x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

"No hay terrorismo"

Gabriel Arrese Leza
Publicada el 11/05/2017 a las 06:00
La memoria por hechos acontecidos puede llegar a ser un factor decisivo entre la voluntad del cambio o la indiferencia. Allá por navidades, maravillosa época, me acerqué a charlar con los familiares de los jóvenes de Altsasu presos por una supuesta agresión a la Benemérita en el mismo pueblo el invierno pasado. El caso pasó de la Audiencia de Navarra a la Audiencia Nacional donde fueron acusados de terrorismo. De los nueve acusados, tres siguen en prisión. La última noticia ha sido que la Audiencia de Navarra ha rechazado considerar de terrorismo los altercados. Volviendo a hacer hincapié en la importancia de la memoria y obviando la gran capacidad analítica del lector os dejo con la conversación.

En una mesa del Gure Etxea, en el centro de Alsasua, familiares de los implicados en la agresión a la Guardia Civil en la localidad reflexionan sobre lo ocurrido. “Estamos desbordados por todo lo que ha pasado. Esto es un tsunami que nos está pasando por encima”, comenta uno de ellos. “Indefensos, confusos, tristes y enfadados”, resume una de las madres.

Todos los afectados coinciden en la confusión y magnificación de los hechos.

“De repente secuestran a nuestros hijos y los meten en la cárcel sin saber realmente por qué”, lamenta Koldo, padre de Oihan, todavía en la cárcel. Incluso, defienden que uno de los implicados y acusado de ser la “persona iniciadora y máxima partícipe” se encontraba en su casa en ese momento. “Sólo queremos que se juzguen los hechos y que nuestros hijos puedan continuar con su vida y su trabajo. No queremos que sean ni mártires ni villanos”, coinciden.

Procedimiento judicial dudoso

Más allá de los sentimientos personales que está provocando esta situación, los familiares denuncian que el procedimiento judicial está siendo “injusto” y “dudoso”. Isabel, madre de otro de los jóvenes que todavía están detenidos, asegura que la jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, ha transmitido a los abogados que la conclusión del sumario está cerca. “No ha dejado que se pueda aportar nuestras pruebas ni tampoco testigos. Esto nos provoca una gran indefensión porque no hemos podido aportar nada”, lamenta.

En un primer momento, el caso estaba instruido por la Audiencia Provincial de Navarra, al pertenecer Alsasua a la comunidad foral. De igual modo, el atestado de la Policía Foral y el primer informe de la Guardia Civil no observaron que hubiera un linchamiento o paliza ni apreciaron un delito de terrorismo. Se juzgaba un delito de atentado contra agentes de la autoridad y lesiones.

Después de lo ocurrido, el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) presentó una denuncia en la Audiencia Nacional por presuntos delitos de terrorismo y odio. “Si ya había un proceso iniciado por la Policía e investigado en Pamplona no entendemos cómo por una denuncia de Covite se le quita la competencia al juez para llevarlo a Madrid.”, cuestiona Amaya, madre de uno de los últimos liberados.


Difícil de explicar 

El 25 de octubre, diez días después del altercado Carmen Lamela, jueza de la Audiencia Nacional, acepta la competencia de los hechos investigados. Bajo su jurisdicción los hechos adoptaron la consideración de “delitos ligados a la actividad terrorista”.

Preguntados los familiares por lo que es para ellos es terrorismo, coinciden en que tiene “difícil explicación”. “No sabría que decir”, responden algunas madres. “Terrorismo es todo aquello que genere terror. Pero hay muchas formas de generarlo. Por ejemplo, a mi me genera terror esta situación de indefensión. No hablamos de grupos organizados con un objetivo concreto”, argumenta Koldo.

Miguel, padre de uno de los hijos en libertad con cargo, se muestra contundente. “El terrorismo es tiempo pasado. Hace cinco años se podría haber hablado de ello. Hoy en día es impensable”. En esta línea, algunos comparan el distinto trato que se le da a los hechos sólo por el territorio en el que ocurren. “En Andalucía ocurrió algo similar y no se juzgo los hechos de la misma manera”, apunta Koldo.

Relación "normal"

Los afectados aportan que la situación de convivencia entre la Guardia Civil y los vecinos de Alsasua era “normal” y no existía un conflicto permanente. “Yo desayunaba antes con una pareja de guardias civiles en la misma cafetería. A veces coincidía de poteo. Hacían vida normal”, expresa uno de los padres. Sin embargo, “ahora es cuando no coincidimos. Desde los altercados la situación se ha vuelto distante”, lamenta.

El propio coronel jefe de la Guardia Civil en Navarra, Javier Hernández, afirmó que la Benemérita no se sentía “especialmente incomoda” en la localidad, recuerdan los familiares. Además, Hernández se mostró en desacuerdo con la afirmación de que la población de Alsasua es “especialmente complicada”.

“En el día a día no sabemos quién es Guardia Civil y quién no. No había problemas en absoluto”, añade Isabel. Sin embargo denuncia también que ahora la situación de controles en carretera es excesiva y que llega a afectar incluso a “personas que antes se acercaban al pueblo a hacer la compra”, precisa Koldo.

“Hay esperanza”

El Parlamento Foral de Navarra, junto con más de 70 localidades se ha sumado a la declaración institucional de Alsasua. Una manifestación para mostrar el apoyo el 16 de noviembre congregó a cerca de 15.000 personas, con presencia de políticos navarros y del cofundador de Podemos, Juan Carlos Monedero. “Salieron a la calle personas mayores de 80 años que no se habían manifestado nunca”, recalcan los familiares.

Asimismo han contado con el apoyo de diferentes letrados cómo el exjuez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, quien aseguró que “la agresión de Alsasua no debe considerarse terrorismo”. Incluso, el ex ministro, Jorge Fernández Díaz, declaró que la agresión fue “un hecho puntual y no delito de kale borroka”.

Por parte de los familiares hay diferencia de opiniones. Por un lado hay quienes se muestran reacios a la resolución judicial. Por otro, Amaya espera que “en el futuro se pueda vivir en paz, mejor que antes”. Todos coinciden en el sentimiento de paz y justicia para finalizar esta situación y agradecen al pueblo el apoyo “plural” que han recibido.


Gabriel Arrese Leza es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




2 Comentarios
  • Coronel Dax Coronel Dax 11/05/17 21:18

    Si a quien presumiblemente puede haber cometido un delito de un grado menor se le aplica un castigo desproporcionado se está cometiendo una injusticia. Si esta actuación se hiciera a sabiendas y, además, de forma organizada, se trataría a su vez de un delito, algo que no podemos atribuir a nadie porque no tenemos las pruebas que lo acrediten. Pero, desde luego, a mi juicio hay algunos indicios, como los que se han indicado en este artículo, algún otro artículo de algún reconocido jurista, y la opinión del propio juez natural, quien no aprecia esa circunstancia, que nos harían entender que se les ha aplicado la legislación antiterrorista metida con calzador. Cabe destacar también la actuación de la mayoría de los medios de comunicación, relatando lo sucedido sólo con la versión que ofrecía la Guardia Civil. Me llamó también la atención el artículo elogioso que leí en la versión digital de “El Mundo” dedicado a uno de los guardias heridos en la agresión, “Óscar sin miedo” (así se le denominaba en el citado artículo, que acabo de volver a leer), nativo de Puçol. Y es que la actitud de ese guardia (“Quizás desafió demasiadas normas no escritas...” se afirma en ese artículo) es posible que fuera bienintencionada, pero que fuera tomada por chulesca y desafiante por parte de otros. En definitiva, mi deseo es que se haga justicia y que, si son culpables, cumplan la pena acorde con el delito que cometieron. Y que se termine por fin, esa pesadilla que hemos vivido durante estas décadas y que la convivencia se vaya restableciendo (dentro de lo posible, entiendo que haya víctimas que no puedan hacerlo).

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • GabrielArrese GabrielArrese 11/05/17 21:27

      Toda la razón Coronel. Es tan sencillo como poder confiar en una justicia neutral. Obviando la politización a la que se ha visto sometida, los hechos son los hechos. Por parte de los medios de comunicación, con los que siempre soy muy crítico, denunciar el tratamiento de algunos medios como si de ETA se tratase de nuevo (portadas con fotos de los supuestos implicados sin todavía el juicio, sólo la versión de la Benemérita etc) Un saludo

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión