días y las horas que faltan para el 1 de octubre, o es de los optimistas que esperan algún tipo de milagro el día 2, es posible que sufra una decepción mayúscula. Esto no ha hecho más que empezar.
  • Telepolítica José Miguel Contreras José Miguel Contreras

    Renuncio a mi derecho a decidir

    En España, desde la vuelta de la democracia en 1977, no habíamos padecido una avería en nuestra maquinaria democrática como la que afrontamos en torno al problema catalán.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre